Seguinos en redes

Corea del Norte

Corea del Norte destruyó la oficina de enlace intercoreana como “respuesta” a una provocación de Corea del Sur

Kim Jong-Un destruyó la oficina de enlace intercoreana luego de que activistas surcoreanos esparcieran panfletos anti-comunistas en Pionyang. La hermana del dictador presiona para que la pacificación no avance tan rápido.

Publicado

en

Este martes el régimen norcoreano demolió la oficina de enlace intercoreana, establecida en la ciudad fronteriza de Kaesong en 2018 desde la cual se comunicaban oficialmente los gobiernos de las dos coreas en sus esfuerzos de pacificación. 

Estas acciones de Pionyang no son una escalada de conflictos ya que, según aseguró el propio régimen, están “justificadas” como respuesta al envío de propaganda anti-comunista a través de panfletos que tiraron activistas surcoreanos desde globos a las principales ciudades de Corea del Norte el mes pasado. 

El gobierno de Corea del Sur denunció en reiteradas ocasiones a estos grupos de activistas pro-democracia con el objetivo de evitar conflictos y seguir construyendo hacia la pacificación. Sin embargo, la furia de la hermana menor del dictador Kim Yong-Un, Kim Yo-Jong, prevaleció luego de que jurará “dejar hecha polvo” la oficina intercoreana si el gobierno surcoreano seguía “permitiendo” estas acciones de parte de los activistas.

La actitud del dictador en estos últimos años viene siendo cada vez más flexible con Corea del Sur, pero la voluntad de la hermana, que cuenta con el apoyo de un gran sector del Ejército, si bien también quiere pacificar la región, es bastante más dura con el país hermano.

El dictador Kim Jong-Un, junto a su hermana y potencial sucesora al “trono”, Kim Yo-Jong.

Ad

Luego de las cumbres entre Trump y Kim se había pactado que Corea del Norte abandonaría su programa nuclear para terminar de una vez por todas con las sanciones económicas que pesan sobre el régimen norcoreano.

Sin embargo, a pesar de mantener todavía una buena relación con Estados Unidos, Corea del Norte reclama estar decepcionado con el accionar de Corea del Sur por su ‘nula’ colaboración económica, quien está esperando que se abandone definitivamente el programa nuclear para quitar sus sanciones y empiece a hablarse de comercio entre las dos coreas.

La oficina marcaba el inicio de comunicaciones entre los dos países hermanos y la misma registraba diálogos entre los dos gobiernos casi todos los días. El problema, según la hermana del dictador, es que todas las conversaciones llegaban al mismo punto muerto; quién daba el primer paso, Corea del Sur quitando las sanciones o Corea del Norte desmantelando todo su poderío nuclear.

Así fue la demolición de la oficina de enlace, grabado tanto por autoridades de Corea del Norte como de Corea del Sur. Las oficinas fueron vaciadas previamente a la demolición y según las fuentes oficiales no hubo ni muertos ni heridos.

Ad

Tras todo lo sucedido, el Estado Mayor del Ejercito de Corea del Norte anunció que se volverá a realizar “todo tipo de ejercicios militares” en las aéreas fronterizas desmilitarizadas. El Estado Mayor surcoreano demostró su profunda preocupación, y amenazó con “hacerles pagar un alto precio si no dan marcha atrás“.

Frente a esta situación, el designado ministro de Unificación de Corea del Sur, Kim Yeon Chul, cuyo rol en el gobierno es trabajar con Corea del Norte en vísperas de una pacificación y posible unificación entre los dos países, presentó su renuncia al presidente Moon Jae-In luego de la demolición. 

Siento no haber cubierto las demandas y expectativas de nuestro pueblo en favor de la paz y la prosperidad en la península de Corea”, manifestó en un comunicado.

El presidente Moon de Corea del Sur, que es hijo de refugiados norcoreanos y ha hecho una de sus principales propuestas de campaña la pacificación de la península coreana, tuvo su mandato fuertemente convalidado en las elecciones legislativas de principio de año donde su partido tuvo un aplastante triunfo sobre la oposición.

Corea del Sur es uno de los pocos países del mundo que tiene el lujo de tener el panorama político sin intromisión de la izquierda. El oficialista Partido Demócrata Coreano, del presidente Moon, es un partido de centro-derecha liberal, mientras que la principal oposición está conformada por la alianza Futuro Unido, un partido conservador pro-libre mercado. Mientras los demócratas favorecen negociaciones con Corea del Norte, muchos de los conservadores quieren tomar una postura mucho más dura con el régimen comunista. Pero a grandes rasgos, ambos partidos defienden la pacificación de la península.

Por su parte, en Corea del Norte no hay partidos políticos más que el gobernante Partido de los Trabajadores, que responde unilateralmente a las decisiones del Líder Supremo Kim Jong-Un. Sin embargo, como en todos los complejos sistemas políticos hay divisiones dentro del oficialismo y oposiciones. 

Kim Yo-Jong se ha convertido en los últimos meses en la mujer mas poderosa del régimen norcoreano y en una de las personas más importantes del gobierno, sobre todo luego de la ‘desaparición temporal’ de Kim Jong-Un durante el mes de abril. Ella había tomado algo de influencia durante el año pasado, haciéndose presente en todas las cumbres con los mandatarios de EE.UU. y Corea del Sur, mostrándose en buenas relaciones con ambos presidentes. Posteriormente desapareció de la vida política pero volvió a tomar mucha influencia en los últimos 3 meses.

Oficialmente, ella es miembro suplente del politburó del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte desde 2017, aunque en los hechos está operando como la asesora más cercana de Kim Jong-Un y como jefa de gabinete.

Kim Yo-Jong junto al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In.

Ad

Por otro lado y en repercusión de las acciones de Corea del Norte, EE.UU. amplió este miércoles 17 el plazo de la orden ejecutiva sobre sanciones contra Pionyang, prorrogando el bloqueo económico comercial por un año más.

Todo indicaba que Trump iba a terminar su primer mandato con el levantamiento del embargo a Corea del Norte, pero estos sucesos requerirán de nuevas reuniones y de nuevas negociaciones entre los tres máximos mandatarios antes de poder dar el siguiente paso en este proceso de pacificación.

Presidente de EE.UU., Donald Trump; dictador norcoreano Kim Jong-Un; y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, durante la histórica visita a Corea del Norte en 2019.


Desde Washington se lanzó un comunicado donde se resalta que: 

“El Departamento de Estado apoya plenamente los esfuerzos de Corea del Sur en las relaciones intercoreanas e insta a Corea del Norte a evitar más acciones contraproducentes”.

En pocas palabras, mientras Kim Jong-Un tiene como objetivo salir gradualmente del sistema comunista y mejorar las relaciones con Corea del Sur y Estados Unidos, otras facciones dentro de su régimen, lideradas por su hermana, presionan para que la pacificación con Seúl no sea tan “entreguista” y no se olvide de defender principalmente sus intereses.

Kim Yo-Jong siente un profundo desprecio por los surcoreanos y no ve con tan buenos ojos mejorar las relaciones diplomáticas tan rápidamente. Esta puja de poder atrasará la pacificación un tiempo más, pero el presidente Trump todavía se muestra optimista para que la gran división entre las coreas pueda finalmente llegar a su fin.


Por Nicolás Promanzio para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Corea del Norte

Corea del Sur y Estados Unidos respondieron con 8 misiles contra Corea del Norte luego de que Kim Jong-Un probara un nuevo misil

Publicado

en

Ocho ATACMS fueron disparados por fuerzas conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur en la primera respuesta militar del Comando Indo-Pacífico a las pruebas de misiles de la dictadura comunista.

Los gobiernos de Corea del Sur y Estados Unidos confirmaron este domingo a la noche que dispararon ocho misiles tierra-tierra contra posiciones de lanzamiento en Corea del Norte, en respuesta a una andanada de misiles balísticos de corto alcance que probó el sábado el dictador comunista Kim Jong-Un.

El régimen norcoreano viene probando nuevos misiles desde que llegó Joe Biden a la Casa Blanca y el demócrata se negó a continuar con las rondas de negociaciones que había iniciado el ex presidente Donald Trump.

Sin embargo, es la primera vez que Yongsan y el Pentágono responden a los ataques con un ataque directo al territorio de Corea del Norte. Esto se debe a un crucial cambio de gobierno en Seúl en el último mes.

El flamante presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, un derechista que asumió el cargo el mes pasado, prometió adoptar una línea más dura contra el Norte y presionó al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, en una cumbre de mayo en Seúl, para intensificar los ejercicios militares conjuntos y empezar a responder las pruebas de misiles de Kim.

La acción es una demostración de “la capacidad y preparación para llevar a cabo ataques de precisión contra los lanzamientos de misiles de Corea del Norte“, informó el gobierno a la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El Sur continuará construyendo capacidades de seguridad fundamentales y prácticas y disuadirá las amenazas nucleares y de misiles del Norte”, dijo Yoon en un evento para el Día de los Caídos en Corea del Sur.

El histórico ataque a Corea del Norte

Los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos dispararon ocho misiles tierra-tierra durante unos 10 minutos a partir de las 4:45 a. m. del lunes (19:45 GMT del domingo) en respuesta a los ocho misiles lanzados por Corea del Norte el sábado (GMT), informó Yonhap.

Un funcionario del Ministerio de Defensa de Corea del Sur confirmó que se habían disparado ocho Sistemas de Misiles Tácticos del Ejército (ATACMS), entre ellos un misil del Ejército de EE. UU. y siete de Corea del Sur.

Es el primer ataque balístico de Estados Unidos al territorio que comprende Corea del Norte desde el 27 de julio de 1953, un cambio lamentable de rumbo teniendo en cuenta que hace tan solo 4 años, Trump había logrado firmar un acuerdo de pacificación entre las dos coreas.

North Korea's tactical weapon resembles US Army's tactical missile

Seguir Leyendo

Corea del Norte

Hackers norcoreanos robaron 625 millones de dólares en criptomonedas de una empresa estadounidense

Publicado

en

El FBI ha acusado al grupo organizado de ciberdelincuencia norcoreano conocido como Lazarus Group por el ciberataque a Axie Infinity.

El pasado 16 de abril, el FBI denunció públicamente el hurto de más de 600 millones de dólares en monedas digitales mediante Axie Infinity, una plataforma de juegos virtuales que permite transacciones de pago en monedas digitales.

La organización involucrada se cree que es Lazarus Group, un grupo organizado de ciberdelincuencia norcoreano, que trabaja directamente para el dictador Kim Jong-Un.

La táctica en este caso implica la utilización de varias cuentas alternas; una de las detectadas por el FBI sustrajo ilegítimamente 30 mil ethers (unos 90 mil dólares). El delito cibernético no es una herramienta novedosa por parte del gobierno de Pyongyang, y la vienen implementando desde por lo menos 2010.

De hecho, dado que Corea del Norte prácticamente no tiene producción nacional de bienes y servicios, por lo que la base imponible es extremadamente baja, las dos principales vías de financiación del gobierno comunista son los subsidios de China, y el hackeo de cuentas bancarias y de billeteras virtuales.

Think tanks como el Center for New American Security, señalan que en la última década, Corea del Norte ha tenido la creciente necesidad de financiar los proyectos armamentísticos del Kim Jong-Un, y China ha dejado en claro que no quiere que su dinero vaya a este rubro para no tener problemas en la comunidad internacional.

Solo con ver el desarrollo tecnológico concretado en los 12 lanzamientos de misiles en lo que va de este año, da prueba de los gastos y el alto nivel de financiamiento que están consiguiendo.

Dado que el régimen dictatorial norcoreano está totalmente fuera del sistema financiero y de crédito mundial, y que China pide que su dinero no sea destinado a este fin, es evidente que el Lazarus Group ha estado profundizando sus ataques.

El Lazarus Group se encuentra bajo la mira del FBI desde el 2014, cuando esta organización cobró notoriedad por el hackeo de la empresa audiovisual Sony Pictures, la subsidiaria norteamericana de la japonesa Sony, como respuesta al lanzamiento de una película satírica que criticaba duramente al líder Kim Jong Un.

No obstante, este delito queda ínfimo en sus dimensiones si se lo compara con el crecimiento y “logros” que han alcanzado. Entre estos, se podría destacar la suma de 1.700 millones de dólares obtenidos por ciber-robos en los últimos años, según Chainalysis.

Según las investigaciones del Center for New American Security, la capacidad norcoreana en esta materia no se resume solamente en el robo directo.

Entre otras técnicas, se resalta el uso de mezcladores de criptomonedas y corredores de venta libre utilizados con el objetivo de encubrir los robos de criptografía. Es decir, delitos referidos a las técnicas de cifrado y codificaciones propias de las monedas digitales, que permiten su inteligibilidad. Aunque, cabe señalar, que estos mezcladores vuelven el rastreamiento altamente arduo, pero no imposible.

También ejecutan otras operaciones como el lavado de dinero, para fondear las cuentas de una extensa red de testaferros en el resto del mundo. The Diplomat señala que tienen emisarios en todo el mundo para hacer compras encubiertas que luego envían al norte de la península coreana.

Los objetivos de la piratería en el ciberespacio, claramente no se han limitado al hurto financiero. El mismo Lazarus Group desplegó durante 2020 una operación llamada Dream Job, destinada al espionaje de secretarías y compañías de defensa estadounidenses y sus respectivos miembros.

Más recientemente, a la par del robo mencionado, la compañía estadounidense de seguridad cibernética Symantec detectó y alertó al FBI sobre intentos de hackeo desde Pyongyang hacia servidores de empresas del sector químico en los Estados Unidos.

Es claro que Pyongyang ejerce una amenaza constante en esta área. La cuestión clave redunda sobre cuáles serán las cartas que Estados Unidos y futuros afectados podrán desplegar contra este tipo de actos propios del siglo XXI.

El caso de Lazarus Group responde a una directriz totalmente ligada a un gobierno, es decir, no tratamos aquí con un actor libre que opera individualmente, no obstante, la respuesta para este tipo de delitos aún no parece estar deliberada. Desde Washington, solo se ha extraditado a un norcoreano, Mun Chol Myong, acusado por lavado de dinero, en más de 200 casos de ciberataques norcoreanos.

Corea del Norte cortó relaciones con Malasia por extraditar al empresario norcoreano Mun Chol Myong, uno de sus testaferros, a Estados Unidos.

En este caso particular, la Casa Blanca ha ofrecido 5 millones de dólares como recompensa a cambio de cualquier tipo de información sobre los grupos de hackers que responden al régimen de Kim Jong-Un.

Los precedentes muestran que aún no se haya una política eficaz al respecto de esta problemática, lo cual despierta no sólo un debate sobre las vulnerabilidades de los países más desarrollados; sino también, sobre las controversias del lado B de nuevas tecnologías como Blockchain que actualmente dan paso a grandes innovaciones, pero a su vez abren las puertas a grandes ventajas para quienes buscan cometer este tipo de delitos.


Por Abril Trankels, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Corea del Norte

Corea del Norte prueba dos misiles guiados a cuatro veces la velocidad del sonido con capacidades nucleares

Publicado

en

Kim Jong-Un supervisó personalmente el lanzamiento de una nueva arma táctica guiada, poniendo en alerta a la región y generando que Japón reanude los simulacros de evacuación por primera vez desde 2018.

Bajo la supervisión de Kim Jong Un, Corea del Norte probó un nuevo armamento para mejorar la eficiencia y eficacia de sus armas nucleares tácticas dentro de su sistema de artillería nuclear de largo alcance, un día después de las celebraciones por el nacimiento del fundador del país.

A pesar de que se esperaba un ensayo nuclear este 15 de abril coincidiendo con el 110° aniversario del nacimiento de Kim Il Sung, fundador de Corea del Norte y abuelo del actual dictador, ese día se conmemoró con un enorme festival civil con fuegos artificiales y coreografías, pero sin ningún tipo de desfile militar.

Sin embargo, al día siguiente, el 16 de abril, el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur detectó que dos proyectiles lanzados desde Corea del Norte volaron 110 kilómetros a una altura de 25 kilómetros y viajando a cuatro veces la velocidad del sonido.

La nueva arma táctica guiada es de “gran importancia para mejorar la potencia de fuego de las unidades de artillería de largo alcance de primera línea y mejorar la eficiencia del funcionamiento de las armas nucleares tácticas”, declaró la agencia estatal de prensa norcoreana KCNA.

Esta prueba alarga una serie sin precedentes de ensayos armamentísticos de Corea del Norte este año, que incluye el lanzamiento de su primer misil balístico intercontinental a pleno alcance desde 2017.

En un congreso del partido único en enero de 2021, el dictador Kim detalló un plan quinquenal de desarrollo de defensa donde se especificaba el desarrollo de tecnología nuclear y la construcción de armas nucleares más pequeñas y ligeras para usos tácticos.

Evacuation drill in Tokyo, Japan
Protocolo de evacuación de misil nuclear en Tokio, Japón, el 22 de enero de 2018. Image: AFP/Toshifumi Kitamura

Esta situación en Corea del Norte tuvo grandes repercusiones en la región, a punto tal que Japón planea reanudar los simulacros de evacuación por primera vez desde 2018 para prepararse para posibles lanzamientos de misiles balísticos por parte de Corea del Norte.

“El gobierno está considerando reanudar los simulacros de evacuación ya que Corea del Norte ha estado lanzando misiles balísticos y de otro tipo con frecuencia desde principios de este año” expresó el secretario en jefe del gabinete, Hirokazu Matsuno.

Los últimos simulacros se realizaron en 29 gobiernos locales entre marzo de 2017 y junio de 2018 bajo la ley de protección civil. Desde entonces, no se han realizado tales ejercicios en medio de señales de alivio de las tensiones sobre Corea del Norte, durante el gobierno de Trump.


Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias