Seguinos en redes

Argentina

El kirchnerismo perdió por 10 puntos en Santa Cruz y Alicia Kirchner le pidió la renuncia a todo su gabinete

Publicado

en

El Frente de Todos perdió el 50% del voto popular que había conseguido en 2019, y esta vez el kirchnerismo hizo su peor elección en la provincia desde 1991.

Tras el aplastante fracaso en las urnas después de 30 años de hegemonía kirchnerista en Santa Cruz, la gobernadora Alicia Kirchner, solicitó la renuncia de todos sus funcionarios, y hará una renovación total de su gabinete para afrontar los dos años que le quedan de mandato.

En la provincia patagónica, cuna del kirchnerismo, las listas de Juntos por el Cambio bajo el sello “Cambia Santa Cruz” alcanzaron en conjunto 38,6% de los votos, frente al 26,5% que consiguió la lista del Frente de Todos, respaldada por la mandataria provincial y el kirchnerismo nacional. 

Si bien la participación fue muy baja, la más baja en décadas, la oposición consiguió 58.504 votos contra 40.111 de la boleta kirchnerista, una diferencia abismal, especialmente si se la compara al 2019, cuando Alicia Kirchner reeligió con 93.846 votos, contra 51.307 de la coalición Nueva Santa Cruz.

Mientras la oposición creció en más de 7.000 votos, el Frente de Todos perdió más de 50.000, una caída del 50% en tan solo 2 años, marcando el fin de una era en la que la Provincia de Santa Cruz es el bastión del kirchneismo.

Según la prensa local, Kirchner solicitó las renuncias de todos los funcionarios con cargo de subsecretarios hacia arribaLa intención es “oxigenar” su gestión en algunas áreas” con la intención de rearmarse para noviembre.

Como ocurrió en otras provincias, la derrota del Gobierno en Santa Cruz resultó inesperada, y forma parte del análisis que se realiza en la Casa Rosada para reposicionar la gestión del “Frente de Todos” de cara a las elecciones generales.

En el terreno provincial, la diputada Roxana Reyes de la lista “Juntos por Santa Cruz” es quien se impuso en la interna opositora en la que compitieron otras cinco listas, con un marcado discurso ‘cambiemita’ y anti-kirchnerista, algo que la coalición Nueva Santa Cruz había evitado en 2019 para no quedar “pegados” al gobierno de Macri, pero no le surtió efecto y en aquel entonces perdieron estrepitosamente.

Argentina

Un borocotazo en Salta complica el armado nacional de Juntos por el Cambio

Publicado

en

El diputado salteño y olmedista, Juan Carlos Zapata, abandonó Juntos por el Cambio para sumarse a un nuevo frente liderado por un diputado de La Campora.

Carlos Zapata

Tras las recordadas migraciones de los diputados Ávila, Carambia y Ansaloni, que saltaron de Juntos por el Cambio (JxC) al kirchnerismo tras la victoria de Alberto Fernández en 2019, la política salteña se vio sacudida esta semana por el “borocotazo” del diputado nacional Carlos Zapata, quien abandonó la coalición opositora (había sido electo diputado hace apenas dos años por JxC), para sumarse a una nueva formación provincial liderada por el diputado de La Cámpora, Emiliano Estrada.

Estrada fue ministro de Juan Manuel Urtubey hasta 2019, y ese mismo año acompañó como candidato a vicegobernador del Frente de Todos al líder del cristinismo salteño, Sergio “El Oso” Leavy, quién perdió dicha compulsa con el actual gobernador Gustavo Sáenz.

Ambicioso y con buena llegada a la familia Kirchner, el candidato que hoy apoya Zapata supo ser mano derecha de Eduardo “Wado” De Pedro en el Ministerio del Interior, cargo que abandonó en 2021, justamente para competir contra Zapata por un lugar en la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que el fragor de la última campaña entre Zapata y Estrada quedó en el olvido y hoy se muestran juntos y decididos a capturar el voto de los kirchneristas duros, que no aprueban la gestión de Sáenz.

Boleta de Estrada en las elecciones legislativas de 2021

Este martes se realiza el lanzamiento oficial de la nueva formación, que reúne a otras viejas caras de la “casta” política salteña, como la kirchnerista Cristina Fiore, el radical de izquierda Rubén “Chato” Correa, el ex diputado Fernando Biella, y el ex dirigente del PRO, Martín Grande, que en agosto abandonó el bullrichismo para sumarse al equipo de Horacio Rodríguez Larreta, y ahora abandona a éste para apoyar al candidato ultra-K.

Lo más llamativo del “garrochazo” de Zapata radica en que su apoyo al candidato de La Cámpora ocurre en el mismo momento en que su jefe político, Alfredo Olmedo, hace esfuerzos denodados para asegurarse la franquicia de Javier Milei en Salta, e incluso ha gastado un dineral para pintar toda la provincia con el lema Milei-Olmedo.

Según se especulaba ayer en los medios salteños, el sorpresivo pase de Zapata podría obedecer a un pedido del ex gobernador, Juan Carlos Romero, quien buscaría debilitar así a JxC en el plano local, para mejorar las chances de reelección de su hija Bettina, intendente de Salta que hoy aparece hundida en las encuestas tras una pésima gestión.

En el oficialismo salteño festejaron la movida, en tanto, por entender que el quiebre de JxC le da aire también a Gustavo Sáenz, quién viene golpeado tras una gestión tan carente de logros como la de su antecesor Juan Manuel Urtubey.

Seguir Leyendo

Argentina

Ante las presiones y las movilizaciones en su contra, Maduro canceló su viaje a la Argentina

Publicado

en

El dictador venezolano se asustó de las protestas que los venezolanos argentinos estaban organizando para protestar su visita a Buenos Aires.

El sanguinario dictador venezolano Nicolás Maduro canceló su viaje a la Argentina donde había sido invitado por el presidente Alberto Fernández para participar de la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El líder chavista denunció un “plan de la derecha neofascista” para convocar movilizaciones en su contra en Buenos Aires y que estas protestas “amenazaban contra su vida“.

Además, aunque no lo dijo, la realidad que sobre su cabeza pesa una orden de captura del Departamento de Justicia de los Estados Unidos con una recompensa por US$ 15 millones de dólares, y la Policía Federal Argentina (PFA), como parte de Interpol, tiene el deber de capturarlo de pisar suelo argentino.

Si bien Alberto Fernández había dado la deplorable orden de no arrestarlo como la ley demanda, todo indica que los asesores de Seguridad del chavismo le recomendaron no realizar el viaje.

Maduro denunció que la oposición argentina elaboró un “plan extravagante” en su contra. “Pretenden montar un show deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional“, subrayó en un comunicado publicado por el régimen socialista.

“Así buscan contribuir a la campaña de descrédito -ya fracasada- que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericanoañade. Por ese motivo, el dictador venezolano tomó “la decisión responsable” de enviar al canciller, Yván Gil, “como jefe de delegación con las instrucciones de llevar la voz del pueblo de Venezuela”, y “no ir en persona“.

Hemos sido informados de manera irrebatible de un plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el presidente”, advirtió Maduro, en referencia a las masivas protestas que se estaban organizando en Buenos Aires por su visita.

Como Estado fundador de la Celac, Venezuela desea cuidar el éxito de este principal mecanismo de unión e integración regional a favor de nuestros pueblos”, concluye el escrito, mientras que agradece al presidente argentino Alberto Fernández por la invitación.

Seguir Leyendo

Argentina

Maduro visitará Argentina: Alberto Fernández dio la órden de no arrestarlo a pesar de que tiene un pedido de captura internacional

Publicado

en

El Departamento de Estado norteamericano dio la orden de arrestar a Maduro si visita un país alineado a la Interpol, pero el Gobierno kirchnerista intercederá para evitar su detención.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, dio la orden interna de no arrestar ni a Nicolás Maduro ni a ninguno de sus funcionarios que visitarán Buenos Aires el 23 de enero con motivo de la cumbrea de la CELAC.

La decisión, aunque intuitiva pues el propio presidente argentino envió la invitación formal al dictador venezolano, resulta extremadamente irregular, ya que sobre la cabeza de Maduro pesa un pedido de captura internacional de US$ 15 millones de dólares.

La Policía Federal Argentina (PFA), quien recibirá el itinerario de la delegación chavista y deberá velar por su seguridad, es parte de la red Interpol, y tiene la obligación de arrestarlo si está dentro de sus posibilidades.

El pedido de captura fue efectuado por el Departamento de Justicia norteamericano mantiene vigente la recompensa ofrecida desde 2020 por información que lleve a la captura de Maduro, acusado por el Tribunal Federal del Distrito Sur de Nueva York de cargos de narcoterrorismo, tráfico ilegal de armas, y conspiración para enviar drogas a Estados Unidos.

Esa orden de captura, ordenada durante el gobierno del republicano Donald Trump, mantuvo a Maduro alejado de la escena internacional y desde entonces se aseguró de participar solamente en foros donde tuviera asegurada su seguridad e impunidad, algo que Argentina no parecía dar hasta ahora.

Maduro es señalado por la justicia norteamericana de ser la cabecilla del infame Cartel de los Soles, una organización de narcotráfico compuesta por funcionarios y militares venezolanos de alto rango, vinculada con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según la acusación, Maduro es responsable de cientos de negociaciones para enviar a Estados Unidos los cargamentos de varias toneladas de cocaína producida por las FARC a través de su cargo de jefe narco del Cartel de los Soles. Además, es acusado de proporcionar armas a este grupo guerrillero y coordinar las relaciones exteriores con Honduras y otros países para facilitar el tráfico de drogas a gran escala.

Una investigación de varios años realizada por la fundación InSight Crime, con sede en Washington, que fue dada a conocer en 2018, encontró a 123 personas relacionadas con el Cártel de los Soles, de las cuales identificó a sus líderes que incluye a Diosdado Cabello, número dos de la dictadura chavista; Cilia Flores, esposa de Maduro, cuyo hijo, Walter Jacobo Gavidia, y dos sobrinos más están involucrados con la organización narco; Tareck El Aissami, actual ministro de Petroleo del régimen; el mayor general Néstor Reverol, actual ministro de Energía Eléctrica; Ramón Rodríguez Chacín, ex ministro del Interior y de Justicia del régimen chavista, y Henry Rangel Silva, gobernador de Trujillo y ex jefe del Comando Estratégico del Ejército de Hugo Chávez.

Tal como ocurrió con el chileno Augusto Pinochet en Londres en 1998, Nicolás Maduro debería ser detenido inmediatamente al llegar a la Argentina, según el protocolo de respuesta a un pedido de captural internacional al que adhiere la Policía Federal. La fuerza de seguridad podría incurrir en severas multas por no ejercer sus funciones.

El Foro Argentino por la Democracia en la Región (FADER) presentó una denuncia ante la justicia federal esta semana no solo por el ingreso al país que hará el dictador Nicolás Maduro; si no también por la presencia de los dictadores de Cuba, Miguel Díaz Canel, y de Nicaragua, Daniel Ortega, también acusados de múltiples violaciones a los derechos humanos y narcotráfico.

La presentación legal de esta fundación fue hecha ante el fuero penal federal de Comodoro Py. Entre los argumentos, destacaron el sinfín de políticos, periodistas, empresarios y civiles en general que han sido arrestados por hablar en contra del régimen, además de los múltiples casos de torturas y asesinatos de opositores en manos de las fuerzas chavistas.

Seguir Leyendo

Tendencias