Conecte con nosotros

Argentina

Un juez federal ordenó a la Ciudad que suspenda las clases presenciales hasta que defina la Corte Suprema: queda en manos de Larreta si acata o no

El juez federal Esteban Furnari ordenó a la Ciudad que suspenda las clases hasta que la Corte Suprema defina el amparo que presentó Horacio Rodríguez Larreta.

Publicado

en

El juez federal Esteban Furnari, del fuero Contencioso Administrativo Federal, acató la inhibitoria planteada por el Gobierno Nacional y declaró incompetente a la Sala IV de la Ciudad en su fallo que exigía al gobierno porteño abrir las escuelas.

La justificación está en que Horacio Rodríguez Larreta elevó al fuero federal la cuestión educativa contemplada en el decreto de Alberto Fernández, cuando presentó un amparo en la Corte Suprema, por lo que ahora según Furnai le excede la decisión a la Justicia porteña y la última palabra la tiene el máximo tribunal nacional.
El fallo de la Sala IV de la Cámara Contencioso Administrativa de la Ciudad había sido en respuesta a una apelación de PadresOrg, grupo de padres, estudiantes y docentes que presentaron una cautelar para evitar que cierren las escuelas en la Capital.
Larreta hasta ahora sólo había dicho en su cuenta de Twitter que acataría el decreto de Alberto Fernández mientras esperaba una resolución de la Corte Suprema, pero tuvo que cambiar de planes luego del fallo de la Cámara de Apelaciones porteña.
El domingo por la noche dijo que respetaría la decisión de la Justicia local y abriría las escuelas el lunes. Sin embargo, con esta decisión ahora Larreta tiene que tomar una decisión propia, ya que tiene dos fallos contradictorios, y puede decidir si respeta la decisión de la justicia porteña o si hace caso a la justicia federal y mantiene todo cerrado hasta que decida la Corte Suprema.

Ad

Furnori es un juez nombrado durante el gobierno de Cristina Kirchner y un importante operador de la voluntad de los gobiernos kirchneristas. En su fallo, dispuso que la causa se remita a la Corte Suprema, “haciéndose saber a la Sala IV de la Cámara de Apelaciones y al Juzgado 1 de aquel fuero que deberán instrumentar la remisión ordenada”.

El problema es que la Corte Suprema puede tardar semanas en resolver esta cuestión. Ayer, la Corte aceptó su competencia originaria en el caso ante la acción declarativa de certeza presentada por el gobierno porteño y le corrió traslado al Gobierno Nacional para que conteste y aporte pruebas.

El fallo fue dictado con el voto de los jueces Carlos Rosenkrantz, Carlos Maqueda, Horacio Rossatti y Ricardo Lorenzetti. Elena Highton se expresó en disidencia porque considera que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “no es un sujeto aforado a la jurisdicción originaria” del tribunal y que debe decidir por su cuenta estas cuestiones.

El conflicto ahora podría postergarse hasta la próxima semana o la otra, ya que la Corte tiene la facultad de pedirle opinión nuevamente a la Procuración General sobre el fondo del asunto. El viernes, en tiempo récord, la procuradora fiscal ante la Corte, Laura Monti, ya se había manifestado a favor de que la Corte tomara el caso. “La Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene el mismo puesto que las provincias en el sistema normativo que rige la jurisdicción de los tribunales federales y, por lo tanto, el mismo derecho a la competencia originaria de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, sostuvo.

Es importante aclarar que el Gobierno porteño sólo denunció en el amparo el artículo 2 del DNU, que concierne la presencialidad de la educación, por lo que pase lo que pase con la Corte Suprema, seguirá rigiendo el toque de queda y la clausura de comercios que abran sus puertas después de las 20 horas.

Los jueces de la Corte Suprema, en quienes recaerá el futuro de la educación porteña.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Cambios en el gabinete: Quién es Juan Manzur, el nuevo Primer Ministro que gobernará Argentina con Cristina

Publicado

en

Manzur reemplazará a Cafiero como Jefe de Gabinete, pero implementará en ese cargo un nuevo sistema donde sea Cristina Kirchner la que gobierno de facto el país.

Luego de varios días de crisis política por el pedido de Cristina para que Alberto Fernández cambiara su gabinete tras la derrota de las PASO, finalmente se conocieron los nombres de algunos de los nuevos funcionarios que integrarán el Poder Ejecutivo, entre ellos el del jefe de Gabinete, Juan Manzur.

El puesto que hasta ahora le pertenecía Santiago Cafiero, quien irá a Cancillería, será ocupado por el actual gobernador de Tucumán, que viene de ganar la interna electoral en su provincia, además de ser el único que obtuvo una contundente victoria para el Frente de Todos en un distrito competitivo.

Manzur, sin embargo, no será un simple Jefe de Gabinete más, si no que a partir de este 18 de septiembre, la dinámica presidencial cambiará radicalmente. Cristina pasará a hacerse cargo del Poder Ejecutivo argentino en la práctica, rompiendo con el sistema que había implementado hasta ahora, de dejar a Alberto gobernar en el día a día y solo participar de las decisiones más importantes.

Este poder Cristina lo ejercerá a través de sus nuevos ministros, empezando como Manzur que pasará a ser una suerte de Primer Ministro a-la-europea, donde el presidente está pintado y solo cumple un rol protocolar.

¿Quién es Juan Manzur?

Médico cirujano de profesión, Manzur fue ministro de Salud durante gran parte de la gestión de Cristina Kirchner, hasta que en febrero del 2015 se alejó del Gobierno en medio de fuertes diferencias con la entonces presidente.

En 2007 fue compañero de fórmula del entonces gobernador, José Alperovich, lo que lo convirtió en vicegobernador provincial. Pero, en 2009 se le otorgó licencia a ese cargo, por pedido de Cristinas Kirchner, para que pudiera asumir como ministro nacional.

Duró en el cargo hasta 2015, cuando fue reemplazado por el ahora gestor de la cuarentena bonaerense, Daniel Gollán. Ese año, Manzur se puso como objetivo tomar la Provincia de Tucumán, y logró desplazar al alperovichismo en las elecciones generales de ese año, que dominaba el territorio tucumano desde 2003.

En 2019 compitió cara a cara contra Alperovich y terminó de vencerlo en las urnas, para hacerse del total control de la provincia. Sin embargo, ese mismo año empezó con una nueva rivalidad con su propio vice, Osvaldo Jaldo.

La tensión comenzó cuando Jaldo le empezó bloqueando proyectos en la legislatura provincial con su bloque y todo explotó a principios de este año, cuando el vice se alió con la oposición para imponer su propio candidato a Defensor del Pueblo, lo que aceleró la fractura política. Esto culminó en una candidatura de Jaldo con lista propia en las internas del Frente de Todos del domingo pasado.

Jaldo terminó perdiendo pero ganó un importante poder en la política tucumana. De hecho, Manzur dudó en asumir el cargo nacional para no dejar la provincia en manos de Jaldo, un peronista que ya ha demostrado capaz de unirse al radicalismo y al bussismo. Pero las ordenes de “la jefa” fueron imposibles de rechazar, y el gobernador tucumano será el nuevo Jefe de Gabinete del gobierno.

La impronta de Manzur es la opuesta a la de Cafiero o Alberto Fernández. Manzur es un peronista clásico, conservador en lo social y fascista en lo económico. Está a favor de la vida, rechazando fervorosamente la ley del aborto que pasó el gobierno a fines del año pasado, además de ser profundamente anti feminista, habiéndose reído públicamente del movimiento pañuelo verde en los debates del 2018 y 2020.

Juan Manzur se convierte en una de las personas más poderosas de Argentina del día a la mañana.

Seguir Leyendo

Argentina

Alberto Fernández hará los anuncios del nuevo gabinete que pidió Cristina el lunes

Publicado

en

El lunes por la mañana el presidente hablará en una conferencia de prensa donde prometió revelar el acuerdo con Cristina para evitar la quiebra del gobierno.

Después de estar casi 24 horas recluido en la Quinta de Olivos y escondido de la prensa, Alberto Fernández volvió a la actividad ejecutiva hoy a la tarde y le informó a los medios que tomó una decisión respecto a su gabinete, pero que se tomará 48 horas más para analizar los cambios específicos y que los anunciará el lunes.

Según los reportes de los medios oficialistas, Fernández está dispuesto a ceder y a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y dirigente de su máxima confianza, además de soltarle la mano a Wado de Pedro, ministro de Interior, y a Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente.

Como reveló Cristina Kirchner en la lapidaria carta del jueves, ella intercedió para que Alberto ponga a Wado de ministro del Interior y no de Jefe de Gabinete en 2019 cuando asumió el Frente de Todos. Ahora, la Vice no lo quiere más y pidió su salida del gobierno.

Según ella misma admitió, el lunes después de las PASO se juntó en Olivos a solas con Alberto Fernández, y le pidió que lo saque a Cafiero en favor de Juan Manzur y a Wado en favor de Sergio Uñac.

Los gobernadores tucumano y sanjuanino fueron los únicos dos peronistas que ganaron en territorios competitivos el pasado domingo, y Cristina cree que ese capital político debe ser explotado a nivel nacional.

Además, Cristina habría pedido la cabeza de Julio Vitobello, el Secretario General de la Presidencia, cargo para el cual la Vice veía a Aníbal Fernández como un buen reemplazo.

La crisis que está atravesando el gobierno es una consecuencia directa de Alberto diciendo que no a estas órdenes de Cristina, pero todo indica que finalmente cederá y Manzur irá a la Jefatura, Uñac a Interior y Aníbal a la Secretaría General.

Los cambios que pidió Cristina para el Gabinete de Alberto: Manzur por Cafiero, Uñac por Wado y Aníbal por Vitobello.

Tanto Manzur como Uñac resistieron en un primer momento su nominación, ya que ambos están fuertes en sus provincias y no quieren quemar su capital político asumiendo en el gobierno que sufrió la peor derrota a nivel nacional de la historia del peronismo.

Manzur, particularmente, no quiere abandonar Tucumán porque actualmente está disputando una feroz interna con su vice, Osvaldo Jaldo, quien lo desafío en las PASO del domingo. A pesar de que Manzur salió triunfante de esas primarias, la relación quedó al rojo vivo y la salida de Manzur significaría la asunción de Jaldo como gobernador, algo que desde el entorno del cuyano aseguran que sería entregarle la Provincia en bandeja.

Sin embargo, parece que la persuasión de Cristina Kirchner sigue siendo el punto débil de los señores feudales peronistas, y Manzur por lo menos aceptaría el ingreso al gobierno nacional, mientras que Wado podría resistir la embestida y Aníbal caer en otro ministerio, como el de Seguridad o Defensa.

Seguir Leyendo

Argentina

Cristina gana la pulseada: el vocero y operador de Alberto Fernández fue echado del gobierno

Publicado

en

Juan Pablo Biondi compartió la carta de su dimisión en redes sociales: “Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó.

El vocero y principal operador de prensa de Alberto Fernández, Juan Pablo Biondi, presentó su renuncia indeclinable esta tarde en medio de la crisis política que atraviesa el Gobierno y luego de que Cristina Kirchner apuntara contra su persona en la carta que difundió el jueves.

“Tengo el agrado de dirigirme a usted para presentarle mi renuncia indeclinable como Secretario de Comunicación y Prensa de la Presidencia Argentina con el que me honrara el 10 de diciembre del 2019. Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó en la carta de renuncia que publicó en sus redes sociales.

“Sólo usted sabe de mi compromiso, entrega y fidelidad a su investidura y a su persona en este largo camino en que lo acompañé”, agregó.

Esto supone una victoria total de Cristina Kirchner, quien había tratado de forzar la salida de Santiago Cafiero tras la derrota electoral del domingo, pero recibió una fuerte resistencia de la mano derecha del círculo íntimo presidencial.

Biondi aprovechó la presión del ala cristinista, ejercida a través de una renuncia masiva de funcionarios, para instalar en los medios que La Cámpora quería la cabeza de Guzmán, no de Cafiero, para desarmar la operación del kirchnerismo duro y generar el repudio de sus seguidores.

Pero esto no funcionó. Cristina llamó a Guzmán el miércoles a la noche, le contó que ella no había pedido su renuncia y que tenía todo su respaldo, y el jueves publicó la lapidaria carta que lo menciona con nombre y apellido.

Alberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo BiondiAlberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo Biondi

En la renuncia, le dedicó un párrafo directo a Cristina Kirchner, quien ayer esgrimió duras críticas hacia la función del vocero “Me ofenden y lamento las malas interpretaciones que hiciera sobre mí la señora Vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, al considerarla una líder indiscutible del espacio político que representa ella junto con usted. Siempre he sido una pieza de armonía, concordia y tolerancia en mis funciones y profesional en mi relación con los medios de comunicación, escribió sin pudor.

Señor Presidente, deseo que esta nueva etapa que comienza sea superadora de la precedente. Tengo la certeza que así será y que en esta nueva instancia de su gobierno cuente con un nuevo elenco de colaboradores para enfrentar los desafíos venideros. Reitero el inmenso honor de haberlo podido acompañar en esta enorme tarea, cargada sobre sus hombres y de todo su Gabinete, la tremenda tragedia humanitaria como es la pandemia del COVID 19, que nos lastimó desde marzo del año pasado y que la hemos enfrentado sin ambages”, cerró el ahora ex funcionario.

La salida de Biondi es la primera confirmada luego de la contundente derrota del Gobierno en las elecciones Primarias. Si bien el Presidente se tomará unas horas más para empezar a delinear el nuevo Gabinete, trascendió que está dispuesto a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Ministros y dirigente de su máxima confianza. Este es otro de los reclamos de Cristina Kirchner. En su lugar, iría alguno de los gobernadores peronistas que cantaron victoria en las PASO.

Para el reemplazo de Biondi, suena Gustavo Béliz, quien ha fracasado en sus tareas como asesor estratégico internacional, y podría ahora tratar de meterse de lleno en la política local.

Seguir Leyendo

Trending