Seguinos en redes

Asia

Australia y Japón llegan a un histórico acuerdo militar para frenar el expansionismo de China en el continente asiático

Tras seis años de incansable trabajo diplomático, ambas naciones oficializaron la cooperación militar en la región en un enorme esfuerzo para poner freno al expansionismo del régimen dictatorial chino en Asia.

Publicado

en

La semana pasada se anunció un acuerdo entre Australia y Japón para establecer un marco legal que permita a las tropas de ambos países visitar sus territorios y participar en entrenamientos y operaciones conjuntas. 
Las caras visibles del anuncio fueron las de los líderes políticos de ambas naciones, por un lado el recién asumido Primer Ministro japonés, Yoshihide Suga, y por el lado australiano el líder del Partido Liberal y Primer Ministro, Scott Morrison
El pacto tiene el nombre oficial de “Acuerdo de Acceso Recíproco” debido a la naturaleza del mismo: existirá una reciprocidad entre los Ejércitos para todas las actividades que se realicen.
La firma de este acuerdo no es casual, y se da en un contexto de supremacía militar de la China comunista, donde los demás países de Asia buscan formar bloques de contención al repentino avance del gigante continental. Este año solamente, China tomó posesión de Hong Kong, invadió partes de India, consolidó sus campos de concentración de uigurs y lanzó oficialmente su Belt & Road Intiative, con la que busca posicionarse como una fuerza dominante en la economía mundial.
Suga aseguró que “debemos fortalecer aún más la cooperación bilateral en áreas como la seguridad, la defensa y la economía frente a las nuevas amenazas“, mientras Morrison celebró las repercusiones del pacto: “Hoy hemos dado un gran y único paso. Hemos alcanzado un acuerdo básico que será un hito entre ambas naciones“.

No caben dudas que, dado el tiempo y el esfuerzo que gastaron ambas naciones para llegar a este acuerdo, ya que Japón y Australia llevan en negociaciones diplomáticas desde el año 2014, el Partido Comunista Chino estará muy preocupado. Esta iniciativa permitirá un amayor cooperación entre los países para intentar poner un freno a la expansión de China en el océano Indo-Pacífico.

El primer ministro australiano Scott Morrison junto a su homólogo japonés Yoshihide Suga al comienzo de la reunión bilateral del pasado martes en la residencia oficial de Suga en Tokio. Fuente: Japan Times.

Ad

Anteriormente ambos países ya estaban en una condición de semi-alianza debido al acuerdo en materia de defensa en el año 2007, que decía en pocas palabras que si una de las dos naciones era atacada, la otra saldría en su activa defensa. En 2013 expandieron el acuerdo para compartir suministros militares y en 2017 para incluir municiones después de que Japón suavizara las restricciones a las transferencias de equipos de armas.

Con la firma de este acuerdo, Japón ha lanzado su visión del “Indo-Pacífico libre y abierto”, de plena cooperación económica y de seguridad internacional como un contrapeso a la influencia de China.

Esto es parte de una política exterior impulsada por Estados Unidos a través del Grupo Cuadrangular (“Quad”), que incluye también a Australia, India y Japón. Esta última fue sede de las últimas conversaciones ministeriales de Relaciones Exteriores, donde se decidió buscar atraer a más países del sudeste asiático, con el único objetivo de frenar la creciente asertividad de China en la región.

La vigencia del acuerdo sin embargo todavía se encuentra a disposición de la ratificación de los Parlamentos de ambos países, los cuales ya en su mayoría han señalado que aceptarán esta iniciativa.

Ante todos estos movimientos, el dictador chino Xi Xinping defiende sus acciones en los mares regionales como “pacíficas” y niega haber violado las reglas internacionales. Ha criticado al Quad como “una OTAN en Asia para contrarrestar a China“.

El dictador Xi Xinping, Secretario General del Partido Comunista Chino y líder de facto del régimen chino. Fuente: FT.

Ad

China hace años que lanzado una campaña para adueñarse del Mar Meridional, delimitado por Taiwán, Filipinas, Malasia, Singapur y Vietnam. Este territorio pertenecía a las aguas internacionales pero China comenzó a construir islas artificiales en la zona, reclamando las 200 millas náuticas radiales de mar que surgen de reclamar esa isla como parte de China.

Esta práctica se extendió al Mar del Este Chino, al Mar Amarillo, al Mar de Japón, e incluso a la Bahía de Bengal. De esta manera, 18 países asiáticos empezaron a ver como sus aguas, o aguas internacionales que los rodeaban, pasaban a control chino. Entre los países más afectados podemos encontrar a India, Japón, Corea del Sur, Corea del Norte, Filipinas, Nepal, Bután, Indonesia, Vietnam, Malasia, Rusia, Laos, Tayikistán, Camboya, Mongolia y la Región Autónoma del Tíbet.

La gran mayoría de ellos comenzaron a contrarrestar esta práctica con su propia construcción de islas artificiales, generando un imposible mapa de todos territorios marítimos con nacionalidades disputadas.

Sin embargo, nadie ocupa bancos de arena y arrecifes, y construye bases militares como China. Las expediciones del “Ejército Popular de Liberación (EPL)” en el Mar Meridional han prendido todas las alarmas en los socios del Quad.


Este fue el principal contexto por el cual surgió el acuerdo entre Japón y Australia, gobiernos sufridos por el régimen de Beijing, que temen por su soberanía, sus territorios marítimos, sus economías y que incluso han lanzado una investigación independiente sobre el brote del coronavirus.

Alegrías y sonrisas ante el reclamado acuerdo militar entre ambos países dejaron una serie de históricas imágenes por parte de la Residencia del primer ministro japonés en la redes sociales.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Japón

La Justicia de Japón sostuvo la prohibición del matrimonio igualitario y se confirma su constitucionalidad

Publicado

en

Un tribunal de Osaka rechazó darle legalidad al matrimonio igualitario y dejó sin efecto la indemnización solicitada al Gobierno por parte de tres parejas homosexuales.

Este lunes, el Tribunal del Distrito de Osaka rechazó el pedido de tres parejas homosexuales por una indemnización de un millón de yenes al gobierno, tras denunciarlo por considerar como una “discriminación injusta e inconstitucional” la legislación japonesa que les prohíbe casarse.

Los denunciantes argumentaron que el matrimonio igualitario debe aceptarse según la interpretación del artículo 24 de la Constitución japonesa, que sostiene que el matrimonio se basa únicamente “en el consentimiento mutuo de ambos sexos y la cooperación mutua con la igualdad de derechos”. La interpretación vigente es que este artículo solo se refiere a parejas formadas por hombre y mujer.

La Justicia desestimó la causa fallando a favor del Gobierno japonés, argumentando que la Constitución no se refiere a las parejas del mismo sexo. Los denunciantes, por su parte, advirtieron que tienen pensado apelar el fallo.

Su apelación elevará la demanda a la Corte Suprema, aunque no se espera que vaya a tener cabida en la ultra-conservadora corte japonesa.

En caso de que el Tribunal distrital hubiera fallado en favor de las parejas homosexuales, el Gobierno también podría haber apelado a la Corte Suprema, pero el Fiscal General de Osaka anticipó que no apelarían en caso de perder, lo que había abierto la puerta a importantes movilizaciones de agrupaciones LGBT que por primera vez creían estar cerca de legalizar el matrimonio gay.

Previo a los Juegos Olímpicos del año pasado en Tokio, activistas LGBT habían presionado para que se aprobará una ley de matrimonio igualitario en Japón, aprovechando la atención internacional. A pesar del lobby y la presión internacional que consiguieron, el proyecto de ley fue rechazado en el Parlamento.

Japón sigue siendo el único país del Grupo de los Siete (G7) que no reconoce ni las uniones civiles entre personas del mismo sexo ni el matrimonio homosexual a nivel nacional.

Las tres parejas habían basado su demanda en la decisión de un Tribunal del Distrito de Sapporo, que en marzo de 2021 dictaminó que la legislación japonesa del registro civil infringía las garantías constitucionales de igualdad ante la ley.

En la sentencia, determinaron que no reconocer el matrimonio del mismo sexo en Japón era inconstitucional. Sin embargo, en el mismo fallo rechazaron que el Gobierno tuviera que pagar daños y aclararon que para ser legal, el matrimonio del mismo sexo debe ser aprobado por el Poder Legislativo.

La decisión en Sapporo no generó ninguna consecuencia real para las parejas homosexuales, pero sí les dio el impulso que estaban esperando para buscar sentencias similares en el resto del país. Osaka era el siguiente objetivo, y los abogados de los grupos LGBT apostaron a que la ciudad, una de las más progresistas del país, se convierta en el primer escalón por lograr el matrimonio igualitario. Sin éxito.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Australia

Los laboristas australianos imponen retenciones a las exportaciones de carbón de hasta un 40%

Publicado

en

La primera ministra del Estado de Queensland determinó un drástico sablazo tributario con la instalación de un nuevo sistema de retenciones móviles para la exportación de carbón.

De manera inédita la primera ministra del Estado australiano de Queensland, la laborista Annastacia Palaszczuk, decidió implementar un brutal aumento impositivo sobre las exportaciones de carbón, de las llamadas “royalties” o retenciones.

Se termina así con el período de congelamiento en las retenciones a la exportación de carbón, que hasta ahora mantenían una tasa móvil entre el 0% y el 15%, siendo esta última alícuota de aplicación únicamente para precios del bien exportable fueran superiores a 150 dólares australianos.

Con la misma justificación que utilizó el presidente Alberto Fernández en Argentina, los laboristas de Palaszczuk alegaron la necesidad de capturar una “renta extraordinaria” y establecieron un sistema que grava con el 20% las exportaciones de carbón para precios superiores a AU$ 175, 30% para precios superiores a AU$ 225 y hasta 40% cuando sean superados los AU$ 300.

El proyecto alega que los precios internacionales del carbón se encuentran por encima del promedio de los últimos diez años, y por ese motivo la aplicación de retenciones más altas.

Además del sesgo anti-exportador, el proyecto no tiene en consideración que una parte sustancial de los aumentos se deben a la inflación registrada en la mayor parte de los países desarrollados, y no a un aumento del carbón en términos reales. Aunque el precio real retrocediera al nivel que mantuvo en la última década, su valor nominal seguiría siendo más elevado a causa de la inflación y las retenciones aplicadas seguirían siendo mayores.

A pesar de que el Partido Laborista de Queensland había prometido no subir ni crear nuevos impuestos en su campaña del año 2020, Palaszczuk no dudó en traicionar a su propio electorado, envalentonada por la reciente victoria a nivel nacional del laborista Anthony Albanese, quien llegó al poder con una agenda mucho más radical.

El secretario del Tesoro del Estado, el también laborista Cameron Dick, intentó defender a la primer Ministra y afirmó secamente que “la promesa no era válida para las empresas”.

La drástica diferencia con el sistema anterior generó una profunda desestabilización en la economía local, pues el carbón es uno de los principales productos de exportación de Queensland junto con los metales, los minerales, el azúcar y la carne vacuna.

Las empresas productoras de carbón más grandes del Estado registraron una violenta reversión en el precio de sus acciones: reportaron caídas de hasta el 40% para las empresas cotizantes en la plaza bursátil australiana. 

Seguir Leyendo

Corea del Norte

Corea del Sur y Estados Unidos respondieron con 8 misiles contra Corea del Norte luego de que Kim Jong-Un probara un nuevo misil

Publicado

en

Ocho ATACMS fueron disparados por fuerzas conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur en la primera respuesta militar del Comando Indo-Pacífico a las pruebas de misiles de la dictadura comunista.

Los gobiernos de Corea del Sur y Estados Unidos confirmaron este domingo a la noche que dispararon ocho misiles tierra-tierra contra posiciones de lanzamiento en Corea del Norte, en respuesta a una andanada de misiles balísticos de corto alcance que probó el sábado el dictador comunista Kim Jong-Un.

El régimen norcoreano viene probando nuevos misiles desde que llegó Joe Biden a la Casa Blanca y el demócrata se negó a continuar con las rondas de negociaciones que había iniciado el ex presidente Donald Trump.

Sin embargo, es la primera vez que Yongsan y el Pentágono responden a los ataques con un ataque directo al territorio de Corea del Norte. Esto se debe a un crucial cambio de gobierno en Seúl en el último mes.

El flamante presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, un derechista que asumió el cargo el mes pasado, prometió adoptar una línea más dura contra el Norte y presionó al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, en una cumbre de mayo en Seúl, para intensificar los ejercicios militares conjuntos y empezar a responder las pruebas de misiles de Kim.

La acción es una demostración de “la capacidad y preparación para llevar a cabo ataques de precisión contra los lanzamientos de misiles de Corea del Norte“, informó el gobierno a la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El Sur continuará construyendo capacidades de seguridad fundamentales y prácticas y disuadirá las amenazas nucleares y de misiles del Norte”, dijo Yoon en un evento para el Día de los Caídos en Corea del Sur.

El histórico ataque a Corea del Norte

Los ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos dispararon ocho misiles tierra-tierra durante unos 10 minutos a partir de las 4:45 a. m. del lunes (19:45 GMT del domingo) en respuesta a los ocho misiles lanzados por Corea del Norte el sábado (GMT), informó Yonhap.

Un funcionario del Ministerio de Defensa de Corea del Sur confirmó que se habían disparado ocho Sistemas de Misiles Tácticos del Ejército (ATACMS), entre ellos un misil del Ejército de EE. UU. y siete de Corea del Sur.

Es el primer ataque balístico de Estados Unidos al territorio que comprende Corea del Norte desde el 27 de julio de 1953, un cambio lamentable de rumbo teniendo en cuenta que hace tan solo 4 años, Trump había logrado firmar un acuerdo de pacificación entre las dos coreas.

North Korea's tactical weapon resembles US Army's tactical missile

Seguir Leyendo

Tendencias