Seguinos en redes

Argentina

Golpe duro del Kirchnerismo hacia Guzmán: creen que no podrá cumplir el ajuste de subsidios que prometió al FMI

Publicado

en

El ministro proyectó una baja de más de un punto del PBI en el costo de los subsidios a la energía que sólo sería viable con un aumento de tarifas del 180 por ciento.

El ajuste diseñado en el acuerdo con el FMI tiene como corazón una drástica baja de los subsidios a la energía. El kirchnerismo no conoce aún la letra chica del entendimiento y ese fue el principal motivo de la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque de diputados.

Pero en el área de Energía que controla directamente Cristina Kirchner estiman que lo acordado con el FMI no estará muy lejos de la meta de reducción de subsidios que Guzmán puso en el proyecto de presupuesto para este año, que la oposición rechazó en el Congreso.

Guzmán estableció en su proyecto de Presupuesto una meta de gasto en subsidios a la energía del 1,7% del PBI. Una baja drástica respecto al 2,9% que marcó el 2021. Para este año las proyecciones más voluntaristas hablan de un gasto del 2,4%. Esto sin mencionar la disparada de precios del gas y el petróleo por la crisis en Ucrania.

“Lejos la principal causa del aumento de los subsidios a la energía es la suba de precios internacionales del gas y los combustibles que alimentan la generación eléctrica, por eso los que creen que es un tema de tarifas no entienden bien el sistema”, explicó una fuente que conoce en profundidad el sector.

En efecto en el último año el precio del gas se multiplicó varias veces, convirtiéndose en un problema de primer orden incluso para economías desarrolladas como España o el Reino Unido.

Hoy el aumento de tarifas anunciado es del 20%, combinado con una “segmentación” de barrios de alto poder adquisitivo a los que se cobrará tarifa sin subsidios. Pero la segmentación es un proceso que hay que medirlo en años. Porque se comienza en una determinada área, se da opción a los usuarios a justificar porque no pueden afrontar la quita y de ahí se expande.

Echan a Federico Basualdo, subsecretario de Energía eléctrica

Con un agravante, Economía no reconoce la segmentación diseñada por el kirchnerista Federico Basualdo y filtra la posibilidad de dejarla de lado e imponer un aumento plano del 40% y mantener la tarifa social. Un camino que según las fuentes consultadas tampoco tendría un impacto muy relevante en el déficit.

Según la mirada del kirchnerismo, Guzmán debió plantear un sendero más “serio” al Fondo. Explicar que este año por la volatilidad de los precios excepcionalmente altos de los hidrocarburos no se iba a poder reducir el déficit, pero en el 2023 a partir de la entrada en funcionamiento del gasoducto Néstor Kirchner que permitiría ampliar el uso del gas de Vaca Muerta, se podría iniciar una baja del gasto.

El problema es que esa hoja de ruta se chocó de frente con una de las demoras más inexplicables del gobierno de Alberto Fernández. El presidente se tomó seis meses para firmar el decreto que puso en marcha la licitación de la obra más importante en términos estratégicos de su mandato.

Vaca Muerta hoy produce más gas del que puede distribuir porque todos los gasoductos están al máximo de su capacidad. Y la falencia de transporte impide llegar al norte argentino con el gas neuquino por lo que es necesario importarlo de Bolivia. Pero el gobierno de Luis Arce eligió privilegiar los envíos a Brasil y viene reduciendo sustancialmente el gas que entrega a la Argentina.

Para tener una idea del daño que causó la demora de Alberto Fernández en activar la obra del gasoducto Néstor Kirchner, las fuentes consultadas explicaron que “la concreción del primer tramo, que a buen ritmo podría terminarse en un año, permitiría inyectar al sistema 10 millones de BTU de gas diarios, que es lo que compramos a Bolivia” y agregaron “si a eso sumamos un planta compresora se podrían intectar unos 20 millones de BTU por día”.

Una planta compresora como la proyectada costaría unos 800 millones de dólares, pero el ahorro que generaría en términos de gasto del Estado y de divisas justificarían la inversión, agregaron las fuentes.

Argentina

Alberto sin respaldo político: gobernadores e intendentes dejaron solo al presidente en el acto de la Uocra

Publicado

en

La convocatoria estuvo lejos de la anunciada por Gerardo Martínez. De los 16 gobernadores del FDT, solo apareció el sanjuanino Uñac. De los intendentes, no apareció ninguno. También faltaron 12 ministros.

Alberto Fernández no logró la foto de respaldo político que esperaba en el acto que le armó el jefe de la Uocra, Gerardo Martínez. Varios diputados kirchneristas, y los gobernadores e intendentes peronistas pegaron el faltazo a la cita, que estuvo lejos de la convocatoria esperada.

El sanjuanino Sergio Uñac fue el único gobernador que dijo presente en Esteban Echeverría, confirmando la distancia que los mandatarios provinciales están tomando del Presidente, en un clima de extrema tensión con la Casa Rosada porque el ministro Martín Guzmán quiere hacer pasar buena parte del ajuste acordado con el FMI por las provincias.

El líder de la Uocra esperaba juntar a gobernadores, ministros, intendentes y sindicalistas en un acto que imaginaba multitudinario, con 20 mil militantes de su gremio. Nada de eso ocurrió. Además de la poca presencia de dirigentes importantes en el acto, la cifra del público estuvo bien lejos de la esperada.

El fracaso de la convocatoria de la Uocra acaso es también un síntoma de la decadencia del movimiento sindical argentino, que ya no logra las grandes convocatorias de otras épocas. En la CGT admiten que perdieron la calle a mano de los movimientos sociales, como Barrios de a Pie, el Polo Obrero o las agrupaciones de Juan Grabois.

Por otro lado revelaron la fallida apuesta de Alberto de apoyarse en la CGT y los gobernadores, que tampoco tienen capacidad de movilización en actos nacionales y encima le vaciaron el acto. Si bien éstos dos grupos siguen siendo la principal razón por la cual Fernández sigue en la Casa Rosada, su apoyo pende de un hilo.

Además de despegarse del proyecto de reelección de Alberto, los gobernadores están en alerta por la amenaza de un fuerte ajuste, y no quieren más fotos al lado del presidente, de quien aseguran que su imagen está en picada y en 2023 será la razón de la derrota del peronismo.

Acto de la UOCRA: Alberto apuntó contra la especulación empresaria por la  inflación - Informe Político

Además de Uñac, en el palco estuvieron Sergio Massa, Héctor Daer, Pablo Moyano, Emilio Pérsico, el Chino Navarro y segundas líneas de la CGT. El albertismo aportó la presencia de los diputados Victoria Tolosa Paz y Leandro Santoro, y del embajador Daniel Scioli, quien se perdió la foto con Elon Musk en Brasil por ir a este evento.

Entre los funcionarios estuvieron Juan Manzur, Martín Guzmán, Matías Kulfas, Gabriel Katopodis, Juan Zabaleta, Martín Soria, Jaime Perczyk, Claudio Moroni, Matías Lammens y Jorge Ferraresi.

Un día antes el jefe de Gabinete le había pedido a todos los ministros que vayan al acto de la Uocra a apoyar al Presidente. Pareció un pedido un poco insólito, pero tampoco logró presencia plena.

No estuvieron ni Julián Domínguez, Daniel Filmus, Eli Gómez Alcorta, Carla Vizzotti, Aníbal Fernández, Jorge Taiana, Santiago Cafiero, Juan Cabandié, Alexis Guerrera ni Tristán Bauer.

Pero la ausencia más resonante fue la de Wado de Pedro, el funcionario más importante del kirchnerismo en la Casa Rosada, quien según varios reportes está con un pie afuera y ya está preparando su propio proyecto presidencial para 2023.

Aunque no invitaron a Máximo y Cristina Kirchner, en la Uocra esperaban la presencia de Wado y Axel Kicillof para una mínima muestra de unidad con el kirchnerismo. Pero el gobernador bonaerense tampoco apareció.

Kicillof prefirió hacer su propio acto en Escobar, al que fueron varios de los intendentes pesados del peronismo del Conurbano, que usualmente nunca se perdían un acto del Presidente en la provincia.

Seguir Leyendo

Argentina

El hijo de Gerardo Morales gastó $1.500 millones para poner una empresa estatal de cultivo de cannabis

Publicado

en

A pesar de tener solo 120 consumidores de cannabis medicinal en toda la provincia, el gobierno de Jujuy invirtió una fortuna para empezar a producirlo desde el Estado.

Ya está en funcionamiento en Jujuy la empresa estatal de cultivo y cannabis Cannava S.E. La compañía fue creada por el gobernador radical Gerardo Morales en 2019, con el objetivo de producir cannabis medicinal para la provincia.

En Cannava, Morales ubicó a su hijo, Gastón Morales, quien tiene cero experiencia en la gestión empresarial, como director de la firma. Previamente, solo ejerció de abogado y tuvo un paso por la Secretaría de Asuntos Legales e Institucionales entre 2015 y 2018, también designado por su padre, según su perfil en LinkedIn.

La inversión para crear la empresa le salió una fortuna a la empobrecida provincia. Jujuy es de las provincias más pobres del país, y lo peor es que desde la llegada de Morales, la pobreza se disparó un 65%. El índice pasó del 25,7% al 42,5%, mientras que la indigencia subió a casi el 6%, entre 2016 y 2021.

Según el informe de gestión de Cannava S.E. para el 2021, el gobierno jujeño se gastó 78 millones de pesos en la construcción de la planta farmaceútica para producir cannabis medicinal, y otros 11 millones de dólares (aproximadamente 1.100 millones de pesos al dólar oficial) para comprar los equipos necesarios. También se hizo otra inversión de 1,3 millones de dólares (130 millones de pesos) para equipos de control de calidad.

El almacén de la postcosecha le salió al gobierno otros 150 millones de pesos, y el equipamiento para guardar el cannabis antes del proceso farmaceútico costó 1 millón de dólares (100 millones de pesos).

En total, el Estado jujeño se gastó 1.560 millones de pesos solamente en 2021 para producir desde el Estado cannabis medicinal, que luego se distribuirá de manera gratuita, por lo que no se recuperarán los costos. A esto falta agregarle los costos de mano de obra y distribución.

La opulencia de la empresa que Gerardo Morales le armó a su hijo con el dinero de los jujeños da asco en un contexto de tanta pobreza. Mientras a los jujeños les faltan viviendas, cloacas, rutas, seguridad e inversión en producción real, el Gobierno gastó 1.500 millones de pesos para producir cannabis estatal.

Cabe aclarar que el objetivo del proyecto es parte de un plan terapéutico provincial consignado en la ley provincial de uso medicinal del cannabis, sancionada en 2017. En ese momento, la Legislatura, controlada por el radicalismo, obligó al Estado provincial a proveer de cannabis gratuito a las personas que lo necesiten con fines médicos.

El Ministerio de Salud de la provincia generó una lista de las personas que consumen cannabis con fines medicos, en la gran mayoría de los casos para ayudar a pacientes con epilepsia refractaria. En 2021, la lista tuvo tan solo 120 pacientes. Esto quiere decir que el Gerardo Morales invirtió más de 1.500 millones de pesos en una problemática que solo afecta a 0,000128% de la población jujeña.

La provincia podría haber importado el cannabis para cumplir la exigencia de la legislación, en vez de gastar miles de millones de pesos en crear una empresa cuya producción nunca va a ser rentable.

Seguir Leyendo

Argentina

Cumbre de las Américas: Alberto Fernández amenazó con darse de baja si no invitan a Cuba y Venezuela

Publicado

en

El presidente argentino se sumó a la postura de su homólogo mexicano. Todo indica que Joe Biden buscará un punto medio e invitará a los cancilleres de Cuba y Venezuela, y no a Maduro y Díaz-Canel.

Sorprenderá a muchos, pero el eje México-Argentina está poniendo contra las cuerdas al Departamento de Estado de Biden, área del gobierno que está actualmente atravesando una fuerte disputa interna sobre si invitar o no a los dictadores Miguel Díaz-Canel y Nicolás Maduro a la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en junio en Los Ángeles.

Por un lado, Jake Sullivan, quien encabeza el Consejo de Seguridad Nacional, quiere abrirle las puertas a ambos mandatarios, y promulga un deshielo con las dictaduras caribeñas. Por el otro lado, Anthony Blinken, Secretario de Estado (Canciller) de Biden, se opone vehementemente a esta idea.

En ese contexto, Alberto Fernández y el presidente mexicano Andrés López Obrador anunciaron que no irán a la Cumbre de las Américas si no se invita por lo menos una delegación de la Cancillería de Cuba y Venezuela.

La amenaza parce haber tomado vuelo, y Washington analiza seriamente la posibilidad de invitar a Cuba pero con la condición que la presencia esté a cargo del canciller, Bruno Rodríguez, en lugar del dictador Miguel Díaz-Canel. Esto se suma al anuncio de Biden de eliminación de las remesas y la restauración de los vuelos a La Habana, todas medidas pedidas por el propio López Obrador.

Respecto a Venezuela, fuentes que siguen este proceso de cerca confirman que tanto el chavismo como el Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional consideran que invitar al Canciller chavista es “un buen punto medio”.

Esta invitación encima llega meses después de que Maduro cambiara al frente de la Cancillería al polémico Jorge Arreaza, buscado por Interpol, por Félix Plasencia, un diplomático de carrera con nacionalidad española mucho más moderado que su antecesor.

La presencia de Plasencia en Estados Unidos, a pesar de todo lo que significa y la enorme legitimidad que le da a la dictadura chavista de Caracas, no pone tan incómodos a las autoridades norteamericanas, lo cual es un fuerte indicio de que el cambio, llevado a cabo en agosto del año pasado, pudo haber sido premeditado por Maduro, a sabiendas que la invitación de Biden estaba por llegar.

El gobierno de Biden está ejecutando un bochornoso deshielo con la dictadura chavista, ya que necesita de su petróleo. Esta semana, la Casa Blanca le dio un permiso especial a Chevron para permitirle negociar con Maduro un contrato de extracción en Venezuela, algo que está prohibido según las mismas sanciones de Washington.

El rol de Alberto Fernández fue importante: aseguran que fue una suerte de interlocutor entre Maduro y Biden, mientras que López Obrador cumplió el mismo rol pero entre Díaz-Canel y Biden.

Cabe recordar que Argentina es actualmente el presidente pro-tempore de la CELAC y una suerte de figura autorizada para hablar en nombre de las dictaduras caribeñas.

Biden elige como secretario de Estado al multilateralista Antony Blinken
Biden junto a Antony Blinken, quien más se opone a invitar a Cuba y Venezuela.

Según fuentes con conocimientos de los hechos, el presidente chileno Gabriel Boric también tenía la intención de participar en estas negociaciones, y habría sido quien intercedería en nombre de Nicaragua, para que también se invite al canciller Denis Moncada.

Incluso, se había llegado a armar un borrador, donde se supeditaría la participación de Chile a la invitación de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Sin embargo, tanto Boric como Ortega están atravesando un momento muy difícil de su gobierno, y el régimen sandinista rápidamente anunció que no está interesado en participar, salvando a Boric de tener que jugársela por su dictadura.

Tanto Alberto Fernández como Boric están intentando a su vez conseguir una foto con Biden. Mientras en Argentina la interna en el gobierno se profundiza, Alberto está desesperado por mostrarse al lado de Biden, un giro de 180° respecto a la foto que se saqué hace unos meses, con Putin.

Por su parte, Boric llegó a la presidencia con el apoyo explícito de Kamala Harris, pero unos días antes de la asunción, hubo alguna interna que no se conoce, y la vicepresidente norteamericana se bajó de viajar al traspaso de mando. En su lugar envió a la directora de la Agencia de Pequeñas Empresas, el cargo federal con menor nivel en todo Washington, una clara burla a su gobierno.

Se desconoce cuál fue el quiebre entre Boric y la Casa Blanca, pero de lo que no hay dudas es que el mandatario chileno está en busca de recomponer la relación, esta vez salteando a la vice y yendo directamente por la foto con Biden.

Seguir Leyendo

Tendencias