Seguinos en redes

Argentina

Alberto Fernández usa a los jubilados de variable de ajuste y quiere volver al régimen anterior a 2017

En la nueva fórmula de movilidad que impulsará el gobierno para el próximo año no se tendrá en cuenta el ajuste por inflación, sino que tendrá como variables la evolución de los salarios y la recaudación estatal.

Publicado

en

El gobierno definió este lunes la nueva fórmula de actualización de las jubilaciones que regirá a
partir del 2021. Desde el oficialismo aclaran que la nueva fórmula es muy similar a la utilizada
durante el gobierno de Cristina Kirchner
, la cual fue derogada en el 2017 durante la gestión de
Mauricio Macri. 

En un comunicado, el Ministerio de Economía aseguró que la fórmula ya no dependerá de la
inflación
, sino que se ajustará en partes iguales según la evolución salarial y la recaudación que
obtiene el Estado. 

Según el equipo económico del Gobierno, el objetivo de esta nueva ecuación es
recomponer los ingresos de los jubilados. Pero lo que se verá será una historia muy distinta: con una alta inflación y salarios devaluados, los jubilados perderán constantemente contra la inflación.

La fórmula de Macri no era buena, evitaba que cientos de miles de jubilados en Argentina cobren lo que les correspondía, pero al menos tenían la garantía que su pensión jamás sería menor que la inflación. En otras palabras, en términos reales, mientras Macri congeló las jubilaciones, Alberto Fernández las reduce.

En relación a la decisión de no indexar las jubilaciones, la cartera de Guzmán afirmó que no
sería viable hacerlo en Argentina debido a los altos niveles promedio y las repentinas
variaciones de la inflación
, lo que haría impredecible el cálculo jubilatorio.

La nueva fórmula fue diseñada, desde sus variables, con el propósito de reducir el haber de los jubilados. Esto se debe a que, en el contexto de pandemia, el empleo se redujo y se produjo una fuerte reducción en el pago de aportes y contribuciones. 

Ad

En este sentido, los jubilados recibirán la mitad del incremento por paritarias y
el resto dependerá de qué tanto pueda recaudar el Estado.
Desde el gobierno explican que la nueva ecuación permitirá reducir el déficit previsional, ya
que, si bien el salario real aumenta con el crecimiento económico, lo hace en menor
proporción que los recursos tributarios. 

Además, se volverá a incorporar el tope a los aumentos anuales, los cuales no podrán superar
el crecimiento de los recursos totales de ANSES, multiplicado por 1,03. 

Se trata del mismo tope
que estuvo vigente entre 2009 y 2017,
y que permite que los gastos no crezcan más que los
recursos que posee el sistema previsional. El Gobierno busca desarticular totalmente la reforma del 2017.

En añadidura, el Poder Ejecutivo informó que la actualización de las jubilaciones se realizará de
forma semestral
, es decir, a partir de un ajuste en marzo y otro en septiembre. 

Al abandonar la
actualización trimestral de la era Macri, los especialistas alertan una gran pérdida del poder
adquisitivo de los jubilados
en el período en que los haberes se mantienen constantes.

El kirchnerismo ya retrotrajo el sistema de pensiones una vez cuando en 2008 estatizó las AFJP, y ajustó las jubilaciones de millones de argentinos. Todo ese dinero fue utilizado en política para lograr la reelección. Ahora, en plena pandemia y crisis, este dinero será utilizado para mantener el aparato político funcionando.

Ad

De esta manera, desde la oposición se argumenta que el gobierno lo único que hizo fue volver
a la fórmula vigente durante el kirchnerismo, sin adoptar ninguno de los cambios que se
introdujeron con la nueva fórmula macrista en el 2017. 

En este sentido, Cambiemos y sectores radicales critican la eliminación de la inflación como
variable de ajuste,
ya que permitía preservar el poder adquisitivo de los haberes aún en
tiempos de alta inflación. 

Por otra parte, también cuestionan la incorporación de la
recaudación como variable, ya que significaría una mejora temporal en los haberes cuando la
economía crece, y una reducción sobre los mismos cuando la economía se encuentra en recesión.

El Gobierno decidió no hacer un ajuste fiscal en el grueso del gasto público, y ahora se ve en duras dificultades para sostener los gastos del deficiente sistema previsional argentino. Muchos analistas aseguran que el sistema de reparto entró en quiebra desde hace años, y la solución del kirchnerismo, en vez de ajustar el gasto político, ajustará las jubilaciones.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Los gobernadores ponen a prueba a Massa y esperan que el ajuste no pase por las provincias

Publicado

en

“Sergio es un amigo de las provincias”, dicen, pero están inquietos por los subsidios al transporte y la energía.

Los gobernadores están aliviados por la salida de Silvina Batakis del ministerio de Economía y esperan que el ajuste que planea Sergio Massa no afecte a las provincias.

Un par de semanas después de asumir como ministra, Batakis filtró a los medios un textual que hizo enfurecer a los gobernadores. “No podemos seguir girando fondos para solventar gastos corrientes mientras que hay provincias que tienen en plazo fijo un apalancamiento que le permitiría afrontar los costos de la administración pública por un año”, sugirió la ahora titular del Banco Nación.

Las provincias reciben fondos a través de la coparticipación, que no se pueden tocar porque están fijados por ley. Pero los fondos que el Gobierno gira a través de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) y obras públicas dependen del Ejecutivo de turno, por lo que el textual de Batakis cayó como un mazazo en las provincias.

Los gobernadores no pueden emitir como hace el gobierno a través del Banco Central, por eso algunas tienen un fondo anticíclico para asegurar los sueldos. Sin embargo la situación de algunos distritos es más compleja, a tal punto que una provincia debió conseguir un crédito de un banco internacional para pagar los salarios en los últimos meses.

No fue casual el operativo clamor de algunos gobernadores que pidieron que Massa se hiciera cargo del ministerio de Economía aún cuando Batakis estaba en Washington negociando con el FMI.

Un día antes de que la Rosada oficializara la llegada de Massa, una docena de gobernadores mantuvo una tensa reunión con Alberto Fernández en la Rosada en la que le advirtieron que no iban a resignar un peso de sus provincias.

Ahora los gobernadores esperan un trato más amigable con el nuevo ministro mientras se preparan para dos discusiones centrales, que son los subsidios al transporte y a la energía.

Pese al mejor marco político que sienten los gobernadores, los economistas suponen que si el Gobierno intenta cumplir con el 2,5% déficit que pide el FMI, es difícil que las provincias salgan ilesas

La primera señal que dio Massa fue frenar la fusión de los ministerios de Obras Públicas y Transporte, porque creía que complicaría la revisión completa de todos los subsidios. Massa prefirió tener un control directo del tema del transporte con Alexis Guerrera, un dirigente de su espacio. Respecto de las obras, los gobernadores recibieron de parte del Ejecutivo la promesa de que no se frenará el financiamiento de ninguna obra en marcha, aunque no se prevén obras nuevas para 2023.

Seguir Leyendo

Argentina

La CGT ratificó la marcha del 17 de agosto: Massa apuesta llegar a una negociación

Publicado

en

La central sindicalista busca que las obras sociales pasen al Estado el costo por las prestaciones por discapacidad en los rubros de educación y transporte.

Sergio Massa, ministro de Economía, Producción y Agricultura, respalda a la Confederación General del Trabajo (CGT), por lo que apuntaría que se levante la movilización propuesta para el 17 de agosto.

La CGT está presionando al Gobierno por las obras sociales, dado que no se está dictando un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en pos de darle un respiro a la crisis del sistema de salud.

El mismo se vio agravado por el alza de un 25% que recayó sobre las prestaciones por discapacidad. La mesa chica de la CGT confirma que la marcha se estará realizando.

La CGT le pide a Sergio Massa un DNU por las obras sociales

El conflicto pasa porque Sergio Massa no estaría dictando el DNU que pretende la CGT para que las obras sociales pasen al Estado el costo por las prestaciones por discapacidad. Esto lo proponen en los rubros de educación y transporte.

Las molestias se ven más marcadas luego de que el Gobierno fijó el martes pasado el aumento del 25% sobre los valores de las prestaciones.

En una reunión entre dirigentes cegetistas y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quedó planteado el martes pasado el problema. Manzur se comprometió a tomar cartas en el asunto sobre el DNU.

Pero la central obrera también presiona a Sergio Massa para que lo destrabe. El gran inconveniente es que este DNU comprometería uno de los pilares que planteó el ministro sobre su gestión: reducir el déficit fiscal.

Es por ello que, ante las dudas de si se llevará a cabo, la CGT mantendría su posición de hacer la movilización el próximo 17 de agosto.

Una medida que cayó bien en el sindicalismo, fue el anuncio de Massa en su primera conferencia, de que se “enfocará en el estudio de la modificación de las asignaciones familiares”.

Seguir Leyendo

Argentina

Tensión en el Gobierno: renunció el cristinista Darío Martínez a su cargo como secretario de Energía

Publicado

en

La noticia de su alejamiento se confirmó en horas de la noche de este jueves. Sergio Massa podría avanzar así en la designación de sus propios colaboradores.

Darío Martínez, quien hasta hace unas horas era el secretario de Energía, presentó su renuncia. En su gestión fue crítico de Martín Guzmán por la segmentación de las tarifas.

Sergio Massa anunció este miércoles una serie de cambios sobre la implementación del recorte de subsidios, lo que hizo que Martínez tomara la determinación de renunciar al secretariado.

El subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, podría correr con la misma suerte que Martínez, lo que le daría a Massa la posibilidad de elegir a sus colaboradores.

Martínez impulsaba que la segmentación de las tarifas debían hacerse por geolocalización. Los aumentos quedarían concentrados en aquellas zonas de mayor valor inmobiliario, distinto de lo que se plantea por los ingresos.

Pero Massa avanzó con la segmentación de las tarifas a partir del nivel del consumo y ya anunció cuál será el límite (400 KW en electricidad) para mantener la tarifa subsidiada. Lo que supere este consumo, se pagará con el valor completo.

El nuevo ministro de Economía, Producción y Agricultura señaló que así se incluirá al 80% de los usuarios, y se abarcará al 50% del consumo. Cerca de 10 millones de hogares pidieron que se les mantenga el subsidio.

Seguir Leyendo

Tendencias