Seguinos en redes

Argentina

Lo que la izquierda no quiere que sepas: La relación del Proceso con Fidel, la URSS y el Partido Comunista Argentino

Publicado

en

Todos los 24 de marzo, la Izquierda argentina sale a repudiar el golpe de Estado que se produjo en 1976. cruzando los dedos para que la gente siga olvidándose de las relaciones del Proceso de Reorganización Nacional con países y dirigentes de su ideología.

Mitos, mentiras o verdades a medias hay muchas sobre lo sucedido en los años 70. Como todos los 24 de marzo, los medios y los equipos de comunicación de distintos políticos se llenan de palabras hablando de "Memoria", pero ¿realmente se acuerdan lo que pasó?

Uno de los grandes mitos instalados en la sociedad (y que prácticamente se puede considerar de sentido común a esta altura) es que la última dictadura militar fue una de carácter anti-comunista y opuesta a las corrientes de izquierda, y, por lo tanto, una dictadura de derecha.

El gobierno de facto efectivamente combatió la considerada “subversión”, guerrillas urbanas y rurales que asolaban el país con atentados, copamientos a bases militares, asesinatos, entre otras cosas, que claramente se identificaban con postulados socialistas y comunistas, incluso habiéndose entrenado en países comunistas, principalmente en Cuba, desde donde recibieron apoyo logístico y estratégico para desatar la ola de ataques terroristas. (Montoneros, ERP, FAR, FAP, etc)

Pero el Proceso de Reorganización Nacional no persiguió a ningún dirigente de los partidos comunistas o de izquierda que no tuvieran vínculos con la guerrilla, tampoco rompió relaciones con países como la URSS o Cuba, por el contrario, las reforzó.

A las autoridades argentinas de facto no les interesaba per se, que los dirigentes políticos sean de izquierda, incluso se les permitió a muchos intendentes, legisladores y gobernadores tanto peronistas como radicales simpatizantes con estas ideas seguir en sus cargos.

El Partido Comunista Argentino

El Partido Comunista Argentino (PCA) no sólo no fue ilegalizado durante la dictadura, sino que también apoyó abiertamente el Golpe de Estado realizado el 24 de marzo de 1976. En un comunicado, un día después de la asunción al poder de Jorge Rafael Videla, dijo que “la situación había llegado a un límite extremo” en referencia al gobierno de María Estela Martínez de Perón.

Debido a su incapacidad para gobernar el país en el contexto de crisis que había, los dirigentes comunistas se preguntaba si la nueva dictadura instaurada iba a ser diferente a las otras, en la defensa, según ellos, de los "latifundios improductivos y en aumentar la dependencia del país".

"Es fundamental que las Fuerzas Armadas sepan ser factor de liberación, no instrumento de dependencia. […] El Partido Comunista considera una necesidad política e histórica la participación de las Fuerzas Armadas, en igualdad de condiciones con los civiles, en un gobierno cívico militar", publicó el día del golpe de Estado el Partido Comunista.

Durante el gobierno de Videla y, a partir de 1977, el PCA defendería al gobierno militar de las denuncias de Estados Unidos por las violaciones de los Derechos Humanos. El entonces presidente Jimmy Carter, apoyando las acciones de organizaciones de los DD.HH. estadounidenses, comenzó a denunciar a Argentina en el plano internacional.

Como respuesta a esto, el PCA sacó un comunicado donde defendía a la Argentina de una Estados Unidos que “erigida en un tribunal supremo se atribuye el derecho de juzgar a las demás naciones del mundo".

"Estados Unidos ha interferido en asuntos internos de nuestro país esgrimiendo hipócritamente el argumento de la violación de los derechos humanos (…) Negamos sinceridad y autoridad moral al imperialismo yanqui para defender los derechos humanos más allá de su frontera”, escribieron en un comunicado oficial en plena dictadura.

También hay que decir que dirigentes del comunismo argentino como Athos Fava, quien sería Secretario General del Partido Comunista a partir de 1980, y Fernando Nadra, vocero del PCA, obtuvieron visas para viajar, en 1978, a Estados Unidos, en donde se reunieron con otros dirigentes de izquierda y dieron conferencias defendiendo al Proceso de las acusaciones del gobierno de Carter.

Entre otras cosas, decían que el gabinete que había sido armado provenía de una "amplia coalición democrática y cívico-militar", y que las autoridades de facto solo estaban buscando una "transición democrática".

En discursos que quedaron grabados y bien documentados, los dirigentes del PCA argumentaban que el Proceso era muy diferente a la dictadura de Pinochet en Chile, que "era fundamentalmente un régimen anticomunista"; y la comparaban, en su lugar, con la Revolución de los Claveles de Portugal.

También destacaron que a diferencia de otras dictaduras militares en la región, en ningún momento se prohibió a los catedráticos comunistas dejar de enseñar ideas marxistas o revolucionarias, siempre y cuando éstas denunciaran los movimientos armados guerrilleros.

Esta defensa provenía directamente de las directrices que se ordenaban desde Moscú, donde años después quedó en evidencia que se les había ordenado no atacar a la dictadura del Proceso debido a que la consideraba “moderada y progresista” (mismas palabras que se leían en los comunicados del Partido Comunista), y que no querían que Argentina cayera en un régimen como el de Augusto Pinochet, que era claramente y abiertamente anticomunista y enemiga de la Unión Soviética, y una aliada fundamental de los Estados Unidos.

Es importante aclarar que el 24 de marzo de 1976, fueron ilegalizados otros partidos mas pequeños como el Partido Comunista Revolucionario (Ley 21.269), pero la agrupación fue legalizada nuevamente unos meses después, el 9 de junio, y la misma adoptó la misma línea discursiva que el PCA (Ley 21.324).

Por último, también hay que agregar que, pasados los años y aumentando el descontento de la población hacia la Junta Militar, el Partido Comunista se haría más crítico del gobierno militar, pero que lo hicieron recién después de que medios considerados de derecha como La Prensa empezaran a publicar las listas de nombres de personas desaparecidas.

Incluso el economista liberal Álvaro Alsogaray se expresó públicamente en contra del Proceso antes que el Partido Comunista, oponiendose a la instalación de un gobierno de facto desde antes que se produjera. Como mencionamos, por alguna razón que excede el análisis de este artículos, estos hechos son olvidados por la historia.

Unión Soviética y Argentina: relaciones carnales

La Unión Soviética y la República Argentina nunca rompieron relaciones diplomáticas durante el Proceso de Reorganización Nacional. En línea con lo mencionado acerca de la no-proscripción de dirigentes de izquierda, el embajador de Argentina en Moscú fue Leopoldo Bravo, un histórico dirigente político sanjuanino, uno de los más famosos "peronistas de izquierda", que ya había sido embajador de Argentina en la URSS durante la segunda presidencia de Perón, entre 1953 y 1955.

Una muestra de esta política fue la exposición que hicieron 65 funcionarios soviéticos de su industria en el Centro de Municipal de Exposiciones de la Ciudad de Buenos Aires, que, aunque autorizada por el gobierno peronista anterior, fue ratificada y efectivamente se realizó en pleno Proceso, con la participación de dirigentes de izquierda opositores al régimen militar.

Económicamente, la Argentina encontró en la Unión Soviética uno de sus mayores aliados comerciales. El comercio bilateral pasó de US$ 486 millones de dólares en 1978 a US$ 3.000 millones de dólares en 1981, enviando a los rusos un tercio del total de los granos que Argentina exportaba en el mundo. El economista Mario Rapoport confirmaría luego que la URSS fue la principal compradora de carnes durante el período 1980-1982 y había sido segunda en el 79.

Esta relación tuvo un trasfondo muy importante: la invasión del Ejército Rojo a Afganistán le había dado la posibilidad histórica a Estados Unidos de imponer un embargo masivo contra la Unión Soviética, quien recurrió a la Argentina para seguir sustentándose.

Si bien Argentina votó condenando la invasión soviética y accedió al boicot de los Juegos Olímpicos en Moscú de 1980, el Proceso rechazó sumarse al embargo estadounidense y profundizó las relaciones comerciales con Moscú.

Curiosamente, acorde al relato oficial, el gobierno de facto de la Junta Militar fue "neoliberal", un rótulo que se otorga a los gobiernos que apoyan el ingreso indiscriminado de capital extranjero, las privatizaciones y los bajos impuestos. Realmente otro mito argentino, ya que el Proceso denegó el ingreso de millonarias inversiones extranjeras por su pelea por los DD.HH. con Estados Unidos y Europa, a la vez que presentó un tímido programa de privatizaciones y no hizo más que aumentar impuestos.

No sería hasta 1989, con la asunción del peronista Carlos Menem, preso durante todo el Proceso de Reorganización Nacional, que el verdadero "neoliberalismo", como se define mediáticamente en estos días, llegara a instalarse en Argentina.

Cuba y Argentina: favores y silencio

Otras relaciones del Proceso que merecen un análisis más riguroso son con la dictadura castrista en Cuba. Las relaciones entre estos dos países siempre se mantuvieron cordiales y la diplomacia nunca se pinchó. Incluso la Cancillería cubana respaldó a la Argentina en los foros internacionales.

En realidad, todo el Movimiento de Países No Alineados fue cómplice de la dictadura militar argentina, tal como lo señala Gabriel Salvia, presidente del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL): "Parece escapar a la memoria de varios funcionarios del gobierno nacional, legisladores, periodistas y activistas de derechos humanos de la Argentina el hecho de que el régimen cubano de Fidel Castro fue un actor decisivo para bloquear la condena a la dictadura militar argentina en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, para lo cual operó junto a los países del Movimiento de No Alineados y del extinto Bloque Socialista, evitando la condena internacional promovida por los Estados Unidos de América".

Castro jamás condenó las desapariciones en Argentina y cuando hablaba del país en los años que gobernó el Proceso, se refería a éste como "el gobierno" y no como "la dictadura", cosa que sí hacía (y siempre hacía el esfuerzo de remarcarlo) para los regímenes en Chile o en Brasil.

Esta complicidad de Cuba con el Proceso fue recordada recientemente por un sobrino del propio Che Guevara. Martín Guevara es hijo del menor de los hermanos del Che, Juan Martín, y a los 10 años de edad, se exilió con su familia a La Habana, donde pasó buena parte de su vida, hasta 1988, donde se mantuvo como un asesor directo de los Castro.

Su testimonio en este sentido es contundente. Durante su exilio en Cuba, fue testigo directo de la complicidad de Fidel con Videla como pago por los suministros de cereales argentinos a la Unión Soviética, un aporte alimentario que fue más apreciado aún cuando Moscú comenzó a padecer el embargo dictado por Washington tras la invasión de Afganistán.

A Martín Guevara le tomó mucho tiempo poder hacer esta denuncia, pero hoy sabemos la verdad. Recién en el año 2010 publicó un artículo sobre el tema: "Durante muchos años y por razones de lealtad familiar, y quizá cierto adoctrinamiento de izquierda, renuncié a mi derecho a contarlo".

Una verdad muy difícil de aceptar para quienes ven en La Habana, todavía al día de hoy, un faro que ilumina el comunismo en el continente. Cuba en los 70s demostró en esa conducta que no era más que un satélite soviético, sin el menor margen para diferenciarse. Y Fidel Castro no era más que un lacayo de Moscú, que se mantuvo callado mientras la Junta Militar en Argentina exterminaba a los guerrilleros que sus mismas Fuerzas Armadas habían entrenado y enviado al país sudamericano para propiciar un cambio de régimen.

La dictadura en Cuba ni siquiera movió un dedo cuando dos cubanos en Argentina, vinculados al terrorismo guerrillero, desaparecieron en septiembre del 76. Castro recién recordó la situación varios años después, cuando ya había vuelto la democracia a la Argentina, cuando en 1984 citó a Estela de Carlotto, la referente de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, a La Habana.

Lo curioso es que ni Estela de Carlotto ni la combativa Hebe de Bonafini jamás le reprocharon a los líderes cubanos la complicidad con el Proceso ni en ese viaje ni en las decenas de viajes que hicieron en los años posteriores.

Argentina

La postura de cada gobernador frente al Pacto de Mayo que propuso el Presidente Milei en el Congreso

Publicado

en

El Presidente convocó a mandatarios provinciales, ex presidentes y líderes de la oposición a firmar Pacto de Mayo en Córdoba. En las primeras horas después del anuncio, 12 gobernadores se expresaron a favor.

En la 142° Apertura de las Sesiones Ordinarias del Congreso de la Nación, el presidente Javier Milei presentó el Pacto de Mayo, un documento fundacional que permitirá sentar las bases para la refundación de la Argentina. El máximo mandatario convocó a gobernadores, ex presidentes y líderes de la oposición a firmar el Pacto en Córdoba, el próximo 25 de mayo.

Milei advirtió que no confía en la voluntad de diálogo de los gobernadores y los desafió a probar que está equivocado. Rápidamente, varios de los principales mandatarios provinciales, en especial aquellos que confabularon para derribar la Ley Bases en el Congreso hace tan solo un mes, se expresaron en apoyo a la idea y confirmaron asistencia.

Martín Llaryora fue uno de los primeros en expresarse en favor, una de las declaraciones de apoyo más esperadas dado que la reunión entre los gobernadores y el presidente se llevaría a cabo en su propia provincia, Córdoba.

Nacho Torres, el último gobernador que decidió atacar al Gobierno Nacional por el ajuste, también le respondió a Milei, aunque lo hizo con otra invitación. "Celebro y acompaño la convocatoria del presidente Javier Milei al Pacto del 25 Mayo. Coincidimos en el norte de los ejes planteados, con diálogo y respeto por el federalismo".

"En este contexto de convocatoria, sería muy importante contar con su presencia en la reunión del 7/3 en Puerto Madryn, junto a los gobernadores patagónicos, para diseñar y consensuar una agenda de desarrollo productivo", agregó el gobernador de Chubut.

Por su parte, el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, que hace pocas semanas fue a la Corte Suprema de Justicia para reclamar por uno de los tantos fondos que el Gobierno de Milei eliminó, también respondió a la convocatoria.

"Nos encontrará siempre en el lugar de los grandes acuerdos nacionales que por la vía del consenso, el diálogo y el federalismo traigan paz y bienestar a los argentinos, en especial al querido pueblo misionero", aseguró.

Por su parte, el gobernador radical de Mendoza, Alfredo Cornejo, el más cercano del radicalismo a las ideas de Javier Milei, también respondió de manera positiva. Internamente, Cornejo es uno de los mayores aliados del ministro Francos en las negociaciones con otros gobernadores de la UCR.

"El presidente Javier Milei trazó el rumbo legislativo. Valoramos la convocatoria a un pacto politico por la economía y la sociedad. Es importante señalar que muchas de las iniciativas planteadas por el Presidente son parte del camino recorrido en Mendoza durante los últimos 8 años".

También se plegó al llamado el gobernador radical de Santa Fe, Maximiliano Pullaro: "Quiero destacar la convocatoria al diálogo y a un acuerdo nacional que realizó el presidente Javier Milei. Es el tiempo de escucharnos con respeto, sin imposiciones. Todos tenemos la oportunidad de impulsar el cambio que los argentinos reclaman y necesitan".

Quien se mantiene como un aliado duro del Gobierno de Javier Milei, aunque fue electo por Unión por la Patria, el gobernador peronista de Tucumán, Osvaldo Jaldo, confirmó su apoyo. Recientemente, desprendió a tres diputados para que armen el bloque Independencia y votó de manera perfecta la Ley Bases.

"Como representantes de Tucumán, la tierra donde se declaró la Independencia, acompañaremos la convocatoria del Presidente para reunirnos en Córdoba", señaló Jaldo, el único gobernador que no no había apoyado el reclamo de Nacho Torres.

También coincidió con el llamado al Pacto el gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio, quien dijo que apoyaba fuertemente los lineamientos planteados por Milei. "Presidente, cuente conmigo para impulsar el Acuerdo de Mayo que propuso esta noche. Estoy de acuerdo con todos y cada uno de los 10 puntos que planteó".

El Jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, también se sumó a la convocatoria: "Señor presidente Javier Milei, comparto la necesidad de austeridad y de recuperar el valor de la política al servicio de la gente. Siempre que me convoque a trabajar por la Argentina, a motorizar el cambio para que los argentinos de bien puedan trabajar y progresar libremente, ahí estaré presente. Cuente con eso".

A su vez, el gobernador de San Juan, Marcelo Orrego, también celebró el pacto. "Coincidimos en que hay que trabajar en equipo y dialogando. Vamos a estar siempre trabajando para que Argentina vuelva a ser un país normal, apoyándonos más en las similitudes que en las diferencias. Cuenta conmigo en todos los acuerdos que nos ayuden a crecer como país, siempre que beneficien a los sanjuaninos".

El mandatario de San Luis, Claucio Poggi, quien ingresó por Juntos por el Cambio, pero se está haciendo su propio espacio con Avanza San Luis, también apoyó el llamado al Pacto de Mayo.

"Comparto con usted su iniciativa de equilibrar las cuentas públicas, San Luis hoy sufre las consecuencias de 4 años de deficit fiscal. Lo acompaño en avanzar en los acuerdos federales necesarios para realizar los cambios y las transformaciones que como País tanto necesitamos para salir adelante".

Por su parte, este sábado el gobernador de Neuquén, Rolando Figueroa, ensayó un tipo de respuesta aunque sin aludir directamente a la convocatoria: "Como lo dije en la apertura de sesiones, confío en que somos capaces de generar un canal de diálogo y de acuerdos entre las Provincias y la Nación, como lo hemos hecho con los intendentes de nuestra provincia".

"No es posible tener un gobierno nacional fuerte con provincias débiles, ni es posible tener un gobierno nacional débil, con provincias fuertes. Tenemos que crecer todos juntos y tenemos que potenciarnos entre todos para brindarle las soluciones a la gente".

El radical Leandro Zdero, de Chaco, se manifestó en los primeros minutos del sábado, a través de las redes sociales. Aceptó el llamado de Milei y se mostró del lado de quienes quieren "transitar el camino de la prosperidad".

"Presidente Milei, celebro su convocatoria al pacto del 25 de mayo. La austeridad, el diálogo y un acuerdo que nos permita mirar hacia adelante para el progreso de los argentinos, es el rumbo. Cuenta en esta tarea con nuestro acompañamiento como gobierno y con el coraje de quienes estamos listos para transitar el camino de la prosperidad", sostuvo Zdero.

Poco antes del mediodía de este sábado, el peronista Gustavo Sáenz, de Salta, que estuvo dentro del Congreso y también mantiene una estrecha relación con Francos, se refirió a la convocatoria de Milei: "Creo firmemente que el diálogo y la búsqueda de acuerdos es la única manera de trabajar para lograr salir de la crisis permanente que atraviesa nuestra Patria. Nuestra Argentina federal, necesita que toda su dirigencia, con humildad, sin mezquindades ni agravios pueda avanzar en acuerdos".

Y afirmó: "Acompaño la propuesta del Presidente de sentarnos a dialogar para buscar respuestas a los enormes desafíos que enfrentamos como Nación y procurar firmar un gran Acuerdo Nacional, que es también lo que junto a varios gobernadores propusimos".

Después del mediodía de este sábado, opinó el kirchnerista Sergio Ziliotto, de La Pampa, que estuvo presente en el Congreso para el discurso de Milei, y aunque se expresó contrario a algunos puntos del Pacto, aseguró que participará: "Siempre vamos a dialogar. El diálogo es la base de la política. Pero el diálogo se construye a partir del respeto. Y los acuerdos devienen del consenso, no de la imposición".

Por último, se expresó el radical de Jujuy, Carlos Sadir. En un pasaje del discurso, el presidente cargó sin nombrarlo contra su padrino político, Gerardo Morales. Sin embargo, Sadir apoyó el llamado al diálogo.

"Celebro la convocatoria anunciada hoy por el Presidente Javier Milei a los gobernadores y espero ansioso que se concrete. Queremos proponer, escuchar y ser escuchados, tener la oportunidad de que el gobierno nacional conozca nuestra visión y nuestros proyectos para dejar definitivamente atrás este presente que duele y encaminarnos por un camino de crecimiento", posteó Sadir.

El que más sorprendió fue el peronista Raúl Jalil, de Catamarca, quien a pesar de mantener una excelente relación con el ministro Francos, que ingresó por Unión por la Patria y es, en todos sus nombres, aliado del kirchnerista.

Pero aún así, celebró el llamado al diálogo. "A veces las provincias se benefician de acuerdo al presidente o al color político. Creo que temas como la vivienda o como la asistencia social que deben ser políticas del intendente o el gobernador. Lo veo bien que se empiece a trabajar, hay que ver los detalles, como respresentantes de los catamarqueños voy a trabajar para que los ciudadanos estén mejor", dijo Jalil en diálogo con el programa "Sábado tempranísimo" de radio Mitre. Por el momento, no subió un apoyo a las redes sociales.

Y agregó: "Hay que ir a Córdoba, desde el peronismo hay que trabajar este nuevo pacto y tiene que servir para todos los argentinos".

Por el momento no se han expresado ni el radical de Corrientes, Gustavo Valdés, aunque se descuenta que apoyará el Pacto dado que es uno de los mayores aliados de Milei en las provincias, ni los otros gobernadores kirchneristas.

Ni Ricardo Quintela, de La Rioja, ni Gildo Insfrán, de Formosa, ni Gustavo Melella, de Tierra del Fuego, ni Alberto Weretilneck, de Río Negro, ni Claudio Vidal, de Santa Cruz, y definitivamente, no apoyó el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Seguir Leyendo

Argentina

Milei prometió 8 nuevas medidas "anti-casta" en su discurso en la Apertura de Sesiones en el Congreso

Publicado

en

Milei prometió que este año presentará la eliminación de las jubilaciones de privilegio, elecciones libres en los sindicatos, convertir la emisión inflacionaria en un delito de lesa humanidad, y más.

El presidente Javier Milei abrió las 142° sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, donde tras una larga explicación técnica de la pesada herencia que recibió, explicó cuáles serán los proyectos de leyes que enviará al Poder Legislativo para que sean aprobados en el periodo legislativo que comenzó este 1ro de marzo y concluye el 10 de diciembre de este año.

Durante su discurso frente a los legisladores de la Nación, el mandatario mencionó todas las reformas que impulsó desde que llegó al Poder Ejecutivo y enumeró otra lista de medidas que entrarán en vigor a partir de hoy como parte de su decreto desregulador que firmó en diciembre pero que se reglamentó recién en las últimas semanas.

Sin embargo, todos estos logros primerizos representan únicamente la superficie de los grandes cambios que venimos a implementar en Argentina”, planteó Milei antes de presentar varias de sus iniciativas. “Para profundizar en nuestra misión de terminar con los privilegios de la política y sus amigos estamos enviando al Congreso un paquete de leyes anticasta y quiero compartir con ustedes algunos de sus componentes”, comenzó presentando el mandatario.

Se trata de ocho iniciativas que Milei presentó como parte de un “paquete anticasta” ante la Asamblea Legislativa, que incluyen medidas específicas que permitirán materializar el ajuste a la clase política en favor de la clase media.

1. La eliminación de las jubilaciones de privilegio para Presidente y Vicepresidente.

Los máximos mandatarios y los jueces federales cobran una jubilación que es varias cientos de veces más altas que las jubilaciones ordinarias de los demás funcionarios públicos, incluso ajustando por sus salarios cuando estuvieron en funciones. Esta primer medida normaliza las jubilaciones para presidente y vice.

2. La obligación a los sindicatos a elegir a sus autoridades a través de elecciones periódicas libres y supervisadas por la Justicia electoral que limitará los mandatados a 4 años y establecerá un tope de una sola reelección posible.

“Vamos a terminar con esa locura de imponerle a la gente las condiciones laborales que define detrás de un escritorio un señor que no trabaja hace 30 años”, declaró el Presidente durante su alocución.

3. Los convenios colectivos específicos que realicen en asociación libre los trabajadores de una empresa o grupos de empresas primarán por sobre los convenios colectivos del sector.

En la gran mayoría de países de Occidente, los trabajadores se asocian colectivamente a nivel de compañía. En Estados Unidos, por ejemplo, existe el gremio de trabajadores de Ford, de Amazon, de Starbucks, y así. En Argentina, es muy diferente, ya que existen los gremios por rubros, por lo que se tienen sindicatos de automotrices, de camioneros o de comercio.

Esto es poco eficiente a la hora de negociar salarios, ya que se establecen medidas sin tener en cuenta las realidades de cada empresa. Además, estos sindicatos por sector tienen un poder extorsivo enorme ya que pueden declarar huelgas generales de todos los trabajadores de un rubro, incluso si hay trabajadores de una empresa particular que no quieren parar.

4. Las personas condenas por corrupción en segunda instancia no podrán presentarse como candidatos en las elecciones nacionales, y perderán todos sus beneficios.

La medida busca introducir el concepto de "Ficha Limpia" en la política argentina, muy común en otros países donde se requiere que los políticos que se presenten a elecciones no tengan causas firmes por corrupción. Además, todo ex funcionario público con condena firme en segunda instancia por delitos de corrupción perderá automáticamente cualquier beneficio que tenga por haber sido funcionario.

5. Reducir drásticamente la cantidad de contratos para asesores de diputados y senadores de la Nación.

La medida buscará poner un tope a la cantidad de asesores que puede contratar cada legislador en el ámbito legislativo. Milei lo presentó como “una práctica común de la política que los representantes del pueblo armen pymes de 30/40 asesores cada uno, dilapidando los recursos de los argentinos”.

6. Se descontará la jornada de trabajo a los empleados del Estado que hagan paro.

La medida ya está contemplada en el DNU 70/2023 que firmó en diciembre del año pasado, pero quedó suspendida por la Justicia Laboral. Milei busca reglamentarlo con fuerza de ley incluso antes de que llegue a la Corte Suprema. El concepto que se busca sostener es el de "el que para, no cobra".

7. Eliminar el financiamiento público de los partidos políticos.

Actualmente el sistema de financiación de la política es extremadamente corrupto: el Estado Nacional se encarga de financiar a los partidos políticos, asignándoles un dinero proporcional a los votos que obtuvieron en las últimas tres elecciones nacionales, mientras limita enormemente las donaciones privadas.

Esto lleva a que los grandes partidos tengan desproporcionalmente más dinero que los partidos más chicos, aunque haya un masivo apoyo popular y económico a las ideas que profesan las agrupaciones que quizás es de las primeras elecciones que se presentan.

8. Hacer delito de lesa humanidad la emisión monetaria que genere inflación.

En línea con su ideología libertaria, Milei buscará penalizar por ley al Presidente de la Nación, al Ministro de Economía, y a los funcionarios del Banco Central que ordenen emitir dinero para pagar gasto público del Gobierno Nacional. A su vez, se penalizará a diputados y senadores nacionales que aprueben un presupuesto que contemple financiar déficit fiscal con emisión monetaria.

Esto no será solamente un acto criminal, si no que será considerado un delito de lesa humanidad, una categoría reservada para la sistemización de la tortura, la desaparición forzada, el homicidio, la esclavización, y la deportación. Sin embargo, la propuesta de Milei estaría dentro del Estatuto de Roma, que declara como crimen contra la humanidad "un ataque general o sistemático contra civiles en tiempo de paz o de guerra".

Al respecto, desatacó: “Propondremos que esto esté a la altura de un delito de lesa humanidad de manera tal que se imprescriptible para que tarde o temprano paguen el costo de sus acciones".

Seguir Leyendo

Argentina

Pacto de Mayo: Javier Milei convocó a la oposición a firmar un acuerdo para refundar las Bases de la Argentina

Publicado

en

El Presidente quiere sellar el próximo 25 de mayo, en Córdoba, un acuerdo sobre 10 políticas públicas para instaurar un nuevo orden político y económico. Estará sujeto a la aprobación de la Ley Bases y a un nuevo pacto fiscal.

El presidente Javier Milei inauguró en la noche del viernes las 142 sesiones ordinarias del Congreso con un diagnóstico lapidario sobre el estado de la República que se encontró tras su asunción, el pasado 10 de diciembre, una serie de propuestas anti-casta y finalizó con una convocatoria amplia para plasmar un consenso de 10 acuerdos básicos refundacionales.

Con los 23 gobernadores y el Jefe de Gobierno porteño presentes en el acto, el mandatario los sorprendió completando una larga lista de críticas con una propuesta de borrón y cuenta nueva para refundar a la Argentina en lo que llamó "Pacto de Mayo".

“Quiero convocar a que depongamos nuestros intereses personales y que nos encontremos en la provincia de Córdoba el próximo 25 de mayo para la firma de un nuevo contrato social, llamado Pacto de Mayo”, aclamó.

Fiel a su estilo confrontativo, aclaró que no tenía “demasiadas esperanzas” de que gobernadores, líderes partidarios y figuras del sistema político tradicional respondan a su llamado. “Quiero que me demuestren que estoy equivocado, que demuestren que podemos anteponer los intereses de la nación a los miserables intereses electorales”, desafió.

El discurso presidencial comenzó con un tono sobrio donde se hizo hincapié en datos económicos de la herencia que recibió y luego enumeró todas las medidas de austeridad que su gobierno tomó en poco más de 70 días de gestión, ajustando a la casta.

La oposición se mantuvo inconmovible durante casi toda la alocución presidencial. Así lo habían definido de antemano tanto el peronismo como el radicalismo y el bloque dialoguista que conduce Miguel Ángel Pichetto. Todos acordaron que no le gritarían nada porque "eso es lo que quería el presidente".

De esta manera, con la excepción del diputado de extracción sindical peronista Mario “Paco” Manrique, que decidió darse vuelta en su banca para quedar de espaldas al Presidente durante todo el discurso, y los cinco diputados comunistas que fueron con carteles al recinto, el resto de los diputados y senadores simplemente optó por escuchar en silencio, sin gritos ni chicanas; aunque sus caras desapacibles no pudieron ocultar el desprecio que sienten por las ideas de la libertad.

La exposición de Milei fue ganando intensidad a medida que avanzaba en la lectura del texto elaborado en conjunto con su hermana Karina y su principal asesor Santiago Caputo. Llegando a la mitad, apuntó sin miramientos contra el radicalismo por el “silencio de los que se dicen republicanos” ante la encarcelación de dos tuiteros por mencionar las supuestas infidelidades de la mujer del ex gobernador Gerardo Morales.

Fue después de dejar en claro que "este gobierno no le escapa al conflicto", que Milei llamó a dejar atrás las “antinomias del pasado” y plasmar en el Pacto de Mayo diez políticas de Estado que "el país necesita para abandonar la senda del fracaso”.

El plan refundacional que propuso incluirá los principios de inviolabilidad de la propiedad privada, equilibrio fiscal, reducción del gasto público, reforma tributaria, rediscusión del régimen de coparticipación, el compromiso de las provincias en avanzar con la explotación de los recursos naturales, una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal, una reforma previsional que le dé sustentabilidad al sistema, una reforma política estructural y la apertura del comercio internacional.

Sin embargo, el Pacto de Mayo tiene algunas cláusulas previas que serán una verdadera prueba política. El Gobierno adelantó que convocará a los gobernadores a firmar un pre acuerdo que incluya la sanción de la Ley Bases y de un paquete de “alivio fiscal” para las provincias. El Gobierno Nacional está dispuesto a negociar las transferencias discrecionales para reconfigurar las mayorías que hicieron caer la Ley Bases.

Pacto de Mayo

"Al primero del mes de marzo del año de Nuestro Señor 2024, con los representantes del pueblo reunidos en el Congreso de la Nación, ante la mirada del Eterno, declaramos la necesidad de un nuevo pacto fundacional para la República Argentina.

El Presidente de la Nación, Javier Milei, convoca a las veintitrés provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a firmar el día 25 de mayo del presente año, en la jurisdicción de Córdoba, corazón productivo de nuestra Patria, un acuerdo de diez puntos que reconstituye las Bases de la Argentina.

Estos lineamientos estarán sujetos a la aprobación previa de la presentada “Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos” y un nuevo pacto fiscal.

1. La inviolabilidad de la propiedad privada.
2. El equilibrio fiscal innegociable.
3. La reducción del gasto público a niveles históricos, en torno al 25% del Producto Bruto Interno.
4. Una reforma tributaria que reduzca la presión impositiva, simplifique la vida de los argentinos y promueva el comercio.
5. La rediscusión de la coparticipación federal de impuestos para terminar para siempre con el modelo extorsivo actual.
6. Un compromiso de las provincias de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país.
7. Una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal.
8. Una reforma previsional que le dé sustentabilidad al sistema, respete a quienes aportaron y permita, a quienes prefieran, suscribirse a un sistema privado de jubilación.
9. Una reforma política estructural que modifique el sistema actual y vuelva a alinear los intereses de los representantes y los representados.
10. La apertura al comercio internacional, de manera que la Argentina vuelva a ser una protagonista del mercado global.

Dios bendiga a todos los argentinos y nos otorgue la sabiduría y la fortaleza necesarias para superar los desafíos que enfrentamos como sociedad, y construir un futuro próspero para nuestra Nación. Que las Fuerzas del Cielo nos acompañen.

Javier Gerardo Milei
Presidente de la Nación."

Seguir Leyendo

Tendencias