Conecte con nosotros

Argentina

La oscura historia de Juan Grabois: de familia rica a tomador de tierras y líder mafioso del Gobierno kirchnerista

Juan Grabois se convirtió en una de las personas más peligrosas de la actualidad. La oscura historia del líder sindical, que pasó de una familia rica y pudiente del corazón de San Isidro a convertirse en un impostor del Che Guevara.

Publicado

en

Juan Grabois se ha convertido en una de las personas más importantes y polémicas de Argentina, a pesar de que no ocupa ningún cargo público, no es el líder de ningún sindicato ni tiene un bloque de legisladores en el Congreso. Así y todo, tiene a su disposición una masa crítica de gente, una gran influencia dentro del Gobierno kirchnerista y una aparente impunidad frente a las Fuerzas de Seguridad.

Grabois fundó el auto-proclamado “Movimiento de Trabajadores Excluidos” (MTE), que trata de agrupar a todos los supuestos desempleados por culpa de la “economía capitalista”, y les da tareas agrícolas de subsistencia en terrenos que los manda a usurpar.
Además, se lo considera mediáticamente como un “dirigente social”, ya que también fundó y lidera la “Confederación de Trabajadores de la Economía Popular” (CTEP), lo que vendría a ser un pseudo-sindicato de estos trabajadores que forman parte del MTE. Sin embargo, ni los trabajadores del MTE son realmente trabajadores (por su misma definición, son desempleados), ni la CTEP representa algún tipo de entidad legal.
Dentro de la estructura legal argentina, Grabois es un simple docente universitario, escritor y referente mediático. Pero esto es lo que lo hace más peligroso: sin ningún cargo ostensible, hace meses que viene azotando a la propiedad privada en Argentina y ha dejado el caos en cada Provincia que visita.

Ad

¿Quién es Juan Grabois?

Nacido en San Isidro en 1983, en una familia de clase alta de la zona más pudiente de la ciudad bonaerense, Juan Grabois es hijo de Roberto Grabois, un dirigente peronista conocido tiempo atrás por su militancia en Universidades en la década del ’60 por el apodo “Pajarito”, y de Olga Gismondi, una médica pediatra, de cuya familia (con raíces en Santa Fe) viene la fortuna en la que se crio él.

Lejos de la vida austera que predica hoy en día, su infancia en la década de los 90s fue la de un chico de familia adinerada. Yendo a los colegios más caros de San Isidro, se recibió del secundario en el bilingüe Colegio Godspell en el año 2000.

9 años después su vida había cambiado radicalmente. Mientras empezaba sus estudios en Derecho en la Universidad de Buenos Aires, ocurrió la gran crisis del 2001, lo cual lo llevó a vincularse con la mafia de cartoneros en la Capital Federal, ayudándolos con consejos legales cuando por aquel entonces la actividad estaba prohibida.

En 2002 crea el MTE, y gracias a su cercanía a Aníbal Ibarra, el Jefe de Gobierno en aquél entonces, logró pasar la Ley de Basura Cero en 2005, que formalizaba el trabajo de cartoneros e introduce las cooperativas cartoneras, que pasaron a brindar servicios de recolección de basura al Gobierno porteño con contratos millonarios, todos gestionados personalmente por Grabois.

Esta acción lo catapultó a la fama, pasando a ser uno de los principales referentes de los movimientos barriales en la Capital, pero todo cambió con la llegada de Mauricio Macri al Gobierno de CABA en 2008

El macrismo buscó alejar a Grabois de los cartoneros y puso su propia organización gubernamental, que buscaba adoptar e incorporar a los militantes del MTE y separarlos de él. Neutralizado de sus actividades, se dedicó a completar sus estudios, y en 2009 se recibió de Politólogo, por la Universidad Nacional de Quilmes, y luego de Abogado en 2010.

Según los registros a los que pudo acceder el medio Real Politik, los padres de Grabois actualmente poseerían seis propiedades, algunas de ellas de imponente tamaño, y ellos mismos viven sobre la calle Malabia, en el barrio de Palermo, en Capital Federal. Algunas de su media docena de propiedades tienen grandes dimensiones: hay de 700 m2, 800 m2 y hasta de 1.508 m2, y están excelentemente ubicadas, algunas en Palermo y otras sobre la avenida Santa Fe en Recoleta.

Además de todo esto, su madre, Olga, cobra actualmente una jubilación de privilegio por haber sido empleada en el Senado de la Nación, como parte del cuerpo médico de la Cámara.

Información recaudada del sistema NOSIS, por Real Politik.

Ad

Entre 2010 y 2016, Juan Grabois se convirtió en el abogado de cabecera de distintos grupos mafiosos. Entre ellos la Túpac Amaru de Milagro Sala, la Organización Los Pibes de Lito Borello, y las distintas agrupaciones mapuches del sur del país.

Para profundizar su liderazgo de los grupos mapuches, se mudó en 2014 a la Patagonia. Vivió 2 años en San Martín de los Andes, provincia de Neuquén, donde fundó la CTEP regional y comenzó una extensa campaña de militancia y actos terroristas que culminaron en la mediática muerte de Santiago Maldonado, quien se ahogó en un río luego de que la Gendarmería reprimiera a un grupo mapuche que estaba cortando la Ruta Nacional 40 e incendiando la carretera en Chubut.

Su liderazgo en todas estas agrupaciones durante el gobierno de Macri le dio reconocimiento a nivel nacional, muchas veces saliendo en varios medios televisivos acusando al Gobierno de haber asesinado a Maldonado e, incluso, coordinó con el kirchnerismo en la campaña de 2017 diversos actos políticos.

Ese año, luego de completar su trabajo en la Patagonia, volvió a su barrio de origen, en Villa Adelina, San Isidro, donde actualmente vive con su mujer, y tres hijos.

En 2019, con todo el apoyo del nuevo gobierno de Alberto Fernández, incluida una amistosa relación con la nueva Ministra de Seguridad, Sabina Frederic, consolidó su control de los grupos populares, y formó la “Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular” (UTEP), que engloba a la CTEP, a la CCC, Barrios de Pie y el Frente Popular Darío Santillán.

De esta manera, Grabois quedó como el líder máximo de los grupos de piqueteros en la Capital Federal, usurpadores en las provincias y punteros políticos en los barrios del conurbano. Además, el objetivo de la UTEP es ingresar a la Confederación General del Trabajo (CGT), y empezar a cobrar el dinero que el Estado le provee a los movimientos sindicales organizados.

La figura de Grabois también se consolidó muy cerca de la Iglesia Católica, habiendo sido un confidente del Papa Francisco incluso antes de que fuera Papa, cuando era el cardenal Jorge Bergoglio, esta vinculación le ha permitido congraciarse con Curas Villeros e incluso con el ministro Daniel Arroyo, quien le habría prometido un puesto en el Ministerio de Desarrollo Social en 2019, que finalmente no pudo ser cumplido por el caos que trajo la pandemia del coronavirus.

Según la revista Noticias, desde el distanciamiento de Francisco con Gustavo Vera, el nexo más importante del Vaticano en Argentina quedó siendo a través de Juan Grabois.

Ad

Su complejo de Che Guevara es muy curioso. Así como el rosarino líder revolucionario, Grabois nació en una familia pudiente y rechazó discursivamente sus fortunas, pero jamás dejó de usar el dinero de sus padres.

También su fijación en las ideas comunistas pueden llegar a venir del mismo lado; ambas figuras tuvieron una infancia criados en grandes estancias, donde vieron cómo los peones de campo trabajaban la tierra. Mientras ellos jamás hicieron trabajos manuales, decidieron que esa actividad era injusta y que estaban aprovechándose de ellos.

El Che Guevara llevó esta idea a su conclusión final: revolución armada, expropiación de tierras y concesión a militantes políticos. En Cuba la consecuencia se pudo ver rápidamente. Los militantes comunistas no sabían arar la tierra y los verdaderos trabajadores habían sido asesinados en la revolución o exiliados. Sin el conocimiento necesario, las tierras perdieron toda su productividad y el país entero se vio sumido en décadas de hambrunas generalizadas que se extienden incluso a hoy en día.

Si bien Juan Grabois solo dio pequeños y fracasados pasos en esta dirección, impulsando las tomas de la estancia “Casa Nueva” de la familia Etchevehere, ya se pudo ver el mismo resultado. Militantes de sus organizaciones que jamás hicieron trabajos manuales en el campo, no pudieron ni sembrar perejil en los terrenos usurpados.

Ad

Habiendo usurpado 1.300 hectáreas de un campo ganadero –destinado a la crianza de animales con fines alimenticios– los usurpadores habían sido enviados por Grabois para que impulsen el “Proyecto Artigas“, un movimiento que pretende crear un “modelo agrario sostenible, libre de agrotóxicos y explotación“.

Así es como estudiantes de la facultad de sociales, desempleados y demás miembros de la CTEP terminaron dejando morir a varios animales durante su toma, que se prolongó más de una semana, puso en vilo a todo el país, y volvió a demostrar que el comunismo, a pesar de mucho esfuerzo, no funciona.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Vuelve La Morsa: Aníbal Fernández es el nuevo Ministro de Seguridad a pesar de ser investigado por su vínculo al narco

Publicado

en

Reemplazará a Sabina Frederic y regresa para marcar una mayor presencia de Cristina Kirchner en el gobierno nacional.

Este viernes, después de una vertiginosa reestructuración del Gabinete ordenada por Cristina Kirchner, Aníbal Fernández volvió a formar parte del gabinete nacional, después de perder estrepitosamente la Provincia de Buenos Aires en su primera incursión electoral en 2015.

Como lo ha hecho tantas veces durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, ocupará el Ministerio de Seguridad, que deja vacante Sabina Frederic, tras ser renunciada por la Vicepresidente.

Aníbal estuvo en la Casa Rosada el miércoles por la tarde, cuando el kirchnerismo le hizo un vacío de poder a Alberto Fernández y los ministros que responden a Cristina Kirchner presentaron su renuncia como herramienta de presión. Entrevistado por los medios cuando salió del palacio de gobierno, dijo que solo fue a “hablar de política” con el presidente, y que no tenía intenciones de ingresar al gabinete. Algo que tan solo dos días después se probó falso.

Hasta el momento, Aníbal se desempeñaba como Interventor de Yacimiento Carbonífero Río Turbio (YCRT). Fue su regreso a un cargo del estado después de dejar la función pública en el 2015, cuando fue Jefe de Gabinete del último tramo del gobierno de Cristina Kirchner y fue elegido para competir en la provincia de Buenos Aires como candidato a gobernador. En esa oportunidad perdió con María Eugenia Vidal.

“La Morsa”, como se le dice a Aníbal por sus supuestos vínculos al narcotráfico, es uno de los funcionarios más de confianza de Cristina Kirchner, y su llegada a la cartera de Seguridad indica que la mandataria tiene la intención de volver al esquema de fusión del gobierno nacional con el crimen organizado que imperó hasta el 2015.

En la campaña en el territorio bonaerense del 2015, cuando tuvo que competir primero contra Julián Domínguez en las PASO, hoy compañero de gobierno ya que el ex Presidente de la Cámara de Diputados será el próximo ministro de Agricultura, y luego contra María Eugenia Vidal, donde terminó perdiendo, fue acusado de ser el responsable intelectual del triple crimen de General Rodríguez.

El triple crimen de General Rodríguez fue el homicidio de los empresarios farmacéuticos Sebastián ForzaDamián Ferrón y Leopoldo Bina, que fueron hallados en aquella localidad de la provincia de Buenos Aires. El crimen tuvo lugar en agosto de 2008, y estaba vinculado al tráfico ilegal de efedrina, del cual se ha acusado a Aníbal de ser uno de los mayores promotores en Argentina.

En 2016, Aníbal fue señalado por Mario Segovia, “el rey de la efedrina”, como el líder de la banda criminal narcotraficante más grande de Argentina, luego de ser arrestado por las autoridades por ser el mayor proveedor de efedrina a los carteles mexicanos. En 2012, la Justicia lo condenó a 14 años de prisión.

Seguir Leyendo

Argentina

Cambios en el gabinete: Quién es Juan Manzur, el nuevo Primer Ministro que gobernará Argentina con Cristina

Publicado

en

Manzur reemplazará a Cafiero como Jefe de Gabinete, pero implementará en ese cargo un nuevo sistema donde sea Cristina Kirchner la que gobierno de facto el país.

Luego de varios días de crisis política por el pedido de Cristina para que Alberto Fernández cambiara su gabinete tras la derrota de las PASO, finalmente se conocieron los nombres de algunos de los nuevos funcionarios que integrarán el Poder Ejecutivo, entre ellos el del jefe de Gabinete, Juan Manzur.

El puesto que hasta ahora le pertenecía Santiago Cafiero, quien irá a Cancillería, será ocupado por el actual gobernador de Tucumán, que viene de ganar la interna electoral en su provincia, además de ser el único que obtuvo una contundente victoria para el Frente de Todos en un distrito competitivo.

Manzur, sin embargo, no será un simple Jefe de Gabinete más, si no que a partir de este 18 de septiembre, la dinámica presidencial cambiará radicalmente. Cristina pasará a hacerse cargo del Poder Ejecutivo argentino en la práctica, rompiendo con el sistema que había implementado hasta ahora, de dejar a Alberto gobernar en el día a día y solo participar de las decisiones más importantes.

Este poder Cristina lo ejercerá a través de sus nuevos ministros, empezando como Manzur que pasará a ser una suerte de Primer Ministro a-la-europea, donde el presidente está pintado y solo cumple un rol protocolar.

¿Quién es Juan Manzur?

Médico cirujano de profesión, Manzur fue ministro de Salud durante gran parte de la gestión de Cristina Kirchner, hasta que en febrero del 2015 se alejó del Gobierno en medio de fuertes diferencias con la entonces presidente.

En 2007 fue compañero de fórmula del entonces gobernador, José Alperovich, lo que lo convirtió en vicegobernador provincial. Pero, en 2009 se le otorgó licencia a ese cargo, por pedido de Cristinas Kirchner, para que pudiera asumir como ministro nacional.

Duró en el cargo hasta 2015, cuando fue reemplazado por el ahora gestor de la cuarentena bonaerense, Daniel Gollán. Ese año, Manzur se puso como objetivo tomar la Provincia de Tucumán, y logró desplazar al alperovichismo en las elecciones generales de ese año, que dominaba el territorio tucumano desde 2003.

En 2019 compitió cara a cara contra Alperovich y terminó de vencerlo en las urnas, para hacerse del total control de la provincia. Sin embargo, ese mismo año empezó con una nueva rivalidad con su propio vice, Osvaldo Jaldo.

La tensión comenzó cuando Jaldo le empezó bloqueando proyectos en la legislatura provincial con su bloque y todo explotó a principios de este año, cuando el vice se alió con la oposición para imponer su propio candidato a Defensor del Pueblo, lo que aceleró la fractura política. Esto culminó en una candidatura de Jaldo con lista propia en las internas del Frente de Todos del domingo pasado.

Jaldo terminó perdiendo pero ganó un importante poder en la política tucumana. De hecho, Manzur dudó en asumir el cargo nacional para no dejar la provincia en manos de Jaldo, un peronista que ya ha demostrado capaz de unirse al radicalismo y al bussismo. Pero las ordenes de “la jefa” fueron imposibles de rechazar, y el gobernador tucumano será el nuevo Jefe de Gabinete del gobierno.

La impronta de Manzur es la opuesta a la de Cafiero o Alberto Fernández. Manzur es un peronista clásico, conservador en lo social y fascista en lo económico. Está a favor de la vida, rechazando fervorosamente la ley del aborto que pasó el gobierno a fines del año pasado, además de ser profundamente anti feminista, habiéndose reído públicamente del movimiento pañuelo verde en los debates del 2018 y 2020.

Juan Manzur se convierte en una de las personas más poderosas de Argentina del día a la mañana.

Seguir Leyendo

Argentina

Alberto Fernández hará los anuncios del nuevo gabinete que pidió Cristina el lunes

Publicado

en

El lunes por la mañana el presidente hablará en una conferencia de prensa donde prometió revelar el acuerdo con Cristina para evitar la quiebra del gobierno.

Después de estar casi 24 horas recluido en la Quinta de Olivos y escondido de la prensa, Alberto Fernández volvió a la actividad ejecutiva hoy a la tarde y le informó a los medios que tomó una decisión respecto a su gabinete, pero que se tomará 48 horas más para analizar los cambios específicos y que los anunciará el lunes.

Según los reportes de los medios oficialistas, Fernández está dispuesto a ceder y a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y dirigente de su máxima confianza, además de soltarle la mano a Wado de Pedro, ministro de Interior, y a Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente.

Como reveló Cristina Kirchner en la lapidaria carta del jueves, ella intercedió para que Alberto ponga a Wado de ministro del Interior y no de Jefe de Gabinete en 2019 cuando asumió el Frente de Todos. Ahora, la Vice no lo quiere más y pidió su salida del gobierno.

Según ella misma admitió, el lunes después de las PASO se juntó en Olivos a solas con Alberto Fernández, y le pidió que lo saque a Cafiero en favor de Juan Manzur y a Wado en favor de Sergio Uñac.

Los gobernadores tucumano y sanjuanino fueron los únicos dos peronistas que ganaron en territorios competitivos el pasado domingo, y Cristina cree que ese capital político debe ser explotado a nivel nacional.

Además, Cristina habría pedido la cabeza de Julio Vitobello, el Secretario General de la Presidencia, cargo para el cual la Vice veía a Aníbal Fernández como un buen reemplazo.

La crisis que está atravesando el gobierno es una consecuencia directa de Alberto diciendo que no a estas órdenes de Cristina, pero todo indica que finalmente cederá y Manzur irá a la Jefatura, Uñac a Interior y Aníbal a la Secretaría General.

Los cambios que pidió Cristina para el Gabinete de Alberto: Manzur por Cafiero, Uñac por Wado y Aníbal por Vitobello.

Tanto Manzur como Uñac resistieron en un primer momento su nominación, ya que ambos están fuertes en sus provincias y no quieren quemar su capital político asumiendo en el gobierno que sufrió la peor derrota a nivel nacional de la historia del peronismo.

Manzur, particularmente, no quiere abandonar Tucumán porque actualmente está disputando una feroz interna con su vice, Osvaldo Jaldo, quien lo desafío en las PASO del domingo. A pesar de que Manzur salió triunfante de esas primarias, la relación quedó al rojo vivo y la salida de Manzur significaría la asunción de Jaldo como gobernador, algo que desde el entorno del cuyano aseguran que sería entregarle la Provincia en bandeja.

Sin embargo, parece que la persuasión de Cristina Kirchner sigue siendo el punto débil de los señores feudales peronistas, y Manzur por lo menos aceptaría el ingreso al gobierno nacional, mientras que Wado podría resistir la embestida y Aníbal caer en otro ministerio, como el de Seguridad o Defensa.

Seguir Leyendo

Trending