Seguinos en redes

Argentina

¿De qué sirve tener una aerolínea de bandera estatal quebrada? El caso argentino es único en el mundo, a pesar del relato kirchnerista

A pesar de las creencias en torno a las aerolíneas de bandera a lo largo del mundo, el caso argentino dista mucho de parecerse a lo que ocurre en los países desarrollados.

Publicado

en

En medio del llamado “Operativo Moscú“, que no es más que un viaje en avión a Rusia para buscar contenedores con las dosis de la vacuna rusa, el kirchnerismo construyó una épica entorno a que el país tenga su propia “aerolínea de bandera” y que ésta sea pública y manejada por la política

En los medios oficialistas se habló del “vuelo por la vida” a la hora de referirse al viaje que llevó a cabo Aerolíneas Argentinas (AR), sin mencionar que la empresa estatal pierde 2,5 millones de dólares por día y le cuesta a las clases más bajas miles de millones de pesos todos los años.

Aerolíneas, estatizada por Cristina Kirchner en 2008, ni siquiera satisface una necesidad que el mercado no estaba ofreciendo. En aquella época, había otras 5 aerolíneas operando los mismos tramos que AR y hoy, con la aparición de las low-cost, hay 12 empresas que operan las mismas líneas de cabotaje y 32 que hacen vuelos internacionales.

Tener una empresa estatal haciendo tramos que otras empresas ya hacen, y lo hacen de manera más eficiente sin perder millones de dólares en cada viaje, no tiene sentido ni económico ni social; por lo tanto, sólo puede explicarse desde la política.

Las “aerolíneas de bandera” se hicieron populares durante las décadas de 1940 y 1950 a partir de la inversión estatal (directa o indirecta), en un contexto de tensión bélica internacional y altos costos logísticos y de capital para el desempeño de una actividad relativamente novedosa para la época.

Sin embargo, 80 años después, luego de la globalización económica y el desarrollo tecnológico, casi ningún país del mundo mantiene tanta injerencia en sus empresas aeronáuticas. Uno de los pocos que mantiene esta retorica es el Gobierno argentino, que está empeñado con mantener el camino que el mundo tenía en el siglo XX.

Ad

A partir las décadas de 1980 y 1990, con la privatización de los servicios, la modernización y la desregulación internacional de los mercados, se generó un boom en las aerolíneas y el panorama mundial cambió para siempre.

Contrario a lo que sugiere el kirchnerismo, los países desarrollados mantienen vigentes sus aerolíneas insignias, pero estas permanecen en manos privadas

Esto no le quita ningún tipo de patriotismo a las mismas y de hecho le da más orgullo a sus ciudadanos poder viajar en una aerolínea de calidad, operada por personas de ese país con buenos sueldos, mientras es nacional.

Un recorrido de las principales “aerolíneas de bandera” del mundo dan una idea de esto: ni la británica British Airways, la española Iberia o la irlandesa Aer Lingus se mantiene bajo control estatal. Si bien operan de forma “nacionalizada” en cada uno de sus respectivos países, su control le corresponde al grupo IAG (International Airlines Group), de capital privado

Su capitalización y sus costos no son cargados a los ciudadanos británicos, españoles o irlandeses, a diferencia de lo que ocurre en Argentina, la cual es controlada 100% por el Gobierno y funciona íntegramente con los impuestos de los argentinos.

Otro ejemplo es el caso de la empresa alemana Lufthansa. La empresa fue refundada en 1953 (después de haber sido parte del aparato estatal bélico) y fue totalmente privatizada en 1997. Aun así, es considerada una aerolínea de bandera por excelencia, y una de las compañías más grandes dentro de la Unión Europea.

Después está el caso de países como Holanda o Francia (KLM y AirFrance respectivamente), que acordaron fusionar sus empresas en 2004, y solamente retuvieron un 14% de la participación accionaria cada uno. El resto quedó en manos de inversores privados y su gestión es totalmente privada.

Ad

Desde el Instituto Patria y desde los pasillos de C5N se trata de bajar línea sobre cómo debe encararse el relato entorno a Aerolíneas Argentinas, que lleva casi un año parada por el coronavirus y un déficit de 900 millones de dólares sólo en 2020. 

El kirchnerismo quiere justificar su errática política de cielos cerrados y centralismo en una empresa estatal quebrada, pretendiendo comparar el caso argentino con el alemán, cuando Lufthansa, si bien recibió subsidios del gobierno de Merkel tanto en las crisis de 2008 como en la de ahora por el coronavirus, su gestión y su financiación es directamente la opuesta a la de Aerolíneas.

En todo el período de pandemia, la épica socialista del Gobierno aseguraba que, sin una aerolínea estatal, el país perdería su “seriedad” y dejaríamos de seguir la corriente presente en el mundo. Santiago Cafiero llegó incluso a catalogar de “evento histórico” el despegue de un avión con rumbo a Rusia.

Pero esto no se basa en la realidad. Tanto en América Latina como en Europa, Medio Oriente o Asia, la participación de los Estados en el negocio de las aerolíneas es un elemento del pasado. Quitando a Venezuela o algún caso en el continente africano, el despilfarro injustificado con Aerolíneas Argentinas no tiene comparación.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Los radicales presentaron un proyecto para ilegalizar la portación de armas blancas, en camino opuesto a lo que pide la población

Publicado

en

El diputado Juan Martín, de la UCR, presentó un proyecto para prohibir la portación de cuchillos, armas de goma o réplicas.

Encabezados por el diputado santafesino Juan Martín, un grupo de diputados de la UCR presentó un proyecto de ley que propone modificar el Código Penal con el objetivo de tipificar y sancionar la portación de armas blancas.

La iniciativa va en dirección opuesta a lo que pide la población, que aclama por una mayor flexibilidad en la portación de armas de fuego para poder defenderse de la crisis de inseguridad que atraviesa Argentina.

Los radicales proponen incorporar al Código Penal de la Nación que quien porte armas blancas u objetos cortantes o contundentes, será reprimido con prisión de 6 meses a dos años de prisión y multa de $50.000 a $100.000. Igual pena corresponderá a quien suministre estas armas a menores de 18 años.

Además, el texto establece que la tenencia de forma desenfundada o con la hoja desprotegida de armas blancas será reprimida con prisión de 1 a 3 años de cárcel, y multa de $100.000 a $250.000.

Nuestro Código Penal tiene más de 100 años: los tiempos exigen que actualicemos las normas y nos hagamos cargo. No puede ser que cualquiera pasee con un cuchillo por la calle y no pase nada“, aseguró el diputado Martín en la presentación.

La Policía y la Justicia deben hacer su trabajo, pero necesitamos herramientas claras en nuestra legislación. No son momentos de mirar para el costado. Hace falta determinación y firmeza”, explicó el autor del proyecto.

Esta afirmación es falsa, y la Policía actualmente tiene la facultad de detener a cualquier persona en concepto de la Ley 23.950, la cual establece la detención por averiguación de identidad. No necesita de ninguna proscripción de armas blancas para poder detener a una persona que tenga empuñada un cuchillo.

Los requisitos para detener a una persona en estos casos son: que haya circunstancias debidamente fundadas que hagan presumir que alguien hubiera cometido un delito o pudiere cometer y no acredite fehacientemente su identidad. La detención no podrá excederse por más de 10 horas y el detenido no podrá estar incomunicado.

El proyecto de ley es incluso más difícil de justificar de esta manera, ya que también propone una sanción a quienes porten armas de aire o gas comprimido, ballesta o similares, como también réplicas con arma de fuego. Cabe la pregunta entonces, ¿qué delito podría cometer una persona con un arma falsa?

La legislación llevará entonces a la creación de licencias para la portación de elementos cortantes que se entregarían por motivos de profesión, oficio o actividad. Por ejemplo, un carnicero debería sacar una licencia para poder ostentar un cuchillo en su comercio que da a la vía pública.

Proyecto de Ley

La iniciativa también cuenta con la firma de los legisladores María Luján Rey; Gabriel Chumpitaz; Mario Barletta; Manuel Aguirre; Lisandro Nieri; Pamela Verasay; Jimena Latorre; Lidia Ascárate; Aníbal Tortoriello; Gustavo Bouhid y Martín Berhongaray.

Seguir Leyendo

Argentina

Un borocotazo en Salta complica el armado nacional de Juntos por el Cambio

Publicado

en

El diputado salteño y olmedista, Juan Carlos Zapata, abandonó Juntos por el Cambio para sumarse a un nuevo frente liderado por un diputado de La Campora.

Carlos Zapata

Tras las recordadas migraciones de los diputados Ávila, Carambia y Ansaloni, que saltaron de Juntos por el Cambio (JxC) al kirchnerismo tras la victoria de Alberto Fernández en 2019, la política salteña se vio sacudida esta semana por el “borocotazo” del diputado nacional Carlos Zapata, quien abandonó la coalición opositora (había sido electo diputado hace apenas dos años por JxC), para sumarse a una nueva formación provincial liderada por el diputado de La Cámpora, Emiliano Estrada.

Estrada fue ministro de Juan Manuel Urtubey hasta 2019, y ese mismo año acompañó como candidato a vicegobernador del Frente de Todos al líder del cristinismo salteño, Sergio “El Oso” Leavy, quién perdió dicha compulsa con el actual gobernador Gustavo Sáenz.

Ambicioso y con buena llegada a la familia Kirchner, el candidato que hoy apoya Zapata supo ser mano derecha de Eduardo “Wado” De Pedro en el Ministerio del Interior, cargo que abandonó en 2021, justamente para competir contra Zapata por un lugar en la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que el fragor de la última campaña entre Zapata y Estrada quedó en el olvido y hoy se muestran juntos y decididos a capturar el voto de los kirchneristas duros, que no aprueban la gestión de Sáenz.

Boleta de Estrada en las elecciones legislativas de 2021

Este martes se realiza el lanzamiento oficial de la nueva formación, que reúne a otras viejas caras de la “casta” política salteña, como la kirchnerista Cristina Fiore, el radical de izquierda Rubén “Chato” Correa, el ex diputado Fernando Biella, y el ex dirigente del PRO, Martín Grande, que en agosto abandonó el bullrichismo para sumarse al equipo de Horacio Rodríguez Larreta, y ahora abandona a éste para apoyar al candidato ultra-K.

Lo más llamativo del “garrochazo” de Zapata radica en que su apoyo al candidato de La Cámpora ocurre en el mismo momento en que su jefe político, Alfredo Olmedo, hace esfuerzos denodados para asegurarse la franquicia de Javier Milei en Salta, e incluso ha gastado un dineral para pintar toda la provincia con el lema Milei-Olmedo.

Según se especulaba ayer en los medios salteños, el sorpresivo pase de Zapata podría obedecer a un pedido del ex gobernador, Juan Carlos Romero, quien buscaría debilitar así a JxC en el plano local, para mejorar las chances de reelección de su hija Bettina, intendente de Salta que hoy aparece hundida en las encuestas tras una pésima gestión.

En el oficialismo salteño festejaron la movida, en tanto, por entender que el quiebre de JxC le da aire también a Gustavo Sáenz, quién viene golpeado tras una gestión tan carente de logros como la de su antecesor Juan Manuel Urtubey.

Seguir Leyendo

Argentina

Ante las presiones y las movilizaciones en su contra, Maduro canceló su viaje a la Argentina

Publicado

en

El dictador venezolano se asustó de las protestas que los venezolanos argentinos estaban organizando para protestar su visita a Buenos Aires.

El sanguinario dictador venezolano Nicolás Maduro canceló su viaje a la Argentina donde había sido invitado por el presidente Alberto Fernández para participar de la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El líder chavista denunció un “plan de la derecha neofascista” para convocar movilizaciones en su contra en Buenos Aires y que estas protestas “amenazaban contra su vida“.

Además, aunque no lo dijo, la realidad que sobre su cabeza pesa una orden de captura del Departamento de Justicia de los Estados Unidos con una recompensa por US$ 15 millones de dólares, y la Policía Federal Argentina (PFA), como parte de Interpol, tiene el deber de capturarlo de pisar suelo argentino.

Si bien Alberto Fernández había dado la deplorable orden de no arrestarlo como la ley demanda, todo indica que los asesores de Seguridad del chavismo le recomendaron no realizar el viaje.

Maduro denunció que la oposición argentina elaboró un “plan extravagante” en su contra. “Pretenden montar un show deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional“, subrayó en un comunicado publicado por el régimen socialista.

“Así buscan contribuir a la campaña de descrédito -ya fracasada- que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericanoañade. Por ese motivo, el dictador venezolano tomó “la decisión responsable” de enviar al canciller, Yván Gil, “como jefe de delegación con las instrucciones de llevar la voz del pueblo de Venezuela”, y “no ir en persona“.

Hemos sido informados de manera irrebatible de un plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el presidente”, advirtió Maduro, en referencia a las masivas protestas que se estaban organizando en Buenos Aires por su visita.

Como Estado fundador de la Celac, Venezuela desea cuidar el éxito de este principal mecanismo de unión e integración regional a favor de nuestros pueblos”, concluye el escrito, mientras que agradece al presidente argentino Alberto Fernández por la invitación.

Seguir Leyendo

Tendencias