Seguinos en redes

Argentina

De la mano de Gerardo Morales, Juntos por el Cambio logra el primer gran triunfo electoral en Jujuy

Publicado

en

Se trata de la primera victoria electoral de JxC antes de las primarias nacionales del 12 de septiembre, pero representa también un fuerte impulso de la UCR en las internas a nivel nacional del frente opositor.

La rama de Juntos por el Cambio en Jujuy, comandada por el gobernador radical Gerardo Morales, le dio este domingo el primer gran triunfo a la oposición nacional en las elecciones legislativas este año, en unos comicios que se llevaron a cabo de manera anticipada en la provincia norteña.

Del total de 2.356 mesas habilitadas y escrutadas el 98,39%, la alianza Frente Cambia Jujuy (JxC) triunfa con el 41,69% de los votos y aventaja con holgura a la alianza Frente de Todos-PJ (FdT), que obtiene un magro 13,45%.

Esto implica una fuerte caída respecto a las últimas elecciones legislativas en 2017 para el kirchnerismo. Mientras el Frente Cambia Jujuy había obtenido un 46% de los votos, similar a lo que logró ahora, el Frente Justicialista de Sergio Massa más Unidad Ciudadana de Cristina Kirchner sumaban casi 23 puntos.

Ahora, yendo juntos en un mismo frente, perdieron casi un 10% de intención de voto, incluso siendo oficialismo a nivel nacional, un claro signo de que la provincia jujeña está cada año alejándose más de sus raíces peronistas.

No se puede negar tampoco que el peronismo esta vez fue dividido. Mientras el siempre presente Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), se ubica en el tercer lugar con 7,53% sufragios, también sacan un 7,22% el peronista Frente Primero Jujuy (FPJ); un 6,51% el radical-kirchnerista Frente Todos por Jujuy (FTJ); un 5,36% el peronista disidente Frente Unidad para la Victoria (FUpV); y un 5,06% el partido progresista Valores Ideas y Acciones (VIA).

En último lugar, y con un 3,02%, se ubica el Frente Con Toda el Alma (FCTA), un partido provincial pro vida y conservador.

Si bien los diputados nacionales se votarán a fin de año junto con las elecciones legislativas nacionales, la Legislatura jujeña ya quedó conformada luego de estas elecciones.

El resultado electoral es inapelable, el FCJ ganó contundentemente las elecciones y vamos a incorporar más legisladores en la Cámara de Diputados”, dijo anoche Morales, quien felicitó a los candidatos y saludó al pueblo jujeño “por su participación democrática” este domingo.

En estos comicios se renuevan 24 bancas de la Cámara de Diputados local, además de la mitad de los cargos en Concejos Deliberantes de 26 municipios y de 31 comisiones municipales, siendo Jujuy la segunda provincia, luego de Misiones, que celebró elecciones el 6 de junio.

Con un piso del 8% para ingresar, el FIT se quedó por primera vez sin representación legislativa, ya que sus 4 legisladores iban a reelección y ninguno logró entrar.

De los 24 legisladores que renovaban bancas, Juntos por el Cambio logró quedarse con 18, y el kirchnerismo obtuvo 6. Sumadas a las 8 que Cambiemos y el kirchnerismo mantenían de la elección pasada, más 4 para el frente Primero Jujuy, 3 para Todos por Jujuy y 1 independiente, la conformación de la Legislatura quedó de la siguiente manera, con mayoría simple de JxC.

Argentina

Martín Guzmán renunció al Ministerio de Economía mientras lo criticaba Cristina Kirchner en Ensenada

Publicado

en

Como anticipó La Derecha Diario este viernes, el ministro más cercano a Alberto Fernández renunció al cargo con una carta que se publicó mientras hablaba la vicepresidente.

Mientras la vicepresidente Cristina Kirchner hablaba en Ensenada por el aniversario de la muerte de Juan Domingo Perón, y volvía criticar el rumbo económico adoptado por la presidencia, Guzmán anunció su renuncia al Ministerio de Economía.

Guzmán eclipsó el discurso de Cristina y su tweet se ganó la atención de los dirigentes del Frente de Todos que asistieron a Ensenada: “Con profunda convicción y la confianza de mi visión sobre cuál es el camino que debe seguir la Argentina, seguiré trabajando y actuando por una Patria más justa, libre y soberana“, escribió Guzmán en su cuenta donde adjuntó una larga carta de seis carillas.

En la misma, hace un repaso de los 30 meses en que se desempeñó al frente del Ministerio de Economía señalando los logros en la negociación de la deuda en la que insiste que se pudo acordar con el Fondo Monetario Internacional sin necesidad de realizar políticas de ajuste, aunque realizó un masivo ajuste a través de licuación de salarios y subsidios por la inflación.

En su extenso texto de renuncia, de 7 carillas, Guzmán recuerda que “desde el día en que los argentinos y las argentinas percibimos que usted podía llegar a ser el Presidente de la Nación, busqué ser su ministro de Economía” y caracteriza aquel momento como “tiempos muy difíciles” en los que dice “sentía que mi responsabilidad con la Patria, con mi pueblo y con mi familia era aportar a la construcción de una salida a la crisis económica que vivía el país”.

Sin embargo, poco más adelante Guzmán reconoce una temprana frustración. “La primera vez que le hablé a la Argentina como ministro de Economía de la Nación, conté que nuestro objetivo era tranquilizar la economía. Puede que a varios ese concepto no les genere demasiado entusiasmo, pero a mí siempre me pareció (y me parece) que tranquilizar la economía constituiría una verdadera épica”, señala.

La renuncia de Martín Guzmán viene tan solo un mes después de la salida de Matías Kulfas, la otra cara de la moneda de la dupla que había puesto Alberto Fernández al frente de la economía. La Derecha Diario había anticipado que después del acto de hoy, Guzmán se iría de la cartera.

Cristina se reunió con Carlos Melconian la semana pasada, y desde entonces la salida de Guzmán empezó a resonar en las conversaciones con los funcionarios del Frente de Todos. La vicepresidente le habría pedido a Melconian que le arme un equipo con “linda imagen” para los mercados.

Los nombres que más suenan son Emmanuel Álvarez Agis, Martín Redrado, o el propio Melconian. Lo que no hay dudas es que el nombre saldrá de una reunión entre Alberto Fernández, Wado de Pedro y Sergio Massa, estos últimos dos como emisarios de Cristina.

Seguir Leyendo

Argentina

Masacre en el Comedor: Multitudinaria marcha en el Congreso para que se haga justicia por el atentado terrorista de Rodolfo Walsh

Publicado

en

Unos 1500 personas homenajearon a las víctimas y reclamaron que se quite el nombre de Rodolfo Walsh de la estación de subte E por ser el ideólogo de la masacre que ocurrió a pocas cuadras.

A 46 años del atentado más sangriento de la historia del terrorismo doméstico en Argentina, y pocas semanas después de que la Cámara Federal reabra la causa, diversas organizaciones sociales, grupos de jóvenes, familiares, y ciudadanos en general, se movilizaron en la zona de Congreso para conmemorar a las víctimas de la denominada “Masacre en el Comedor” perpetrada por Montoneros bajo la dirección del líder terrorista Rodolfo Walsh.

Los participantes marcharon este sábado desde la estación Rodolfo Walsh de la línea E de subte, que homenajea injustamente a quien fue el ideólogo del brutal ataque terrorista, hasta el lugar donde se produjo el atentado, en la ex Superintendencia de Seguridad, en Moreno al 1400.

Los manifestantes recordaron a las víctimas del atentado de Montoneros y aplaudieron la reapertura de la causa ordenada por la Cámara Federal, para que se investigue y juzgue a los responsables, y poder finalmente cerrar ese capítulo tan oscuro de la historia argentina.

Además, en la marcha se pidió que se instalen placas recordatorias de los 23 muertos por la bomba y se retire el nombre de Rodolfo Walsh de la estación de subte que lo recuerda.

Bajo la consigna “El ideólogo y la masacre. Marcha contra la impunidad”, la movilización buscó concientizar sobre “el intento de invisibilización de este y otros atentados cometidos por Montoneros y otras organizaciones armadas”, y se pidió a su vez que se retire el nombre de Walsh del Parque de la Memoria.

El punto de encuentro fue la estación Rodolfo Walsh, uno de los símbolos de los impropios homenajes y reconocimientos que los perpetradores de estos crímenes reciben hasta el día de hoy de parte de la dirigencia política y referentes culturales.

A lo largo de la marcha se escucharon relatos y datos sobre lo sucedido, con voces de familiares que siguen sufriendo hasta el día de hoy por la impunidad que gozan sus victimarios. Frente a la sede de la ex Superintendencia de Seguridad, se leyó el Manifiesto del 2 de Julio, un documento firmado por AfaVitA, la Asociación de Familiares y Amigos de Víctimas del Terrorismo en Argentina y la Comisión de Homenaje a Policías y Ciudadanos Muertos por la Violencia, con la adhesión de más de 30 entidades de todo el país.

Manifiesto del 2 de Julio

Las organizaciones convocantes denunciaron que “el Estado transformó la noble causa de los derechos en mera ideología, al servicio de la construcción de un poder perverso, cimentado en la siembra de discordia, la colonización de la justicia y la confiscación de la República”.

Hemos dejado de manifiesto cómo la clase dirigente argentina sigue pisoteando la memoria y la dignidad de las víctimas al homenajear al ideólogo de la masacre que dejó a los 23 muertos que hoy recordamos con nuestras pancartas”, dice el texto.

Y advierte: “Estamos hartos y ya no vamos a quedarnos callados ante esta afrenta repugnante. No hay ninguna razón de bien público, ninguna consideración ajustada a los intereses del país que justifique la imposición de la mentira desde el Estado, la impúdica falsificación de la historia, la repugnante transformación de asesinos y terroristas en héroes y el cruel e inhumano silenciamiento de sus víctimas inocentes”.

En ese sentido, se anunció que la marcha se repetirá cada 2 de julio en homenaje a las víctimas y se dejó en claro que cada año se pedirá por la remoción del nombre de Rodolfo Walsh de la estación de subtes línea E, por la remoción del monumento erigido en el Parque de la Memoria a los autores de este atentado y la instalación de placas que recuerden a las víctimas de esta masacre, hasta que el Estado lo haga.

Seguir Leyendo

Argentina

A 92 años del nacimiento de Carlos Menem: Las claves de la presidencia que salvó la economía argentina

Publicado

en

Al día de hoy el ex-mandatario cumpliría 92 años, y es recordado por las grandes transformaciones que aplicó durante su mandato, eliminando la inflación, recuperando servicios públicos, y reduciendo la pobreza.

Un 2 de julio de 1930 nacía en la Rioja Carlos Saúl Menem, un símbolo de la década de los noventa y principal impulsor de las reformas económicas y políticas que llevaron a la modernización del país.

El expresidente cumpliría 92 años el día de hoy, y con motivo del aniversario de su natalicio el Partido Justicialista de la Rioja inaugurará una biblioteca partidaria para recordarlo.

El programa para liberalizar Argentina

Como explica Domingo Cavallo en su libro “Historia Económica de la Argentina”, Menem se propuso llevar adelante un profundo programa de reformas económicas, influenciado por personalidades como Álvaro Alsogaray y Bernardo Neustadt, y asesores del sector empresarial.

Por ejemplo, los dos primeros ministros de Economía de Menem fueron elegidos por la multinacional argentina Bunge & Born, quienes le garantizaron en un principio el apoyo del sector privado a cualquier reforma que quisiera impulsar para calmar la hiperinflación.

Tras las medidas tomadas bajo el llamado “esquema Bunge & Born“, y los sucesivos programas de Erman González, el Gobierno menemista logró cambiar el paradigma económico que imperaba en Argentina.

Sin embargo, Menem no lograría la estabilidad monetaria hasta la Ley de Libre Convertibilidad, sancionada en 1991 por el novedoso ministro Domingo Cavallo, quien había servido como Canciller los primeros dos años, consiguiendo el apoyo del sector empresarial extranjero.

Crecimiento de la economía e inflación mensual.

A tan solo pocos meses del lanzamiento de la Convertibilidad, en noviembre de 1991 el presidente Menem impulsaba el famoso decreto 2.284 de desregulación, una histórica reforma sobre la economía que terminaba con 45 años de controles de precios y salarios.

El decreto suponía la erradicación total de todas las restricciones sobre la oferta y demanda de bienes y servicios, incluyendo el término de las limitaciones cuantitativas sobre importaciones y los cupos para las exportaciones.

El éxito arrollador del modelo económico dejó en evidencia el fracaso de las teorías económicas heterodoxas y, por primera vez en décadas de atraso, quedaba en evidencia que la inflación era un fenómeno exclusivamente monetario. La Convertibilidad terminó con la inflación en cuestión de meses, una situación que perduró hasta su derogación a principios del 2002.

Crecimiento de la economía, mercado laboral y reducción de la pobreza

Argentina no solo había recuperado la estabilidad de precios, sino que lo hizo mediante una regla creíble para los agentes y aplicando un “shock” que recuperó la moneda nacional. La Convertibilidad fue el ancla para una serie de reformas que expandieron el nivel de actividad económica, y se logró dejar atrás casi dos décadas completamente perdidas en materia de crecimiento.

Menem fue un componente crucial en promover las reformas liberales a los miembros de su partido, y el peronismo terminó votando a favor en el Congreso de la gran mayoría de las medidas de Cavallo, con el radicalismo como oposición. Bajo la influencia de Menem, el justicialismo contempló el panorama internacional y decidió avanzar en la misma dirección.

La erradicación de la inflación permitió una mejora notable para la calidad de vida de los trabajadores. El salario real promedio, que se había hundido por casi dos décadas de estanflación, subió un 44,3% entre 1991 y 1999. Se alcanzó una recomposición salarial que no se veía desde el tercer peronismo en los 70s.

Salario real y tasa de empleo.

De la misma manera en que ocurrió tras el fin y la reestructuración de las economías planificadas, la reforma económica en Argentina produjo un impacto inicial en el mercado laboral, que debía enfrentar una etapa de reasignación de factores para converger a una economía de mercado abierta y moderna.

En este esquema, las iniciativas del menemismo a la hora de consolidar la flexibilización laboral fueron insuficientes, y esta es una autocrítica compartida por ex funcionarios como Roque Fernández, Domingo Cavallo, Caro Figueroa, y el mismo Menem.

Aun así, antes de la llegada del “Efecto Tequila” y hasta 1994, el aumento en la tasa de desocupación se produjo por un gran aumento en la población económicamente activa (PEA), principalmente mediante la incorporación de la mujer al mercado laboral, algo sumamente positivo al largo plazo.

El empleo creció entre 1990 y 1993, y posteriormente volvió a crecer entre 1996 y 1998. Las reformas a partir de 1996 lograron impactar enormemente la elasticidad entre crecimiento del empleo y crecimiento del PBI.

A partir de 1996 la respuesta del empleo ante cambios positivos en el PBI fue drásticamente superior al registrado en la primera parte del programa económico, y desde 1998 las caídas en el PBI produjeron caídas sustancialmente menores en la tasa de empleo en relación a la recesión de 1995. Aún siendo insuficientes, esto permite medir el grado de efecto de las reformas laborales liberalizadoras.

A su vez, se produjo una histórica reducción en el nivel de pobreza. Según las estimaciones de la UCA y utilizando los mismos estándares que se usan hoy, la pobreza había pasado del 68,1% en el segundo semestre de 1989 a 36% a fines de 1999, una reducción de más de 30 puntos porcentuales. Incluso se alcanzó un mínimo de 22% en 1994.

Pobreza entre 1980 y 2016. Fuente: Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA.

La reforma del Estado y las privatizaciones

La Ley de Reforma del Estado, llevada adelante en 1989, permitió la privatización masiva de empresas estatales deficientes y redujo fuertemente el tamaño del Estado. La privatización permitió sanear las cuentas del sector público, pues se erradicó el déficit de casi 6 puntos del PBI que mantenían sus empresas

Las pérdidas siderales de las empresas públicas dejaron de trasladarse al bolsillo de los argentinos. Los cambios introducidos permitieron una histórica reducción en la cantidad de empleo público en la esfera nacional, y se redujeron fuertemente los gastos para el funcionamiento del Estado.

El impacto sobre los servicios prestados fue extraordinario. Argentina recuperó y rediseño su sistema de telecomunicaciones, con ventajas que todavía llegan hasta el día de hoy. Las líneas telefónicas se duplicaron en 9 años, y las de telefonía móvil se multiplicaron por 48. Sin las reformas del Estado, la innovación de la telefonía celular hubiera llegado una década más tarde a Argentina.

La privatización del sistema energético permitió terminar con los recurrentes cortes de luz generalizados que se vivían en la década de 1980, afectando incluso a hospitales. La producción de energía volvió a crecer, y las tarifas solamente aumentaron un 9,2% en 10 años.

Otros rubros, como los servicios de agua potable, incluso disminuyeron sus costos tarifarios a partir de la privatización. Este fue el caso de AYSA, cuyas tarifas se redujeron un 14,3% entre 1993 y 1999.

La producción de petróleo aumentó un 52,4% entre 1992 y 1998, mientras que la producción de gas aumentó más de un 60%. Estas cifras no se veían desde la apertura petrolera llevada a cabo por Frondizi, 30 años antes.

La privatización de los ferrocarriles eliminó a una gran cantidad de ramales poco rentables para el sector privado, pero aun así supuso un incremento del 107,6% en la cantidad de pasajeros transportados en diez años, así como un aumento del 100% en la carga productiva transportada (medida en miles de toneladas) en el mismo período.

Seguir Leyendo

Tendencias