Conecte con nosotros

Argentina

La Secretaría de Comercio creó un sistema para “monitorear” los costos de las empresas y verificar que no se estén llevando “ganancias extraordinarias”

Después de tres meses con datos de inflación desalentadores, el Gobierno dispuso la intensificación de los controles de precios. La Secretaría de Comercio buscará monitorear las empresas y aplicar sanciones a las que no se adapten a los precios máximos.

Publicado

en

Con una inflación que crece mes a mes y que trepó al 40,7% en febrero, el Gobierno kirchnerista apuesta a los controles de precios y regulaciones sobre el abastecimiento como una herramienta para tratar de contener la inflación, una estrategia que siempre les ha fallado y que ya ha quedado obsoleta. 

La Secretaría de Comercio, impulsada por la socialista Paula Español, creará un sistema de monitoreo para un total de 1.000 empresas correspondientes a grandes rubros.

El objetivo será estudiar las estructuras de costos de estas empresas, y verificar que no estén poniendo precios que les den “ganancias extraordinarias” en medio de la pandemia. Esta absurda idea se basa en la teoría valor trabajo profundizada por el marxismo y pretende “evitar el desabastecimiento”.

Lo que el Gobierno no entiende es que el peligro por desabastecimiento es precisamente generado por la propia Secretaría de Comercio, y su política de precios máximos.

Si la empresa no puede poner el precio que la cantidad ofertada le demanda, no le queda otra opción que o perder plata, o vender menos.

Ad

Español está determinada en aplicar medidas típicas de la planificación económica centralizada, que atentan directamente contra el normal funcionamiento de una economía moderna basada en el sistema de precios. 

El esquema fue pautado en el Boletín Oficial con el nombre de Sipre (Sistema Informativo para la Implementación de Reactivación Económica), y amenaza con implementar multas severas para todas aquellas empresas que no se adapten a esta política disfuncional de precios. 

Se plantea la aplicación de la Ley de Abastecimiento para aquellas empresas que no sean capaces de sostenerse con los esquemas de precios máximos y las regulaciones vigentes. 

El sistema no solo busca monitorear empresas, sino que demandará un informe por parte de las mismas en el cual se indique detalladamente información en torno a los precios ofertados, las cantidades vendidas de bienes finales e intermedios, así como los niveles de stock disponibles mes a mes. 

De esta manera, las autoridades aseguran que el Sipre generará una suerte de alertas tempranas para detectar el desabastecimiento cuando sea necesario y actuar en consecuencia. 

Ad

En abril se incluirá un listado con cerca de 500 empresas que serán afectadas por las nuevas normativas, esto como parte de una primera etapa de implementación del sistema. En esta etapa el Gobierno se concentrará en el sector del comercio, la construcción y la industria

Dado el esquema planteado, se pondrá un énfasis especial en el rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas, productos de limpieza, electrodomésticos, productos químicos, y electrónica

En una segunda etapa se plantea incluir otra tanda de 500 empresas de otros rubros menos específicos, y con una amenaza latente de desabastecimiento sensiblemente menor a las comprendidas en abril. 

Este tipo de herramientas constituyen un paliativo de nula eficacia para detener el aumento de precios, y evidencian la debilidad del programa económico a la hora de defender sus propios lineamientos y objetivos en torno a la inflación.  

La meta del 29% de inflación anual para diciembre de este año fue constantemente defendida por Martín Guzmán, pero cada vez es más rechazada dentro de las estimaciones privadas.  

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Vallejos explotó contra Alberto en un audio filtrado: “Es un okupa en la Casa Rosada con nuestros votos”

Publicado

en

La diputada que responde a Cristina Kirchner y que apunta al Ministerio de Economía dice que Cafiero es un “payaso” y acusa a Guzmán de ser aliado de los “yanquis”.

Crece la tensión en el gobierno tras el quiebre de gobernabilidad que hubo ayer. Ahora se filtró un audio de la diputada ultra cristinista Fernanda Vallejos donde trata de “okupa” y de “mequetrefe” a Alberto Fernández.

Es un tipo al que nosotros llevamos de Presidente”, asegura despectivamente en un tramo del audio.

Vallejos confirma la fuerte crisis que vive el gobierno tras la dimisión de varios ministros y funcionarios que responden a Cristina Kirchner y asegura que Fernández está “atrincherado” en la Casa Rosada.

Según explica, lo que quería el kirchnerismo duro es que en las horas posteriores a la fuerte derrota del oficialismo en las primarias del domingo era poner “todas las renuncias sobre la mesa”.

En el audio empieza hablándole a un hombre llamado Pedro, que sería alguien de su círculo íntimo de su equipo legislativo. “Lo que pasa es que todos esperábamos que el enfermo de Alberto Fernández, el okupa de Alberto Fernández, el lunes a las 8 de la mañana estuviera haciendo una conferencia de prensa en un escritorio, con todas las renuncias sobre la mesa diciéndole a la Argentina no que había escuchado el mensaje de las urnas como dijo hipócritamente el domingo, porque obviamente se ve que además de ciego es sordo, porque jamás ha escuchado nada ni tampoco aprendió nada de Néstor (Kirchner) ni de nadie. Pero no lo hizo”.

Y agrega: “No solamente no lo hizo, no lo quiere hacer. Quiere conservar a su núcleo de inútiles, que están ahí todos de prestado, ocupando las oficinas de la Casa Rosada y no han hecho nada”.

El audio de la discordia

Vallejos lo compara al presidente con la situación de Martín Redrado, cuando Cristina le había pedido que renuncie al Banco Central, pero el economista se negó y tuvo que ser expulsado por la fuerza.

El tipo [Alberto] está atrincherado como Redrado en el Banco Central, así atrincherado en la Casa Rosada, y él es un ocupa porque no tiene votos, no tiene legitimidad, no lo quiere nadie, dice a los gritos.

Mirá si alguien va a votar a este mequetrefe, que aparte no sirve para nada. Y la gente no lo quiere, no lo quiere porque justamente no se ha subordinado a la política para la cual fue elegido. No se asistió a la gente como se la debió haber asistido. Eso impidió además tener una política sanitaria muchísimo más efectiva y evitar un montón de muertes, porque tuvimos que abrir antes de tiempo y mal, porque justamente la gente se estaba cagando de hambre. Se siguió cagando de hambre“, admite la diputada que Cristina ya pidió varias veces para el Ministerio de Economía.

También afirma que el Gobierno supeditó las políticas de gobierno al Fondo Monetario y hace una dura crítica al ministro de Economía, Martín Guzman, al que acusa de mentir y de “salir de yankilandia“.

No tiene la más mínima formación política y evidentemente, por sobre todas las cosas, no tiene la más mínima sensibilidad social, lo acusa.

Martín Guzmán hizo un presupuesto donde se partía de la premisa de que en marzo se terminaba la pandemia. Esto todos lo sabemos bien. Una mentira que todos sabíamos que era una mentira. Pero no sólo eso. Después, cuando ocurrió lo obvio que era la pandemia, no se terminó y que hubo que endurecer las medidas de cuidado, para lo cual más o menos hubo que hacerse un harakiri durante prácticamente dos meses, porque tampoco querían hacer eso. Y no hubo políticas económicas que acompañen. Entonces la situación se fue agravando cada vez más y tenemos prácticamente equilibrio fiscal. ¿Equilibrio fiscal con 50 por ciento de pobreza, en el medio de una pandemia? Entonces es obvio que la gente no iba a venir a aplaudirnos“, dice sobre el ministro que busca desplazar.

Y luego sigue con su furia al titular de Economía: “Muchos de los que compartimos este espacio lo veníamos diciendo. Entonces, digo… ¿Hay un problema de poder? Puede ser. Pero fundamentalmente hay un problema político, que es que el pueblo nos está marcando un camino y hay un tipo atrincherado en la Casa Rosada que dice ‘me cago en el camino que el pueblo nos marcó el domingo’ y me lo mantengo al tipo este que salió del frasco del agua  se fue al frasco de yankilandia y lo trajeron y lo sentaron ahí en el Ministerio de Economía“, cerró.

Seguir Leyendo

Argentina

Los movimientos sociales suspendieron la marcha en Plaza de Mayo para respaldar a Alberto Fernández

Publicado

en

Según dicen desde la Rosada, el propio presidente pidió que se cancele la marcha de la UTEP.

A pesar de que necesitaba una demostración de fuerza en medio de un boicot de Cristina Kirchner a su débil gobierno, Alberto Fernández pidió que se cancele sta tarde la marcha de los movimientos sociales a Plaza de Mayo para respaldar al presidente, como se había anunciado ayer.

Los movimientos sociales alineados con la Casa Rosada y nucleados en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) decidieron suspender la muestra de apoyo.

El jefe de Estado desayunó esta mañana con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, otro de los grandes derrotados del domingo y mantuvo reuniones con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en la Quinta de Olivos.

Los dirigentes coincidieron en que una movilización como la anunciada podría generar más tensión en el peronismo, especialmente creando facciones internas, en medio de la crisis política que atraviesa el Gobierno.

Ayer, en un primer momento, la Casa Rosada había avalado la jugada de los movimientos sociales, pero con el correr de las horas fueron cambiando de opinión y esta mañana se lo comunicaron a los principales referentes de las agrupaciones para que cancelen.

Si bien sindicalistas como Fernando “Chino” Navarro” y Emilio Pérsico, ambos funcionarios nacionales, habían dado su apoyo, sumando a Movimiento Evita y Barrios de Pie a la movilización, Juan Grabois expresó que ni él ni su gente apoyaría la marcha.

Ya se hablaba de una posible pelea en medio de la marcha entre albertistas y cristinistas, y una imagen así solo hubiera contribuido al desgaste del gobierno.

Seguir Leyendo

Argentina

A repartir después de la derrota: El Gobierno brindará un bono extraordinario de $6.000

Publicado

en

Entre el shock de medidas económicas que anunciará el presidente Alberto Fernández este jueves, se incluye un aporte extraordinario de 6.000 pesos, suba al salario mínimo, un nuevo plan de obras de obras públicas y un posible IFE 4.

En medio de una grave crisis institucional desprendida del quiebre de gobernabilidad entre el Presidente y su Vice, el Gobierno hará varios anuncios económicos luego de la derrota que sufrió el último domingo en las PASO

Entre la batería de anuncios que realizará el mandatario, se incluye el pago de un bono por única vez a jubilados y pensionados. Se trata de un bono extraordinario de 6.000 pesos, que no se sumará al haber mensual sino que se abonará por única vez en octubre.

El mismo alcanzará a quienes cobren menos de dos haberes mínimos. Con la última suba del 12,39%, la jubilación mínima actualmente es de 25.922 pesos, unos 137 dólares, la más baja en décadas.

Solo podrán acceder a este bono los que tengan ingresos por debajo de los 51.844 pesos, y en el mejor de los casos implicará una suba momentánea del 23%.

El fantasma del IFE 4

Durante el lunes, Martín Guzmán y Matías Kulfas estuvieron trabajando en el paquete que se anunciaría este jueves. Algunas de las iniciativas ya estaban en marcha: la actualización del piso de Ganancias y la revisión del salario mínimo, que recién se producirá a fin de mes.

El Gobierno impulsaría un incremento adicional del 10% -sobre el 35% que ya aumentó en lo que va del año-, de forma tal de ponerlo en el mismo escalón que el promedio de las paritarias del sector privado. De esta manera, el salario mínimo quedaría en torno a los $32.000. Si bien podría generar una importante mejora en un sector del mercado laboral, potenciará el mercado informal y dejará a más personas sin empleo.

Pero habrá más: la idea es otorgar una compensación a los sectores más postergados de la sociedad, especialmente abatidos por la aceleración inflacionaria de los últimos meses que es culpa del mismo gobierno. En primer lugar, habría una mejora para los beneficiarios de la AUH y a otros sectores que perciben ayuda social por parte del Estado.

También se abonaría un cuarto Ingreso Familiar de Emergencia (IFE 4). Se trata de una ayuda que anteriormente fue de 10.000 pesos y que se convirtió en la prestación económica de mayor alcance. En dichas oportunidades llegó a casi 9 millones de trabajadores de la economía informal, monotributistas sociales, monotributistas de las categorías A o B y a trabajadores de casas particulares y desempleados.

El conflicto parte de que ni Guzmán ni Kulfas ven la posibilidad de que se pueda emitir este IFE 4 sin generar un muy peligroso desbalance en la economía, mientras que desde el cristinismo, potenciado por visiones como la de Aníbal Fernández, Máximo Kirchner o Fernanda Vallejos, sin IFE 4 los resultados de la elección general de noviembre serán aún más devastadores que los de las PASO.

Por último, se apura la presentación de un nuevo plan de obras públicas para llevar a cabo en las provincias. En las primeras horas después de la derrota hubo un notorio descontento por parte de los gobernadores oficialistas que tuvieron un revés electoral el último domingo y reclaman una mayor ayuda del gobierno nacional.

Seguir Leyendo

Trending