Seguinos en redes

Argentina

Alberto Fernández despidió al director de la ANMaC: Las Armas y la Libertad

Publicado

en

Por Juan Molinari | Opinión.

La semana pasada, el gobierno kirchnerista pidió la renuncia de Ramiro Urristi, que se desempeñaba al frente de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC, el ex ReNAr) desde el inicio del gobierno de Alberto Fernández.

Urristi -un abogado que estaba en la política originario del riñón de Scioli- promovió una cierta modernización en la agencia, conocida por la demora de sus trámites y su intrincada burocracia. El despido se produjo, al parecer, por un tema que es objeto de reyerta dentro del mismo oficialismo: Urristi autorizó al gobierno de la ciudad de Buenos Aires una compra de pistolas electrónicas Taser.

Como se sabe, la ministra de Seguridad Sabina Frederic se opone a que las fuerzas policiales utilicen este tipo de armas. A pesar de ser completamente no letales, la ONU ha manifestado que su uso es una forma de tortura. Este es un punto muy sensible para un espacio político cuyo principal capital simbólico ha sido saber imponer una versión tergiversada y politizada de los derechos humanos.

Esto no abarca a todos. Hay otros referentes del espacio kirchnerista están de acuerdo con las Taser, como el ministro provincial Sergio Berni. Más allá de este debate sobre las armas electrónicas, y de la inoportuna participación de Urristi en la disputa entre la Ciudad y Nación, queda en pie otra cuestión. Es claro que todo lo que tiene que ver con las armas -quiénes adquieren y usan qué tipo de armas, y en qué circunstancias- genera prurito en el progresismo.

No se advierte en estas tierras la misma controversia que en los Estados Unidos, donde la cuestión de la portación de armas es un tópico de campaña, pero genera debate. Y cada tanto, algún proyecto de ley que queda en el intento.

¿Cuál es el problema de la izquierda? Ella no se opone a las armas en sí mismas. Con ellas ha gestado sus revoluciones, todas ellas devenidas en dictaduras criminales que se perpetúan, por cierto, gracias al uso de las armas. “El poder nace de la boca del fusil”, dijo Mao Tse Tung. ¿Entonces?

Es muy probable que la primera herramienta usada por el hombre haya sido un arma. Un garrote, una piedra afilada, cualquier cosa que hubiera servido al propósito de defender su grupo o conquistar nuevos territorios para la caza o la recolección.

Esta conexión entre hombres y armas ha quedado, por obra de la evolución, almacenada en nuestro repertorio de conductas motivadas genéticamente. Cualquier varoncito de un año al que se da a elegir entre una muñeca y un rifle de juguete elegirá, sin dudar, este último. Lo mismo ocurre, por ejemplo, con crías masculinas de monos Rhesus -lo cual demuestra que la preferencia de los varones por las armas no es una “construcción cultural”.

Las armas han hecho al hombre amo del mundo: lo han ayudado a sobrevivir como especie y a dominar a la naturaleza. Un hombre armado es, básicamente, un hombre difícil de someter. Es, por eso mismo, un hombre libre. Esta es una verdad que debe repugnar a los sistemas de gobierno que necesitan aplastar las libertades para perdurar. Como los regímenes de izquierda.

Jean Larteguy decía que tenía una definición propia acerca de la libertad: para el veterano de Argelia, un país libre es un país en el que un ciudadano puede adquirir un arma y portarla sin control del Estado. No es, por supuesto, una definición que abarque otros aspectos de la libertad -por ejemplo, el económico- pero se aproxima razonablemente. Una libertad refuerza la otra. Si se consulta el índice de libertad de la Heritage Foundation, muchos de los países considerados “libres” o “mayormente libres” tienen regulaciones laxas respecto de las armas.

Este es el secreto a voces que los gobiernos progresistas y su filosofía de desarme de la población civil quieren ocultar. Un Estado formalmente democrático pero con vocación totalitaria necesita una sociedad civil desarmada, que no pueda defender sus derechos, su propiedad, su familia o su religión. Cualquier medida que apunte a debilitar este balance de fuerzas está destinada, por ahora, al fracaso.

Cuesta creer que Urristi no haya podido anticipar las consecuencias de autorizar una compra de pistolas Taser, pero esto es sólo una parte de la cuestión. La otra parte es ésta: ningún gobierno de orientación progresista aceptará que otro que no sea él mismo tenga poder de fuego. Porque el poder brota de la boca del fusil.

Argentina

Los radicales presentaron un proyecto para ilegalizar la portación de armas blancas, en camino opuesto a lo que pide la población

Publicado

en

El diputado Juan Martín, de la UCR, presentó un proyecto para prohibir la portación de cuchillos, armas de goma o réplicas.

Encabezados por el diputado santafesino Juan Martín, un grupo de diputados de la UCR presentó un proyecto de ley que propone modificar el Código Penal con el objetivo de tipificar y sancionar la portación de armas blancas.

La iniciativa va en dirección opuesta a lo que pide la población, que aclama por una mayor flexibilidad en la portación de armas de fuego para poder defenderse de la crisis de inseguridad que atraviesa Argentina.

Los radicales proponen incorporar al Código Penal de la Nación que quien porte armas blancas u objetos cortantes o contundentes, será reprimido con prisión de 6 meses a dos años de prisión y multa de $50.000 a $100.000. Igual pena corresponderá a quien suministre estas armas a menores de 18 años.

Además, el texto establece que la tenencia de forma desenfundada o con la hoja desprotegida de armas blancas será reprimida con prisión de 1 a 3 años de cárcel, y multa de $100.000 a $250.000.

Nuestro Código Penal tiene más de 100 años: los tiempos exigen que actualicemos las normas y nos hagamos cargo. No puede ser que cualquiera pasee con un cuchillo por la calle y no pase nada“, aseguró el diputado Martín en la presentación.

La Policía y la Justicia deben hacer su trabajo, pero necesitamos herramientas claras en nuestra legislación. No son momentos de mirar para el costado. Hace falta determinación y firmeza”, explicó el autor del proyecto.

Esta afirmación es falsa, y la Policía actualmente tiene la facultad de detener a cualquier persona en concepto de la Ley 23.950, la cual establece la detención por averiguación de identidad. No necesita de ninguna proscripción de armas blancas para poder detener a una persona que tenga empuñada un cuchillo.

Los requisitos para detener a una persona en estos casos son: que haya circunstancias debidamente fundadas que hagan presumir que alguien hubiera cometido un delito o pudiere cometer y no acredite fehacientemente su identidad. La detención no podrá excederse por más de 10 horas y el detenido no podrá estar incomunicado.

El proyecto de ley es incluso más difícil de justificar de esta manera, ya que también propone una sanción a quienes porten armas de aire o gas comprimido, ballesta o similares, como también réplicas con arma de fuego. Cabe la pregunta entonces, ¿qué delito podría cometer una persona con un arma falsa?

La legislación llevará entonces a la creación de licencias para la portación de elementos cortantes que se entregarían por motivos de profesión, oficio o actividad. Por ejemplo, un carnicero debería sacar una licencia para poder ostentar un cuchillo en su comercio que da a la vía pública.

Proyecto de Ley

La iniciativa también cuenta con la firma de los legisladores María Luján Rey; Gabriel Chumpitaz; Mario Barletta; Manuel Aguirre; Lisandro Nieri; Pamela Verasay; Jimena Latorre; Lidia Ascárate; Aníbal Tortoriello; Gustavo Bouhid y Martín Berhongaray.

Seguir Leyendo

Argentina

Un borocotazo en Salta complica el armado nacional de Juntos por el Cambio

Publicado

en

El diputado salteño y olmedista, Juan Carlos Zapata, abandonó Juntos por el Cambio para sumarse a un nuevo frente liderado por un diputado de La Campora.

Carlos Zapata

Tras las recordadas migraciones de los diputados Ávila, Carambia y Ansaloni, que saltaron de Juntos por el Cambio (JxC) al kirchnerismo tras la victoria de Alberto Fernández en 2019, la política salteña se vio sacudida esta semana por el “borocotazo” del diputado nacional Carlos Zapata, quien abandonó la coalición opositora (había sido electo diputado hace apenas dos años por JxC), para sumarse a una nueva formación provincial liderada por el diputado de La Cámpora, Emiliano Estrada.

Estrada fue ministro de Juan Manuel Urtubey hasta 2019, y ese mismo año acompañó como candidato a vicegobernador del Frente de Todos al líder del cristinismo salteño, Sergio “El Oso” Leavy, quién perdió dicha compulsa con el actual gobernador Gustavo Sáenz.

Ambicioso y con buena llegada a la familia Kirchner, el candidato que hoy apoya Zapata supo ser mano derecha de Eduardo “Wado” De Pedro en el Ministerio del Interior, cargo que abandonó en 2021, justamente para competir contra Zapata por un lugar en la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que el fragor de la última campaña entre Zapata y Estrada quedó en el olvido y hoy se muestran juntos y decididos a capturar el voto de los kirchneristas duros, que no aprueban la gestión de Sáenz.

Boleta de Estrada en las elecciones legislativas de 2021

Este martes se realiza el lanzamiento oficial de la nueva formación, que reúne a otras viejas caras de la “casta” política salteña, como la kirchnerista Cristina Fiore, el radical de izquierda Rubén “Chato” Correa, el ex diputado Fernando Biella, y el ex dirigente del PRO, Martín Grande, que en agosto abandonó el bullrichismo para sumarse al equipo de Horacio Rodríguez Larreta, y ahora abandona a éste para apoyar al candidato ultra-K.

Lo más llamativo del “garrochazo” de Zapata radica en que su apoyo al candidato de La Cámpora ocurre en el mismo momento en que su jefe político, Alfredo Olmedo, hace esfuerzos denodados para asegurarse la franquicia de Javier Milei en Salta, e incluso ha gastado un dineral para pintar toda la provincia con el lema Milei-Olmedo.

Según se especulaba ayer en los medios salteños, el sorpresivo pase de Zapata podría obedecer a un pedido del ex gobernador, Juan Carlos Romero, quien buscaría debilitar así a JxC en el plano local, para mejorar las chances de reelección de su hija Bettina, intendente de Salta que hoy aparece hundida en las encuestas tras una pésima gestión.

En el oficialismo salteño festejaron la movida, en tanto, por entender que el quiebre de JxC le da aire también a Gustavo Sáenz, quién viene golpeado tras una gestión tan carente de logros como la de su antecesor Juan Manuel Urtubey.

Seguir Leyendo

Argentina

Ante las presiones y las movilizaciones en su contra, Maduro canceló su viaje a la Argentina

Publicado

en

El dictador venezolano se asustó de las protestas que los venezolanos argentinos estaban organizando para protestar su visita a Buenos Aires.

El sanguinario dictador venezolano Nicolás Maduro canceló su viaje a la Argentina donde había sido invitado por el presidente Alberto Fernández para participar de la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El líder chavista denunció un “plan de la derecha neofascista” para convocar movilizaciones en su contra en Buenos Aires y que estas protestas “amenazaban contra su vida“.

Además, aunque no lo dijo, la realidad que sobre su cabeza pesa una orden de captura del Departamento de Justicia de los Estados Unidos con una recompensa por US$ 15 millones de dólares, y la Policía Federal Argentina (PFA), como parte de Interpol, tiene el deber de capturarlo de pisar suelo argentino.

Si bien Alberto Fernández había dado la deplorable orden de no arrestarlo como la ley demanda, todo indica que los asesores de Seguridad del chavismo le recomendaron no realizar el viaje.

Maduro denunció que la oposición argentina elaboró un “plan extravagante” en su contra. “Pretenden montar un show deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional“, subrayó en un comunicado publicado por el régimen socialista.

“Así buscan contribuir a la campaña de descrédito -ya fracasada- que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericanoañade. Por ese motivo, el dictador venezolano tomó “la decisión responsable” de enviar al canciller, Yván Gil, “como jefe de delegación con las instrucciones de llevar la voz del pueblo de Venezuela”, y “no ir en persona“.

Hemos sido informados de manera irrebatible de un plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el presidente”, advirtió Maduro, en referencia a las masivas protestas que se estaban organizando en Buenos Aires por su visita.

Como Estado fundador de la Celac, Venezuela desea cuidar el éxito de este principal mecanismo de unión e integración regional a favor de nuestros pueblos”, concluye el escrito, mientras que agradece al presidente argentino Alberto Fernández por la invitación.

Seguir Leyendo

Tendencias