Conecte con nosotros

Corea del Norte

Pyongyang amenaza a Seúl con una “enorme crisis de seguridad”

Publicado

en

Norcorea acusó a su par del sur de “malograr” un acercamiento por proseguir con sus maniobras militares con Estados Unidos.

Corea del Norte amenazó este miércoles (11.08.2021) a Corea del Sur con una “gran crisis de seguridad” por seguir adelante con sus maniobras militares conjuntas con Estados Unidos, cuyos entrenamientos previos comenzaron esta semana.

El director del Departamento del Frente Unido, encargado de asuntos intercoreanos, Kim Yong-chol, carga en un comunicado publicado por la agencia KCNA contra estos ejercicios, como ya hizo en la víspera Kim Yo-jong, la poderosa hermana del líder norcoreano, Kim Jong-un.

La toma de decisiones “peligrosas”

El militar norcoreano asegura que el Norte hará que el Sur se dé cuenta de “cuán peligrosas son las elecciones tomadas y cuán cerca están de una gran crisis de seguridad debido a esas decisiones”.

Los ataques verbales contra Seúl y Washington llegan apenas dos semanas después de que las dos Coreas retomaran las comunicaciones telemáticas a petición de Pionyang.

Se desconoce el motivo por el cual los aliados han decidido seguir adelante con las maniobras, que ya se cancelaron en 2018 para facilitar el acercamiento.

¿Seúl más cauteloso?

Algunos expertos apuntan que Seúl estaría optando por una mayor cautela antes de plegarse a los deseos del régimen, que el año pasado decidió unilateralmente dejar de usar las líneas de comunicación transfronterizas y destruyó la oficina de enlace intercoreano, situado en su territorio pero construido con fondos público sureños.

La decisión fue en protesta por el envío de globos con propaganda contraria al régimen por parte de activistas desde el Sur, una actividad que Seúl prohíbe ahora tras aprobar una polémica ley que, según sus detractores, viola la libertad de expresión.

Seguir Leyendo

Corea del Norte

Kim Jong-Un reactiva los centros del programa nuclear por primera vez en 3 años

Publicado

en

Tras la llegada de Biden al poder, el régimen comunista en Corea del Norte está probando su suerte y rompe el acuerdo alcanzado con Trump para volver a activar su desarrollo nuclear.

Por primera vez desde 2018, Corea del Norte ha vuelto a operar en los últimos meses sus instalaciones para elaborar combustible para bombas atómicas, según revela un informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

La revelación supone un quiebre definitivo del proceso de acercamiento con Seúl y Washington que empezó Trump y el presidente surcoreano Moon Jae-in hace tres años.

Sin la figura de Trump, un hábil negociador que logró poner fin a la histórica rivalidad entre las Coreas, e incluso llegó a poner pie dentro de la cortina roja de los Kim. Los planes de Pionyang de seguir desarrollando su programa nuclear no pudieron ser frenados por Biden, quien resumió las hostilidades con el régimen comunista.

El texto enumera indicios de que desde febrero el régimen ha retomado actividades de peso en el Centro de Investigación Nuclear de Yongbyon, a unos 100 kilómetros al norte de la capital del país, reactivando primero su sistema para reprocesar combustible nuclear y, a partir de julio, su reactor experimental Magnox de 5 megavatios eléctricos.

El organismo nuclear de la ONU, que carece de acceso a Yongbyon y a cualquier otra instalación en el hermético país asiático y basa su informe en imágenes por satélite y otro tipo de información, ha tachado estas actividades de “profundamente preocupantes”.

El Centro de Investigación Nuclear de Yongbyon había comenzado a ser desmantelado durante el gobierno de Trump, pero ahora entró en funcionamiento nuevamente.

El informe indica que la planta térmica que provee vapor al laboratorio radioquímico de Yongbyon, encargado de reprocesar el combustible usado en el reactor Magnox para obtener plutonio para bombas atómicas, ha estado operativa desde mediados de febrero de este año hasta principio de julio.

“Ese periodo de cinco meses es coherente con el tiempo necesario para reprocesar un núcleo completo de combustible irradiado del reactor”, explicó en el informa el OIEA.

Usando también fotos por satélite, centros de estudios surcoreanos alertaron que el laboratorio mostraba movimiento por primera vez desde 2018 y que este plazo de actividad parecía ser tan largo como en las campañas de reprocesamiento vistas en 2003, 2005, 2009 y 2016.

De este modo, de febrero a julio, el laboratorio de Yongbyon parece haber tratado una carga completa del reactor (unas 50 toneladas de combustible gastado) que habría estado almacenada.

Pero es la reactivación del reactor Magnox, donde comienza de nuevo todo el proceso, al generarse más uranio gastado que luego el laboratorio radioquímico puede transformar en plutonio para bombas) la que disipa dudas sobre los planes de Pionyang para con su programa atómico.

Seguir Leyendo

Corea del Norte

El dictador norcoreano Kim Jong-un admitió el fracaso de la economía comunista y se adjudicó más poderes en la estructura interna del régimen

En una muestra de honestidad brutal, Kim Jong-un crítico el plan quinquenal del Congreso y fue nombrado como Secretario General del Partido de los Trabajadores para consolidar su poder.

Publicado

en

Por

El pasado martes 5 de enero, en Corea del Norte se llevó a cabo el octavo Congreso del Partido de los Trabajadores, liderado por el propio dictador Kim Jong-un y la presencia de mas de 7 mil personas invitadas a escuchar los discursos.
Los espectadores quedaron asombrados ante la brutal honestidad del Líder Supremo norcoreano, quién afirmó que el plan económico para el lapso 2015-2020 “fracasó enormemente en la mayoría de los objetivos”.
Consecuentemente, los reportes aseguran que Kim ordenó en vivo a las autoridades del Congreso a realizar un profundo análisis de la causa del fracaso, y “no dejar ninguna piedra sin levantar“.
El discurso duró 9 horas, con varias pausas y rotaciones de las personas que lo acompañaban en el escenario. Cada 5 años, el Congreso marca las pautas de la economía en un plan quinquenal, pero por primera vez en la historia, el Lider Supremo expresa su descontento total de los resultados obtenidos.
Octavo Congreso del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte. Fuente: International Business Times.

Ad

En su discurso, el dictador admitió que el país estuvo atravesando estos años una de las peores crisis de su historia y comentó que hubo una gran caída de las operaciones comerciales con su mayor aliado, China, que le cerró las puertas al comercio por temor a propagación del COVID-19 desde enero del año pasado.

En los gráficos emitidos por China, se puede apreciar que mientras que en febrero de 2020 Corea del Norte exportaba a China productos por casi 11 millones de dólares, en octubre del mismo año apenas lo hacía por una cantidad de 1,8 millones de dólares, una caída del 84% en 8 meses.

Kim Jong-Un señaló a una serie de funcionarios por nombre y apellido, y aseguró que se empezará a encargar personalmente de algunos aspectos de la economía que en el pasado había delegado íntegramente.

Según contó el saliente Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, luego de una reunión bilateral en 2018, Kim es “fanático” del modelo de Singapur, una Ciudad-Estado que si bien tiene un partido único y bajos niveles de libertad de expresión, sus políticas económicas son de las más liberales del mundo y su pueblo prospera y se enriquece todos los años.

Según reportes de inteligencia del Departamento de Estado de EE.UU., en Corea del Norte siempre tuvieron mayor poder los Generales del Ejército que el mismo Líder Supremo, y que estos responden mayoritariamente al Partido Comunista de China.

Gráfico que demuestra la colosal caída de las exportaciones e importaciones de Corea del Norte hacia o desde China. Fuente: Aduana de la República Popular China.

Ad

Tras los anuncios, Kim fue nombrado como Secretario General del Partido de los Trabajadores, cargo que había sido disuelto tras la muerte de su padre pero que fue reinstituido con el objetivo de otorgarle más poderes en la estructura interna del partido único que gobierna Corea del Norte hace 70 años.

A pesar del contundente mensaje, Kim no habló de soluciones económicas, si no que habló de los temas que lo competen en su cargo de Líder Supremo, y contó sus propuestas de volver a agrandar el armamento nuclear y el stock de misiles.

Propuso fortificar la defensa nacional y anunció que se vienen novedades sobre una nueva producción militar, algo que fue demostrado 9 días después, en la noche del 14 de enero, cuando se produjo una inmensa demostración militar en la que se vio un nuevo misil balístico que se lanza desde submarinos.

Ahora que Trump saldrá de la Casa Blanca, la relación entre Corea del Norte y Estados Unidos volverá a su punto más álgido, e incluso Kim nombró en su discurso a Norteamérica como “el principal enemigo del país por los próximos 100 años“.

Todos los avances diplomáticos que había logrado Trump se desvanecerán, y tal vez como auguró Obama en 2016 en su reunión con Trump, “Estados Unidos estará en guerra con Corea del Norte en los próximos 10 años“.

Seguir Leyendo

Corea del Norte

Corea del Norte destruyó la oficina de enlace intercoreana como “respuesta” a una provocación de Corea del Sur

Kim Jong-Un destruyó la oficina de enlace intercoreana luego de que activistas surcoreanos esparcieran panfletos anti-comunistas en Pionyang. La hermana del dictador presiona para que la pacificación no avance tan rápido.

Publicado

en

Por

Este martes el régimen norcoreano demolió la oficina de enlace intercoreana, establecida en la ciudad fronteriza de Kaesong en 2018 desde la cual se comunicaban oficialmente los gobiernos de las dos coreas en sus esfuerzos de pacificación. 

Estas acciones de Pionyang no son una escalada de conflictos ya que, según aseguró el propio régimen, están “justificadas” como respuesta al envío de propaganda anti-comunista a través de panfletos que tiraron activistas surcoreanos desde globos a las principales ciudades de Corea del Norte el mes pasado. 

El gobierno de Corea del Sur denunció en reiteradas ocasiones a estos grupos de activistas pro-democracia con el objetivo de evitar conflictos y seguir construyendo hacia la pacificación. Sin embargo, la furia de la hermana menor del dictador Kim Yong-Un, Kim Yo-Jong, prevaleció luego de que jurará “dejar hecha polvo” la oficina intercoreana si el gobierno surcoreano seguía “permitiendo” estas acciones de parte de los activistas.

La actitud del dictador en estos últimos años viene siendo cada vez más flexible con Corea del Sur, pero la voluntad de la hermana, que cuenta con el apoyo de un gran sector del Ejército, si bien también quiere pacificar la región, es bastante más dura con el país hermano.

El dictador Kim Jong-Un, junto a su hermana y potencial sucesora al “trono”, Kim Yo-Jong.

Ad

Luego de las cumbres entre Trump y Kim se había pactado que Corea del Norte abandonaría su programa nuclear para terminar de una vez por todas con las sanciones económicas que pesan sobre el régimen norcoreano.

Sin embargo, a pesar de mantener todavía una buena relación con Estados Unidos, Corea del Norte reclama estar decepcionado con el accionar de Corea del Sur por su ‘nula’ colaboración económica, quien está esperando que se abandone definitivamente el programa nuclear para quitar sus sanciones y empiece a hablarse de comercio entre las dos coreas.

La oficina marcaba el inicio de comunicaciones entre los dos países hermanos y la misma registraba diálogos entre los dos gobiernos casi todos los días. El problema, según la hermana del dictador, es que todas las conversaciones llegaban al mismo punto muerto; quién daba el primer paso, Corea del Sur quitando las sanciones o Corea del Norte desmantelando todo su poderío nuclear.

Así fue la demolición de la oficina de enlace, grabado tanto por autoridades de Corea del Norte como de Corea del Sur. Las oficinas fueron vaciadas previamente a la demolición y según las fuentes oficiales no hubo ni muertos ni heridos.

Ad

Tras todo lo sucedido, el Estado Mayor del Ejercito de Corea del Norte anunció que se volverá a realizar “todo tipo de ejercicios militares” en las aéreas fronterizas desmilitarizadas. El Estado Mayor surcoreano demostró su profunda preocupación, y amenazó con “hacerles pagar un alto precio si no dan marcha atrás“.

Frente a esta situación, el designado ministro de Unificación de Corea del Sur, Kim Yeon Chul, cuyo rol en el gobierno es trabajar con Corea del Norte en vísperas de una pacificación y posible unificación entre los dos países, presentó su renuncia al presidente Moon Jae-In luego de la demolición. 

Siento no haber cubierto las demandas y expectativas de nuestro pueblo en favor de la paz y la prosperidad en la península de Corea”, manifestó en un comunicado.

El presidente Moon de Corea del Sur, que es hijo de refugiados norcoreanos y ha hecho una de sus principales propuestas de campaña la pacificación de la península coreana, tuvo su mandato fuertemente convalidado en las elecciones legislativas de principio de año donde su partido tuvo un aplastante triunfo sobre la oposición.

Corea del Sur es uno de los pocos países del mundo que tiene el lujo de tener el panorama político sin intromisión de la izquierda. El oficialista Partido Demócrata Coreano, del presidente Moon, es un partido de centro-derecha liberal, mientras que la principal oposición está conformada por la alianza Futuro Unido, un partido conservador pro-libre mercado. Mientras los demócratas favorecen negociaciones con Corea del Norte, muchos de los conservadores quieren tomar una postura mucho más dura con el régimen comunista. Pero a grandes rasgos, ambos partidos defienden la pacificación de la península.

Por su parte, en Corea del Norte no hay partidos políticos más que el gobernante Partido de los Trabajadores, que responde unilateralmente a las decisiones del Líder Supremo Kim Jong-Un. Sin embargo, como en todos los complejos sistemas políticos hay divisiones dentro del oficialismo y oposiciones. 

Kim Yo-Jong se ha convertido en los últimos meses en la mujer mas poderosa del régimen norcoreano y en una de las personas más importantes del gobierno, sobre todo luego de la ‘desaparición temporal’ de Kim Jong-Un durante el mes de abril. Ella había tomado algo de influencia durante el año pasado, haciéndose presente en todas las cumbres con los mandatarios de EE.UU. y Corea del Sur, mostrándose en buenas relaciones con ambos presidentes. Posteriormente desapareció de la vida política pero volvió a tomar mucha influencia en los últimos 3 meses.

Oficialmente, ella es miembro suplente del politburó del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte desde 2017, aunque en los hechos está operando como la asesora más cercana de Kim Jong-Un y como jefa de gabinete.

Kim Yo-Jong junto al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In.

Ad

Por otro lado y en repercusión de las acciones de Corea del Norte, EE.UU. amplió este miércoles 17 el plazo de la orden ejecutiva sobre sanciones contra Pionyang, prorrogando el bloqueo económico comercial por un año más.

Todo indicaba que Trump iba a terminar su primer mandato con el levantamiento del embargo a Corea del Norte, pero estos sucesos requerirán de nuevas reuniones y de nuevas negociaciones entre los tres máximos mandatarios antes de poder dar el siguiente paso en este proceso de pacificación.

Presidente de EE.UU., Donald Trump; dictador norcoreano Kim Jong-Un; y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, durante la histórica visita a Corea del Norte en 2019.


Desde Washington se lanzó un comunicado donde se resalta que: 

“El Departamento de Estado apoya plenamente los esfuerzos de Corea del Sur en las relaciones intercoreanas e insta a Corea del Norte a evitar más acciones contraproducentes”.

En pocas palabras, mientras Kim Jong-Un tiene como objetivo salir gradualmente del sistema comunista y mejorar las relaciones con Corea del Sur y Estados Unidos, otras facciones dentro de su régimen, lideradas por su hermana, presionan para que la pacificación con Seúl no sea tan “entreguista” y no se olvide de defender principalmente sus intereses.

Kim Yo-Jong siente un profundo desprecio por los surcoreanos y no ve con tan buenos ojos mejorar las relaciones diplomáticas tan rápidamente. Esta puja de poder atrasará la pacificación un tiempo más, pero el presidente Trump todavía se muestra optimista para que la gran división entre las coreas pueda finalmente llegar a su fin.


Por Nicolás Promanzio para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending