Conecte con nosotros

Argentina

Alberto Fernández presentó un Plan Nacional de Género y aseguró que está peleando contra el patriarcado

En una videoconferencia con la ministra de la Mujer, el presidente Alberto Fernández inauguró el Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género de $18 mil millones y prometió que “del patriarcado también vamos a salir, así como de la pandemia”.

Publicado

en

En una videoconferencia desde la residencia de Olivos plagada de lenguaje inclusivo, comentarios feministas y críticas a la derecha, el presidente celebró la inauguración del Plan Nacional de Acción Contra la Violencia de Género, junto a Elizabeth Gómez Alcorta, titular del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad.

Con este plan el gobierno busca instalar el debate de género en la sociedad e incurrir en nuevos gastos del Estado para promover la “consciencia de género”, tanto en la educación como en el ámbito laboral público y privado.

Alberto Fernández sostuvo al principio de la charla que “Argentina está dando un paso adelante al incorporar a las mujeres al Gobierno nacional”, al tiempo que convocó a terminar con la desigualdad de forma definitiva. Se mostró orgulloso de que su Gobierno “es el que más mujeres tiene en funciones de alta jerarquía, con casi el 38%”, aunque dijo que todavía no era “suficiente”.

Sin embargo, como destacaron en la redes, sus declaraciones están marcadas de hipocresía. De los 21 Ministerios, solo 5 están ocupados por mujeres; esto es casi 24%, muy por debajo de la cifra a la hizo referencia. Agregando las secretarías ministeriales y las subsecretarías presidenciales, el número baja a un 20%.

Como se viralizó en Twitter, las reuniones de gabinete del presidente no suelen ostentar muchas mujeres; en general, ninguna.

Ad

Fernández remarcó que “es la sociedad entera la que debe llevar adelante un cambio que nos obliga a reeducarnos y entender lo dañino que ha sido creer que algunos estamos en mejores condiciones que otros, otras y otres“, e insistió que “cuando uno dice todes, no está haciendo el ridículo, como algunos creen, le está hablando a algunos a los que nunca le hablaron, a esos millones de argentinos que todavía se sienten marginados y olvidados”.

Habría que recordarle al presidente que existen otros millones de marginados y olvidados para quienes la prioridad no es precisamente la “naturaleza inclusiva” de la letra “e”. 

Ad

La ministra Elizabeth Gómez Alcorta dijo que este plan de acción “es una hoja de ruta desde ahora hasta el 2022, y nosotros decimos que es un cambio de paradigma”. De igual manera, explicó que consta de “144 acciones y más de 260 productos” y que dichas acciones “no son inconexas sino que tienen un hilo conductor político”. 

Gómez Alcorta enfatizó que “hay que salir de pensar exclusivamente de las violencias en relación a la emergencias, sino hay que pensar en transformar esas estructuras que generan las desigualdades”. En ese sentido, explicó brevemente algunas de las acciones que se llevarán a cabo para dicha “transformación”.  

Entre las más relevantes mencionó un programa interministerial para abordar las violencias extremas (los “femicidios, travesticidios y transfemicidios”), además del Programa de Apoyo Económico Urgente y de Asistencia Integral Inmediata para los familiares en los casos de violencia antes mencionados. 

Sin embargo, el proyecto más “ambicioso” es el Primer Programa Nacional de Prevención de las Violencias, dividido en dos subprogramas: uno vinculado a “la construcción de una nueva masculinidad” y otro sobre “vínculos sexo-afectivos responsables y diversos”. 

Ad

La secretaria de Abordaje de Violencia por Motivos de Género, Josefina Kelly, aclaró que “es un plan integral, transversal e interseccional, en el cual cada una de las acciones tiene la mirada puesta en la diversidad”. 

A estas alturas cabe destacar la capacidad del Ministerio para confeccionar un lenguaje confuso y ambiguo, en el cual mientras más arcano sea el concepto, se considera más “inclusivo”. 

A lo largo de la videoconferencia se puso de manifiesto la intención de que exista “un Estado presente”, que lleve “prestaciones económicas que permitan paliar ciertos gastos y brindar una primera orientación legal, un primer acompañamiento psicológico”.  

La reconocida feminista y asesora presidencial Dora Barrancos destacó que “es la primera vez que el Estado argentino asume de manera integral el combate contra todas las violencias que están engendradas en el sistema patriarcal”. 

Asimismo, enfatizó sobre la transversalidad obligada, es decir, que el programa debe hacerse con “una obligación conjunta de todo el Poder Ejecutivo”, y a su vez hizo un llamado a los otros dos poderes (Legislativo y Judicial) a “realizar todas las adaptaciones necesarias para que el programa sea exitoso”. 
El objetivo es que todo funcionario público, sea del Poder que sea, asista a estos programas de adoctrinamiento feminista.

Ya al final de la alocución, el presidente dijo en tono jocoso: “Me tocó el default, me tocó la pandemia y me tocó el fin del patriarcado, ¿qué más me va a pasar?“, lo cual provocó las risas de las presentes, ya que el único hombre era él, al mismo tiempo que responsabilizó al género masculino de que “la igualdad se haya quebrado” en el país. 

Ad

El mandatario se despidió diciendo que “de la pandemia vamos a salir más unidos; del default vamos a salir más fortalecidos, sabiendo que la solución está en nuestras manos y no en las manos de los que nos prestan plata y del patriarcado también vamos a salir y vamos a ser más iguales”. 

Después de una presentación llena de tan “coloridas” citas, sería útil preguntarse si las prioridades del gobierno están en sintonía con las de la mayoría de los argentinos. 

En un contexto económico sombrío, a las puertas de la peor crisis de nuestra historia, bien vale la pena recordarle a nuestros gobernantes que a la pobreza no le importa el género.  

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Cambios en el gabinete: Quién es Juan Manzur, el nuevo Primer Ministro que gobernará Argentina con Cristina

Publicado

en

Manzur reemplazará a Cafiero como Jefe de Gabinete, pero implementará en ese cargo un nuevo sistema donde sea Cristina Kirchner la que gobierno de facto el país.

Luego de varios días de crisis política por el pedido de Cristina para que Alberto Fernández cambiara su gabinete tras la derrota de las PASO, finalmente se conocieron los nombres de algunos de los nuevos funcionarios que integrarán el Poder Ejecutivo, entre ellos el del jefe de Gabinete, Juan Manzur.

El puesto que hasta ahora le pertenecía Santiago Cafiero, quien irá a Cancillería, será ocupado por el actual gobernador de Tucumán, que viene de ganar la interna electoral en su provincia, además de ser el único que obtuvo una contundente victoria para el Frente de Todos en un distrito competitivo.

Manzur, sin embargo, no será un simple Jefe de Gabinete más, si no que a partir de este 18 de septiembre, la dinámica presidencial cambiará radicalmente. Cristina pasará a hacerse cargo del Poder Ejecutivo argentino en la práctica, rompiendo con el sistema que había implementado hasta ahora, de dejar a Alberto gobernar en el día a día y solo participar de las decisiones más importantes.

Este poder Cristina lo ejercerá a través de sus nuevos ministros, empezando como Manzur que pasará a ser una suerte de Primer Ministro a-la-europea, donde el presidente está pintado y solo cumple un rol protocolar.

¿Quién es Juan Manzur?

Médico cirujano de profesión, Manzur fue ministro de Salud durante gran parte de la gestión de Cristina Kirchner, hasta que en febrero del 2015 se alejó del Gobierno en medio de fuertes diferencias con la entonces presidente.

En 2007 fue compañero de fórmula del entonces gobernador, José Alperovich, lo que lo convirtió en vicegobernador provincial. Pero, en 2009 se le otorgó licencia a ese cargo, por pedido de Cristinas Kirchner, para que pudiera asumir como ministro nacional.

Duró en el cargo hasta 2015, cuando fue reemplazado por el ahora gestor de la cuarentena bonaerense, Daniel Gollán. Ese año, Manzur se puso como objetivo tomar la Provincia de Tucumán, y logró desplazar al alperovichismo en las elecciones generales de ese año, que dominaba el territorio tucumano desde 2003.

En 2019 compitió cara a cara contra Alperovich y terminó de vencerlo en las urnas, para hacerse del total control de la provincia. Sin embargo, ese mismo año empezó con una nueva rivalidad con su propio vice, Osvaldo Jaldo.

La tensión comenzó cuando Jaldo le empezó bloqueando proyectos en la legislatura provincial con su bloque y todo explotó a principios de este año, cuando el vice se alió con la oposición para imponer su propio candidato a Defensor del Pueblo, lo que aceleró la fractura política. Esto culminó en una candidatura de Jaldo con lista propia en las internas del Frente de Todos del domingo pasado.

Jaldo terminó perdiendo pero ganó un importante poder en la política tucumana. De hecho, Manzur dudó en asumir el cargo nacional para no dejar la provincia en manos de Jaldo, un peronista que ya ha demostrado capaz de unirse al radicalismo y al bussismo. Pero las ordenes de “la jefa” fueron imposibles de rechazar, y el gobernador tucumano será el nuevo Jefe de Gabinete del gobierno.

La impronta de Manzur es la opuesta a la de Cafiero o Alberto Fernández. Manzur es un peronista clásico, conservador en lo social y fascista en lo económico. Está a favor de la vida, rechazando fervorosamente la ley del aborto que pasó el gobierno a fines del año pasado, además de ser profundamente anti feminista, habiéndose reído públicamente del movimiento pañuelo verde en los debates del 2018 y 2020.

Juan Manzur se convierte en una de las personas más poderosas de Argentina del día a la mañana.

Seguir Leyendo

Argentina

Alberto Fernández hará los anuncios del nuevo gabinete que pidió Cristina el lunes

Publicado

en

El lunes por la mañana el presidente hablará en una conferencia de prensa donde prometió revelar el acuerdo con Cristina para evitar la quiebra del gobierno.

Después de estar casi 24 horas recluido en la Quinta de Olivos y escondido de la prensa, Alberto Fernández volvió a la actividad ejecutiva hoy a la tarde y le informó a los medios que tomó una decisión respecto a su gabinete, pero que se tomará 48 horas más para analizar los cambios específicos y que los anunciará el lunes.

Según los reportes de los medios oficialistas, Fernández está dispuesto a ceder y a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y dirigente de su máxima confianza, además de soltarle la mano a Wado de Pedro, ministro de Interior, y a Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente.

Como reveló Cristina Kirchner en la lapidaria carta del jueves, ella intercedió para que Alberto ponga a Wado de ministro del Interior y no de Jefe de Gabinete en 2019 cuando asumió el Frente de Todos. Ahora, la Vice no lo quiere más y pidió su salida del gobierno.

Según ella misma admitió, el lunes después de las PASO se juntó en Olivos a solas con Alberto Fernández, y le pidió que lo saque a Cafiero en favor de Juan Manzur y a Wado en favor de Sergio Uñac.

Los gobernadores tucumano y sanjuanino fueron los únicos dos peronistas que ganaron en territorios competitivos el pasado domingo, y Cristina cree que ese capital político debe ser explotado a nivel nacional.

Además, Cristina habría pedido la cabeza de Julio Vitobello, el Secretario General de la Presidencia, cargo para el cual la Vice veía a Aníbal Fernández como un buen reemplazo.

La crisis que está atravesando el gobierno es una consecuencia directa de Alberto diciendo que no a estas órdenes de Cristina, pero todo indica que finalmente cederá y Manzur irá a la Jefatura, Uñac a Interior y Aníbal a la Secretaría General.

Los cambios que pidió Cristina para el Gabinete de Alberto: Manzur por Cafiero, Uñac por Wado y Aníbal por Vitobello.

Tanto Manzur como Uñac resistieron en un primer momento su nominación, ya que ambos están fuertes en sus provincias y no quieren quemar su capital político asumiendo en el gobierno que sufrió la peor derrota a nivel nacional de la historia del peronismo.

Manzur, particularmente, no quiere abandonar Tucumán porque actualmente está disputando una feroz interna con su vice, Osvaldo Jaldo, quien lo desafío en las PASO del domingo. A pesar de que Manzur salió triunfante de esas primarias, la relación quedó al rojo vivo y la salida de Manzur significaría la asunción de Jaldo como gobernador, algo que desde el entorno del cuyano aseguran que sería entregarle la Provincia en bandeja.

Sin embargo, parece que la persuasión de Cristina Kirchner sigue siendo el punto débil de los señores feudales peronistas, y Manzur por lo menos aceptaría el ingreso al gobierno nacional, mientras que Wado podría resistir la embestida y Aníbal caer en otro ministerio, como el de Seguridad o Defensa.

Seguir Leyendo

Argentina

Cristina gana la pulseada: el vocero y operador de Alberto Fernández fue echado del gobierno

Publicado

en

Juan Pablo Biondi compartió la carta de su dimisión en redes sociales: “Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó.

El vocero y principal operador de prensa de Alberto Fernández, Juan Pablo Biondi, presentó su renuncia indeclinable esta tarde en medio de la crisis política que atraviesa el Gobierno y luego de que Cristina Kirchner apuntara contra su persona en la carta que difundió el jueves.

“Tengo el agrado de dirigirme a usted para presentarle mi renuncia indeclinable como Secretario de Comunicación y Prensa de la Presidencia Argentina con el que me honrara el 10 de diciembre del 2019. Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó en la carta de renuncia que publicó en sus redes sociales.

“Sólo usted sabe de mi compromiso, entrega y fidelidad a su investidura y a su persona en este largo camino en que lo acompañé”, agregó.

Esto supone una victoria total de Cristina Kirchner, quien había tratado de forzar la salida de Santiago Cafiero tras la derrota electoral del domingo, pero recibió una fuerte resistencia de la mano derecha del círculo íntimo presidencial.

Biondi aprovechó la presión del ala cristinista, ejercida a través de una renuncia masiva de funcionarios, para instalar en los medios que La Cámpora quería la cabeza de Guzmán, no de Cafiero, para desarmar la operación del kirchnerismo duro y generar el repudio de sus seguidores.

Pero esto no funcionó. Cristina llamó a Guzmán el miércoles a la noche, le contó que ella no había pedido su renuncia y que tenía todo su respaldo, y el jueves publicó la lapidaria carta que lo menciona con nombre y apellido.

Alberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo BiondiAlberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo Biondi

En la renuncia, le dedicó un párrafo directo a Cristina Kirchner, quien ayer esgrimió duras críticas hacia la función del vocero “Me ofenden y lamento las malas interpretaciones que hiciera sobre mí la señora Vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, al considerarla una líder indiscutible del espacio político que representa ella junto con usted. Siempre he sido una pieza de armonía, concordia y tolerancia en mis funciones y profesional en mi relación con los medios de comunicación, escribió sin pudor.

Señor Presidente, deseo que esta nueva etapa que comienza sea superadora de la precedente. Tengo la certeza que así será y que en esta nueva instancia de su gobierno cuente con un nuevo elenco de colaboradores para enfrentar los desafíos venideros. Reitero el inmenso honor de haberlo podido acompañar en esta enorme tarea, cargada sobre sus hombres y de todo su Gabinete, la tremenda tragedia humanitaria como es la pandemia del COVID 19, que nos lastimó desde marzo del año pasado y que la hemos enfrentado sin ambages”, cerró el ahora ex funcionario.

La salida de Biondi es la primera confirmada luego de la contundente derrota del Gobierno en las elecciones Primarias. Si bien el Presidente se tomará unas horas más para empezar a delinear el nuevo Gabinete, trascendió que está dispuesto a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Ministros y dirigente de su máxima confianza. Este es otro de los reclamos de Cristina Kirchner. En su lugar, iría alguno de los gobernadores peronistas que cantaron victoria en las PASO.

Para el reemplazo de Biondi, suena Gustavo Béliz, quien ha fracasado en sus tareas como asesor estratégico internacional, y podría ahora tratar de meterse de lleno en la política local.

Seguir Leyendo

Trending