Seguinos en redes

Argentina

Toma ritmo la cosecha de soja: el 2021 cerró con el segundo mayor volumen generado en la historia

Publicado

en

Se molieron más de 42 millones de toneladas, unas 2 millones menos respecto al pico de 2016. La soja cotiza a 540 dólares en Chicago. La cebada se convirtió en el “cultivo estrella” del verano.

El año pasado se procesaron un total de 42,4 millones de toneladas de soja en la Argentina. Se trata del segundo mayor volumen de la historia, sólo superado por el 2016 cuando se molieron alrededor de 44,5 millones de toneladas, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Sólo en diciembre pasado se procesaron unas 2,95 millones de toneladas de soja. En 2021, el aumento en la molienda, respecto al 2020, se incrementó un 17,7%, explicado fundamentalmente por las restricciones impuestas en el marco del primer año de la pandemia.

Las expectativas no son del todo favorables para 2022. Las previsiones de cosecha de soja en el ciclo 2021/22 se mantienen en torno a las 40 millones de toneladas debido a la sequía que afectó en diciembre y la primera quincena de enero a las principales regiones productivas argentinas.

En este escenario, los precios internacionales de la soja siguen acompañando. Este viernes en el Mercado de Chicago (CBOT) la oleaginosa cotizó a 540 dólares por tonelada versus 503 dólares hace exactamente un año atrás. En la zona de Rosario, en tanto, se negocia a $ 40.900.

Respecto al maíz, actualmente, se llevan comercializadas unas 14,6 millones de toneladas de la próxima cosecha 2021/22, según datos oficiales. Dicha cifra representa alrededor del 30,5% de la producción nacional estimada, por ahora, en 48 millones de toneladas.

De todas maneras, el “cultivo estrella” del verano pareciera que es la cebada. El Ministerio de Agricultura informó esta semana que la superficie sembrada fue de 1,3 millones de hectáreas y que la producción finalmente alcanzó las 5,2 millones de toneladas.

De esta manera, la cosecha de cebada aumentó un 30% respecto al año pasado. Según la cartera del campo, esta situación permitirá abastecer una demanda de 1,2 millones de toneladas desde las malterías locales y destinar al menos otras 3,5 millones al mercado exterior.

La Subsecretaría de Mercados Agropecuarios destacó que el volumen industrializado en 2021 superó en 9% la mejor marca del 2019. Esto explica la suba de las exportaciones de malta durante el año pasado, que alcanzaron 614.000 toneladas, logrando el segundo mejor registro histórico.

Argentina

Régimen laboral insostenible: Se paraliza la producción de neumáticos en todo el país

Publicado

en

Argentina paralizó totalmente la producción de neumáticos, poniendo en jaque a la industria automotriz. El boicot a la producción responde a un conflicto con el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático que ya acumula 4 meses. 

La legislación laboral argentina y la excesiva colectivización de las negociaciones laborales dan cada vez más indicios de agotamiento productivo. A raíz de un sabotaje del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna), los tres principales fabricantes de neumáticos del país se encuentran completamente inactivos, en perjuicio de la industria nacional y especialmente la automotriz. 

La empresa internacional Bridgestone anunció el cese de sus operaciones en Argentina hasta tiempo indeterminado, siendo este el primer precedente de la paralización industrial. Más tarde, dos competidoras más importantes, Pirelli y Fate, liquidaron todas sus operaciones en el país por el bloqueo sindical. 

Con el apoyo de algunos grupos de la izquierda extremista y violenta nucleados en el Polo Obrero, el sindicalismo exigió remuneraciones mensuales de hasta $400.000 brutos, algo que no solo supera a los salarios de convenio negociados anteriormente sino que además duplica los salarios vigentes, y supera holgadamente al promedio salarial nacional. 

La legislación laboral argentina desalienta las negociaciones por empresa y alienta negociaciones colectivas e ineficientes, dificultando así el proceso productivo. Por otra parte, las regulaciones sobre la contratación y el despido de trabajadores, así como los altos costos laborales sobre la remuneración salarial, son algunos factores que tornan completamente inviables a las exigencias sindicales planteadas. 

El resultado de la falta de flexibilidad laboral es la paralización de la producción. Además del efecto sobre la industria automotriz, la principal industria damnificada por el paro, también se genera una fuerte presión para los precios internos a los consumidores en términos reales.

A partir de las circunstancias, los precios de los neumáticos a nivel local subirán más que la inflación debido a un fuerte encarecimiento en relación a otros bienes y servicios. 

Yo no puedo pensar que en la situación general del país, con los problemas de ocupación que hay, esto sea un problema salarial exclusivo. Hay otras razones que tienen que ver con factores de poder, de ver cómo se instalan dentro del sistema sindical y dentro del sistema político. El precio de todo esto lo paga el trabajador y el consumidor”, advirtió Javier Madanes Quintanilla, CEO de Fate. 

Los efectos negativos también alcanzarán al Banco Central. Ante la falta de insumos nacionales, la demanda de insumos importados tenderá a crecer y, con ello, la necesidad de adquirir importaciones a través del cambio oficial a costa de perder reservas internacionales. 

Seguir Leyendo

Argentina

A 67 años de la Revolución Libertadora: La misma grieta y los mismos mitos que aplacan a la Argentina

Publicado

en

A pesar de que han pasado casi siete décadas de tal vez uno de los golpes de Estado que más influyeron en la historia política argentina, la misma grieta que llevó a la Revolución del 55 hoy envuelve a los argentinos.

Este 2022 se cumplen 67 años del golpe que derrocó a Juan Domingo Perón y puso fin a una hegemonía de 10 años en el poder del partido que se convertiría en el más importante de la historia política argentina: el justicialismo.

A pesar de haber sido un suceso importantísimo para la historia argentina, no solo por su relevancia en sí sino por sus consecuencias que se arrastraron casi 30 años después, la semana del 16 hasta el 23 de septiembre no es sino solo recordada como otro de los golpes de Estado que sucedieron durante la pos-guerra, y siendo únicamente recordados por los historiadores (y los fanáticos peronistas o antiperonistas), repudiando o reivindicando los sucesos.

Pero muy pocas personas, en general, saben realmente por qué se gestó el golpe o la razón de su improbable triunfo. Pero su análisis es imperativo: es la misma grieta que llevó al Golpe que hoy aplaca a millones de argentinos, a menos de un año de ir nuevamente a las urnas.

La mayoría de la historiografía (peronista o no) parece que deliberadamente ha ignorado las motivaciones de los militares (y civiles) que se levantaron contra Perón, y, a su vez, ha tergiversado y manipulado los sucesos.

En primer lugar, el golpe tuvo dos partes, y los sucesos del 16 de junio de 1955 y del 16 de septiembre fueron muy distintos, tanto en sus formas, como en su organización y sus integrantes. Aunque estaba compuesto en su mayoría por opositores al régimen de Perón, no todos eran antiperonistas y los objetivos eran distintos: los primeros querían matar a Perón, los segundos derribarlo.

Segundo, los líderes de ambos acontecimientos no participaron del otro. Para ser más claro, ni Isaac Rojas, ni Pedro Aramburu, ni Eduardo Lonardi participaron del Bombardeo del 16 de junio, a su vez que Samuel Toranzo Calderón, Aníbal Olivieri y Benjamín Gargulia no participaron de la Revolución del 55 (los primeros dos fueron arrestados y el tercero se suicidó tras los sucesos).

Por último, la Revolución de Septiembre recién se comenzó a planificar después de los sucesos de junio, aunque acá hay algo particular; muchos militares que se adhirieron a la causa lo hicieron tras la quema de las iglesias en Capital Federal por parte de simpatizantes peronistas. Los miembros de las Fuerzas Armadas, muy católicos en muchos casos, se horrorizaron tras ver esas escenas de iglesias quemadas. El caso de Dalmiro Videla Balaguer es particularmente claro en este aspecto. Este Coronel, peronista pero devoto católico, se unió a las filas rebeldes tras enterarse de estos sucesos.

El conflicto del gobierno con la Iglesia Católica (que antes apoyaba) puede ser considerado el inicio del fin del Régimen Peronista. Antes, Perón ya se había metido con la oposición (persiguiendo diputados opositores, obligándolos a exiliarse o a ser arrestados), con la libertad de prensa (al haber comprado todos los diarios y silenciar a los opositores, la expropiación de La Prensa el caso más extremo), el adoctrinamiento educativo e ideológico también contribuyó al clima de tensión de esa época.

Por supuesto que también estos sectores “gorilas” tampoco ayudaban, en algunos casos, a contribuir a la paz social. Sus acciones ciertamente pueden considerarse como “desesperadas” para tratar de derribar el régimen que vivían, que muchos opositores contemporáneos de esa época, como Felix Luna o Alfredo Palacios, consideraban una “dictadura”.

La Revolución de Septiembre del año 1955 tiene dos detalles muy importantes “olvidados” (ocultados sería la palabra apropiada); primero, todos aquellos argentinos no peronistas, sin importar el partido, afiliación o pensamiento ideológico, festejó en las calles la caída de Perón.

Desde el Radicalismo, los conservadores, los liberales, hasta el Comunismo, pasando por el Socialismo, todos festejaron la caída de un gobierno constitucional. Es muy irónico que, hoy en día, los partidos y sus integrantes olviden o prefieran ignorar su pasado “antidemocrático”, y en esto último, no hay partido que se salve.

Y también es muy importante preguntarse: ¿Por qué los partidos “populares” u “obreros” apoyaron a una Revolución que se hacía supuestamente contra el “pueblo trabajador”? Y el otro detalle; los revolucionarios estuvieron a muy poco de ser derrotados… y Perón renunció.

Los únicos focos de rebelión que existían para el 19 de septiembre eran los barcos cerca de la famosa refinería (comandados por el Almirante Isaac Rojas) y en Córdoba (dirigidos por Lonardi), los demás focos rebeldes (Curuzú Cuatiá, Río Santiago y Bahía Blanca) ya habían sido derrotados; con el agravante de que la resistencia en Córdoba no iba a durar demasiado, a pesar de haber resistido a las fuerzas leales (de ahí lo de “Córdoba heróica”).

Con este panorama muy favorable para el gobierno, Perón decide renunciar, o más bien, publicar un renunciamiento. ¿Cuál fue la razón? No sé sabe con certeza y ESE es el gran misterio.

¿Por qué Perón decidió renunciar si tenía todo para ganar y sofocar el levantamiento, como ya se había hecho en el 51? Los opositores lo atribuyeron a su cobardía, mientras que el mismo Perón, con los años, daría versiones contradictorias sobre el suceso, como que no quería derramar sangre de argentinos, que le tenía cariño a la refinería que Rojas amenazaba con destruir, etc.

En un nuevo aniversario de la Revolución Libertadora, como siempre, la historia debe analizarse dejando de lado los fanatismos, e investigar los acontecimientos que llevaron a la Caída de un Régimen, cuyo líder estuvo 18 años en el exilio, que llevó al peronismo a la conscripción, que inició la resistencia peronista en los sindicatos, los militares interviniendo en política, y cuya juventud vivió los que posteriormente serían las guerrilas de los 70 y todos aquellos sucesos que nos siguen afectando, lamentablemente, hasta el día de hoy.


Por Franco Gómez, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Argentina

Ampliación de la Corte: El Kirchnerismo tiene los votos en el Senado y la Justicia permanece en silencio

Publicado

en

La intervención de la Corte entró en sesión en el Senado este jueves, aún con negociaciones a contrarreloj. El proyecto para ampliar la corte tendría los votos necesarios para aprobarse.  

Desde las 14.30 de hoy, tiene lugar la sesión convocada en el Senado para debatir y votar la ampliación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la que el kirchnerismo pretende cambiar la composición actual del órgano más importante del Poder Judicial.

En un principio, el Frente de Todos tenía el objetivo de ampliarla a 25 cortesanos pero por la negativa del puntano Adolfo Rodríguez Saá se bajó a sólo 15 miembros. La iniciativa original presentada por los senadores kirchneristas Anabel Fernández Sagasti y José Mayans, era una propuesta de los gobernadores peronistas, redactada por el ex juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni. 

Ésta consistía en elevar de 5 a 25 la cantidad de magistrados, permitiendo que los gobernadores puedan nombrar jueces de sus provincias, a pesar de que la Constitución le otorga la facultad de designar los candidatos al Presidente para luego ser sometidos a votación de dos tercios en el Senado, donde las provincias ya están representadas

Si bien el proyecto tuvo dictamen de comisión, no llegó al recinto porque el senador Rodríguez Saá había anticipado que no estaba de acuerdo con la iniciativa. No obstante, tras la reunión de comisión del pasado jueves, el ex gobernador de San Luis aprobó la iniciativa con la condición de que sean solo 15 jueces, se mantenga la equidad de género y los cupos regionales. 

Esta reforma puede ser muy peligrosa para la separación de poderes. Sería responsabilidad de Alberto Fernández nominar a los 11 jueces que faltarían para completar los cupos que pide este proyecto de ley, por lo que el kirchnerismo podría forzar una mayoría en la Corte que no le corresponde.

De todas formas, en Diputados no estarían todos los votos para aprobar la reforma, porque no solo Juntos por el Cambio ya anticipó su rechazo, si no que el interbloque Federal de los peronistas cordobeses y el socialismo santafesino. 

Sin ellos, el Frente de Todos no tiene chance de llegar a los 129 diputados que pide el reglamento para lograr quórum y los gobernadores deberán esperar a 2024, cuando cambie la composición de la Cámara Baja, suponiendo que el proyecto, de aprobarse este jueves, aún conserve estado parlamentario

Para diferenciarse del kirchnerismo y de los gobernadores peronistas, Juntos por el Cambio emitió un comunicado de rechazo “a los intentos de ataques a la Justicia, que generan un distanciamiento de las instituciones de los verdaderos problemas que padecemos los argentinos“.

Mientras tanto, en el Poder Judicial 

El presidente de la Corte, Horacio Rosatti, se reunió con 24 camaristas de todo el país, en una demostración de unidad de la cúpula judicial, justo cuando el kirchnerismo logró juntar número de escaños para la aprobación de la ley.

La reunión transcurrió el pasado miércoles en la Sala de Audiencias del Palacio de Justicia. En dicho encuentro hablaron sobre las vacancias en la justicia, implementación de lenguaje claro y de sistemas de gestión de calidad, jubilaciones y la situación de efectos secuestrados en causas penales, entre otras cuestiones operativas.

En ningún momento estuvo en agenda lo que ocurre en el Congreso y el intento del Ejecutivo por intervenir el Poder Judicial. La decisión es mantener el silencio. Evitar la polémica y concentrarse en los fallos.

Esta no es una postura inocente. La lectura en el máximo tribunal es que la ampliación, aunque logre ser sancionada en el Senado, no tiene buen puerto, y apuestan todo a su estancamiento en Diputados. La Corte cree que pasará lo mismo que con el proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura que todavía sigue durmiendo en Diputados. 

No sería la primera vez que el kirchnerismo fuerza una votación en el Congreso para la que la oposición no estaba preparada, y consigue mayorías que parecían imposibles. Sin embargo, la agenda del Gobierno en Diputados ahora está en aprobar el Presupuesto y luego la suspensión de las PASO. El tratamiento de la ampliación de la Corte está último.

Seguir Leyendo

Tendencias