Seguinos en redes

Sudáfrica

Colapsa Sudáfrica: EE.UU. pide a sus residentes que blinden sus hogares y no salgan a las calles

Publicado

en

La embajada de Estados Unidos ha instado a sus ciudadanos que viajan o viven en Sudáfrica a almacenar alimentos y agua mientras el país cae en una brutal crisis energética que ha dejado regiones enteras sin luz.

La Embajada de Estados Unidos ha instado a sus ciudadanos que viajan o viven en Sudáfrica a quedarse en sus casas, blindar sus puertas, almacenar alimentos y agua y manejarse con "extremo cuidado". El comunicado viene después de que el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa declarara el "Estado Nacional de Desastre" por la crisis energética que atraviesa el país.

Las instituciones locales, incluido el Banco de la Reserva de Sudáfrica, están haciendo planes de contingencia para un posible colapso total de la red estatal de Eskom, que proveeía el 95% de la energía que consumen los casi 60 millones de habitantes del país, pero que ha quebrado completamente.

La declaración de "Desastre" le permite al gobierno sudafricano redirigir el consumo a lugares como hospitales o plantas de tratamiento de agua para no se queden sin luz, y también facilita los pasos legales para que Sudáfrica le compre energía a países vecinos, entre otras medidas.

Sudáfrica, un país gobernado por un partido supremacista negro que no ha podido calmar los violentos choques entre pandillas, está al borde del colapso social debido a los cortes de luz y falta de suministros que se desprenden de la crisis actual.

Pandillas y otros grupos criminales están tomando control de la situación, entrando a robar casas en todo el país para acaparar alimentos, agua embotellada y demás suministros básicos. Es por eso que el gobierno de los Estados Unidos ha emitido una advertencia a sus ciudadanos en el país que almacenen suministros para varios días.

En el comunicado se explica que deben tener suministros para sobrevivir blindando la entrada a sus casas y sin salir a la calle hasta nuevo aviso, incluidos alimentos no perecederos, 3 litros de agua potable por día y medicamentos y suministros de primeros auxilios.

Aunque uno de los países más ricos del continente enfrenta problemas de energía desde 2007, el año pasado los apagones se duplicaron y, en lo que va de 2023, han alcanzado un nivel sin precedentes. Diariamente, la energía se va durante 10 o 12 horas en varias regiones de Sudáfrica.

Las causas del colapso son múltiples: por un lado la corrupción del gobierno ha llevado a que el poco dinero que se destinó a la inversión, terminara en los bolsillos de funcionarios corruptos.

Por otro, las medidas socialistas del gobierno, empobrecen a la población y destruyen el capital. Después de programas de congelamiento de tarifas y emisión para tapar el agujero fiscal, simplemente no más plata para mantener una compañía que busca suministrar energía a todo un país.

Fuente: Eskom

Según el director de Virtual Energy and Power, Clyde Mallinson, la flota de generación de carbón de Eskom está en tan mal estado que menos del 40% está operativa, y si no se hace inmediatamente una inversión, podría colapsar por completo en las próximas semanas.

"Si miramos solo la flota de carbón y eliminamos las otras cosas como el diesel, las represas y el almacenamiento por bombeo, entonces menos del 40% de la flota de carbón está operativa", dijo Mallinson en una entrevista con 702. "Así de grave es la situación".

"Yo diría que si llegamos a la etapa 6 permanentemente, es casi similar a que la red se caiga", dijo Mallinson, asegurando que eso significaría un apagón completo. Posteriormente, Mallinson usó el término "nocaut técnico" para describir lo que sucedería si la red colapsara. "Es como un nocaut técnico en este momento. Si nos levantamos, vamos a ser noqueados de nuevo", dijo Mallinson.

Clyde Mallinson, Director de Virtual Energy and Power.

El juez Raymond Zondo lideró una comisión en abril de 2022 que determinó que la Junta Directiva de Eskom, que dirigió a la compañía durante el mandato del expresidente comunista Jacob Zuma, debe enfrentar un proceso penal por lo que consideró una “cultura de prácticas corruptas”.

El informe señaló que Eskom suministró carbón violando las regulaciones de la compañía y que, en 2015, tuvo contratos con la empresa consultora McKinsey por montos hasta diez veces superiores a los ingresos de Eskom.

Además, gran parte de su infraestructura es obsoleta. Por un lado, la mala gestión ha provocado retrasos en la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón, y, por el otro, el dinero que recauda Eskom es insuficiente para realizar las renovaciones necesarias.

Esto es así ya que, desde los tiempos del Apartheid, la compañía subsidiaba la mayor parte de la electricidad de las grandes industrias. Aunque el Apartheid terminó, el legado de los precios bajos se mantuvo, y el partido de Nelson Mandela hizo parte de su agenda mantener precios irrisorios para la energía.

Durante las últimas décadas, la población sudafricana está aumentando, al igual que la producción industrial. Sin embargo, la red de Eskom no evoluciona al mismo ritmo, sino todo lo contrario: las plantas cada vez rinden menos debido a averías y falta de mantenimiento.

Ya en 1998, un informe de expertos vaticinó que el sistema no iba a aguantar y que a partir de 2007 habría problemas serios si se seguía con el ritmo de electrificación del país sin privatizaciones. Ante los problemas de suministro, Eskom efectivamente realiza cortes controlados desde el año 2007 para evitar apagones imprevistos por sobrecarga de la red y reponer las reservas de emergencia, pero ahora está al borde de dejar de funcionar en todo el país.

A pesar de todo esto, la compañía exporta energía a países como Botswana, Mozambique, Namibia, Esuatini y Zimbabwe, prácticamente lo único que le genera ingresos significativos en estos momentos a la empresa.

Si bien el presidente Ramaphosa dijo que una de las propuestas para salir de la crisis es frenar las exportaciones de energía y redirigir este suministro al consumo local, esto solo empeoraría el problema, ya que Eskom perdería casi todos sus ingresos.

Cyril Ramaphosa, presidente sudafricano

El comunicado de Estados Unidos

La alerta del gobierno norteamericano fue anunciada el pasado 15 de febrero. "El gobierno de Sudáfrica ha declarado un ‘Estado de desastre’ en respuesta a la continua escasez de energía", declaró la Embajada.

"La crisis energética del país incluye la pérdida sostenida de carga (apagones controlados continuos) a intervalos variables y se espera que se extienda más allá de 2023", aseguró en el comunicado. Además, explicó que la pérdida de carga resulta en cortes de energía localizados de hasta seis horas o más por día en todo el país.

"Estos cortes de electricidad planificados afectan negativamente a residencias privadas, negocios, iluminación municipal, semáforos y hoteles", relató la Embajada.

"Los apagones continuos también pueden afectar la disponibilidad y seguridad del agua, la conectividad a Internet, la cobertura de la red de telefonía celular, las bombas de combustible, las características de seguridad residencial y el suministro de alimentos", detalló.

Por demás, advirtió que los cortes de energía tienen el potencial de aumentar la delincuencia. "Por ejemplo, los atascos de tráfico cuando las luces están apagadas brindan oportunidades para el crimen, y las residencias pueden ser atacadas cuando las luces están apagadas y los sistemas de seguridad no funcionan", declaró la embajada.

"Además, las condiciones actuales han llevado a un aumento de las protestas y manifestaciones, y en algunos casos disturbios civiles, en todo el país". La Embajada recordó a los ciudadanos estadounidenses que viajan o viven en Sudáfrica que el país tiene una advertencia de viaje de nivel 2, aconsejándoles que tengan mayor precaución debido a la delincuencia y los disturbios civiles.

También aconsejó que los ciudadanos se preparen para emergencias y no salgan de sus casas hasta nuevo aviso. Además de almacenar alimentos y agua, la Embajada recomendó lo siguiente: tener un plan de comunicaciones para cuando no haya energía o haya energía limitada.

Por último, recomendó acaparar los medicamentos esenciales, suministros de higiene personal, anteojos; recordar los números de teléfono de los miembros de la familia; identificar áreas seguras alrededor de la ciudad; y conseguir linternas, baterías, radio y herramientas básicas en un lugar seguro donde todos los miembros de la familia tengan fácil acceso.

El aviso de la Embajada también estuvo dirigido a empresas e instituciones financieras que operan en Sudáfrica, pidiéndoles que comenzaran a pensar en un colapso total de la red y que aseguraran sus propiedades.

Cortes de electricidad en Sudáfrica

Sudáfrica

Fracaso del socialismo en Sudáfrica: El ingreso por habitante no crece desde hace 15 años y la desocupación alcanza el 33%

Publicado

en

La economía sudafricana mantiene una de las tasas de desempleo más altas en todo el mundo, atraviesa un proceso de deterioro generalizado de ingresos desde la crisis de 2008, y la huida de capitales y de personas es cada vez mayor.

Esta semana, Sudáfrica estuvo en el foco de los medios luego de que se viralizaran los cánticos anti-blancos del líder comunista Julius Malema, uno de los políticos más poderosos del país. Pero el genocidio blanco que está ocurriendo en el país es la otra cara de la moneda de un nivel de pobreza extrema resultado de lo que llaman "las políticas negras", que no es otra cosa que políticas económicas socialistas.

Tras casi 30 años de dominio político ininterrumpido del Congreso Nacional Africano (ANC), un partido de tendencia socialista y nacionalista-negra, fundado por Nelson Mandela, la economía de Sudáfrica se encuentra completamente devastada.

El PBI per cápita no creció absolutamente nada en los últimos 15 años, y de hecho sufrió una caída sustancial de hasta el 1,8% en el periodo comprendido por el segundo trimestre de 2008 y los primeros tres meses de este año.

El país sigue atascado en niveles de riqueza por habitante similares a los que tenía en el año 1981, antes del fin del Apartheid, y desde mediados de los años 90s, y durante todo el gobierno del ANC, que lleva las riendas del país de manera ininterrumpida desde 1994.

La falta de reformas estructurales es especialmente dramática para la legislación y el mercado laboral, plagado de rigideces de todo tipo. La tasa de desocupación de Sudáfrica volvió a aumentar y escaló al 32,9% en el primer trimestre del año. Es una de las más altas del planeta, solo superada esporádicamente por otros países como Nigeria (que en 2022 llegó al 33%).

El Congreso Nacional Africano boicoteó cualquier tipo de reforma estructural para flexibilizar la legislación laboral, abrir la economía a la competencia y asentar la garantía de los derechos de propiedad en el país. La precariedad laboral alcanza a más del 60% de la población activa se considera también el subempleo y el trabajo no registrado.

La falta de seguridad jurídica e incluso de integridad física debido a la persecución de ciudadanos blancos (en su mayoría granjeros) en todo el país, provocó una oleada de emigración y fuga de capitales en las últimas décadas. Este proceso contribuyó a la descapitalización del país y a la falta de mano de obra calificada, paradójicamente a la par de las elevadísimas tasas de desocupación.

PBI por habitante y tasa de desempleo en Sudáfrica desde 2007.

Se estima que la huída de capitales de Sudáfrica totalizó hasta 185.500 millones de dólares (a valores constantes del año 2018) desde 1995. Paralelamente, cerca de 850.000 personas de origen étnico europeo se vieron obligadas a emigrar del país ante la creciente escalada de la violencia, entre ellos el empresario y magnate Elon Musk.

El presidente Cyril Ramaphosa considera una reforma tributaria para aplicar un impuesto extraordinario al patrimonio. De aprobarse la iniciativa, esto no hará más que profundizar aún más el éxodo de sudafricanos calificados, el éxodo de capitales y la descapitalización generalizada.

Como si todo esto no fuera suficiente, la economía del país africano sigue sufriendo una tasa de inflación superior al 7% interanual, y no logra converger hacia estándares internacionales en esta materia desde la década de 1960.

Seguir Leyendo

Sudáfrica

Genocidio blanco: Continúa la matanza de granjeros en Sudáfrica, esta vez un hombre de 79 años y su esposa

Publicado

en

El hecho ocurrió días después de que el líder comunista supremacista negro Julius Malema cantara junto a 100.000 de sus militantes una canción titulada "Kill the Boers" ("Matar a los Granjeros Blancos").

En las últimas décadas, Sudáfrica se ha convertido en el foco de un brutal y consistente genocidio blanco, que comenzó tan pronto como la asunción de Nelson Mandela en 1994, pero se exacerbó en los años posteriores con la asunción del presidente Jacob Zuma en 2009.

Desde el fin del Apartheid hasta la fecha, la cifra de blancos asesinados por motivaciones raciales varía entre 35.000 y 70.000, según diferentes estimaciones, y además han habido 3.000 familias de granjeros blancos, apodados "boers", que, tras ser asesinados, sus campos fueron tomados por los agresores.

Si bien el nuevo presidente Cyril Ramaphosa había hecho una vaga promesa de revertir la situación, sus constantes choques con Zuma, que ahora dirige la oposición dentro del masivo African National Congress (ANC), han impedido cualquier reforma, y en Sudáfrica parece haber "vía libre" para que delincuentes negros asesinen a blancos.

Este genocidio tiene un nombre particular en Sudáfrica, el "Plaasmoord", que traduce literalmente a "matanza de granjeros", aunque en los últimos años, se ha estado hablando de "Plaasvolksmoord", que eleva la apuesta a "genocidio de granjeros". Desde el gobierno solo se han limitado a hablar de "Plaasaanvalle", que traduce simplemente a "ataques a granjeros".

Esta semana, el Plaasmoord se cobró una nueva víctima. En Balfour, Sudáfrica, un granjero blanco, Theo Bekker, de 79 años, ha sido brutalmente torturado y asesinado, mientras que su esposa, Marlinda, también fue agredida y obligada a ver cómo mataban a su marido. Se encuentra en estado crítico y se debate entre la vida y la muerte.

Según reportes policiales el ataque tuvo motivaciones raciales y fue perpetrado por cuatro bantúes, personas de origen africano que hablan el idioma bantú, quienes los atacaron en su propiedad, golpeándolos con barras de hierro antes de degollar a Theo.

La noticia sería un número más en un largo genocidio, sin embargo, el asesinato tuvo un mayor impacto a nivel internacional, dado que el ataque se produce un día después de que se viralizara un video del líder comunista supremacista negro Julius Malema llamara al genocidio de los blancos coreando una macabra canción titulada, expresivamente, "Kill the Boers" ("Maten a los Granjeros Blancos").

Los cánticos se produjeron en un estadio en medio de la celebración del aniversario del partido Luchadores por la Liberación Económica (EFF), en un masivo evento que tuvo lugar esta semana repleto de miembros vestidos de rojo comunista. Malema tomó el micrófono y enardeció a la multitud con un cántico cargado de racismo: "¡Maten a los bóers! ¡Maten a los granjeros!".

"Boer" es una palabra que en en el idioma africano (afrikaner) significa "granjero", pero que especificamente ha sido utilizada para describir a los granjeros blancos descendientes de los colonos holandeses que colonizaron el sur de África a partir del siglo XVII.

El EFF, también conocido como el "Partido Comunista Negro" en Sudáfrica, es un movimiento marxista de extrema izquierda con millones de miembros y la tercera fuerza más votada en las últimas elecciones, y entre sus propuestas está la erradicación de todos los sudafricanos blancos, ante la absoluta indiferencia de los medios occidentales.

Se sospecha que los miembros de EFF propician este tipo de ataques contra granjas propiedad de blancos; crímenes horribles que los medios de comunicación han negado sistemáticamente que sean un problema. En algunos casos, los autores son absueltos por los tribunales a pesar de las abundantes pruebas de su culpabilidad.

El Tribunal Supremo de Sudáfrica, que tiene un solo blanco entre 11 miembros, declaró en 2002, que pedir a gritos que se "mate a los bóers" en eventos públicos no constituía una incitación a la violencia y estaba protegido dentro de la libertad de expresión.

En Sudáfrica, la población blanca o afrikaner representa hoy el 9% de la población, porcentaje que se ha visto reducido tras las matanzas y exilios masivos. De todo el mundo, los bóers son el grupo humano con mayor riesgo de morir asesinados, con una tasa anual de 310 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Desde 1994 al 2021, unos 850.000 bóers se han visto obligados a emigrar, sobre todo a Reino Unido y Australia, muchas veces dejando sus posesiones abandonadas en Sudáfrica. Esto le ocurrió a quien hoy es la persona más rica del mundo, Elon Musk, hijo de bóers que tuvieron que abandonar el país a fines de los años 90s.

Seguir Leyendo

Sudáfrica

Crisis política en Sudáfrica: Le encontraron una bolsa con US$580.000 escondidos en un sillón al presidente Ramaphosa

Publicado

en

El hecho ocurrió en 2020 pero el escándalo estalló ahora con la revelación en un informe parlamentario. El infame partido de Nelson Mandela está envuelto en un nuevo caso de corrupción.

El futuro político del presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, se tambalea tras un escándalo que estalló ahora pero ocurrió hace dos años, cuando luego de un supuesto robo en una de sus propiedades, la policía en el lugar encontró 580.000 dólares en efectivo escondidos dentro de un sillón.

Dos semanas antes de una cumbre crucial del Congreso Nacional Africano (CNA), el partido gobernante de Sudáfrica, Ramaphosa era el favorito para obtener la confianza en vistas a un segundo mandato para 2024, pero este escándalo dificulta sus posibilidades.

Este miércoles, una comisión parlamentaria publicó un informe donde menciona el escándalo ocurrido dos años atrás en Phala Phala, revelándolo al público. El hecho ocurrió en una hacienda propiedad del presidente, donde cría ganado.

Ramaphosa ahora debe explicar de dónde sacó semejante fortuna, y por qué la tenía en una bolsa adentro de uno de los almohadones de un sillón, "en una habitación de invitados poco utilizada", según lee el reporte.

La reciente investigación acusa a Ramaphosa de corrupción, y la oposición, además de algunos parlamentarios oficialistas, están amenazando con un juicio político en su contra, lo que sería el primer caso de “impeachment” contra un presidente sudafricano en la historia del país.

Cyril Ramaphosa, Presidente de Sudáfrica

La investigación empezó en junio, cuando un ex responsable del servicio de inteligencia, Arthur Fraser, cercano a los detractores de Ramaphosa en el CNA, presentó una demanda y pruebas de que Ramaphosa había incurrido en lavado de dinero.

Según su demanda, se pidió investigar el caso de cuando unos ladrones irrumpieron en su granja en 2020, lo que sacó a la luz el caso del dinero encontrados. El caso permanece confuso, y aparentemente, hubo dinero robado. No está claro si se robó otra bolsa con dinero o si el dinero es el mismo que se reportó a la policía. Lo extraño es que, cuando ocurrió el hecho, el presidente no señaló el incidente ni a la policía ni al fisco.

La policía abrió una investigación criminal sobre el caso luego que los investigadores plantearon dudas sobre cómo Ramaphosa había adquirido tanto dinero en efectivo y si estaba declarado. Los medios sudafricanos lo llamanfarmgate”.

Estas acusaciones fueron aprovechadas por parlamentarios de la oposición, que ordenaron al presidente del Parlamento remitir el asunto a un panel independiente para que investigara si Ramaphosa cometió mala conducta y es merecedor de un ‘impeachment‘.

Las conclusiones del panel sugieren que, al desempeñar como dueño de la propiedad, Ramaphosa habría violado la Constitución, por un lado, porque si el dinero es parte de las ganancias de la granja, como atinó a defenderse, infringió la ley que prohíbe a los miembros del Gobierno Nacional de realizar otros "trabajos remunerados". Por otro lado, si el dinero no son ganancias del negocio de la granja, es dinero no declarado y probablemente, por su suma, producto de un acto de corrupción.

El panel también reveló que Ramaphosa podría haber cometido abuso de poder, ya que se contactó por vías informales con el presidente de Namibia, Hage Geingob, para que lo ayude a capturar a los delincuentes, que huyeron de Sudáfrica al país vecino.

Tras una serie de justificaciones que lo dejaban peor parado, Ramaphosa finalmente puso el asunto en orden y dio una excusa concreta: el dinero en efectivo procedía de la venta legítima de los animales de su hacienda. Esto no es ilegal ya que no es considerado una ganancia, a diferencia de si el dinero provenía de las ventas de la producción de la granja. Según su versión de la historia, el dinero provino de la venta de 20 búfalos a un empresario sudanés en diciembre del 2019.

Ramaphosa planea satisfacer "el mensaje inequívoco procedente de las ramas del partido gobernante que le han propuesto para un segundo mandato de la dirección del CNA". En la próxima reunión del partido, el presidente planea desafiar el informe "tan claramente defectuoso" y sus conclusiones, que amenazan "la sostenibilidad de la democracia constitucional", destacó Magwenya, portavoz de la oficina presidencial.

"El presidente Ramaphosa no va a dimitir basándose en un informe erróneo, ni tampoco va a dar un paso al costado", aseguró su portavoz, Vincent Magwenya. A su vez, varios miembros influyentes del CNA ya se han posicionado a favor del mandatario. ”Iremos al Parlamento el martes, rechazaremos este informe y la vida seguirá como antes”, aseguró el diputado Mathole Motshekga.

Los pesos pesados del partido fundado por Nelson Mandela, lastrado por la corrupción y las divisiones internas, se reunieron el viernes en Johannesburgo para discutir sobre el futuro de su presidente. El CNA, siendo la formación mayoritaria en el Parlamento desde 1994, escoge al jefe de Estado desde el fin del apartheid y la instauración de la democracia.

Portavoz del presidente, Vincent Magwenya.

CNA: Partido Hegemónico, Corrupción Hegemónica

En los últimos años, el CNA ha estado sumergido en una serie de escándalos de corrupción. El predecesor de Ramaphosa, Jacob Zuma, quien llegó al poder en el 2009, renunció al cargo en febrero del 2018, en medio de varias acusaciones de corrupción y de expropiaciones ilegales de tierras, donde en muchas ocasiones, con los dueños de las propiedades (siempre granjeros blancos) apareciendo muertos.

Zuma fue condenado a 15 meses de cárcel en junio del 2021 por desacato, al incumplir una orden de comparecencia ante una comisión judicial que investigaba la corrupción durante su mandato. Actualmente, Zuma y Ramaphosa lideran dos facciones enfrentadas dentro del CNA, y la caída de uno podría implicar el ascenso del otro.

El Secretario General del CNA, Paul Mashatile, dijo que el partido quería examinar los hechos de manera más cuidadosa antes de reunirse de nuevo. “Los debates son duros, pero Rampahosa saldrá ileso”, evaluó un alto cargo del partido bajo condición de anonimato.

Ramaphosa fue uno de los principales ayudantes de Nelson Mandela y posteriormente presidió la comisión que redactó la nueva Constitución del país en los 90s. ”Las personas que deciden al frente del CNA no quieren que se vaya”, resumió un dirigente del partido, bajo anonimato.

Ramaphosa estuvo todo el jueves consultando a los dirigentes del partido. En la mañana, personas “cercanas” al mandatario dijeron a la prensa local que no lucharía para permanecer en su cargo. Pero por la noche, los rumores de su retirada se apaciguaron después de que una parte de la formación CNA y del sector empresarial saliera a defenderlo.

Incluso el jefe de la Iglesia anglicana salió en su favor. ”Nadie debería estar por encima de la ley, pero hacer un juicio definitivo de una persona basándose en lo que, de hecho, es una comisión de investigación preliminar, que no ha hecho una determinación final de los hechos, podría llevar a la anarquía”, dijo monseñor Thabo Makgoba, sucesor de Desmond Tutu.

Manifestación de apoyo al Congreso Nacional Africano y al presidente actual

Seguir Leyendo

Tendencias