Conecte con nosotros

Argentina

Ya se sienten los efectos negativos del control de precios: Telecom frena inversión millonaria

El control de precios de Alberto Fernández sobre el mercado de telecomunicaciones ya se hizo sentir. Telecom anunció que por esta medida deberá frena una millonaria inversión por 600 millones de dólares y el servicio quedará comprometido.

Publicado

en

El pasado viernes, Alberto Fernandez declaró servicios públicos a la telefonía móvil, el internet, y el cable a través de un DNU, y congeló los precios hasta el 31 de diciembre de este año.


Esta decisión, si bien permitirá el acceso con tarifas subsidiadas y a precios bajísimos a cientos de miles de argentinos afectados por la pandemia a los servicios de telecomunicaciones, dejará a las empresas del sector en una situación de gravedad sin precedentes.
Roberto Nobile, dueño de Fibertel y Cablevisión y CEO de Telecom, comunicó que debido a esta medida, deberán frenar una inversión de 600 millones de dólares que iban a ser destinados a una mejora del servicio, de la infraestructura, y a el camino a la transformación digital. 

“En el año nos impactó la devaluación: el 70% de las inversiones en dólares y los salarios crecieron 42%, lo mismo que aumentaron nuestros ingresos en medio de un proceso inflacionario. Nunca nos dijeron que no podíamos aumentar, y cayó este DNU, que cambia las reglas del juego. El precio es la variable más importante que tiene las compañías para administrar sus flujos de fondos y estimar el repago de las inversiones. Sin esa variable las inversiones no son posibles. Esto cambia radicalmente la dinámica de la industria”.

Nobile explicó que la industria de telecomunicaciones tiene muchísimo potencial para crecer y ponerse a la par de Estados Unidos y Europa, siempre y cuando sea el mercado quien tenga el control sobre los precios de los servicios, y de esta forma poder proyectar inversiones.
Las inversiones, además de ser utilizadas para mejorar las instalaciones y bajar los precios en el largo plazo, sirven para los mantenimientos necesarios que evitan cortes de servicios prolongados. De esta manera, si bien los argentinos verán una reducción de la tarifa, a la larga pagarán un precio mucho más caro: un servicio de mala calidad, con desarrollo estancado y precarizado.

Ad

El CEO contó que se venían dando charlas con el Gobierno y que en marzo habrían acordado retrotraer algunos precios, y se planteó un esquema en el que desde septiembre se podrían empezar a realizar aumentos, con la visión de que la cuarentena iba a ser cosa del pasado y la economía se iba a poner en marcha otra vez. 

“Todo este tiempo no hubo cortes y planes con productos mínimos e inclusivos para que la gente siga con servicio aunque no paguen. Tenemos 600.000 clientes en situación: puede comunicarse aún en situación de vulnerabilidad”, afirmó Nobile.

Los servicios de telecomunicaciones, a pesar de tener enormes fallas a lo largo de todo el país, están bajo el mayor desafío de su historia, con la población entera trabajando y estudiando de manera online desde sus casas, la interrupción del servicio puede generar daños laborales y de aprendizaje irreparables. Ahora, deberán seguir haciéndolo sin margenes.

Nobile se mostró indignado por el accionar del Gobierno, el cual catalogó de incomprensible. Alegó que su administración logró soportar el impacto de la pandemia y la crisis económica sin mayores costos sobre los usuarios. Aseguró que es imposible desarrollar las telecomunicaciones si el Estado insiste en obstaculizar la libre disposición de los precios.

Roberto Nobile, CEO de Telecom.

Ad

Recientemente, algunos partidarios del oficialismo anunciaron su apoyo al presidente Fernández por la decisión que tomó con las telecomunicaciones. Personalidades como Ofelia Fernández o Martín Insaurralde aseguran, sin temor a equivocarse, que este tipo de medidas se desarrollan en todas partes del mundo.

En efecto, tanto el Presidente como otros miembros del oficialismo destacaron el caso de muchos países europeos, incluso el de Estados Unidos, y sostuvieron que allí los servicios “son de interés público“, pero la realidad dice otra cosa muy distinta.

El Gobierno se confundió “servicios públicos esenciales” con “servicios esenciales“. Esta última es una categoría ampliamente utilizada en todo el mundo, que reconoce que el acceso a internet o a la telefonía móvil es un derecho y que ningún Estado o empresa puede impedírtelo, pero de ninguna manera implica controlar su precio o intervenir en su mercado. Mientras que la categoría de “servicio público esencial”, la decretada por Alberto Fernández, preveé la regulación del mercado y el control directo del Estado por sobre el mismo.

La Embajada de Finlandia en nuestro país encontró conveniente explicar cómo funciona el servicio de telecomunicaciones en su jurisdicción. Aseguraron que, si bien hay un interés público en ese tipo de servicios, el Estado no solo no regula los precios, sino que fomenta la competencia a partir del libre juego en el mercado.

El Estado de Finlandia, así como otros Estados en el mundo, garantizan este tipo de servicios de forma tal que ninguna empresa tiene el poder de negarse a proveer a sus clientes (no tienen derecho de admisión), pero tienen toda la libertad para fijar sus precios.

“Hay que mirar el mundo: en Europa no hay regulación de precios. Sí tratan como servicios públicos es por una cuestión de accesibilidad a los más vulnerables, como pasa en Finlandia y el resto de Europa, por ejemplo. Lo mismo pasa en EEUU. Pero nadie regula precios”, sentenció el CEO de Telecom.

El kirchnerismo insiste en cometer errores del pasado, no aprendiendo de lo ocurrido en años anteriores, cuando congelaron por años los servicios de agua, luz, y electricidad, frenando la inversión, y trasladando un impacto a la gente al momento de descongelarlos.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Cambios en el gabinete: Quién es Juan Manzur, el nuevo Primer Ministro que gobernará Argentina con Cristina

Publicado

en

Manzur reemplazará a Cafiero como Jefe de Gabinete, pero implementará en ese cargo un nuevo sistema donde sea Cristina Kirchner la que gobierno de facto el país.

Luego de varios días de crisis política por el pedido de Cristina para que Alberto Fernández cambiara su gabinete tras la derrota de las PASO, finalmente se conocieron los nombres de algunos de los nuevos funcionarios que integrarán el Poder Ejecutivo, entre ellos el del jefe de Gabinete, Juan Manzur.

El puesto que hasta ahora le pertenecía Santiago Cafiero, quien irá a Cancillería, será ocupado por el actual gobernador de Tucumán, que viene de ganar la interna electoral en su provincia, además de ser el único que obtuvo una contundente victoria para el Frente de Todos en un distrito competitivo.

Manzur, sin embargo, no será un simple Jefe de Gabinete más, si no que a partir de este 18 de septiembre, la dinámica presidencial cambiará radicalmente. Cristina pasará a hacerse cargo del Poder Ejecutivo argentino en la práctica, rompiendo con el sistema que había implementado hasta ahora, de dejar a Alberto gobernar en el día a día y solo participar de las decisiones más importantes.

Este poder Cristina lo ejercerá a través de sus nuevos ministros, empezando como Manzur que pasará a ser una suerte de Primer Ministro a-la-europea, donde el presidente está pintado y solo cumple un rol protocolar.

¿Quién es Juan Manzur?

Médico cirujano de profesión, Manzur fue ministro de Salud durante gran parte de la gestión de Cristina Kirchner, hasta que en febrero del 2015 se alejó del Gobierno en medio de fuertes diferencias con la entonces presidente.

En 2007 fue compañero de fórmula del entonces gobernador, José Alperovich, lo que lo convirtió en vicegobernador provincial. Pero, en 2009 se le otorgó licencia a ese cargo, por pedido de Cristinas Kirchner, para que pudiera asumir como ministro nacional.

Duró en el cargo hasta 2015, cuando fue reemplazado por el ahora gestor de la cuarentena bonaerense, Daniel Gollán. Ese año, Manzur se puso como objetivo tomar la Provincia de Tucumán, y logró desplazar al alperovichismo en las elecciones generales de ese año, que dominaba el territorio tucumano desde 2003.

En 2019 compitió cara a cara contra Alperovich y terminó de vencerlo en las urnas, para hacerse del total control de la provincia. Sin embargo, ese mismo año empezó con una nueva rivalidad con su propio vice, Osvaldo Jaldo.

La tensión comenzó cuando Jaldo le empezó bloqueando proyectos en la legislatura provincial con su bloque y todo explotó a principios de este año, cuando el vice se alió con la oposición para imponer su propio candidato a Defensor del Pueblo, lo que aceleró la fractura política. Esto culminó en una candidatura de Jaldo con lista propia en las internas del Frente de Todos del domingo pasado.

Jaldo terminó perdiendo pero ganó un importante poder en la política tucumana. De hecho, Manzur dudó en asumir el cargo nacional para no dejar la provincia en manos de Jaldo, un peronista que ya ha demostrado capaz de unirse al radicalismo y al bussismo. Pero las ordenes de “la jefa” fueron imposibles de rechazar, y el gobernador tucumano será el nuevo Jefe de Gabinete del gobierno.

La impronta de Manzur es la opuesta a la de Cafiero o Alberto Fernández. Manzur es un peronista clásico, conservador en lo social y fascista en lo económico. Está a favor de la vida, rechazando fervorosamente la ley del aborto que pasó el gobierno a fines del año pasado, además de ser profundamente anti feminista, habiéndose reído públicamente del movimiento pañuelo verde en los debates del 2018 y 2020.

Juan Manzur se convierte en una de las personas más poderosas de Argentina del día a la mañana.

Seguir Leyendo

Argentina

Alberto Fernández hará los anuncios del nuevo gabinete que pidió Cristina el lunes

Publicado

en

El lunes por la mañana el presidente hablará en una conferencia de prensa donde prometió revelar el acuerdo con Cristina para evitar la quiebra del gobierno.

Después de estar casi 24 horas recluido en la Quinta de Olivos y escondido de la prensa, Alberto Fernández volvió a la actividad ejecutiva hoy a la tarde y le informó a los medios que tomó una decisión respecto a su gabinete, pero que se tomará 48 horas más para analizar los cambios específicos y que los anunciará el lunes.

Según los reportes de los medios oficialistas, Fernández está dispuesto a ceder y a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y dirigente de su máxima confianza, además de soltarle la mano a Wado de Pedro, ministro de Interior, y a Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente.

Como reveló Cristina Kirchner en la lapidaria carta del jueves, ella intercedió para que Alberto ponga a Wado de ministro del Interior y no de Jefe de Gabinete en 2019 cuando asumió el Frente de Todos. Ahora, la Vice no lo quiere más y pidió su salida del gobierno.

Según ella misma admitió, el lunes después de las PASO se juntó en Olivos a solas con Alberto Fernández, y le pidió que lo saque a Cafiero en favor de Juan Manzur y a Wado en favor de Sergio Uñac.

Los gobernadores tucumano y sanjuanino fueron los únicos dos peronistas que ganaron en territorios competitivos el pasado domingo, y Cristina cree que ese capital político debe ser explotado a nivel nacional.

Además, Cristina habría pedido la cabeza de Julio Vitobello, el Secretario General de la Presidencia, cargo para el cual la Vice veía a Aníbal Fernández como un buen reemplazo.

La crisis que está atravesando el gobierno es una consecuencia directa de Alberto diciendo que no a estas órdenes de Cristina, pero todo indica que finalmente cederá y Manzur irá a la Jefatura, Uñac a Interior y Aníbal a la Secretaría General.

Los cambios que pidió Cristina para el Gabinete de Alberto: Manzur por Cafiero, Uñac por Wado y Aníbal por Vitobello.

Tanto Manzur como Uñac resistieron en un primer momento su nominación, ya que ambos están fuertes en sus provincias y no quieren quemar su capital político asumiendo en el gobierno que sufrió la peor derrota a nivel nacional de la historia del peronismo.

Manzur, particularmente, no quiere abandonar Tucumán porque actualmente está disputando una feroz interna con su vice, Osvaldo Jaldo, quien lo desafío en las PASO del domingo. A pesar de que Manzur salió triunfante de esas primarias, la relación quedó al rojo vivo y la salida de Manzur significaría la asunción de Jaldo como gobernador, algo que desde el entorno del cuyano aseguran que sería entregarle la Provincia en bandeja.

Sin embargo, parece que la persuasión de Cristina Kirchner sigue siendo el punto débil de los señores feudales peronistas, y Manzur por lo menos aceptaría el ingreso al gobierno nacional, mientras que Wado podría resistir la embestida y Aníbal caer en otro ministerio, como el de Seguridad o Defensa.

Seguir Leyendo

Argentina

Cristina gana la pulseada: el vocero y operador de Alberto Fernández fue echado del gobierno

Publicado

en

Juan Pablo Biondi compartió la carta de su dimisión en redes sociales: “Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó.

El vocero y principal operador de prensa de Alberto Fernández, Juan Pablo Biondi, presentó su renuncia indeclinable esta tarde en medio de la crisis política que atraviesa el Gobierno y luego de que Cristina Kirchner apuntara contra su persona en la carta que difundió el jueves.

“Tengo el agrado de dirigirme a usted para presentarle mi renuncia indeclinable como Secretario de Comunicación y Prensa de la Presidencia Argentina con el que me honrara el 10 de diciembre del 2019. Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó en la carta de renuncia que publicó en sus redes sociales.

“Sólo usted sabe de mi compromiso, entrega y fidelidad a su investidura y a su persona en este largo camino en que lo acompañé”, agregó.

Esto supone una victoria total de Cristina Kirchner, quien había tratado de forzar la salida de Santiago Cafiero tras la derrota electoral del domingo, pero recibió una fuerte resistencia de la mano derecha del círculo íntimo presidencial.

Biondi aprovechó la presión del ala cristinista, ejercida a través de una renuncia masiva de funcionarios, para instalar en los medios que La Cámpora quería la cabeza de Guzmán, no de Cafiero, para desarmar la operación del kirchnerismo duro y generar el repudio de sus seguidores.

Pero esto no funcionó. Cristina llamó a Guzmán el miércoles a la noche, le contó que ella no había pedido su renuncia y que tenía todo su respaldo, y el jueves publicó la lapidaria carta que lo menciona con nombre y apellido.

Alberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo BiondiAlberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo Biondi

En la renuncia, le dedicó un párrafo directo a Cristina Kirchner, quien ayer esgrimió duras críticas hacia la función del vocero “Me ofenden y lamento las malas interpretaciones que hiciera sobre mí la señora Vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, al considerarla una líder indiscutible del espacio político que representa ella junto con usted. Siempre he sido una pieza de armonía, concordia y tolerancia en mis funciones y profesional en mi relación con los medios de comunicación, escribió sin pudor.

Señor Presidente, deseo que esta nueva etapa que comienza sea superadora de la precedente. Tengo la certeza que así será y que en esta nueva instancia de su gobierno cuente con un nuevo elenco de colaboradores para enfrentar los desafíos venideros. Reitero el inmenso honor de haberlo podido acompañar en esta enorme tarea, cargada sobre sus hombres y de todo su Gabinete, la tremenda tragedia humanitaria como es la pandemia del COVID 19, que nos lastimó desde marzo del año pasado y que la hemos enfrentado sin ambages”, cerró el ahora ex funcionario.

La salida de Biondi es la primera confirmada luego de la contundente derrota del Gobierno en las elecciones Primarias. Si bien el Presidente se tomará unas horas más para empezar a delinear el nuevo Gabinete, trascendió que está dispuesto a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Ministros y dirigente de su máxima confianza. Este es otro de los reclamos de Cristina Kirchner. En su lugar, iría alguno de los gobernadores peronistas que cantaron victoria en las PASO.

Para el reemplazo de Biondi, suena Gustavo Béliz, quien ha fracasado en sus tareas como asesor estratégico internacional, y podría ahora tratar de meterse de lleno en la política local.

Seguir Leyendo

Trending