Conecte con nosotros

Hong Kong

China prohíbe la democracia en Hong Kong: reformará el Parlamento local para que los diputados sean elegidos por el Partido Comunista

El PCCh aprobó unánimemente una reforma electoral en Hong Kong que reduce a la mínima los parlamentarios elegidos por el pueblo. La oposición democrática pierde toda esperanza de recuperar el control del país que fue anexado por China en julio del año pasado.

Publicado

en

Luego de ya casi seis meses desde la invasión de China a Hong Kong, este martes 30 de marzo, el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular de China aprobó unánimemente con 167 votos a favor una radical reforma electoral para la ex colonia británica en la que desaparece cualquier tipo de esperanza que tenían las fuerzas democrática de obtener algún tipo de resguardo institucional.

En esta reforma, el número de escaños en el Parlamento hongkonés se expandirá de 70 a 90, pero de los cuales serán elegidos por sufragio universal tan solo 20 parlamentarios, a diferencia de los 35 que estaban habilitados hasta el momento. Esto quiere decir que tan solo el 22% de los escaños representarán la voluntad democrática popular, frente al 50% en el anterior sistema.

Pero además cambiará la manera de asignarse los escaños “no-democráticos”. Mientras que antes estas bancas estaban reservadas para los representantes de las principales industrias de Hong Kong, ahora quedarán en manos del Partido Comunista Chino.

El Comité Electoral designado designado por China tendrá ahora la autoridad de nombrar a dedo a 40 parlamentarios además de elegir al Jefe de Gobierno de la ciudad, posición que antes se elegía por votación de todo el órgano legislativo. 

Las 30 bancas restantes serán elegidas por votación indirecta a través de sindicatos y asociaciones sociales que responden a otros sectores del Partido Comunista.

Así, la ciudad-Estado que por el Acuerdo Sino-Británico firmado en la década del ’90 debía permanecer independiente por 30 años más, ha sido completamente invadida y anexada por el régimen comunista chino.

Perseguidos por la dictadura china, los principales líderes del Parlamento de Hong Kong fueron forzados a renunciar a sus bancas.

Ad

De ahora en adelante cualquier persona que aspire a presentarse a la elección será sometido a un examen del Comité de Control por sus opiniones políticas, de la misma manera que para ser político en China uno debe ser aprobado por el PCCh. 

Este órgano estará asesorado por los responsables de aplicar la Ley de Seguridad Nacionallegislación con la que China justifica su presencia en Hong Kong, y comprobarán si el candidato posee el suficiente pedigrí político como para pasar el corte o si son incómodos para el régimen y deben ser descalificados del proceso democrático.

Según Tam Yiu-chung, el único delegado de Hong Kong en el Parlamento chino que obviamente responde al Partido Comunista, “el Comité de Seguridad Nacional y la Policía de Seguridad Nacional proporcionarán informes sobre cada candidato, lo que ayudará al comité de revisión de las cualificaciones”.

Además de este cambio, se sumarán 300 miembros adicionales al Comité Electoral, ya repleto de personas afines al régimen de Beijing, pasando de 1.200 a 1.500 miembros. Estos nuevos miembros procederán de “grupos patrióticos chinos” y de un órgano asesor del Parlamento y el Ejecutivo chino, lo que favorece un mayor control por parte del Estado.

La Ley de Seguridad Nacional fue aprobada por el Congreso chino para “preservar la unidad de China y Hong Kong”.

Ad

Otra medida en esta radical reforma electoral es la eliminación de 117 asientos reservados para los concejales de los distritos hongkoneses, cargos que se elegían por sufragio universal directo y donde los candidatos pro democráticos habían obtenido el 85% de los votos en noviembre 2019.

Hong Kong hasta julio de 2020 permanecía como un Estado democrático y autónomo. Aunque compartía territorio con China, estaba libre de la influencia comunista. Pero luego de que la Policía china entrara en el país y meses de represión, la población hongkonesa quedó completamente a la merced del régimen, con miles de arrestos arbitrarios, violaciones a los derechos humanos

Por su parte, la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, le dio la bienvenida a las nuevas medidas que impuso China y anunció un nuevo retraso de los comicios legislativos que estaban previstos para diciembre. 

La oposición tiene su atención puesta en lo que sucede en los tribunales, donde medio centenar de sus legisladores se juegan estos días varios años de cárcel por oponerse al régimen comunista, e incluso se cuestionan si pueden presentarse a los comicios bajo las nuevas condiciones.

Carrie Lam, la jefa del Ejecutivo hongkonés, traicionó a su propia población y pactó con el dictador Xi Jinping para anexar la ciudad autónoma a China.


Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Hong Kong

El diario anti-comunista de Hong Kong Apple Daily cierra luego de que China arrestara a sus principales directivos

Publicado

en

El diario pro-democracia anti-comunista hongkonés publicará esta noche su último ejemplar luego de 26 años de operaciones, luego de que China avance sobre la libertad de prensa de la Ciudad y arreste a sus principales directivos.

El diario pro-democracia anti-comunista más popular de Hong Kong, el Apple Daily, anunció que este jueves publicarán su último ejemplar y cerrarán sus puertas para siempre, luego de que las autoridades chinas arrestaran a sus principales editores y congelaran los activos de la compañía.

La Compañía agradece a nuestros lectores por su apoyo leal a nuestros periodistas, personal y anunciantes, por su compromiso durante los últimos 26 años”, expresó en un comunicado el directorio de la empresa matriz Next Digital Ltd., que preside Jimmy Lai, el magnate de derecha que dirigía el diario. 

El lunes, la compañía dijo que cerraría las operaciones del periódico si la dictadura china continuaba bloqueando el acceso a sus cuentas bancarias luego de los arrestos de altos editores y ejecutivos.  

Apple Daily defendió al movimiento de protestas anti-China en la ciudad en 2019, cuando la dictadura comunista quería imponer su dominación sobre la ciudad, a pesar de que el Acuerdo Sino-Británico prohibía cualquier intervención a Hong Kong hasta 2047.

Esto lo terminó haciendo en 2020, cuando el mundo entero estaba sumido en la pandemia, y tanto Estados Unidos como el Reino Unido no quisieron intervenir. La desaparición del periódico es la mayor señal hasta ahora de la represión de China a la libertad de expresión desde su avance sobre la soberanía de la ciudad, sumada a la represión de la libertad política, luego de que cerrara la Legislatura, y la represión social, luego de que instale la Policía Popular China en Hong Kong.

La sede del periódico Apple Daily en Hong Kong.

La semana pasada, las autoridades chinas arrestaron a los 3 principales editores de Apple Daily, a decenas de sus columnistas y a 2 ejecutivos de Next Digital, luego de que unos 500 agentes de la dictadura allanaran las oficinas de la compañía en Hong Kong.

El martes, la jefa de gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, que responde a los intereses de China, defendió los arrestos y dijo que la ley de seguridad nacional que el Partido Comunista Chino impuso hace ya un año debería actuar como disuasivo para otros medios de comunicación.  

No se puede decir que nuestras acciones socavan la libertad de prensa sólo porque la organización sospechosa es una organización periodística y las personas sospechosas son ejecutivos de una organización periodística“, dijo Lam a los periodistas.

Carrie Lam, la jefa de gobierno hongkonés con el dictador chino Xi Jinping.

Seguir Leyendo

Hong Kong

China avanza sobre la autonomía de Hong Kong mientras todos están distraídos por el COVID-19

Mientras todo el mundo está distraído con el COVID-19, el gobierno chino avanza sobre la autonomía de Hong Kong, ante enormes protestas en las calles. El canciller estadounidense Mike Pompeo anunció que oficialmente la ciudad está bajo el control del régimen comunista chino.

Publicado

en

Por

Desde que comenzó la pandemia, China ha aprovechado que las principales potencias están con problemas internos y ha dado un gran paso en su objetivo de someter a Hong Kong

El pasado viernes se aprobó un borrador de ley para para “prevenir, detener y sancionar” cualquier acto de “traición, secesión, sedición, subversión” y otros comportamientos que pongan en peligro la seguridad nacional en Hong Kong.

Frente a esta decisión unilateral de China sobre Hong Kong, decenas de miles de personas del bloque pro-democracia han respondido invadiendo las calles y mostrando la enorme unidad del pueblo contra el gobierno comunista, inclusive con la incipiente pandemia de coronavirus. El principal argumento que se utiliza es la defensa del principio “un país dos sistemas” que rige desde 1997.

Para entender de dónde viene este conflicto, debemos remontarnos a la ‘Declaración Conjunta Sino-Británica’ firmada en 1984 y ratificada por la ONU en 1985. Esta Declaración, junto con la resolución británica de traspaso de soberanía de 1997, dictan que Hong Kong es una ciudad autónoma e independiente y China no puede ejercer soberanía sobre esta ciudad-Estado hasta 2047, año en el que Hong Kong podrá ser anexada legalmente. Este pacto fue realizado por la primer ministra británica Margaret Thatcher y el entonces presidente Deng Xiaoping, cuando entonces Occidente estimaba que en 50 años China sería un país capitalista y con una democracia liberal como la que tiene Hong Kong. La realidad por ahora viene siendo muy distinta.

Desde que Xi Jinping está en el poder, China se ha mostrado muy interesada en avanzar sobre la autonomía de Hong Kong mucho antes del cumplimiento del plazo establecido, y hasta ha logrado representación en el Parlamento hongkonés.

Ad

Desde Beijing, el canciller Wang Yi declaró a NBC que “esta ley es imperativa” luego de que las protestas en Hong Kong el año pasado “pusieron seriamente en peligro la seguridad nacional de China”

Se espera que la ley se apruebe este jueves en la Asamblea Nacional Popular china. La ley permitirá que agencias de inteligencia de China se establezcan en Hong Kong, y se proceda con la construcción de una base militar en el seno de la ciudad asiática.

La policía anti-disturbios, que responde a intereses chinos, ya está reprimiendo las concentraciones con gases lacrimógenos, gas pimienta y cañones de agua, aunque no pudieron evitar que los manifestantes tomen control de barrios como Causeway Bay y Wan Chai.

Según las fuerzas de seguridad locales, ninguna manifestación se ha autorizado el domingo y “la policía desplegará a los efectivos necesarios en los lugares apropiados, actuará con determinación para mantener el orden público y procederá a las detenciones que corresponda”.

Ad

Sin escrúpulos, el comandante del Ejército Popular de Liberación adscrito a Hong Kong, Chen Dao Xiang, advirtió a los manifestantes que tiene a 10.000 soldados preparados para defender la soberanía china en la ciudad y defender los intereses chinos.

La comunidad internacional todavía no ha tomado una postura firme frente a esta situación, pero EE.UU. está considerando una gran cantidad de sanciones a China, como imponer control en las transacciones por medio del Departamento del Tesoro  y congelar los activos de los funcionarios y las empresas chinas, como así restringir las visas de miembros del gobierno chino.

En el día de hoy, además, el canciller de los Estados Unidos, le ha reportado al Congreso que dadas las circunstancias, Hong Kong no es más autónoma y que China ha tomado control de la ciudad.


Actualización: en una enorme demostración de autoritarismo, el Congreso de China aprobó una ley a las 4 a.m. del día jueves 28 de mayo que podrá entrar en efecto tan rápido como julio o agosto y permite la implementación de la ley de seguridad china en territorio hongkonés.


Por Nicolás Promanzio para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Hong Kong

China concreta el fin de la doctrina “un país, dos sistemas” en Hong Kong: el Poder Ejecutivo, Judicial y Legislativo ya están bajo control del Partido Comunista

China se termina de hacer con el control de los tres poderes en Hong tras la expulsión masiva de toda la oposición pro-democracia por una resolución del PCCh donde se otorgó poderes a las autoridades locales para expulsar a cualquier legislador “que amenace la seguridad nacional”

Publicado

en

Por

La semana pasada, cuatro diputados pro-democracia de Hong Kong fueron expulsados del Parlamento y destituidos de sus bancas tras una resolución tomada unilateralmente por el Partido Comunista Chino (PCCh), donde se les otorga a las autoridades locales el poder de descalificar políticos por ser una “amenaza para la seguridad nacional”.

Sin necesidad de acudir a la justicia, que ahora también está dirigida por personas afines al PCCh, el gobierno hongkonés publicó en un comunicado que los cuatro legisladores en cuestión “perderán de inmediato su título de diputado”.

Cabe recordar que Hong Kong, a pesar de ser una ciudad autónoma impoluta del dominio comunista, fue invadida este año por China, quien aprovechó la crisis del coronavirus para avanzar sobre la próspera ciudad costera. Con una ley que se aprovechaba de un vacío legal que dejó la Constitución hongkonesa, las Fuerzas de Seguridad chinas entraron a la ciudad y comenzaron a anexarla a su territorio.

Con esta medida y en señal de protesta, toda la oposición democrática renunció a sus escaños en la Legislatura de Hong Kong, concluyendo el proceso iniciado por el PCCh a mediados de este año para anexar de manera total este enclave financiero.

Los ex legisladores Alvin Yeung Ngok-kiu, Kwok Ka-ki, Kenneth Leung y Dennis Kwok  después de que fueron descalificados de su cargo. REUTERS/Tyrone Siu

Ad

Hong Kong fue entregada por Gran Bretaña a China en 1997 en un acuerdo donde esta ciudad debería ser totalmente autónoma del poder central chino por 50 años. Por casi dos décadas las autoridades chinas respetaron el acuerdo, hasta la llegada de Xi Jinping al poder.

Desde 2012, los planes expansionistas de Xi comenzaron a tomar efecto: múltiples recursos legales fueron presentados para empezar a poner un pie dentro de Hong Kong, a pesar de que faltaban varias décadas para que finalice el acuerdo.

Pero este año Xi impulsó una fuerte escalada en el conflicto, y de manera totalmente impune, con un Estados Unidos atado de manos por la elección y un Reino Unido acéfalo por la crisis del coronavirus, se hicieron con los poderes Ejecutivo y Judicial de Hong Kong y, ahora finalmente, con el Poder Legislativo .

Claudia Mo, una de las líderes del grupo pro-democracia, y ahora ex legisladora, explicó: No sé si era lo mejor que podíamos hacer, pero no nos dejaron alternativa. Está bien perder, pero no está bien renunciar. Y nosotros no estamos renunciando, se trata de un repliegue táctico. Vamos a volver“.

El pueblo hongkonés está agotado tras un año entero de pelear contra la represión policial en las calles, en plena pandemia del coronavirus, por lo que esta última toma de poder ni siquiera fue respondida con masivas protestas, como sí ocurrió en los últimos meses. Con las medidas restrictivas por el coronavirus, el gobierno local, ahora lacayo de China, se asegura poder instrumentar un profundo gobierno policial.

Claudia definió que “no podemos esperar que dos millones de hongkoneses vuelvan a tomar las calles en un futuro próximo, de ninguna manera. Y la lucha legislativa también terminó. Ya no tenía más sentido que estuviéramos allí y nos usaran para decir que teníamos un sistema democrático”.

Ad

El fin de la doctrina “un país, dos sistemas”

Este acto sin dudas marca el fin de la doctrina de “un país, dos sistemas” lanzada por el entonces presidente Deng Xiaoping, padre de la modernización china, para que los enclaves colonialistas de Hong Kong y Macao volvieran a formar parte del territorio nacional sin comprometer sus sistemas capitalistas y de democracia liberal.

En esta doctrina, estaba contemplado que dentro de la República Popular China coexistan sistemas económicos y políticos diferentes a lo largo de todo el país, manteniendo un sistema económico capitalista y con elecciones libres y democráticas en ciertas regiones del país, en paralelo con el sistema comunista y unipartidista que rige en el resto de China.

Pero Xi Jinping vio como esta doctrina exponía las graves falencias del comunismo chino. El desarrollo industrial, la entrada de inversiones y la mejora en la calidad de vida fue enormemente desproporcionado entre ambos sistemas, en una inclinación muy favorable para el capitalismo y liberalismo.

El acuerdo firmado en 1997 con Gran Bretaña debía permanecer vigente hasta el 2047. Xi Jinping y el PCCh decidieron borrarlo con 27 años de anticipación, y ante el silencio de cientos de países. Los únicos gobiernos que se han mostrado abiertamente opositores al expansionismo chino han sido EE.UU. bajo el liderazgo de Trump (podría cambiar si asume Joe Biden la presidencia), Taiwán, Japón, Australia e India.


Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Trending