Conecte con nosotros

Argentina

Luego de las marchas en su contra, el ex-Presidente de la Corte Suprema, Lorenzetti, es blindado por la clase política

Una marcha de ciudadanos por una Justicia sin corrupción frente a la casa de Ricardo Lorenzetti en Santa Fe, juez de la Corte Suprema y ex-Presidente de la misma, fue criticada por todo el arco político, dejando entrever la complicidad que existe entre la clase gobernante.

Publicado

en

El sábado 26 de septiembre en la localidad de Rafaela, Santa Fe, hubo una concentración y marcha vehicular de vecinos particulares hacia la casa de descanso de Ricardo Lorenzetti, actual miembro y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Los motivos de la marcha se dan en un contexto delicado: la semana pasada hubo una primer concentración por la tarde en el Palacio de Tribunales de la ciudad de Buenos Aires bajo el lema “Una luz para la República” aunque se la conoció como “marcha de las antorchas”. En la movilización de Rafaela se vieron banderas argentinas y pancartas con las cosignas “Señores Jueces, dejen de violar la Constitución”, “Alberto y Cristina fuera de Argentina” y “Despierten argentinos, no a la impunidad K”, entre tantas otras.

Por otro lado, no quedó claro quién o quiénes convocaron a la marcha del sábado. Algunos sectores del gobierno apuntan a Corina Vecchioli, antigua referente de la Coalición Cívica, el espacio de Elisa Carrió (quien tiene una disputa personal de larga data con Lorenzetti) ya que publicó en sus redes sociales la convocatoria. 

Sin embargo, hasta el momento, esto se difundió únicamente en medios oficialistas por lo que es posible que sí haya sido una adhesión a título personal antes que haya participado de la organización del evento. 

Ad

A su vez, el actual presidente de la CSJ, Carlos Rosenkrantz, convocó a un acuerdo extraordinario para el próximo martes 29, un per saltum, luego de que la Cámara de Casación se excusara de tratar el amparo, para definir la situación de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, quienes estaban haciendo investigaciones a la Vicepresidente Cristina Fernández y fueron removidos por el Senado. 

Según Rosenkrantz, “La Corte tiene la responsabilidad, en casos como este, de dar certidumbre a la ciudadanía sobre el trámite que se impondrá a los planteos de los jueces involucrados. Como dije hace una semana, la Corte tiene la autoridad final cuando está en juego la constitucionalidad de los actos de otros poderes del Estado” . Rosenkrantz tomó esta decisión en base a sus facultades como autoridad máxima de la CSJ luego de una reunión virtual por zoom con los demás miembros, en los que se evidenciaron tensiones y desacuerdos.

Tras la marcha, se vieron distintas manifestaciones de apoyo político a Lorenzetti. Como era de esperar, el oficialismo salió al cruce de los manifestantes siendo el más firme el propio Presidente Fernández: ese es el más vil de los escraches, propio del fascismo y del nazismo y eso no tiene nada que ver con la democracia”.

Alberto Fernández también aprovechó el discurso para solidarizarse con Cristinta Fernández y Sergio Massa, quienes también vienen sufriendo manifestaciones de vecinos autoconvocados. A pesar de expresar su apoyo a Lorenzetti, el Presidente de la Nación no deja de realizar un hostigamiento al titular de la Corte Suprema ejerciendo una presión de hecho sobre las tomas de decisiones que debe realizar la misma. 

Ad

También salió al cruce el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero condenando las marchas: “Los argentinos y las argentinas necesitamos que las instituciones de la democracia trabajen libres de presiones. Expresamos nuestra preocupación ante el escrache que sufrió en su domicilio el Ministro de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.”

Figuras como Wado de Pedro, la ministra de Justicia Marcela Losardo, su vice Juan Martín Mena, Chino Navarro, entre otros, también se mostraron opuestos a que haya marchas contra el poder judicial.

No obstante, de forma algo sorpresiva, quienes también se mostraron opuestos a las movilizaciones fueron el ex Presidente Macri, en una posición ambigua, y de forma más enfática Horacio Rodríguez Larreta, actual Jefe de Gobierno de la Ciudad, María Eugenia Vidal, ex gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, Miguel Ángel Pichetto y Alfredo Cornejo, jefe de la UCR, todos protagonistas “opositores” al kirchnerismo durante las elecciones generales de 2019. 

De forma más categórica, algunos referentes de JxC y otros espacios tuvieron definiciones más claras defendiendo el rol observador de la ciudadanía. 

Por ejemplo, Paula Oliveto reflexionaba: “Qué raro que no se solidarizan con millones de argentinos que con frío, esfuerzo y pasión están en las calles pidiendo justicia a jueces que no ven y no escuchan. Me solidarizo con las victimas a las que la justicia no les da respuestas”.

Por su parte, el diputado neuquino de derecha Francisco Sánchez, de forma más contundente expresaba Con lo que todos deberíamos solidarizarnos es con el pueblo argentino, que trabaja, es respetuoso de las leyes, de la propiedad privada, paga sus impuestos y sigue siendo defraudada por la dirigencia. Lo demás son gestos vacíos”. En la misma línea se expresaron Karina Mariani y Yamil Santoro.

Es llamativa la defensa corporativa que realizaron algunos líderes políticos. Pareciera ser que, cuanto más cerca del poder se está, más se mantiene el status quo a pesar de la situación delicada que se está viviendo en estos días con las pérdidas de las libertades y el quiebre económico del país. 

Merece otro análisis el interior de JxC que con las movilizaciones contra jueces sus principales referentes reaccionaron de forma unificada y, contra el propio ex presidente Macri hubo un ruidoso silencio de radio ante allanamientos judiciales mediatizados.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Argentina cayó 30 lugares en el ranking mundial de lucha contra la corrupción desde la vuelta del kirchnerismo

Publicado

en

Entre 2019 y 2020 cayó 12 lugares y entre 2020 y 2021 otros 18. Es el segundo peor resultado de la historia, después de haber estado casi al final de tabla en 2015.

Argentina sufrió un retroceso notable en un ranking que se realiza todos los años en cuanto a transparencia o lucha contra la corrupción en todos los países del mundo. Argentina, en esta oportunidad, retrocedió 18 lugares respecto a 2020.

De un total de 180 países estudiados, Argentina quedó situada en el puesto 96, y consiguió apenas 38 puntos sobre los 100 posibles. La media general fue de 43 puntos.

Cabe recordar que ya en 2020 Argentina había retrocedido 12 lugares, dejando 30 puestos abajo en comparación al 2019. A pesar de la rétorica kirchnerista de que en el gobierno de Macri hubo mucha corrupción, Argentina había escalado varios puestos en este estudio que realiza la ONG Transparencia Internacional, pero en estos dos últimos años perdió todo el terreno ganado.

El índice lo que hace es calificar a los países según el nivel de corrupción en los sectores públicos, y esto se construye a partir de 13 fuentes externas. Las mismas son evaluaciones y encuestas que se llevan a cabo por varias instituciones con especialistas, consultores y empresarios.

Las preguntas, por lo tanto, estuvieron orientadas hacia la existencia de sobornos, el desvío de fondos públicos, el no castigo penal o la falta de protección a los denunciantes. También, las formas y mecanismos para obtener contratos con el Estado y el acceso a la información de asuntos públicos por parte de los ciudadanos.

El listado completo de los países y sus posiciones finales en el ranking anticorrupción.

El listado completo de los países y sus posiciones finales en el ranking anticorrupción.

¿Qué significa para Argentina haber retrocedido 30 lugares en el ranking anticorrupción?

Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano, filial argentina de Transparencia Internacional, explicó: “El resultado para Argentina es malo y se observa que mantiene una caída en la percepción de los consultados sobre el nivel de corrupción en el sector público en nuestro país”.

A su vez, la presidente de Transparencia Internacional, Delia Ferreira Rubio, se refirió a lo que considera como los factores que contribuyeron a la caída de Argentina. Mencionó a los acusados por actos de corrupción, la falta de transparencias durante las compras de vacunas contra el coronavirus y la vinculación del Gobierno con la Justicia como los principales factores para este retroceso.

Destacaría la creciente impunidad de la que gozan los involucrados en actos de corrupción y los reiterados intentos del Gobierno por colonizar al Poder Judicial, afectando la independencia de los jueces. La gravedad de estos ataques llega al nivel de la Corte Suprema de Justicia. Sin un Poder Judicial independiente la corrupción aumenta”, dijo Ferreira Rubio.

Para luego agregar: “Otro factor que claramente influyó en la percepción de corrupción es la falta de integridad de muchos funcionarios públicos que alcanzó niveles de escándalo con el “vacunatorio VIP” y el “Olivosgate”, claros ejemplos de abuso de poder en beneficio personal y de familiares y amigos, exactamente la definición de la corrupción”.

Y completó: “La falta de transparencia que afectó y afecta los contratos de compra de vacunas es otro aspecto que contribuye a la percepción de corrupción, afecta el derecho de acceso a la información pública y dificulta el control del uso de los recursos públicos”.

Coronavirus | Vacunagate en Argentina | Argentinos protestan contra el  Gobierno por el escándalo de las vacunas VIP | COVID-19 | Alberto Fernández  | NNDC | MUNDO | EL COMERCIO PERÚ

A escala regional, Argentina también se posicionó debajo de la mitad de las posiciones, en el puesto 18 de un total de 31 Estados. 

Los mencionados Uruguay y Chile fueron los dos primeros, mientras que Brasil, Perú y México estuvieron por debajo de nuestro país. El último a nivel regional fue Venezuela.

Cabe recordar que la peor ubicación de la Argentina en este ranking anticorrupción se dio en el 2015, al obtener solo 32 puntos y ubicándose en el puesto 107 de un total de 168 países. En contrapartida, la mejor posición se dio en el 2019, al sumar 45 puntos y ubicarse en el lugar 66 del ranking.

Ahora, estamos muy cerca del peor resultado, y se especula que a este ritmo en 2022 podría Argentina terminar con 32 puntos en la encuesta, y en 2023, incluso por debajo.

Seguir Leyendo

Argentina

Alberto Fernández rechazó el ajuste que pide el FMI y puso en duda un acuerdo a días de quedarse sin reservas

Publicado

en

El Presidente rechazó lo que le pide el Fondo Monetario en materia fiscal y la renegociación de la deuda contraída en 2018 parece cada vez más lejana.

En el acto de lanzamiento de la Campaña Nacional de Vacunación de este año, Alberto Fernández aprovechó la oportunidad para hablar de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que todos esperaban que iban a estar solucionadas para antes de fin de año pero continúan bloqueadas.

En este sentido, aclaró que su Gobierno no aceptará el ajuste fiscal que le pide el Fondo para refinanciar la deuda del país y afirmó que cada vez que en la Argentina se aplicó un ajuste, “el pueblo padeció”.

El presidente repitió la frase que ya dijo en varios de sus discursos, “los pueblos que pierden la memoria están condenados a repetir su historia“, y señaló que eso ocurre tanto sobre los derechos humanos como también en materia económica. Lo que no recuerda Fernández es que cuando no se hizo un ajuste ordenado, el país estalló en crisis y el ajuste se hizo diez veces más fuerte.

Argentina en la primera semana de febrero debe pagar 1.100 millones de dólares al FMI, un importe que para afrontar debe utilizar todas sus reservas líquidas, y quedará completamente expuesto a un default cuando deba afrontar el segundo pago del año, en marzo, unos 2.900 millones de dólares, que el Banco Central simplemente no tiene.

“Nosotros firmemente decimos que queremos tener derecho a crecer según nosotros creemos cómo debemos crecer. Tener memoria, simplemente tener memoria y recordar en ese caso que cuando los ajustes llegaron, nuestro pueblo padeció”, anunció Fernández.

En ese sentido, pidió a los presentes que “solo recuerden el 2001, lo que significó para la Argentina. Y recuerden que el ajuste más cercano, en 2018, que el Fondo le pidió a la Argentina hizo desparecer los ministros de Salud, de Trabajo y el de Ciencia y Tecnología. Hizo perder tres baluartes centrales para el desarrollo de un Estado y de una sociedad”.

Fernández también afirmó que el Gobierno y todos los “sobrevivientes de semejante desgracia” como es la pandemia tienen “imperativos morales” que los obligan a hacer una sociedad justa y equitativa.

“Y en los tiempos que vivimos, para que una sociedad se desarrolle, la educación, el conocimiento y el desarrollo de la ciencia y la tecnología son centrales. Sin educación no hay futuro, sin conocimiento no hay riqueza y sin ciencia y tecnología, uno se queda atrapado en el pasado”, dijo.

Seguir Leyendo

Argentina

En medio de rumores, Fernández apura una foto con Manzur para frenar los comentarios sobre su renuncia

Publicado

en

El tucumano mandó a su segundo a desmentir su renuncia, en medio de la interna del Gabinete y las tensiones con Alberto.

Juan Manzur salió a negar su salida del gobierno nacional para las próximas semanas, una noticia que trascendió a partir de la tensión del tucumano con Alberto Fernández, quien prácticamente lo hizo a un lado de la gestión.

El jefe de Gabinete mandó a su segundo a negar que tenga decidido renunciar a su cargo, pero la crisis política parece difícil de ocultar: el Presidente, quien no se muestra con Manzur desde hace semanas, lo subió a último momento a un acto para una foto conjunta que frene los rumores

“Es absolutamente falso”, declaró este lunes el vicejefe de Gabinete, Jorge Neme. El entorno de Manzur ya se había esforzado el domingo por negar la versión publicada en el diario Perfil sobre la supuesta decisión de irse del gobierno por la pelea con el presidente.

La aparición pública de Neme no es un dato menor ya que se trata del funcionario más importante del entorno de Manzur, prácticamente el único de peso que pudo sumar el tucumano. Desde que llegó al gobierno Neme casi no había hablado con los medios, lo que revela que la crisis existe.

La tensión de Alberto con Manzur, que se generó en los resquemores que provocó el tucumano en su primer mes de gestión, cuando intentó cambiar la impronta de una gestión adormecida y se mostró hiperactivo. Esto -cuentan en la Rosada- molestó al Presidente y a Santiago Cafiero, a quien Alberto nunca dejó de tener como su mano derecha.

Esto causó que Alberto castigue a Manzur sacándole el manejo de la pauta oficial y luego lo opacó con la designación de Gabriela Cerruti como portavoz de la presidencia, lo que le quitó al tucumano una de sus principales funciones. En las últimas semanas hubo otro dato muy significativo que fue que Aníbal Fernández se puso al frente de la crisis eléctrica.

En el entorno de Manzur aseguran, además, que no planea volver a la gobernación de Tucumán, un lugar poco tentador teniendo en cuenta que no tiene posibilidad de reelección. Igualmente, admiten que quedarse en esta situación, donde claramente ha sido marginado por Alberto, no es lo ideal.

Manzur fue el único gobernador que aceptó dejar su cargo para ponerle el cuerpo al momento más duro de la gestión de Alberto, cuando su futuro era incierto y otros mandatarios provinciales rechazaron su oferta. El tucumano tuvo además que cerrar un acuerdo muy complejo con su vice Osvaldo Jaldo para poder mudarse a la Rosada.

Además de su pelea con Alberto, el momento de Manzur se explica porque nunca logró recomponer su relación con Cristina Kirchner y encima chocó con Sergio Massa cuando hizo trascender su proyecto presidencial, un objetivo que también persigue el tigrense. 

Seguir Leyendo

Trending