Seguinos en redes

Corea del Sur

El «Trump coreano» gana las elecciones en Corea del Sur y la derecha vuelve con más fuerza que nunca

Publicado

en

El outsider conservador comparado con Donald Trump y Jair Bolsonaro, Yoon Suk-yeol, ganó unas ajustadas elecciones y marcó la vuelta de la derecha liberal al gobierno de la República de Corea.

Corea del Sur vivió un verdadero terremoto político este 9 de marzo con la victoria del derechista Yoon Suk-yeol, del partido Poder Popular, por un estrecho margen contra el socialdemócrata y candidato del oficialismo, Lee Jae-myung, del Partido Demócrata.

La derecha vuelve al poder después de 4 años de escándalos luego del impeachment que sufrió la ex presidente Park Geun-hye, hija del histórico líder político y dictador de facto del país, Park Chung-hee. Geun-hye, aunque representante de la derecha coreana, hizo un gobierno de centro, y los propios legisladores de su partido votaron por expulsarla.

Desde entonces gobernaba en Corea del Sur la socialdemocracia, de la mano de Moon Jae-In, quien quedó inmortalizado en la historia por ser el primer líder coreano en cruzar a Corea del Norte con Donald Trump en 2019. A pesar de este logro histórico por la paz, el pueblo coreano rechazó sus políticas de corte socialistas, como subas de salario mínimo, reducciones a la carga horaria laboral, reforma de salud hacia un sistema público, eliminación de plantas nucleares, y sus impopulares medidas contra el coronavirus.

Yoon Suk-yeol fue la gran sorpresa. Siendo un considerado un outsider y un duro Procurador General de la Nación, ganó las urnas con una campaña que promete un claro programa de políticas conservadoras.

Su discurso estuvo muy marcado por la lucha contra la corrupción, una bandera que pudo levantar habiendo visto de primera mano la corrupción del Estado. Moon lo nombró como jefe de los fiscales en 2019 con el objetivo de poner a un duro opositor a su gobierno y demostrar transparencia, pero el tiro le salió por la culata.

Yoon denunció terribles casos de corrupción e incluso forzó la salida del ministro de Justicia de Moon pocos meses después de asumir el cargo. En 2020, denunció y empezó a investigar fraude electoral en la ciudad de Ulsan, donde encontró evidencia de que el gobierno había colocado al alcalde Song Cheol-ho por métodos ilegales.

Esto llevó a que el presidente lo echara, pero la Corte Suprema falló en contra del gobierno y dijo que no podían echarlo a Yoon sin motivos, por lo que fue reinstituido. Pero Yoon, enojado con todo lo que había pasado y dándose cuenta que Moon lo usó con objetivos políticos, renunció y empezó a preparar su candidatura a presidente.

El conservador Yoon Suk-yeol es el nuevo presidente de Corea del Sur -  AméricaEconomía | AméricaEconomía
Yoon en uno de sus actos políticos que atraían enormes cantidades de simpatizantes.

Si bien los conservadores gobernaron varias veces en Corea del Sur, la agenda de Yoon es la más de derecha de la historia en llegar al poder. En términos económicos, Yoon se considera un libertario: exige mínima intervención del Estado en la economía.

En sus discursos cita constantemente a Milton Friedman, Friedrich Hayek y Ludwig Von Mises como sus referencias. Incluso en un acto de campaña, leyó un pasaje del libro de Friedman, «Libres Para Elegir«, para explicar por qué defiende eliminar todas las regulaciones a los alimentos. «La gente humilde debe poder acceder a alimentos de peor calidad a un precio más bajo. Si subimos el estándar y no hacemos nada para bajar los precios, solo vamos a lograr hambruna y más pobreza«.

Cuando el presidente Moon redujo la carga horaria laboral por ley a 52 horas semanales (de las 68 horas previas), Yoon dio un explosivo discurso donde cargó duramente contra «el socialismo y la vagancia».

En ese acto, que muchos dicen que le hizo ganar la presidencia, aseguró que aboliría el salario mínimo, y que «la carga horaria debería ser de 120 horas semanales para quien lo necesite, no podemos regular cuánto trabajan las personas».

Se ha mostrado favorable al Bitcoin y las criptomonedas, y ha dicho que le gustaría analizar una manera de facilitar su compra, posesión y venta en el país.

También propone una marcada reducción impositiva y desregulación del mercado, argumentando que en los últimos 20 o 30 años todos los políticos «se pusieron de acuerdo para hundirnos con políticas socialistas».

En temas sociales, su postura es incluso más concisa. Toda la campaña habló de eliminar el Ministerio de la Mujer y basó su apoyo en lo que en Corea se conocen como los idaenam, hombres de menos de 40 años que aborrecen el feminismo y la ideología de género. Una reciente encuesta marcó que el 70% de esta demografía se considera un idaenam, lo cual demuestra una de las aristas más importantes de su triunfo en las urnas.

En numerosas ocasiones dijo que la culpa de la baja natalidad en el país, uno de los problemas que más preocupa a los coreanos hace algunos años, es del feminismo, que ataca al concepto de «familia» y degrada la idea de tener hijos.

Ha dicho que se opone a cualquier política de Estado relacionada con la agenda LGBT, al aborto y al matrimonio igualitario, algo que de todos modos es muy común en Corea del Sur, a pesar de que en Occidente se relacione esta postura con la «extrema derecha».

Yoon ha rechazado las políticas «pacifistas» de Moon, y si bien defiende la postura que tuvo hacia Corea del Norte con Trump, asegura que Corea del Sur debe adaptarse a un mundo que no siempre va a tener a Trump en la Casa Blanca.

En campaña dijo que va a pedirle formalmente a Estados Unidos que despliegue bombas nucleares en territorio surcoreano, una política que Bill Clinton abolió en los 90s luego de firmar una desescalada nuclear con Rusia y China.

Seúl es un aliado tradicional y estratégico de los Estados Unidos ya desde el año 1953, no obstante, la política militar del ex presidente Moon ha tenido implicancias en materia militar que han atenuado ciertas aristas de la alianza. El rumbo que plantea Yoon supone reforzar ese nexo, por ejemplo reanudando las pruebas militares en conjunto entre Seúl y Washington.

«La mirada pacifista se intentó y falló. Kim Jong Un volvió a tirar misiles y Beijing mira nuevamente hacia Taiwán«, dijo en un acto hace unas semanas. Cabe recordar que tan solo desde el comienzo del 2022, Pyongyang ha lanzado más de 10 misiles balísticos de prueba.

De todos modos, las posibilidades que el nuevo gobierno de Yoon tendrá para contrarrestar a Corea del Norte y a China dependen netamente de que Estados Unidos se muestre igual de firme en esa lucha. Por lo tanto, mientras que el giro a la derecha dentro de la República de Corea será claro, su efectiva analogía en política exterior dependerá en gran parte del desempeño de la administración Biden en contener el creciente poderío chino y a su par norcoreano.

Corea del Sur

La derecha en Corea del Sur apuesta por las privatizaciones: Comienza la licitación para la naviera estatal más grande del país

Publicado

en

El oficialismo impulsa la privatización de la HMM Company, la segunda transferencia más importante al sector privado desde la venta de Hanwha Ocean en septiembre del año pasado. También se analiza la venta de Industrias Aeroespaciales de Corea, la más importante del país en el sector. 

El gobierno del presidente de derecha en Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, apodado el «Trump coreano» por los medios, desplegó un importante programa de privatizaciones para reducir el tamaño del Estado, afianzar la competencia, y combatir el déficit en las finanzas públicas.

Se anunció oficialmente el llamado a licitación para la venta de la Hyundai Merchant Marine Company (HMM), la firma estatal más importante del país en lo que respecta al transporte naviero de contenedores.

Hasta ahora, la empresa se encontraba bajo la posesión mayoritaria del Banco de Desarrollo de Corea y la Corporación Comercial del Océano, ambos patrocinados por el Estado. Las primeras ofertas por parte de los posibles compradores privados tendrán tiempo hasta el 21 agosto para poder presentarse. La operación podría dejar un saldo de hasta 3.500 millones de dólares para el Gobierno.

Es la segunda gran operación de privatización naviera desde la venta mayoritaria de la Hanwha Ocean Company en septiembre del año pasado, una de las tres firmas más importantes del sector de la construcción naval. Las operaciones fueron adquiridas por el Grupo Hanwha, la séptima mayor empresa de Corea del Sur.

El Gobierno también se encuentra dispuesto a privatizar las Industrias Aeroespaciales Coreanas (KAI por sus siglas en inglés), fundada en el año 1999 tras la unificación de otros entes bajo la órbita estatal.

Esta empresa no solo mantiene un rol importante en la generación de servicios satelitales tanto para Corea como para otros países vecinos, sino que además forma parte del sistema de defensa del país, bajo la amenaza constante de China y Corea del Norte.

El déficit fiscal coreano llegó a representar el 3,35% del PBI al cierre del primer trimestre del año, retornando a los niveles más elevados desde la primera mitad de 2021. El Gobierno se comprometió a equilibrar completamente las finanzas públicas para fin de año.

Las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) convalidan las metas del Gobierno, ya que el país llegaría a un muy ligero déficit primario de solo el 0,19% del PBI en  2023.

La previsión del FMI sugiere que el ajuste se llevará a cabo desde el lado de los gastos, que disminuirán su participación en el PBI del 28% al 25,35% al cierre del año. También se preparan fuertes recortes impositivos, especialmente sobre el impuesto de sociedades a empresas de relocalización.

Seguir Leyendo

Corea del Sur

El derechista Yoon busca terminar con el histórico odio entre la población coreana y japonesa

Publicado

en

El gobierno de Corea del Sur dio a conocer esta semana un nuevo plan para abordar un problema clave que durante mucho tiempo ha afectado las relaciones entre Seúl y Tokio: la esclavización durante la ocupación japonesa de la península hasta 1945.

La semana pasada, el presidente surcoreano Yoon Suk-yeol anunció el lanzamiento de un plan para terminar con la confrontación histórica entre las poblaciones de Corea del Sur y Japón, que datan de brutales acciones por parte del Imperio japonés antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

Corea estuvo bajo ocupación japonesa entre 1910 y 1945, hasta que fue liberada por los Aliados tras la rendición del emperador Hirohito. Durante esas casi cuatro décadas, cientos de miles de coreanos se vieron obligados a trabajar para empresas japonesas y una gran cantidad de mujeres fueron esclavizadas en burdeles para militares japoneses.

Tras el fin de la Guerra, la ocupación de la península acabó, pero el resentimiento generado en la sociedad coreana perduraría hasta el día de hoy. En 1965, Tokio y Seúl, ambos fuertes aliados de Estados Unidos, dieron el primer paso firmando el Tratado de Relaciones Básicas que intentó resolver los problemas sembrados en el pasado.

En ese entonces, Japón proporcionó a Corea del Sur la suma de US$ 800 millones de dólares en ayuda económica y varios préstamos baratos como reparaciones a modo de enmendar sus daños humanitarios durante su ocupación.

Esto fue de la mano con la decisión del Estado japonés de mantener continuidad entre el gobierno que asumió después de 1945 y el régimen imperial, por lo que los nuevos mandatarios se «hicieron cargo» de su pasado sangriento, respetando la historia milenaria de la isla.

El presidente Park Chung Hee firma el tratado para normalizar las relaciones entre Corea y Japón el 17 de diciembre de 1965 en la Casa Azul.

Sin embargo, en aquél entonces, los 800 millones de dólares fueron al Tesoro de Corea del Sur y fue repartido como subsidios a las empresas más importantes de ese momento. Los coreanos reclamaron que las víctimas de la ocupación japonesa no vieron nunca el dinero. Además, Japón se negó a ofrecer una disculpa «oficial y sincera» por sus crímenes.

Con el pasar de los años, se intentó resolver el problema de diversas formas como con la creación de un fondo para las mujeres esclavizadas, que recibió dinero japonés en 2015. Esto causó resentimiento entre el público ya que la administración de ese entonces de Park Geun-hae no preguntó a las propias víctimas sobre la permisibilidad de tal solución y en 2018 el nuevo presidente Moon Jae-in canceló el acuerdo.

Ese mismo 2018, un tribunal de Corea del Sur acogió la demanda de las víctimas de la ocupación japonesa y dictaminó que las empresas japonesas debían pagar una indemnización, que finalmente no se pagó. Este fue uno de los puntos de inflexión en las relaciones entre Seúl y Tokio: en 2019, Japón impuso restricciones a las exportaciones de materiales para la producción de semiconductores a Corea del Sur.

Pero todo empezó a cambiar tras la asunción de Yoon, un derechista que aseguró admirar el gobernante Partido Liberal Democrático de Japón y quien en campaña prometió dejar esta confrontación en el pasado.

Con la nueva administración coreana, las tensiones comenzaron a aplacarse tras definir una serie de intereses comunes frente al ascenso de China en la región. De esta forma, el pasado lunes 6 de marzo el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Park Jin, anunció una nueva solución al problema, que los medios bautizaron el «Game-Changing Plan» (Plan que Cambiará Todo).

Las agrias relaciones entre Corea del Sur y Japón ya no deben ser descuidadas. Necesitamos terminar con el círculo vicioso por el interés nacional, por el pueblo”, aseguró Jin.

En esta nueva jugada política, la administración surcoreana creará un fondo con dinero de empresas privadas de Corea del Sur que fueron beneficiadas con el dinero japonés en 1965 para indemnizar a las víctimas de la ocupación japonesa. Además, se abrió la puerta por primera vez para que Japón pueda participar en este fondo de manera voluntaria.

Si bien cada vez más coreanos apoyan dejar las tensiones con Japón en el pasado, una buena parte todavía se muestra reticente con la decisión. El gobierno japonés y el norteamericano dieron el visto bueno a este plan y el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, lo defendió argumentando que la amistad con Japón está en lo más alto de la lista de intereses nacionales de Seúl.

En abril, se celebrará una cumbre entre los presidentes de Estados Unidos y Corea del Sur y Yoon tiene la esperanza de poder presentar al mundo un resultado práctico para resolver los problemas con Japón. El plan, aunque encaminado, deberá pasar por el Poder Legislativo primero.

Corea del Sur ha manifestado quejas con respecto a la Ley de Reducción de la Inflación de Biden, que es perjudicial para las principales áreas de la economía surcoreana, especialmente la dependiente de la Ley de Chips. Esta situación ha llevado a un boom comercial entre Corea y Japón, y este acercamiento tiene un simbolismo enorme para negociar.

Las tropas surcoreanas detienen a un manifestante contra el tratado de amistad en Seúl en agosto de 1965.

Seguir Leyendo

Corea del Sur

Corea del Sur intensifica sus ejercicios militares con Estados Unidos

Publicado

en

Tras el acuerdo para realizar ejercicios de simulación contra la hipotética amenaza norcoreana y el lanzamiento de misiles coreanos, Corea del Sur y Estados Unidos intensificarán sus ejercicios militares en las próximas semanas.

Comenzando el mes de febrero con la visita del secretario de Defensa estadounidense y el secretario general de la OTAN a Corea del Sur, pasando por los lanzamientos de misiles y amenazas norcoreanas con desatar una guerra y terminando con diversos acuerdos entre Estados Unidos y Corea del Sur para realizar ejercicios conjuntos amplificados a futuro, no quedan dudas que la geopolítica en la Península de Corea está ardiendo.

Corea del Sur mantuvo antes de comenzar el mes una agenda de reuniones con altos funcionarios occidentales, tras la visita del secretario general de la OTAN el lunes 30 y del secretario de Defensa de los Estados Unidos el martes 31 de enero.

Tras sus reuniones, el ministro de Defensa Nacional de Corea del Sur, Lee Jong-Sup, declaró que junto a Estados Unidos realizarían ejercicios de simulación nuclear en febrero en un escenario de ataques nucleares de Corea del Norte, a medida que avanzan para mejorar la planificación e implementación nuclear conjunta e impulsar el intercambio de información.

Además, ambos funcionarios se comprometieron a expandir y profundizar aún más el nivel y la escala de los ejercicios de entrenamientos conjuntos, teniendo en cuenta “los cambios en la situación de seguridad, incluidos los pasos recientes de la RPDC [Corea del Norte] en su armamento nuclear y programas de misiles” según el comunicado que difundió el servicio de prensa del Pentágono.

Tras la visita del secretario de Defensa norteamericano a Corea del Sur, la agencia de noticias norcoreana KCNA aseguró en un artículo proselitista que “Estados Unidos va a iniciar un enfrentamiento total con sus ejercicios militares” en el Península de Corea,advirtiendo que Corea del Norte percibía que la situación llegó al borde de una línea roja.

En esta publicación, firmada por un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, la agencia norcoreana advirtió que contrarrestar futuros movimientos militares de Estados Unidos puede incluir una “fuerza nuclear abrumadora”, y agrega que Corea del Norte no está interesada en ningún contacto o diálogo con el país norteamericano, a diferencia del pasado.

La RPDC responderá de la manera más dura a cualquier intento militar estadounidense, basándose en el principio de ‘ataque nuclear a ataque nuclear y confrontación a gran escala a confrontación a gran escala‘”, citaba la publicación.

Ejercicios conjuntos entre F-15K y KF-16 de Corea del Sur y B-1B Lancer Estados Unidos

Luego de esta amenaza y el lanzamiento de misiles norcoreanos a mediados del mes, Corea del Sur y Estados Unidos acordaron realizar “tabletop exercises” (TTX, por sus siglas en inglés) adicionales en un futuro cercano para mejorar la disuación conjunta contra las amenazas nucleares de Corea del Norte.

Los TTX son ejercicios simulados de preparación para resolver incidentes, que lleva a los participantes a través del proceso de lidiar con un escenario de incidente simulado y brinda capacitación práctica haciendo que los participantes asuman roles y resuelvan una situación de crisis. Este tipo de ejercicios tienen muy bajo costo y generan puentes de coordinación y relacionamiento entre las Fuerzas Armadas de ambos países muy significativos.

Este acuerdo, comunicado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DoD), sse produjo en un Comité de Estrategia de Disuación TTX, celebrado el miércoles 22 de febrero en Washington. El ejercicio de simulación centrado en la disuasión extendida de EE. UU. marcó el primero de este tipo que se lleva a cabo desde que el presidente surcoreano, Yoon Suk Yeol, asumió el cargo el año pasado.

«Dada la reciente política nuclear agresiva de la RPDC [Corea del Norte] y los avances en las capacidades nucleares, el escenario TTX se centró en la posibilidad del uso de armas nucleares por parte de la RPDC», dijeron los países en un comunicado conjunto, publicado por el DoD.

A futuro, se llevarán a cabo ejercicios militares en una escala significativa en marzo. Según informaron los medios estadounidenses especializados, Estados Unidos podría enviar un portaviones de propulsión nuclear para ejercicios con Corea del Sur.

Localización de los portaviones norteamericanos en el mundo, fecha 28/2/2023
Seguir Leyendo

Tendencias