Conecte con nosotros

Argentina

El economista liberal Roberto Cachanosky se acerca a Cambiemos: le preguntamos todo sobre su futuro en la política

El economista liberal pudo contestarnos algunas preguntas acerca de su reciente acercamiento al espacio de Cambiemos. Aseguró que “solo esta dialogando” y que “no le interesa un cargo en diputados”.

Publicado

en

El economista liberal Roberto Cachanosky, quien supo criticar duramente a Cambiemos mientras eran Gobierno, sorprendió el lunes pasado cuando aseguró que se encontraba dialogando con el PRO, durante una entrevista en el programa de TN “Desde el Llano”.

Allí, el economista primeramente habló sobre algunas de las controversiales medidas tomadas durante el Gobierno de Fernández, como la quita de fondos a CABA. “Esto para el Gobierno es una gota de agua dentro del desastre económico que tiene. El Estado tiene acumulado hasta octubre un déficit de casi 2 billones de pesos. ¿Alguien se puede imaginar que con los 80 mil millones que le saquen a la Ciudad va a cambiar algo? Lo hacen para ver cómo molestar a Rodríguez Larreta“, explicó.

Mas adelante, habló acerca de su acercamiento a Cambiemos y que empezó a dialogar con dicho espacio. Quiero ver si realmente hay una idea de cambiar de rumbo dejando atrás todo lo que se hizo en el pasado. Tengo 40 años de profesión y mi único capital es mi nombre, y eso lo tengo que cuidar como si fuera oro. Hay que hablar mucho realmente“, dijo Cachanosky.  

Acá podés ver su participación completa en el programa:

Ad

Desde La Derecha Diario nos comunicamos con Cachanosky para hacerle algunas preguntas al respecto, y esto fue lo que nos dijo:


Usted ha advertido muchas veces sobre una posible crisis para 2021 debido a la política económica de este gobierno. ¿Cree que esa crisis mejora las chances electorales de JxC? ¿Le gusta la idea de ser diputado de un bloque opositor consolidado?

– “Obviamente que una crisis económica siempre perjudica al gobierno de turno y presenta desventajas, para poder avanzar en el tema electoral. Ya le pasó a Cambiemos y le pasó a muchos otros gobiernos que perdieron las elecciones a medio termino porque se les complicaba la situación económica. Le pasó a De la Rúa, le pasó a Alfonsín, le pasó al mismo Macri. De manera que siempre una situación económica complicada dificulta las situación del Gobierno.

Sobre la idea de ser diputado en un bloque opositor, la verdad que lo que menos tengo son intenciones de discutir si voy a ser candidato o no. Lo primero que me interesa discutir es que es lo que vamos a hacer con la economía del país y otros aspectos, como para sacar a Argentina de la decadencia. No es mi vocación discutir en este momento y tal vez más adelante lo discutiremos; como cargos en la lista de diputados, si voy a ser diputado o no voy a ser diputado. Antes de hacer nada, hay que debatir otra cosa, que es cuales son la mínimas política públicas que hay que aplicar en la Argentina en caso de que gane Cambiemos y en caso de que yo colabore con ellos para que Argentina salga adelante. La gente está preocupada por si voy a ser candidato o no, y yo estoy preocupado por discutir qué hay que hacer para sacar a la Argentina adelante.

Usted ha sido muy critico de Cambiemos y del gobierno de Macri por sus errores de gestión. ¿Ve que tienen una intención de cambio en su filosofía desde que perdieron en 2019? ¿Un recambio de figuras?

– “Lo que estuvimos conversando con ellos es que ven que cometieron errores en la gestión económica anterior y lo que quieren aparentemente es cambiar de rumbo, por eso me convocaron para dialogar. La verdad es que lo que estamos haciendo es ir hablando y conversando, yo voy presentando mis ideas y vamos yendo, vamos andando. Ahora el punto es, durante cuatro años los liberales estuvieron protestando porque Cambiemos no le prestaba atención a las propuestas que hacían. Ahora que llaman ¿no hay que darle bolilla porque como cometieron en el pasado los errores, ahora no hay que prestarles atención? Me parece una actitud de necios.” 

Yo lo que estoy planteando es debatamos primero cuáles son las políticas públicas mínimas que hay que aplicar para sacar a la Argentina de la decadencia. Esas políticas públicas mínimas tienen que orientarse hacia un liberalismo clásico. Si ellos están dispuestos a adoptar ese tipo de políticas e incluso a colocar candidatos a legisladores y de lista que incluyan ese tipo de pensamiento, o sea, se adopten esas políticas, gente que comparta la visión general de ese tipo de cosas, me parece fantástico. Todavía estamos hablando y tengo que ver, no conozco tanto las internas de Cambiemos. Mientras tanto, sigo dialogando. La Argentina necesita que dialoguemos como sacar el país adelante, no estar debatiendo si uno es paleolibertario, anarcocapitalista, minarquista o libertario. Hay que discutir cómo hace para sacar la Argentina adelante y a los K.

Ad

Usted dijo que está analizando la propuesta de Cambiemos: ¿Cuáles son los factores que pueden hacer que se decida a meterse en política? ¿De hacerlo, lo haría seguro con JxC o podría hacerlo desde otro espacio?

– “No sé si voy a hacerlo con Cambiemos. No veo otra opción hoy desde el punto de vista político para poder, no veo ningún otro espacio liberal que se haya organizado seriamente o que tenga gente que represente en serio el liberalismo. Una cosa es ser artista de Maipo y otra cosa es representar en serio las ideas liberales en términos del respeto, por ejemplo, al que piensa diferente. Yo no creo que las ideas liberales o la revolución liberal, se pueda hacer a los insultos por Twitter, punto número 1. Punto número 2, yo diría que los factores que pueden o que tienen que influir en que yo entre o no entre en política es que se acepten esas propuestas, y que el grueso de JxC se alineen en esas propuestas y en esas ideas. En el peor de los casos, yo podría colaborar tratando de evangelizar dentro de Cambiemos respecto a las ideas liberales, que son mucho mejores que las progresistas que tuvieron hasta ahora.

Lo que tienen que entender en Cambiemos es que no va más eso de estar revoleando planes sociales, de decir “el Estado te cuida”, y tienen que empezar a hablar de la cultura del trabajo, de traer inversiones, de reformar el Estado, de hacer una reforma monetaria, de la reforma fiscal, de una reforma impositiva. Hay todo eso. El gran lineamiento general es volver a la cultura del trabajo y el Estado no tiene que estorbar a la gente que produce. En vez de decir “el Estado te cuida”, tiene que decir “el Estado no te va a estorbar en producir y crear riqueza”. ¿Dónde hacerlo? Por ahora estoy dialogando con la gente de Cambiemos. E insisto, no veo ninguna, absolutamente ninguna otra opción de partidos políticos organizados seriamente o de personajes que representen esas ideas que tengo en la cabeza.

¿Cómo evalúa la interna de JxC con respecto a los aspectos económicos? ¿Cree que una visión liberal es posible?

– “Francamente, no conozco las internas de Juntos por el Cambio. Eso se va a ver y por eso hasta ahora no hay nada decidido, simplemente diálogo. Paso a paso, vamos viendo si se puede o no se puede avanzar en ese aspecto. Y nada mas. O sea, no conozco ni la interna ni sé si voy a cambiar toda la interna de Cambiemos. De manera que por ahora solo estoy intentando entrar en un diálogo para marcar un rumbo económico, rumbo político, un rumbo de valores que tienen que imperar en un gobierno si quiere sacar la Argentina adelante. Si logramos esa masa crítica dentro de Cambiemos para que se pueda hacer, puedo llegar a participar, pero la condición es debatir eso. No un cargo en Diputados. Insisto, mi objetivo es, y esto quiero remarcarlo, debatir cómo solucionar los problemas de la larga decadencia argentina y no un cargo en la lista de diputados.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Al final te salva el mercado: Vizzotti pidió ser operada en el Sanatorio Otamendi por apendicitis

Publicado

en

La ministra de salud, que inmortalizó la frase “te salva el Estado, no el mercado”, pidió ser operada en una clínica privada tras sufrir una descompostura por apendicitis.

La Ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, tuvo que ser trasladada de urgencia desde Mar del Plata, donde estaba participando esta mañana de las reuniones del Consejo Federal de Salud (Cofesa) con los titulares de las carteras sanitarias del las 24 jurisdicciones, cuando sufrió una descompostura.

Los médicos dijeron que sospechaban de un cuadro de apendicitis y la derivaron a la Capital Federal. En ese momento los argentinos se enteraron de una noticia preocupante.

La ministra que basó toda su vida política reivindicando la salud pública, inmortalizando la frase “te salva el Estado, no el mercado”, pidió ser ingresada en el Sanatorio Otamendi, una clínica privada en la Ciudad de Buenos Aires, ya que su médico de cabecera trabaja en el sector privado y atiende allí.

Según trascendió en los medios, Vizzotti se atendió toda su vida en el Otamendi, a pesar de que en frente del Sanatorio está el Hospital Clínicas, un hospital público que depende de la Universidad de Buenos Aires, que tanto reivindica su gobierno. A tan solo tres cuadras, está el Hospital Rivadavia y a otras 2 cuadras, el Hospital Fernández. ¿Por qué no se atendió en uno de estos?

Según informó el Ministerio de Salud, Vizzotti será intervenida quirúrgicamente por cirujanos del sector privado este martes por la apendicitis, y estará todo el día de mañana en rehabilitación.

Carla Vizzotti asumió en el Ministerio de Salud de la Nación el 20 de febrero de este año tras la renuncia de Ginés González García por la Vacunación VIP. Antes se había desempeñado como Secretaria de Acceso a la Salud en el equipo de González García, con funciones de viceministra.

La funcionaria kirchnerista demostró en carne propia que cuando tu vida está en juego, te salva el mercado, no el Estado.

Seguir Leyendo

Argentina

Condenan a ex ministra del kirchnerismo a 3 años de prisión por malversación de fondos

Publicado

en

La ex funcionaria a cargo de Ambiente y Desarrollo Sustentable está actualmente radicada en Miami, Estados Unidos, donde le llegó la noticia de su condena por haber utilizado fondos públicos para pagar sus gastos personales.

La ex Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable entre 2006 y 2008, Romina Picolotti, fue encontrada culpable por el delito de fraude contra la administración pública. La exfuncionaria kirchnerista fue condenada a tres años de prisión y también se dictó su inhabilitación a perpetuidad para ocupar cargos públicos. Para la Justicia, quedó demostrado que pagó gastos personales con fondos estatales.

El fallo conocido ayer por la tarde fue dictado por el Tribunal Oral Federal 6, que integran los jueces Sabrina Namer, Néstor Costabel y Rodrigo Giménez Uriburu. El TOF 6 falló en línea con el fiscal Diego Luciani, quien había pedido una pena de tres años y nueve meses de prisión.

Para la fiscalía, Picolotti, pese a pedir su absolución, no pudo acreditar “los cuantiosos gastos” que se le imputaron. De acuerdo a los cálculos brindados en la audiencia, el perjuicio al Estado argentino fue de 6.941.170 pesos de esa época, unos 170 millones de pesos al día de hoy.

Entre los gastos pivados que Picolotti realizó con fondos gubernamentales, figuraron compras de pasajes de avión con destinos turísticos, vuelos charters al interior del país, regalos de lujo para sus familiares, y hotelería.

Lo más preocupante de esta causa es que Picolotti había ingresado al gobierno nacional por recomendación de Alberto Fernández, quien por entonces ocupaba la jefatura de Gabinete de Néstor Kirchner. Picolotti también ejerció el cargo durante el primer año de la presidencia de Cristina, hasta que renunció debido a la magnitud que por entonces habían cobrado las denuncias en su contra. Esas mismas prácticas siguen hoy en el Estado.

Lamento profundamente que el Estado haya gastado 14 años de recursos, sobre todo el tiempo de los magistrados aquí presentes, para lo que es evidente, que yo no cometí delito alguno, trató de defenderse Picolotti sin éxito, previo a conocerse el veredicto.

Seguir Leyendo

Argentina

Sigue el trato VIP: El embarazo de Fabiola fue posible por un tratamiento de fertilidad preferencial en pandemia

Publicado

en

Una nueva crisis se está preparando en las entrañas de la Casa Rosada. Lo que intentó ser una buena noticia que atraiga votos para el alicaído gobierno de Alberto Fernández, podría volverse en contra al haber recibido un trato diferencial en plena cuarentena.

Días atrás, el gobierno nacional confirmó a través de un comunicado oficial que la novia del presidente Alberto Fernández, Fabiola Yáñez, estaba embarazada. “Se informa que la primera dama se encuentra cursando la décima semana de su embarazo (único). Su estado de salud es bueno y bajo estricto control médico”, aseguró la Unidad Médica Presidencial.

En el comunicado, la palabra “único” fue la clave para desenredar el proceso que le permitió a Yáñez embarazarse. De acuerdo a lo informado en numerosos medios de comunicación, ella no quedó embarazada de forma natural sino que, por el contrario, lo hizo a través de un tratamiento de fertilización.

El mismo fue llevado adelante en una clínica en Vicente López. De acuerdo a fuentes de la Casa Rosada, se recurrió a este tipo de tratamiento por cuestiones meramente etarias. Es decir, según trascendió, no existe ningún problema de salud en ninguno de los padres, sino que Yáñez tiene 40 años y Alberto Fernández 62, lo que presenta numerosos riesgos a la hora de buscar una concepción natural.

Lo que pasa es que haciendo cuentas rápidas, se desprende que el tratamiento se inició en los primeros días de julio, cuando Argentina presentaba 22 mil casos diarios de coronavirus, en el pico de la pandemia, y en el momento que la mayoría de los hospitales suspendían turnos y atenciones médicas por orden del gobierno.

Efectivamente, mientras numerosos pacientes en grave estado suspendían turnos oncológicos, niños eran atendidos a cuentagotas por sus pediatras, hombres y mujeres morían durmiendo en los pasillos de los hospitales públicos a la espera de una atención médica que nunca llegaba, Fabiola Yáñez estaba practicándose un costoso tratamiento de fertilización asistida que difícilmente pueda ser interpretado como algo más que un manotazo de ahogado para salvar las ropas de una administración en decadencia.

Llama la atención que la pareja haya recurrido a este tratamiento justo en el momento en el que el gobierno nacional mostraba su peor cara, cuando la imagen del presidente Fernández tocaba su mínimo histórico. Del mismo modo, la confirmación oficial del embarazo fue el 23 de septiembre, apenas diez días después de la derrota en las PASO y la consiguiente crisis política que ésta desencadenó.

Seguir Leyendo

Trending