Seguinos en redes

Argentina

Revolución de Mayo: La verdadera historia del origen de Argentina

Publicado

en

Fue una revolución militar, religiosa, aristocrática, de señores, y con una inclinación monárquica. No fue contra el orden establecido, ni tampoco fue republicana. La importancia de desmitificar la historia.

La exposición del marxista italiano Antonio Gramsci en los años veinte sobre que la izquierda debía infiltrarse en las instituciones educativas, nunca está demás recordarla. Principalmente por el hecho de que dicha estrategia funcionó. Con la lectura izquierdista de que la cultura se puede cooptar se desprende la idea del “constructivismo social”. La noción que subyace de fondo es que la cultura es maleable, de manera tal que controlar la cultura es controlar las mentes.

Argentina es presa de esta maligna concepción. Si la pobreza tocó un piso histórico en los años 90 no importa, la cultura se encargará de borrar eso y ubicar a Carlos Menem como un enemigo de los pobres y convertir dicho período (el menemismo) en mala palabra. Si durante la década de 1930, Argentina siguió siendo potencia y fue uno de los países que más rápido se recuperó de la Gran Depresión, pues tampoco importa, la cultura se encargará de imponer una audaz etiqueta, la de “Década Infame”, para convertir a esos años en tiempos oscuros y esclavistas solo mejorados por un redentor democrático llamado Juan Domingo Perón. Si consiguieron que una persona tenga derecho a creerse un perro, ¿cómo no iban a lograr cambiar la historia?

Es por eso que el 25 de mayo de 1810 debe re-leerse. Eso implica contradecir lo que la izquierda nos ha vendido, por ejemplo, de que la nuestra fue una revolución de carácter jacobino, igualitario y democrático. Y que el alma de aquella Primera Junta era Mariano Moreno. Demasiada falsedad junta.

Los hechos

Los criollos del Río de la Plata no se levantaron de un día para el otro contra el virrey, ni tampoco acusándolo a éste de explotación. De hecho, una de las mayores gestas criollas en Buenos Aires había tenido lugar unos años antes. En 1806 y 1807, los porteños con escasos armamentos se encargaron de reconquistar la ciudad y el puerto contra las invasiones inglesas, y quien comandó la famosa reconquista fue glorificado en un Cabildo Abierto y declarado Virrey.

El hecho de nombrar a un Virrey (aunque luego recibió el aval del rey español Carlos IV), era verdaderamente revolucionario, como bien lo expone el historiador rosarino Pablo Yurman. El elegido Virrey era Santiago de Liniers, un francés católico que había escapado de las persecuciones religiosas ejecutadas por los jacobinos en el período más terrorífico de la Revolución Francesa.

No fue casual que Liniers haya sido ejecutado injustamente por orden de Moreno en 1810, suceso que la izquierda debió justificar con mil artimañas, entre ellas la de que Liniers era un traidor. ¿Cómo va a ser un traidor quien peleó codo a codo con los porteños en las invasiones inglesas mientras Moreno se escondía con su hermano como un cobarde?

Lo cierto es que para mayo de 1810, los porteños ya se creían con autoridad para deliberar quién tenía que gobernar. Deponer al Virrey de entonces, que era Baltasar Hidalgo de Cisneros, no fue más que el mismo acto protocolar que tuvo lugar unos años antes para nombrar a Liniers. Que haya sido un acto protocolar implica que no fue un golpe contra el orden establecido, que no pretendía cambiar el status quo.

No hizo falta que corriera ni una gota de sangre. Fue una conspiración trabajada por las fuerzas militares (al mando de Cornelio Saavedra) y los propietarios más importantes que demandaban ciertas libertades comerciales.

El 22 de mayo votaron y ganó la figura de Saavedra, quien también aseguró que sólo el Cabildo podría ahora deliberar sobre los impuestos y aranceles. También vale aclarar que la votación no hace referencia al pueblo. Días antes fueron convocados, entre las 50 mil almas que habitaban Buenos Aires, apenas 450 hombres para elegir las nuevas autoridades.

De esos 450, solo asistieron 250. Es decir, casi la mitad no estaba muy interesada en los acontecimientos políticos. El sufragio final (si se le puede llamar así) le otorgó 155 votos a Saavedra y 69 al Virrey. Evidentemente no fue ni popular ni democrático aquel evento: fue un acuerdo diplomático entre la aristocracia para oficializar una mayor autonomía.

Existía una suerte de grieta entre Saavedra y Moreno en el proceso  revolucionario” – Canal Abierto

También tuvo un componente religioso, infaltable en aquellos días. Tal como se evidencia en los clérigos que rodearon la Primera Junta. Uno de los sacerdotes que la integró, el patriota Manuel Alberti, fue el editor de La Gazeta de Buenos Ayres. No, no fue Moreno el creador de La Gazeta, ni siquiera fue redactor.

El 30 de mayo de 1810 los 7 integrantes de la Junta se arrodillaron para celebrar una misa. Le guste o no a la izquierda, la bandera y la cruz están juntas en el origen de nuestra patria. La Revolución de Mayo también fue de inclinación monárquica y bajo ningún aspecto republicana.

¿Por qué monárquica? Pues porque juraron en nombre del rey Fernando VII. Este fue el nombre oficial de la Junta: Junta Provisional Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata a nombre del Señor Don Fernando VII.

Es cierto que también esto pudo haber sido una “máscara” para hacer una transición más gradual. Pero incluso cuando rechazaron su autoridad recién en 1814, la pretensión fue buscar otro monarca, búsqueda que perduró hasta 1820 cuando los caudillos federales del interior vencieron a Buenos Aires.

Saavedra: el verdadero héroe

Así que sí. Fue una revolución militar, religiosa, aristocrática, de señores, y con una inclinación monárquica. No fue contra el orden establecido, ni tampoco fue republicana. Una vez consumados los hechos, la autoridad pasó a estar en manos de Saavedra, jefe del Regimiento de Patricios, héroe de la reconquista, y el gran gestor de que la Revolución de Mayo sea pacífica. Fue quien puso su vida al servicio de la patria.

Lamentablemente, la historia oficial progresista, eligió olvidarlo. Como también olvidó a aquellos próceres que más hicieron por el origen de nuestra nación. Eligieron reemplazarlos por personajes insignificantes como Mariano Moreno, solo por el hecho de que simpatizaba con las ideas de Maximilien Robespierre. Lo mismo sucedió posteriormente con Julio Argentino Roca, Juan Bautista Alberdi, entre otros que cayeron en la difamación histórica.

¿En cuál de nuestras escuelas se enseña que Saavedra es la gran figura del 25 de mayo y que él salvó dos veces a la Revolución arrojando su espada en el platillo donde estaba la suerte de la patria, una el 1° de enero de 1809 (contra el golpe jacobino de Mariano Moreno) y otra el 22 de mayo de 1810?”, se pregunta el historiador Hugo Wast en su libro Año X.

La respuesta es dolorosa, ya que evidencia el triunfo de la izquierda, incluso en la historia. Es tiempo, empezando por estas líneas, de ir ubicando los hechos en su lugar y evitar que el progresismo siga destruyendo la realidad. En materia de historia, la derecha liberal quizás debe recordar una frase del gran Don Quijote para identificar al enemigo: “los historiadores que de mentiras se valen habían de ser quemados como los que hacen moneda falsa”.

Argentina

Los radicales presentaron un proyecto para ilegalizar la portación de armas blancas, en camino opuesto a lo que pide la población

Publicado

en

El diputado Juan Martín, de la UCR, presentó un proyecto para prohibir la portación de cuchillos, armas de goma o réplicas.

Encabezados por el diputado santafesino Juan Martín, un grupo de diputados de la UCR presentó un proyecto de ley que propone modificar el Código Penal con el objetivo de tipificar y sancionar la portación de armas blancas.

La iniciativa va en dirección opuesta a lo que pide la población, que aclama por una mayor flexibilidad en la portación de armas de fuego para poder defenderse de la crisis de inseguridad que atraviesa Argentina.

Los radicales proponen incorporar al Código Penal de la Nación que quien porte armas blancas u objetos cortantes o contundentes, será reprimido con prisión de 6 meses a dos años de prisión y multa de $50.000 a $100.000. Igual pena corresponderá a quien suministre estas armas a menores de 18 años.

Además, el texto establece que la tenencia de forma desenfundada o con la hoja desprotegida de armas blancas será reprimida con prisión de 1 a 3 años de cárcel, y multa de $100.000 a $250.000.

Nuestro Código Penal tiene más de 100 años: los tiempos exigen que actualicemos las normas y nos hagamos cargo. No puede ser que cualquiera pasee con un cuchillo por la calle y no pase nada“, aseguró el diputado Martín en la presentación.

La Policía y la Justicia deben hacer su trabajo, pero necesitamos herramientas claras en nuestra legislación. No son momentos de mirar para el costado. Hace falta determinación y firmeza”, explicó el autor del proyecto.

Esta afirmación es falsa, y la Policía actualmente tiene la facultad de detener a cualquier persona en concepto de la Ley 23.950, la cual establece la detención por averiguación de identidad. No necesita de ninguna proscripción de armas blancas para poder detener a una persona que tenga empuñada un cuchillo.

Los requisitos para detener a una persona en estos casos son: que haya circunstancias debidamente fundadas que hagan presumir que alguien hubiera cometido un delito o pudiere cometer y no acredite fehacientemente su identidad. La detención no podrá excederse por más de 10 horas y el detenido no podrá estar incomunicado.

El proyecto de ley es incluso más difícil de justificar de esta manera, ya que también propone una sanción a quienes porten armas de aire o gas comprimido, ballesta o similares, como también réplicas con arma de fuego. Cabe la pregunta entonces, ¿qué delito podría cometer una persona con un arma falsa?

La legislación llevará entonces a la creación de licencias para la portación de elementos cortantes que se entregarían por motivos de profesión, oficio o actividad. Por ejemplo, un carnicero debería sacar una licencia para poder ostentar un cuchillo en su comercio que da a la vía pública.

Proyecto de Ley

La iniciativa también cuenta con la firma de los legisladores María Luján Rey; Gabriel Chumpitaz; Mario Barletta; Manuel Aguirre; Lisandro Nieri; Pamela Verasay; Jimena Latorre; Lidia Ascárate; Aníbal Tortoriello; Gustavo Bouhid y Martín Berhongaray.

Seguir Leyendo

Argentina

Un borocotazo en Salta complica el armado nacional de Juntos por el Cambio

Publicado

en

El diputado salteño y olmedista, Juan Carlos Zapata, abandonó Juntos por el Cambio para sumarse a un nuevo frente liderado por un diputado de La Campora.

Carlos Zapata

Tras las recordadas migraciones de los diputados Ávila, Carambia y Ansaloni, que saltaron de Juntos por el Cambio (JxC) al kirchnerismo tras la victoria de Alberto Fernández en 2019, la política salteña se vio sacudida esta semana por el “borocotazo” del diputado nacional Carlos Zapata, quien abandonó la coalición opositora (había sido electo diputado hace apenas dos años por JxC), para sumarse a una nueva formación provincial liderada por el diputado de La Cámpora, Emiliano Estrada.

Estrada fue ministro de Juan Manuel Urtubey hasta 2019, y ese mismo año acompañó como candidato a vicegobernador del Frente de Todos al líder del cristinismo salteño, Sergio “El Oso” Leavy, quién perdió dicha compulsa con el actual gobernador Gustavo Sáenz.

Ambicioso y con buena llegada a la familia Kirchner, el candidato que hoy apoya Zapata supo ser mano derecha de Eduardo “Wado” De Pedro en el Ministerio del Interior, cargo que abandonó en 2021, justamente para competir contra Zapata por un lugar en la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que el fragor de la última campaña entre Zapata y Estrada quedó en el olvido y hoy se muestran juntos y decididos a capturar el voto de los kirchneristas duros, que no aprueban la gestión de Sáenz.

Boleta de Estrada en las elecciones legislativas de 2021

Este martes se realiza el lanzamiento oficial de la nueva formación, que reúne a otras viejas caras de la “casta” política salteña, como la kirchnerista Cristina Fiore, el radical de izquierda Rubén “Chato” Correa, el ex diputado Fernando Biella, y el ex dirigente del PRO, Martín Grande, que en agosto abandonó el bullrichismo para sumarse al equipo de Horacio Rodríguez Larreta, y ahora abandona a éste para apoyar al candidato ultra-K.

Lo más llamativo del “garrochazo” de Zapata radica en que su apoyo al candidato de La Cámpora ocurre en el mismo momento en que su jefe político, Alfredo Olmedo, hace esfuerzos denodados para asegurarse la franquicia de Javier Milei en Salta, e incluso ha gastado un dineral para pintar toda la provincia con el lema Milei-Olmedo.

Según se especulaba ayer en los medios salteños, el sorpresivo pase de Zapata podría obedecer a un pedido del ex gobernador, Juan Carlos Romero, quien buscaría debilitar así a JxC en el plano local, para mejorar las chances de reelección de su hija Bettina, intendente de Salta que hoy aparece hundida en las encuestas tras una pésima gestión.

En el oficialismo salteño festejaron la movida, en tanto, por entender que el quiebre de JxC le da aire también a Gustavo Sáenz, quién viene golpeado tras una gestión tan carente de logros como la de su antecesor Juan Manuel Urtubey.

Seguir Leyendo

Argentina

Ante las presiones y las movilizaciones en su contra, Maduro canceló su viaje a la Argentina

Publicado

en

El dictador venezolano se asustó de las protestas que los venezolanos argentinos estaban organizando para protestar su visita a Buenos Aires.

El sanguinario dictador venezolano Nicolás Maduro canceló su viaje a la Argentina donde había sido invitado por el presidente Alberto Fernández para participar de la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El líder chavista denunció un “plan de la derecha neofascista” para convocar movilizaciones en su contra en Buenos Aires y que estas protestas “amenazaban contra su vida“.

Además, aunque no lo dijo, la realidad que sobre su cabeza pesa una orden de captura del Departamento de Justicia de los Estados Unidos con una recompensa por US$ 15 millones de dólares, y la Policía Federal Argentina (PFA), como parte de Interpol, tiene el deber de capturarlo de pisar suelo argentino.

Si bien Alberto Fernández había dado la deplorable orden de no arrestarlo como la ley demanda, todo indica que los asesores de Seguridad del chavismo le recomendaron no realizar el viaje.

Maduro denunció que la oposición argentina elaboró un “plan extravagante” en su contra. “Pretenden montar un show deplorable, a fin de perturbar los efectos positivos de tan importante cita regional“, subrayó en un comunicado publicado por el régimen socialista.

“Así buscan contribuir a la campaña de descrédito -ya fracasada- que se ha emprendido contra nuestro país desde el Imperio Norteamericanoañade. Por ese motivo, el dictador venezolano tomó “la decisión responsable” de enviar al canciller, Yván Gil, “como jefe de delegación con las instrucciones de llevar la voz del pueblo de Venezuela”, y “no ir en persona“.

Hemos sido informados de manera irrebatible de un plan elaborado en el seno de la derecha neofascista, cuyo objetivo es llevar a cabo una serie de agresiones en contra de nuestra delegación encabezada por el presidente”, advirtió Maduro, en referencia a las masivas protestas que se estaban organizando en Buenos Aires por su visita.

Como Estado fundador de la Celac, Venezuela desea cuidar el éxito de este principal mecanismo de unión e integración regional a favor de nuestros pueblos”, concluye el escrito, mientras que agradece al presidente argentino Alberto Fernández por la invitación.

Seguir Leyendo

Tendencias