Seguinos en redes

Uganda

Una pareja cristiana y un Pastor fueron envenenados por terroristas islámicos en Uganda

Publicado

en

La persecución a cristianos en el continente africano está en uno de los peores momentos de los últimos años, y a pesar de que pertenecer a dicha religión no es ilegal en muchos países, grupos islamistas toman el asunto en sus propias manos.

Desde el pasado 24 de noviembre, el pastor Francis Kutekereza, de 51 años, se encuentra internado en estado crítico por un cuadro severo de envenenamiento. El Pastor visitó ese día a una pareja recién convertida al cristianismo para orar junto a ellos, cuando siete terroristas islámicos locales ingresaron de manera violenta a la residencia para amenazar y torturar al pastor y a la pareja, obligándolos a comer bananas envenenadas con fungicida, lo cual provocaría la intoxicación.

Las reiteradas visitas del Pastor a la pareja levantaron sospechas en los vecinos de la ciudad de Hoima, Uganda, y el matrimonio tuvo la necesidad de inventar que Francis era un socio comercial por temor a represalias. La pareja que quería empezar a practicar el cristianismo, a pesar de las múltiples amenazas que recibió, no querían dejar de practicar su Fe.

Fue una verdadera lucha en casa. Tres hombres sujetaban al Pastor y los otros restantes estaban alrededor de nuestros cuellos, nos obligaron a comer algunos pedazos de plátano que habían traído antes de salir corriendo, pero el Pastor no pudo escapar”, declaraba el esposo de 27 años.

Fue el 20 de octubre que decidimos convertirnos en seguidores de Jesús al final de la reunión de oraciones de la tarde con el pastor Kutekereza“, contó el esposo que sobrevivió el ataque. “El pastor continuó teniendo oraciones vespertinas con nosotros todos los jueves. Los vecinos que son musulmanes comenzaron a cuestionarnos sobre la frecuencia de las visitas del pastor a nuestra casa. Les dijimos que era un socio comercial“, relató.

El 10 de noviembre 2022, un joven musulmán llegó a su casa y vio al pastor poniendo una Biblia en su maletín. “Más tarde nos preguntó sobre la Biblia cuando el pastor se había ido, pero nos quedamos callados; luego se fue“, dijo el esposo. 

El 17 de noviembre, el pastor mostró a la pareja algunos mensajes amenazantes que habían sido enviados a su teléfono: “Nos hemos enterado que su misión en la casa [de la pareja] no es de negocios, sino para engañarlos para que se unan a su religión cristiana. Le advertimos que se detenga con efecto inmediato“, decía uno de los mensajes. 

El marido también fue amenazado por el líder del grupo que los atacó, su vecino, quien le dijo: “Nos has estado engañando, diciendo que tienes planificación comercial con el pastor, pero hemos descubierto que tienes actividades de estudio bíblico. Esto no está permitido en nuestra religión“.

Los tres cristianos fueron internados con un cuadro grave de intoxicación, la pareja se recuperó y fue dada de alta luego de 3 semanas, pero el Pastor Francis sigue internado en un estado muy delicado, luchando por su vida con el estómago inflamado, las extremidades y la cara hinchadas, inmovilizado y con la visión muy reducida.

Según fuentes consultadas, pronto necesitará ser transferido a un hospital con mejores equipos para un diagnóstico adecuado. El pastor evangélico está casado y es padre de cinco hijos con edades de entre 17 y 28 años, quienes no lo pueden visitar al hospital por miedo a represalias..

La vida de la pareja cristiana también está en peligro a pesar de haber salido del hospital, por las posibles represalias de sus vecinos musulmanes, y están refugiados esperando si pueden ser reubicados. Además, el pastor necesita ayuda para poder pagar el hospital. 

Si bien Uganda no ha sido en los últimos años foco de ataques y persecución constante a cristianos, como sus vecinos Congo y Etiopia, en los últimos años, la violencia contra los cristianos ha ido en franco aumento en la región.

Los organismos internacionales hacen oídos sordos a este tipo de ataques. Mientras mueven cielo y tierra por defender a otras religiones y otras comunidades, poco han hecho para ayudar a uno de los grupos más violentados en África y Medio Oriente: los cristianos.

A pesar de todas las dificultades y la escalada de la persecución, el cristianismo se expande velozmente y de manera sistemática en los países de la región, lo cual habla del incansable trabajo y esfuerzo de aquellos que ponen en riesgo su vida todos los día para compartir su Fe a otros, bajo la predica que para ellos sufrir por esta causa es un privilegio.

Tendencias