Seguinos en redes

Argentina

A 67 años de la Revolución Libertadora: La misma grieta y los mismos mitos que aplacan a la Argentina

Publicado

en

A pesar de que han pasado casi siete décadas de tal vez uno de los golpes de Estado que más influyeron en la historia política argentina, la misma grieta que llevó a la Revolución del 55 hoy envuelve a los argentinos.

Este 2022 se cumplen 67 años del golpe que derrocó a Juan Domingo Perón y puso fin a una hegemonía de 10 años en el poder del partido que se convertiría en el más importante de la historia política argentina: el justicialismo.

A pesar de haber sido un suceso importantísimo para la historia argentina, no solo por su relevancia en sí sino por sus consecuencias que se arrastraron casi 30 años después, la semana del 16 hasta el 23 de septiembre no es sino solo recordada como otro de los golpes de Estado que sucedieron durante la pos-guerra, y siendo únicamente recordados por los historiadores (y los fanáticos peronistas o antiperonistas), repudiando o reivindicando los sucesos.

Pero muy pocas personas, en general, saben realmente por qué se gestó el golpe o la razón de su improbable triunfo. Pero su análisis es imperativo: es la misma grieta que llevó al Golpe que hoy aplaca a millones de argentinos, a menos de un año de ir nuevamente a las urnas.

La mayoría de la historiografía (peronista o no) parece que deliberadamente ha ignorado las motivaciones de los militares (y civiles) que se levantaron contra Perón, y, a su vez, ha tergiversado y manipulado los sucesos.

En primer lugar, el golpe tuvo dos partes, y los sucesos del 16 de junio de 1955 y del 16 de septiembre fueron muy distintos, tanto en sus formas, como en su organización y sus integrantes. Aunque estaba compuesto en su mayoría por opositores al régimen de Perón, no todos eran antiperonistas y los objetivos eran distintos: los primeros querían matar a Perón, los segundos derribarlo.

Segundo, los líderes de ambos acontecimientos no participaron del otro. Para ser más claro, ni Isaac Rojas, ni Pedro Aramburu, ni Eduardo Lonardi participaron del Bombardeo del 16 de junio, a su vez que Samuel Toranzo Calderón, Aníbal Olivieri y Benjamín Gargulia no participaron de la Revolución del 55 (los primeros dos fueron arrestados y el tercero se suicidó tras los sucesos).

Por último, la Revolución de Septiembre recién se comenzó a planificar después de los sucesos de junio, aunque acá hay algo particular; muchos militares que se adhirieron a la causa lo hicieron tras la quema de las iglesias en Capital Federal por parte de simpatizantes peronistas. Los miembros de las Fuerzas Armadas, muy católicos en muchos casos, se horrorizaron tras ver esas escenas de iglesias quemadas. El caso de Dalmiro Videla Balaguer es particularmente claro en este aspecto. Este Coronel, peronista pero devoto católico, se unió a las filas rebeldes tras enterarse de estos sucesos.

El conflicto del gobierno con la Iglesia Católica (que antes apoyaba) puede ser considerado el inicio del fin del Régimen Peronista. Antes, Perón ya se había metido con la oposición (persiguiendo diputados opositores, obligándolos a exiliarse o a ser arrestados), con la libertad de prensa (al haber comprado todos los diarios y silenciar a los opositores, la expropiación de La Prensa el caso más extremo), el adoctrinamiento educativo e ideológico también contribuyó al clima de tensión de esa época.

Por supuesto que también estos sectores “gorilas” tampoco ayudaban, en algunos casos, a contribuir a la paz social. Sus acciones ciertamente pueden considerarse como “desesperadas” para tratar de derribar el régimen que vivían, que muchos opositores contemporáneos de esa época, como Felix Luna o Alfredo Palacios, consideraban una “dictadura”.

La Revolución de Septiembre del año 1955 tiene dos detalles muy importantes “olvidados” (ocultados sería la palabra apropiada); primero, todos aquellos argentinos no peronistas, sin importar el partido, afiliación o pensamiento ideológico, festejó en las calles la caída de Perón.

Desde el Radicalismo, los conservadores, los liberales, hasta el Comunismo, pasando por el Socialismo, todos festejaron la caída de un gobierno constitucional. Es muy irónico que, hoy en día, los partidos y sus integrantes olviden o prefieran ignorar su pasado “antidemocrático”, y en esto último, no hay partido que se salve.

Y también es muy importante preguntarse: ¿Por qué los partidos “populares” u “obreros” apoyaron a una Revolución que se hacía supuestamente contra el “pueblo trabajador”? Y el otro detalle; los revolucionarios estuvieron a muy poco de ser derrotados… y Perón renunció.

Los únicos focos de rebelión que existían para el 19 de septiembre eran los barcos cerca de la famosa refinería (comandados por el Almirante Isaac Rojas) y en Córdoba (dirigidos por Lonardi), los demás focos rebeldes (Curuzú Cuatiá, Río Santiago y Bahía Blanca) ya habían sido derrotados; con el agravante de que la resistencia en Córdoba no iba a durar demasiado, a pesar de haber resistido a las fuerzas leales (de ahí lo de “Córdoba heróica”).

Con este panorama muy favorable para el gobierno, Perón decide renunciar, o más bien, publicar un renunciamiento. ¿Cuál fue la razón? No sé sabe con certeza y ESE es el gran misterio.

¿Por qué Perón decidió renunciar si tenía todo para ganar y sofocar el levantamiento, como ya se había hecho en el 51? Los opositores lo atribuyeron a su cobardía, mientras que el mismo Perón, con los años, daría versiones contradictorias sobre el suceso, como que no quería derramar sangre de argentinos, que le tenía cariño a la refinería que Rojas amenazaba con destruir, etc.

En un nuevo aniversario de la Revolución Libertadora, como siempre, la historia debe analizarse dejando de lado los fanatismos, e investigar los acontecimientos que llevaron a la Caída de un Régimen, cuyo líder estuvo 18 años en el exilio, que llevó al peronismo a la conscripción, que inició la resistencia peronista en los sindicatos, los militares interviniendo en política, y cuya juventud vivió los que posteriormente serían las guerrilas de los 70 y todos aquellos sucesos que nos siguen afectando, lamentablemente, hasta el día de hoy.


Por Franco Gómez, para La Derecha Diario.

Argentina

Detuvieron al líder terrorista mapuche Facundo Jones Huala en El Bolsón: Podría ser extraditado a Chile

Publicado

en

El líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) se encontraba prófugo de la Justicia de Chile desde el 11 de febrero de 2022 y tenía un pedido de captura de Interpol.

En un operativo realizado por la Policía de Río Negro este lunes a la mañana, detuvieron al terrorista Facundo Jones Huala en una precaria vivienda de El Bolsón.

El líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) se encontraba prófugo de la Justicia de Chile desde el 11 de febrero de 2022, cuando se le había otorgado la libertad condicional por un amparo presentado por su familia, pero en el momento que salió de la cárcel se fugó a la Argentina.

Rápidamente el tribunal determinó revocar su libertad y activó una alerta azul de Interpol para recabar más información que lleve a su captura y devolución a Chile para que termine de cumplir su condena.

De acuerdo consignó el parte policial, la policía se apresentó a la vivienda respondiendo a una llamada por ruidos molestos. Se cree que Jones Huala estaba embriagado y cantando a los gritos y por eso los vecinos llamaron a la policía, sin saber que el responsable de los ruidos era un criminal internacional.

El operativo se realizó de la siguiente manera: “Procedemos a revisar el lugar y observamos una persona en una habitación, tirado sobre un montón de ropa, presumiblemente dormido quien vestía una pollera de jeans hasta la rodilla y una blusa color negro con tachas doradas y una remera manga larga floreada debajo de la misma, al consultarle quien era, dijo ser Jones Huala”.

Había rumores de personas que lo habían identificado en la zona desde hace varios meses y finalmente pudimos dar con él. Estaba en estado de ebriedad, en buena condición física, sólo, escondido y en una situación de delito común”, amplió la gobernadora Arabela Carreras.

Tras la detención, la provincia está articulando con la Justicia Federal y con la Justicia Ordinaria los pasos a seguir. En primera instancia fue trasladado a Bariloche y todo indica que pronto será enviado en un avión a Santiago de Chile.

Actualmente Facundo Jones Huala presenta vigente una alerta azul de Interpol, destinada a conseguir más información sobre la identidad de una persona, su paradero o sus actividades delictivas en relación con una investigación penal.

Según informó el gobierno de Río Negro, el Juzgado Federal de Bariloche mantiene comunicaciones con el Juzgado de origen Chile que emitió la alerta, y queda a su disposición transformar la misma en alerta roja para habilitar la captura internacional y el correspondiente pedido de extradición. Más allá de la causa en Chile, podría ser imputado por distintos cargos por la justicia provincial.

La justicia chilena había declarado a Jones Huala como “prófugo” a mediados de febrero de 2022 por no haberse presentado luego de que la Corte Suprema de aquel país le revocara la libertad condicional con que había sido beneficiado.

Nos queda encontrarlo, ponerlo donde corresponde, que es privado de libertad, para que cumpla su condena en nuestro país y ahora está prófugo de la Justicia”, sostuvo en aquel momento el subsecretario del Interior chileno, Juan Francisco Galli.

Chile condenó a 9 años de prisión a Jones Huala por quemar una vivienda y amenazar a una familia con armas de fuego en un terrorífico episodio en Pisu Pisué. Este fue el único delito que se le pudo imputar directamente, pero está acusado de ser el líder de la organización terrorista RAM, responsable de cientos de delitos.

Su pena se redujo a 6 años debido a que computaron el tiempo en el que estuvo detenido en Argentina, en la cárcel federal de Esquel, antes de su extradición, y luego se le otorgó la libertad condicional en enero de 2022, luego de que el el Tribunal de Apelaciones de Temuco evaluara su “buena conducta” durante el cumplimiento de la pena.

Es importante aclarar que su liberación correspondió al mes siguiente de la victoria de Gabriel Boric, quien había expresado su apoyo a la causa mapuche y había sugerido que los acusados de liderar estos grupos terroristas deberían quedar en libertad.

Sin embargo, desde entonces el gobierno comunista chileno no ha podido dialogar con los grupos indígenas y a Boric no le ha quedado otra opción que ceder en su idea garantista de defender la causa mapuche.

Seguir Leyendo

Argentina

Los radicales presentaron un proyecto para ilegalizar la portación de armas blancas, en camino opuesto a lo que pide la población

Publicado

en

El diputado Juan Martín, de la UCR, presentó un proyecto para prohibir la portación de cuchillos, armas de goma o réplicas.

Encabezados por el diputado santafesino Juan Martín, un grupo de diputados de la UCR presentó un proyecto de ley que propone modificar el Código Penal con el objetivo de tipificar y sancionar la portación de armas blancas.

La iniciativa va en dirección opuesta a lo que pide la población, que aclama por una mayor flexibilidad en la portación de armas de fuego para poder defenderse de la crisis de inseguridad que atraviesa Argentina.

Los radicales proponen incorporar al Código Penal de la Nación que quien porte armas blancas u objetos cortantes o contundentes, será reprimido con prisión de 6 meses a dos años de prisión y multa de $50.000 a $100.000. Igual pena corresponderá a quien suministre estas armas a menores de 18 años.

Además, el texto establece que la tenencia de forma desenfundada o con la hoja desprotegida de armas blancas será reprimida con prisión de 1 a 3 años de cárcel, y multa de $100.000 a $250.000.

Nuestro Código Penal tiene más de 100 años: los tiempos exigen que actualicemos las normas y nos hagamos cargo. No puede ser que cualquiera pasee con un cuchillo por la calle y no pase nada“, aseguró el diputado Martín en la presentación.

La Policía y la Justicia deben hacer su trabajo, pero necesitamos herramientas claras en nuestra legislación. No son momentos de mirar para el costado. Hace falta determinación y firmeza”, explicó el autor del proyecto.

Esta afirmación es falsa, y la Policía actualmente tiene la facultad de detener a cualquier persona en concepto de la Ley 23.950, la cual establece la detención por averiguación de identidad. No necesita de ninguna proscripción de armas blancas para poder detener a una persona que tenga empuñada un cuchillo.

Los requisitos para detener a una persona en estos casos son: que haya circunstancias debidamente fundadas que hagan presumir que alguien hubiera cometido un delito o pudiere cometer y no acredite fehacientemente su identidad. La detención no podrá excederse por más de 10 horas y el detenido no podrá estar incomunicado.

El proyecto de ley es incluso más difícil de justificar de esta manera, ya que también propone una sanción a quienes porten armas de aire o gas comprimido, ballesta o similares, como también réplicas con arma de fuego. Cabe la pregunta entonces, ¿qué delito podría cometer una persona con un arma falsa?

La legislación llevará entonces a la creación de licencias para la portación de elementos cortantes que se entregarían por motivos de profesión, oficio o actividad. Por ejemplo, un carnicero debería sacar una licencia para poder ostentar un cuchillo en su comercio que da a la vía pública.

Proyecto de Ley

La iniciativa también cuenta con la firma de los legisladores María Luján Rey; Gabriel Chumpitaz; Mario Barletta; Manuel Aguirre; Lisandro Nieri; Pamela Verasay; Jimena Latorre; Lidia Ascárate; Aníbal Tortoriello; Gustavo Bouhid y Martín Berhongaray.

Seguir Leyendo

Argentina

Un borocotazo en Salta complica el armado nacional de Juntos por el Cambio

Publicado

en

El diputado salteño y olmedista, Juan Carlos Zapata, abandonó Juntos por el Cambio para sumarse a un nuevo frente liderado por un diputado de La Campora.

Carlos Zapata

Tras las recordadas migraciones de los diputados Ávila, Carambia y Ansaloni, que saltaron de Juntos por el Cambio (JxC) al kirchnerismo tras la victoria de Alberto Fernández en 2019, la política salteña se vio sacudida esta semana por el “borocotazo” del diputado nacional Carlos Zapata, quien abandonó la coalición opositora (había sido electo diputado hace apenas dos años por JxC), para sumarse a una nueva formación provincial liderada por el diputado de La Cámpora, Emiliano Estrada.

Estrada fue ministro de Juan Manuel Urtubey hasta 2019, y ese mismo año acompañó como candidato a vicegobernador del Frente de Todos al líder del cristinismo salteño, Sergio “El Oso” Leavy, quién perdió dicha compulsa con el actual gobernador Gustavo Sáenz.

Ambicioso y con buena llegada a la familia Kirchner, el candidato que hoy apoya Zapata supo ser mano derecha de Eduardo “Wado” De Pedro en el Ministerio del Interior, cargo que abandonó en 2021, justamente para competir contra Zapata por un lugar en la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que el fragor de la última campaña entre Zapata y Estrada quedó en el olvido y hoy se muestran juntos y decididos a capturar el voto de los kirchneristas duros, que no aprueban la gestión de Sáenz.

Boleta de Estrada en las elecciones legislativas de 2021

Este martes se realiza el lanzamiento oficial de la nueva formación, que reúne a otras viejas caras de la “casta” política salteña, como la kirchnerista Cristina Fiore, el radical de izquierda Rubén “Chato” Correa, el ex diputado Fernando Biella, y el ex dirigente del PRO, Martín Grande, que en agosto abandonó el bullrichismo para sumarse al equipo de Horacio Rodríguez Larreta, y ahora abandona a éste para apoyar al candidato ultra-K.

Lo más llamativo del “garrochazo” de Zapata radica en que su apoyo al candidato de La Cámpora ocurre en el mismo momento en que su jefe político, Alfredo Olmedo, hace esfuerzos denodados para asegurarse la franquicia de Javier Milei en Salta, e incluso ha gastado un dineral para pintar toda la provincia con el lema Milei-Olmedo.

Según se especulaba ayer en los medios salteños, el sorpresivo pase de Zapata podría obedecer a un pedido del ex gobernador, Juan Carlos Romero, quien buscaría debilitar así a JxC en el plano local, para mejorar las chances de reelección de su hija Bettina, intendente de Salta que hoy aparece hundida en las encuestas tras una pésima gestión.

En el oficialismo salteño festejaron la movida, en tanto, por entender que el quiebre de JxC le da aire también a Gustavo Sáenz, quién viene golpeado tras una gestión tan carente de logros como la de su antecesor Juan Manuel Urtubey.

Seguir Leyendo

Tendencias