Seguinos en redes

Somalia

Vuelve Estados Unidos a África: Biden manda 500 soldados a Somalia que habían sido retirados por Trump

Publicado

en

Biden también habilitó nuevamente al Pentágono a llevar a cabo ataques de bombardeo en suelo africano sin la autorización de la Oficina Oval, una autonomía que Trump había derogado.

Esta semana, el presidente Joe Biden ordenó el despliegue de 500 soldados estadounidenses en Somalia, dando marcha atrás al retiro de tropas que había ordenado Donald Trump en su último año al frente de la Casa Blanca.

Cuando Trump retiró las tropas en su totalidad, había alrededor de 700 soldados norteamericanos en el país africano. Estas tropas habían estado en el país desde 2007, con el objetivo de ayudar a las fuerzas gubernamentales a combatir al grupo yihadista Al Shabab, rama de Al-Qaeda en la región.

En realidad, la presencia de Estados Unidos en Somalia se remonta a 1992, cuando el entonces presidente George H.W. Bush envió tropas junto a la ONU para poner fin a la guerra civil que estaba partiendo al país a la mitad.

Sin embargo, la “Operación Restaurar Esperanza” fue un fracaso total, y desembocó en la tragedia de la “Caída del Halcón Negro“, cuando en 1993 la caída de dos helicópteros halcón negro en medio de una operación especial en Mogadishu resultó en la muerte de 18 soldados estadounidenses.

Por décadas, Estados Unidos gastó millones de dólares, llevó a cabo miles de operaciones y perdió cientos de soldados en Somalia, peleando guerras que nada tenían que ver con la seguridad nacional propia.

Somalia es uno de los casos más paradigmáticos del fracaso del “nation building” norteamericano. Los Bush, Clinton, Obama y ahora Biden quieren construir por la fuerza una democracia representativa y liberal en un país que está partido por la guerra desde 1969.

Trump se dio cuenta de esto y, acorde a lo prometido en campaña, ordenó la retirada ordenada de todas las tropas, lo cual se mantuvo por casi dos años.

Sin mayores ataques ni un crecimiento pronunciado de Al Shabab, Biden ha decidido mandar de nuevo las tropas al país en respaldo del nuevo presidente Hassan Sheikh Mohamud, un pacifista que asumió el pasado 23 de mayo.

Sheikh Mohamud es considerado ampliamente “el hombre de Washington en Mogadishu”, y ya había sido presidente entre 2012 y 2017, casualmente, cuando Hillary Clinton era Secretaria de Estado en la Casa Blanca, Obama presidente y Biden vice.

Se espera que ahora la maquinaria bélica estadounidense reanude su devastación del país. En la misma orden ejecutiva, Biden habilita nuevamente al Pentágono a realizar bombardeos en Somalia sin la aprobación de la Oficina Oval, algo que Trump había derogado.

A su vez, se confeccionó una lista de 12 líderes de Al Shabab, y los 500 soldados empezarán inmediatamente tareas de reconocimiento e inteligencia para identificarlos y abatirlos. Como dijo Biden en su primer Estado de la Unión: “América ha vuelto“.

Tendencias