Seguinos en redes

Argentina

Temiendo a una alianza entre Cambiemos y el socialismo santafesino, ahora Alberto Fernández quiere sumar a Lifschitz al kirchnerismo

Temiendo que Larreta logre formar una amplia coalición anitkirchnerista en Santa Fe entre el radicalismo, el PRO y el socialismo, Alberto Fernández designó a su ex mano derecha Jorge Rivas para que interceda y sume a Lifschitz al Frente de Todos.

Publicado

en

Desde hace varias semanas que parte del radicalismo santafesino tantea al ex gobernador socialista Miguel Lifschitz para que se sume a la versión provincial de Juntos por el Cambio.

Ante la revelación de esta noticia, que podría poner en jaque al peronismo en las legislativas de este año en Santa Fe, el presidente Alberto Fernández ha decidido interceder personalmente para evitar cualquier acercamiento e incluso sumar al Frente Progresista (socialismo) al Frente de Todos.

Para esto Fernández ha designado a su antigua mano derecha en el gobierno, el vicejefe de gabinete de Néstor Kirchner y ex diputado Jorge Rivas, para que en el mejor de los casos acerque a Lifschitz al kirchnerismo, y si no, que evite que éste termine en las listas de Cambiemos.

Jorge Rivas actualmente se desempeña como Director Nacional de Estrategias Inclusivas del Ministerio de Transporte, pero este puesto mayoritariamente ñoqui conlleva tareas de armado político para el Presidente.

Para lograr esta misión, Rivas tratará apelar a otros dirigentes socialistas que puedan darle una mano con Lifschitz, como el ex gobernador Antonio Bonfatti, Eduardo Di Pollina o Rubén Galassi. En 2015, en pleno ballotage entre el kirchnerismo y el macrismo, el socialismo santafesino militó públicamente el voto a Daniel Scioli, e incluso muchos llegaron a adelantar el apoyo a Alberto Fernández en caso de llegar a esa instancia en 2019, pero no hizo falta.

Alberto Fernández y Jorge Rivas.

Ad

Por su parte, una parte dentro de Juntos por el Cambio cree que la única manera de imponerse en Santa Fe es aliándose con el socialismo local, que gobernó la provincia desde 2007 hasta 2019, cuando el peronismo unido logró destronar al Frente Progresista y coronar a Omar Perotti.

La propuesta original fue elevada por los referentes radicales provinciales Maximiliano Pullaro y Felipe Michlig, quienes organizaron una reunión privada entre Lifschitz, y los dirigentes porteños del ala más progresista de Cambiemos, el senador Martín Lousteau y el diputado Emiliano Yacobitti -el histórico dirigente de la Franja Morada de la Facultad de Económicas UBA, quien también es delfín del alfonsinista Enrique “Coti” Nosiglia- cuya estrategia se encolumna detrás del referato de Rodríguez Larreta, en detrimento del liderazgo del ex presidente Macri y del ala dura del PRO nacional.

La idea que se le propuso a Lifschitz es que sea candidato a senador al frente de la lista de Juntos por el Cambio este año en Santa Fe, y que en 2023 sea la cara de la coalición en la provincia y que incluso sea el candidato a gobernador de una gran “coalición antikirchnerista”.

Video institucional de la UCR santafesina para presionar a Lifschitz a sumarse a JxC.

Ad

Esta unión para Cambiemos no será gratis. El socialismo santafesino, encolumnado detrás del Frente Progresista Cívico y Social (Partido Socialista, Libres del Sur, Creo, GEN y radicales) tiene múltiples conexiones con el narcotráfico, y durante sus años al frente del gobierno Santa Fe se convirtió en la provincia con la tasa de homicidios más alta del país (8 cada 100.000 habitantes).

Además, el socialismo santafesino no tiene buena relación con el PRO provincial, particularmente con el rosarino, donde este último ejerce un rol claramente crítico y competitivo.

En este escenario, el que más quedaría debilitado es el propio Intendente de la ciudad de Rosario, el socialista Pablo Javkin, que ve seriamente amenazada la posibilidad de ascender en su carrera política, a pesar de la espiral de violencia narco en la que se encuentra su municipio.

Y no sólo la figura del intendente sino de buena parte del Partido Socialista no ve posible el acuerdo con el PRO en particular: por ejemplo, el concejal Paco Garibaldi indicó en declaraciones radiales que “hay que fortalecer el Frente Progresista pero no hacer un rejunte porque eso termina mal”.

Ad

Pero, ¿Por qué el socialismo se sienta a hablar con alianzas nacionales después de casi dos décadas de militancia provincial? La respuesta es simple: de ser la fuerza predominante en Santa Fe pasó a ser hoy, con suerte, una tercera fuerza. 

De hecho, hoy tiene sólo un legislador en el Congreso Nacional, aunque su principal activo sigue siendo la ciudad de Rosario, que es la segunda del país en mayor cantidad de habitantes y permanece totalmente en su control.

El socialismo santafesino se encuentra en una encrucijada ante la necesidad de sobrevivir y revivir tras el fallecimiento del histórico Hermes Binner. Lifschitz está activando sus recursos mediáticos para instalar su nombre y subirse el precio a nivel nacional.

A pesar de la presión que pueda aplicar Rivas, el Frente de Todos no dejará de apoyar a Perotti, uno de los gobernadores más cercanos a Alberto Fernández, por lo que el futuro de Lifschitz es incierto, y parecería que entrar a Cambiemos es su única solución para mantenerse como líder político.

De todos modos, Alberto Fernández necesita imperiosamente nuevos aliados dentro de su espacio para competir con la supremacía del cristinismo en el Frente de Todos, por lo que el Presidente podría ofrecerle a Lifschitz alguna cartera a nivel nacional y ganarle la pulseada a Larreta.


Por Martín Yapur para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Los gobernadores ponen a prueba a Massa y esperan que el ajuste no pase por las provincias

Publicado

en

“Sergio es un amigo de las provincias”, dicen, pero están inquietos por los subsidios al transporte y la energía.

Los gobernadores están aliviados por la salida de Silvina Batakis del ministerio de Economía y esperan que el ajuste que planea Sergio Massa no afecte a las provincias.

Un par de semanas después de asumir como ministra, Batakis filtró a los medios un textual que hizo enfurecer a los gobernadores. “No podemos seguir girando fondos para solventar gastos corrientes mientras que hay provincias que tienen en plazo fijo un apalancamiento que le permitiría afrontar los costos de la administración pública por un año”, sugirió la ahora titular del Banco Nación.

Las provincias reciben fondos a través de la coparticipación, que no se pueden tocar porque están fijados por ley. Pero los fondos que el Gobierno gira a través de los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) y obras públicas dependen del Ejecutivo de turno, por lo que el textual de Batakis cayó como un mazazo en las provincias.

Los gobernadores no pueden emitir como hace el gobierno a través del Banco Central, por eso algunas tienen un fondo anticíclico para asegurar los sueldos. Sin embargo la situación de algunos distritos es más compleja, a tal punto que una provincia debió conseguir un crédito de un banco internacional para pagar los salarios en los últimos meses.

No fue casual el operativo clamor de algunos gobernadores que pidieron que Massa se hiciera cargo del ministerio de Economía aún cuando Batakis estaba en Washington negociando con el FMI.

Un día antes de que la Rosada oficializara la llegada de Massa, una docena de gobernadores mantuvo una tensa reunión con Alberto Fernández en la Rosada en la que le advirtieron que no iban a resignar un peso de sus provincias.

Ahora los gobernadores esperan un trato más amigable con el nuevo ministro mientras se preparan para dos discusiones centrales, que son los subsidios al transporte y a la energía.

Pese al mejor marco político que sienten los gobernadores, los economistas suponen que si el Gobierno intenta cumplir con el 2,5% déficit que pide el FMI, es difícil que las provincias salgan ilesas

La primera señal que dio Massa fue frenar la fusión de los ministerios de Obras Públicas y Transporte, porque creía que complicaría la revisión completa de todos los subsidios. Massa prefirió tener un control directo del tema del transporte con Alexis Guerrera, un dirigente de su espacio. Respecto de las obras, los gobernadores recibieron de parte del Ejecutivo la promesa de que no se frenará el financiamiento de ninguna obra en marcha, aunque no se prevén obras nuevas para 2023.

Seguir Leyendo

Argentina

La CGT ratificó la marcha del 17 de agosto: Massa apuesta llegar a una negociación

Publicado

en

La central sindicalista busca que las obras sociales pasen al Estado el costo por las prestaciones por discapacidad en los rubros de educación y transporte.

Sergio Massa, ministro de Economía, Producción y Agricultura, respalda a la Confederación General del Trabajo (CGT), por lo que apuntaría que se levante la movilización propuesta para el 17 de agosto.

La CGT está presionando al Gobierno por las obras sociales, dado que no se está dictando un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en pos de darle un respiro a la crisis del sistema de salud.

El mismo se vio agravado por el alza de un 25% que recayó sobre las prestaciones por discapacidad. La mesa chica de la CGT confirma que la marcha se estará realizando.

La CGT le pide a Sergio Massa un DNU por las obras sociales

El conflicto pasa porque Sergio Massa no estaría dictando el DNU que pretende la CGT para que las obras sociales pasen al Estado el costo por las prestaciones por discapacidad. Esto lo proponen en los rubros de educación y transporte.

Las molestias se ven más marcadas luego de que el Gobierno fijó el martes pasado el aumento del 25% sobre los valores de las prestaciones.

En una reunión entre dirigentes cegetistas y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quedó planteado el martes pasado el problema. Manzur se comprometió a tomar cartas en el asunto sobre el DNU.

Pero la central obrera también presiona a Sergio Massa para que lo destrabe. El gran inconveniente es que este DNU comprometería uno de los pilares que planteó el ministro sobre su gestión: reducir el déficit fiscal.

Es por ello que, ante las dudas de si se llevará a cabo, la CGT mantendría su posición de hacer la movilización el próximo 17 de agosto.

Una medida que cayó bien en el sindicalismo, fue el anuncio de Massa en su primera conferencia, de que se “enfocará en el estudio de la modificación de las asignaciones familiares”.

Seguir Leyendo

Argentina

Tensión en el Gobierno: renunció el cristinista Darío Martínez a su cargo como secretario de Energía

Publicado

en

La noticia de su alejamiento se confirmó en horas de la noche de este jueves. Sergio Massa podría avanzar así en la designación de sus propios colaboradores.

Darío Martínez, quien hasta hace unas horas era el secretario de Energía, presentó su renuncia. En su gestión fue crítico de Martín Guzmán por la segmentación de las tarifas.

Sergio Massa anunció este miércoles una serie de cambios sobre la implementación del recorte de subsidios, lo que hizo que Martínez tomara la determinación de renunciar al secretariado.

El subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, podría correr con la misma suerte que Martínez, lo que le daría a Massa la posibilidad de elegir a sus colaboradores.

Martínez impulsaba que la segmentación de las tarifas debían hacerse por geolocalización. Los aumentos quedarían concentrados en aquellas zonas de mayor valor inmobiliario, distinto de lo que se plantea por los ingresos.

Pero Massa avanzó con la segmentación de las tarifas a partir del nivel del consumo y ya anunció cuál será el límite (400 KW en electricidad) para mantener la tarifa subsidiada. Lo que supere este consumo, se pagará con el valor completo.

El nuevo ministro de Economía, Producción y Agricultura señaló que así se incluirá al 80% de los usuarios, y se abarcará al 50% del consumo. Cerca de 10 millones de hogares pidieron que se les mantenga el subsidio.

Seguir Leyendo

Tendencias