Seguinos en redes

Sudáfrica

El partido de Mandela quiere reformar la Constitución para expropiar propiedad en Sudáfrica

El partido de izquierda – Congreso Nacional Africano -, clave en la lucha por el fin del Apartheid y que gobierna el país desde entonces, pretende reformar la constitución para expropiar sin compensación.

Publicado

en

                       Kuzkid / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)

El Congreso Nacional Africano, partido político del ex líder sudafricano Nelson Mandela, está por terminar el proceso parlamentario que requiere modificar un artículo constitucional en Sudáfrica aprovechando su amplia mayoría en ambas cámaras legislativas. El objeto de la reforma es poder expropiar, sin que el afectado tenga que recibir ningún tipo de compensación económica.
El actual presidente sudafricano, y líder del partido Cyril Ramaphosa dice que esta reforma es clave para el año 2020 buscando lograr la tan ansiada reforma agraria que Sudáfrica necesita. Según sus dichos, esta reforma es un medio de “justicia social”, para otorgar tierras a mujeres y jóvenes agricultores pobres, que no tienen explotaciones de su propiedad.
El partido de centro Alianza Democrática (con tendencias de centro izquierda), continuador del legado del desaparecido Partido Progresista, el cual siempre se mostró contrario al Apartheid desde su creación en el año 1959, es el principal partido opositor. Desde sus filas si bien se indica que el país necesita una reforma agraria  pero que esta sea haga dentro del marco legal actual -, está juntando objeciones desde esta web para detener la reforma de la constitución, porque según ellos sienta un precedente en el cual tu negocio, tu casa o tu tierra pasan a estar en peligro. Actualmente llevan 93000 objeciones aproximadamente teniendo que conseguir 100000 con un plazo máximo hasta el 29 de febrero.
Desde el otro lado del mundo, el Secretario de Estado de los Estados Unidos de América Mike Pompeo, ha advertido que de concretarse la reforma, la economía sudafricana puede resultar seriamente dañada. Citó como ejemplos los casos de Zimbabue, Tanzania y Etiopía donde reformas similares de planificación central estatal terminaron afectando de manera negativa a los países, tanto desde el punto de vista social como económico. Para Pompeo economías como Sudáfrica necesitan de un fuerte Estado de derecho que respete los derechos de propiedad, acompañado por regulaciones atractivas para las inversiones que permitirán un crecimiento económico sostenido e inclusivo.
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Sudáfrica

Partido Comunista de Sudáfrica acusa a Israel de ser un “Estado malvado” y llama a su destrucción

Publicado

en

El partido nacionalista negro de extrema izquierda EFF le pidió al gobierno que expulse al embajador israelí y les declare la guerra. Su líder está condenado doblemente por incitación al odio tras declaraciones llamando a la matanza de blancos e indios.

Mientras Sudáfrica atraviesa una profunda crisis política y económica, con el país partido al medio entre los seguidores del actual presidente Cyril Ramaphosa y el ex mandatario radical Jacob Zuma. En este contexto, las agrupaciones de extrema izquierda parecen estar preocupadas por otras cosas.

El partido comunista sudafricano Luchadores por la Libertad Económica (EFF), afirmó en un comunicado reciente que Israel es un “Estado malvado que debe ser destruido con urgencia”. En el mismo se condena al “Estado de apartheid israelí, sádico, cruel y genocida”.

Finalmente, no dudan en hacer un llamado a Ramaphosa y su gobierno, del cuál no forman parte sino que al contrario, son oposición, a expulsar al embajador israelí del país, una medida radical que por suerte no es atendida por el actual mandatario.

La agrupación inspira su accionar político en el marxismo-leninismo, el anti-imperialismo, el populismo de izquierda y el nacionalismo negro, y está liderado por Julius Malema, un violento militante comunista que en algún momento parecía que iba a ser el sucesor de Zuma en el gobierno, pero el masivo partido Congreso Nacional Africano (ANC) decidió moderarse con Ramaphosa.

El EFF, lejos de ser un partido de nicho por sus ideologías radicales, cuenta con 44 de los 400 escaños de la Asamblea Nacional, siendo el tercer partido más grande del país, solo detrás del oficialismo, compuesto por el partido de Ramaphosa, y del centrista liberal Alianza Democrática, principal opositor.

Elecciones en Sudáfrica 2019: ira generalizada y gran avance del EFF
Julius Malema.

No es la primera vez que Malema hace delcaraciones tan disparatadas en vez de enfocarse en los problemas de los sudafricanos. El EFF hizo un masivo acto en apoyo de la invasión rusa a Ucrania y ha hecho movilizaciones en favor de sanguinarios ex-dictadores africanos como el libio Muammar Gadafi.

Malema fue condenado en dos oportunidades por incitación al odio. En 2010, cuando se acusó al entonces presidente Jacob Zuma de haber violado a una mujer, Malema lo justificó con que “la mujer la pasó muy bien” y llamó a sus seguidores a actuar de la misma manera.

En 2011, nuevamente fue denunciado y condenado por llamar a sus seguidores a “matar a los boer”, en referencia a los sudafricanos blancos. Esas declaraciones le valieron la expulsión del ANC también.

En 2016, dijo que su partido “no llama a la matanza de personas blancas… al menos por ahora”, entre risas del público y cantos a favor de “matar a los boer”.

Seguir Leyendo

Sudáfrica

Jacob Zuma queda libre por “motivos de salud”, luego de que sus seguidores estallaran en protesta

Publicado

en

El ex presidente socialista de Sudáfrica fue puesto en libertad condicional por “motivos de salud”. Está preso por desacato a la justicia en una causa por corrupción en la que se negó a testificar y a presentarse ante las autoridades.

Jacob Zuma, ex-presidente de Sudáfrica, quedó libre de prisión tras obtener la libertad condicional provisoria por “motivos de salud”. Zuma, que está hospitalizado desde el 6 de agosto por un procedimiento quirúrgico, aunque no había mostrado públicamente malos indicios en cuanto a su salud antes de la condena.

Así, como anunció el Departamento de Servicios Penitenciarios de Sudáfrica, Zuma cumplirá el resto de su condena en el hospital y luego en su casa (con atención médica personal), en vez de en prisión.

Lo más insólito es que ni siquiera las autoridades carcelarias pudieron anunciar o explicar puntualmente qué enfermedad padece el ex-mandatario. Tampoco su portavoz, Singabakho Nxumalo, dio detalles médicos.

Sin embargo, si hay un indicio de lo que le puede haber pasado, ya que hace un tiempo el equipo médico personal de Zuma había enviado una carta a la Fiscalía afirmando que en 2020 el líder político había sufrido una lesión traumática, cuyas secuelas se estarían tratando recién ahora.

Jacob Zuma se reunió durante su gobierno en varias ocasiones con el dictador chino Xi Jinping, con quién reforzó lazos el país del sur africano.

La condena que le sopesa le fue otorgada por su desacato a la Justicia en una causa por corrupción, a la que no asistió ni siquiera cuando se lo llamó a testificar. A pesar de esto, Zuma asegura que todas las acusaciones contra él son una persecución política.

El juicio por corrupción en su contra se aplazó para esta semana, precisamente el jueves 9 y viernes 10 de septiembre. De todas formas, podría ser postergado nuevamente por las mismas cuestiones médicas de Zuma.

Zuma, quién gobernó Sudáfrica de 2009 a 2018 con el socialista Congreso Nacional Africano de Mandela, fue prácticamente forzado a dimitir por su propio partido hace 3 años en medio de estos múltiples escándalos de corrupción.

Se lo acusa de haber gestionado contrataciones con sobreprecios, haber llegado a acuerdos ilegales entre empresas privadas y estatales, haber dado y recibido coimas, narcotráfico y lavado de dinero.

Apenas dos días después de ser encarcelado por el desacato, Sudáfrica sufrió varias semanas de violentas protestas, con vandalismo, disturbios, ataques a propietarios, y actos de terrorismo del nacionalismo negro, pidiendo por la liberación del ex mandatario.

A pesar de que casi se desata una guerra civil y hubo decenas de muertos, heridos y locales saqueados, la Policía y el Ejército lograron detener la amenaza, y el actual presidente Cyril Ramaphosa prometió que haría cumplir la justicia contra el criminal.

Zuma junto a la canciller alemana Angela Merkel.
Seguir Leyendo

Sudáfrica

Sudáfrica al borde de la guerra civil: Ejército sale a las calles para “combatir la insurrección”

Publicado

en

El presidente sudafricano desplegó al Ejército para repeler y combatir los saqueos y las violentas manifestaciones que estallaron tras el arresto del ex mandatario Jacob Zuma. La pelea entre la izquierda sudafricana se agranda y las posibilidades de una revuelta civil masiva son cada vez más factibles.

Sudáfrica se encuentra en una de sus mayores crisis en décadas, y en algunos puntos del país, al borde de la guerra civil. Cientos de miles de simpatizantes del ex presidente Jacob Zuma tomaron las calles de las principales ciudades del país en protesta por su arresto por corrupción.

Luego de varios días de destrozos, con muchos sudafricanos teniendo que defenderse por su propia cuenta ante la inacción del Estado, finalmente este viernes el Ministerio de Defensa desplegó más de 27 mil soldados en las principales ciudades del país para combatir a los insurgentes, pero la orden de despliegue indica que tienen poderes amplios y pueden actuar contra la población civil hasta el 12 de octubre, debido a que el actual presidente y sucesor de Zuma, Cyril Ramaphosa, de que una facción del propio partido del mandatario le está intentando hacer un golpe de Estado a través de estas protestas.

El Congreso Nacional Africano (ANC), partido de Nelson Mandela que gobierna el país ininterrumpidamente desde 1994, se encuentra dividido entre los que defienden al anterior mandatario Jacob Zuma, de corte comunista y con medidas más radicales y anti-Occidente, y el propio Ramaphosa, que promueve un socialismo más moderado.

Está bastante claro que todos estos incidentes de disturbios y saqueos fueron instigados, hubo personas que lo planificaron y coordinaron“, dijo Ramaphosa. “Vamos tras ellos, hemos identificado un buen número de ellos y no permitiremos que la anarquía y el caos se desarrollen en nuestro país“.

Por lo menos 212 personas han muerto, pero la cifra sigue ascendiendo, por causas como estampidas en los saqueos, represión policial o civiles que se defienden con armas de fuego.

Lo cierto es que si bien hay un grupo importante que busca derribar al gobierno, mientras trata de reinstaurar la facción de Zuma en el gobierno, muchas personas se unen a la protesta en reclamo por la enorme pobreza que se radica en el país tras tantos años de socialismo.

Con ya más de una semana de protestas, disturbios, enfrentamientos, saqueos y destrucción, Sudáfrica tiene hoy en día el mayor despliegue de las Fuerzas Armadas en la calle desde 1994, con incluso todos los reservistas siendo llamados a defender el orden nacional.

Esto está causando un caos que también afecta fuertemente a la economía. Por esto, SAPREF, la mayor refinería de petróleo de Sudáfrica, anunció de inmediato un cese a sus operaciones, agravando así la crisis. Esto no solo se debe a la incertidumbre si no a las posibilidades de saqueos y la dificultad de la logística.

Comunicado del Departamento de Defensa del Ejército de Sudáfrica llamando a los reservistas al ejército.

Según el diario británico Financial Times, que reveló esto en un polémico informe, los servicios de inteligencia locales están incluso investigando la posibilidad de que sus propios agentes, afines al ex presidente Zuma, hayan orquestado los disturbios de KwaZulu-Natal, que a su vez dispararon estas acciones en otras ciudades.

Por su parte, la embajada estadounidense en Sudáfrica ya emitió una alerta de seguridad máxima para sus ciudadanos e instando al gobierno a tomar acciones urgentes.

Este viernes 16 de julio, el propio Cyril Ramaphosa fue quien tuvo que salir a hablar, y justificó sus teorías sobre el origen de las protestas y el supuesto golpe de Estado afirmando que las manifestaciones son “provocadas y planificadas” para crear una “insurrección popular que pretende dañar la economía y debilitar el estado democrático”.

Apenas un día después, el sábado 17 de julio se dio una noticia que inició las alarmas en todo el gobierno sudafricano y la política regional, cuando se reportó la impactante noticia del robo de 1,5 millones de cartuchos de munición del Ejército por los manifestantes. Todavía no se sabe quien lo llevó a cabo ni con que fin, aunque parece evidente que se busca iniciar acciones armadas. Hasta ahora, hay unos 212 muertos reportados y más de 2.200 detenidos.

Seguir Leyendo

Tendencias