Seguinos en redes

Asia

La líder democrática Suu Kyi vuelve a ganar en Birmania, en unas elecciones marcadas por la violencia étnica

Con más del 80% de los votos, la Consejera y Premio Nobel, Aung San Suu Kyi, revalidó su Gobierno en las urnas, y el país termina de sepultar a la Junta Militar. Sin embargo, la líder democrática hace oído sordo a la “limpieza étnica” de las minorías en el país.

Publicado

en

La Consejera de Estado de Birmania, Aung San Suu Kyi, ganó esta semana una fuerte pulseada en los comicios, donde consolidó su fuerza gobernante en un país signado por las matanzas étnicas y la violencia política.

En este proceso electoral, las segundas elecciones nacionales luego de la disolución del Gobierno militar que lideró durante décadas el rumbo de Birmania, triunfó el partido gobernante, que depende de la Premio Nobel y mayor símbolo de democracia de la región, Suu Kyi.

El triunfo del oficialismo es observado como una revalidación del rumbo democrático luego de décadas de autoritarismo. Según indican medios locales, la Liga nacional por la Democracia obtuvo más del 80% de los votos, resultado aún más grande que el obtenido en las elecciones de 2015, lo cual le garantiza los 2/3 suficientes para formar un gobierno de mayoría en el Parlamento y liderar el país sin los bloqueos de la oposición.

Hasta este año, los militares retenían el 25% de los escaños en la Cámara baja y Alta y boicoteaban cualquier tipo de reformas que promoviera el actual Gobierno.

En rojo: distritos donde Suu Kyi obtuvo la mayoría.

Ad

Sin embargo, y a pesar de los resultados favorables a las fuerzas democráticas, el contexto en el que se desenvolvieron estos comicios fue de extrema violencia, fragilidad institucional y una “limpieza étnica” que ha manchado a las fuerzas democráticas.

Hace tiempo que Suu Kyi hace oído sordo a las acusaciones de genocidio de los rohinyá, una minoría étnica musulmana que habita el oeste del país. Birmania es un país de mayoría budista, en torno al 90% de la población, con pequeñas minorías de otras religiones, incluyendo a la de musulmanes (4%), que tienen prohibido votar y todavía no se les ha aceptado la ciudadanía.

Mientras Suu Kyi se niega a responder preguntas sobre los acontecimientos en el Estado de Rakáin, la Policía y el Ejército birmano, que practica un budismo ortodoxo, ejerce un descomunal nivel de violencia contra los rohinyá, con campos de concentración donde se asesinan diariamiento a decenas de musulmanes.

Según estimaciones realizadas por organismos de derechos humanos, dos millones de personas fueron desarraigadas de su derecho al voto este año, lo cual trae muchos cuestionamientos en torno a la legitimidad de la elección. Además de la prohibición al voto de algunas minorías étnicas, en decenas de circunscripciones que parecían no ser tan favorables a Suu Kyi, se suspendió la votación alegando violencia de grupos terroristas y estableciendo un pseudo-Estado de excepción durante el día electoral.

La excusa del Gobierno es que estas minorías como los rohinyá promueven a la agrupación nacionalista Alianza del Norte, que mantiene una estructura de guerrilla contra el Gobierno desde hace varias décadas.

Ad

En los últimos años, cientos de miles de musulmanes emigraron hacia países cercanos como Bangladesh por la grave situación que atraviesan en su país natal. Sus condiciones de vidas no solamente son de ciudadanos de segunda, sino que el Gobierno se ha encargado de su segregación explícita en todos los ámbitos de la vida. 

Efectivamente, esta situación de abierta discriminación entra en clara contradicción con los ideales democratizadores de la gobernante. Si bien es cierto que esta segregación y genocidio no empezó en 2015 con su mandato, la persecución y violencia contra minorías étnicas ha sobrevivido al cambio de régimen político. 

Los enfrentamientos bélicos entre milicias rebeldes y los militares se dan a lo largo y ancho del país, y solo se han recrudecido desde la asunción de Suu Kyi. 

Su triunfo no tapará las acusaciones tanto locales e internacionales por el accionar de las fuerzas oficiales de Myanmar. Lejos de eso, la clara imposibilidad de ciertos habitantes de acceder a derecho al voto refleja que las sombras de la dictadura y la discriminación están bien vivas en el Estado asiático.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

China

Una China furiosa pinta el cielo de Taiwán con misiles balísticos, bloquea la isla y amenaza con una invasión

Publicado

en

El Ejército Popular de Liberación de China disparó misiles balísticos y desplegó aviones de combate y buques de guerra el jueves a la mañana mientras realizaba sus mayores ejercicios militares dentro del territorio de Taiwán.

China desplegó decenas de aviones y disparó misiles balísticos desde las islas de Pingtan, a tan solo 130 kms de Taiwán, en los inicios de sus mayores ejercicios militares en el Estrecho de Taiwán de la historia.

Las maniobras militares chinas se dan un día después de que la presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, visitara a la isla y desafiara la política de “Una Sola China” que firmó el gobierno demócrata de Jimmy Carter en 1979.

Los simulacros comenzaron alrededor de las 4 de la mañana, hora GMT, e involucraron un “ataque con potencia de fuego de misiles convencionales de clase Dongfeng” en aguas al este de Taiwán, dijo el Ejército Popular de Liberación de China en una serie de videos que publicó a través de la emisora estatal CCTV.

China demostró su poderío militar y pintó el cielo de Taiwán con misiles durante la mañana de este jueves. Más de 100 aviones se metieron en el espacio aéreo taiwanés, incluidos cazas de combate y bombarderos cargando municiones reales.

Además, una docena de buques de guerra rodearon la isla y por el momento el acceso marítimo a Taiwán permanece completamente bloqueado. Algunos de los barcos de guerra chinos permanecen a solo 20 kilómetros de las costas de Taiwán.

El Ministerio de Defensa de Taiwán dijo que envió aviones para advertir a 22 aviones de combate chinos que cruzaron la línea media del Estrecho de Taiwán hacia su zona de defensa aérea, y dijo que disparó bengalas para ahuyentar a otros cuatro aviones que sobrevolaron el área de sus islas Kinmen, frente a la costa sureste de China.

Según el gobierno con sede en Taipéi, los misiles disparados por China volaron alto en la atmósfera y no constituían una amenaza para Taiwán, pero fueron una demostración de fuerza sin precedentes, y revela la preparación del Partido Comunista China para avanzar sobre la isla antes del fin de la década.

Japón protestó porque cinco misiles chinos cayeron en su zona de exclusión, constituyendo la primera violación de soberanía de territorio entre estos dos países desde la Segunda Guerra Mundial. Otros tres misiles cayeron en la zona de exclusión de Filipinas.

La colusión y la provocación entre Estados Unidos y Taiwán solo empujarán a Taiwán hacia el abismo del desastre, trayendo la catástrofe a los compatriotas de Taiwán“, dijo un portavoz del Ministerio de Defensa chino.

La pésima política exterior de Biden ha dejado a una Estados Unidos debilitada, y en este contexto, una jugada geopolítica como la que hizo Nancy Pelosi provocó más problemas para Taiwán que soluciones. La Casa Blanca envió a la Séptima Flota a las aguas próximas a Taiwán para intentar disuadir los simulacros de China, pero sin éxito.

En respuesta a los ensayos militares chinos, la presidente taiwanesa Tsai Ing-wen dijo que Taiwán defendería firmemente su soberanía y seguridad nacional, con el apoyo de Estados Unidos o no.

Taiwán nunca será derribado por los desafíos“, dijo Tsai en un mensaje de video grabado tras la salida de Pelosi. “Somos tranquilos y no impetuosos, somos racionales y no provocadores, pero también seremos firmes y no eludiremos“, completó.

Taiwán mantiene su independencia desde 1949, cuando los comunistas de Mao Zedong tomaron el poder en Beijing por la fuerza después de ejecutar un golpe de Estado contra el gobierno republicano del Kuomintang de Chiang Kai-shek, lo que llevó a que los principales funcionarios aliados de Estados Unidos se escaparan a la isla, desde donde reclaman todavía al día de hoy la legítima soberanía sobre la China continental.

Seguir Leyendo

Hong Kong

Tras 2 años de silencio, la Unión Europea condenó la invasión china de Hong Kong y pidió su liberación

Publicado

en

La Unión Europea finalmente pidió la derogación de la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong impulsada por el Partido Comunista Chino, dos años tarde.

El pasado 28 de julio, la Unión Europea pidió la derogación de la Ley de Seguridad Nacional y la Ley de Sedición impuestas en Hong Jong por el Partido Comunista Chino, las cuales le permitieron al régimen chino ingresar con sus fuerzas policiales al país y tomar control el gobierno.

Las autoridades europeas solicitaron formalmente que los funcionarios de origen hongkonés se abstengan de aplicar las leyes chinas en su Ciudad-Estado. Lamentablemente este llamado de atención se da 2 años después de que China tomara control de Hong Kong, en julio del 2020.

La Unión Euorpea expresa su grave preocupación por la creciente violación de derechos civiles y políticos como la libertad de expresión, la libertad de prensa, el pluralismo político y la libertad de asociación en Hong Kong“, subrayó Nabila Massrali, portavoz de la Secretaría de Asuntos Internacionales, encabezada por Josep Borrell.

Nabila Massrali, portavoz del jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell.

La Ley de Seguridad Nacional

El 1 rode julio de 2020, el régimen comunista de Beijing impuso la polémica “Ley de Seguridad Nacional” en la ciudad autónoma de Hong Kong, prohibiendo desde entonces las concentraciones de manifestantes y arrestando a cientos de personas que fueron juzgadas por leyes chinas, en territorio continental de China, y su paradero desde entonces no es conocido.

Esta “Ley de Seguridad Nacional” fue aprobada en la Asamblea Popular Nacional de China, tomando como excusa un supuesto vacío legal en el Acuerdo Sino-británico de hace cuatro décadas atrás. En ese entonces se le encomendó al gobierno autónomo de Hong Kong implementar sus propias leyes de Seguridad Nacional, las cuales luego serían aprobadas bilateralmente por el Reino Unido y China.

Pero en 2020, China argumentó que nunca le dio el visto bueno a la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong y, por lo tanto, el dictador Xi Jinping propuso aplicar la Ley china en su lugar. Ahora, cualquier acción, comentario o publicación en internet de parte de los hongkoneses puede ser considerado un acto de traición, secesión, sedición o subversión hacia el Estado de China.

Desde ese entonces y de facto, en contra de cualquier acuerdo y sin votación alguna, todas las peores leyes que violan los derechos humanos en China, pasaron a ser aplicadas en Hong Kong, por la policía china. El derecho a las protestas y a la libertad de expresión en Hong Kong quedó criminalizado completamente.

Con la Ley de Seguridad Nacional se abrió un enorme campo de acción para que el régimen comunista pueda establecer su propia legislación en Hong Kong, sin tener en cuenta las facultades del Estado local. China abrió oficinas legales en la ciudad para que sus agentes de inteligencia operen abiertamente en Hong Kong bajo la nueva Ley.

La policía y los agentes de inteligencia chinos ahora tienen la facultad de realizar arrestos arbitrarios en Hong Kong, y han recibido la autorización de detener a cualquier persona que porte banderas o pancartas con eslóganes relacionados a la independencia, la liberación o la revolución en la ciudad.

Desde su entrada en vigor, la oposición pro-democracia se enfrenta a una severa represión en las calles de la ciudad portuaria, y la mayoría de las figuras políticas que lideraban los diferentes partidos políticos en Hong Kong han huido del país, se les ha prohibido ocupar cargos o han sido encarceladas.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Myanmar

La Junta Militar de Myanmar ejecutó públicamente a cuatro activistas opositores por primera vez en 30 años

Publicado

en

El Ejército de Myanmar, actualmente en control del país, aplicó la pena de muerte mediante ahorcamiento a 2 activistas pro-democracia y 2 sospechosos de matar a una confidente de los militares.

El pasado lunes la Agencia Nacional de Noticias de Myanmar anunció que la Junta Militar del país aplicó la pena de muerte por primera vez en 30 años, tras la ejecución de dos políticos opositores y dos sospechosos de matar a una confidente de los militares.

Los ejecutados fueron el antiguo parlamentario de la Liga Nacional para la Democracia Phyo Zeyar Thaw y el activista Ko Jimmy, condenados en enero por cargos de terrorismo a raíz de sus actividades políticas contra la Junta.

Los otros dos presos eran Hla Myo Aung y Aung Thura Zaw, militantes opositores y rebeldes al gobierno de facto. Ambos estaban acusados de haber matado a una mujer que supuestamente era confidente de los militares y los estaba espiando.

Según el informe de la junta militar, se les acusa de “preparar y conspirar para cometer actos terroristas brutales e inhumanos como asesinatos”, por lo que fueron castigados mediante el ahorcamiento.

Estas ejecuciones fueron públicas pero sus sentencias se hicieron puertas adentro de manera arbitraria y sin previo aviso, por lo que los familiares de los fallecidos no tuvieron tiempo para organizar los ritos funerarios tradicionales, y se reporta que fueron tirados en fosas comunes.

Phyo Zeya Thaw fue detenido en noviembre y sentenciado a muerte en enero por violar la ley antiterrorismo.

La situación en Myanmar

El régimen militar birmano tomó control del país el 1ro de febrero de 2021 mediante un golpe de Estado, desencadenando masivas manifestaciones que terminaron siendo fuertemente reprimidas por el poder militar. Esta situación derivo en la censura de activistas y periodistas a favor de la democracia.

El Ejército mantiene que los resultados de las elecciones generales del 2020, en las que el partido político de Suu Kyi ganó por abrumadora mayoría, fueron manipulados. Autoridades de la comisión electoral han negado la acusación y mantienen que no hubo evidencia de fraude.

Desde el golpe Suu Kyi ha estado detenida bajo arresto domiciliario, acusada de una amplia variedad de cargos que van desde corrupción hasta violar la ley de secretos oficiales del país, por lo que podría recibir una sentencia de hasta 150 años.

Aung San Suu Kyi, durante su discurso de aceptación del Nobel de la Paz.

La ex mandataria, que gobernó el país democráticamente entre 2016 y el día del golpe militar, ya estuvo presa en la década del ’80, cuando también ganó las elecciones pero la Junta Militar intercedió y por años mantuvo un gobierno de facto. En 2010, los militares llamaron a elecciones, y en 2015 Suu Kyi por primera vez llegó al poder.

Pero la ganadora del Premio Nobel de la Paz nunca logró llegar a términos con las Fuerzas Armadas, aliadas de China y de Rusia. Suu Kyi acercó al país a Estados Unidos y a Occidente, y no hizo nada para frenar las matanzas de minorías étnicas en el interior del país, algo que los militares como gobierno habían enfrentado. Esto resultó en el golpe de Estado del año pasado y en la instalación de un brutal régimen pro-China.

Hace poco menos de un año, el Gobierno de Unidad Nacional de la República de la Unión de Myanmar (NUG, por sus siglas en inglés), compuesto por políticos del gobierno de Suu Kyi que permanecen en el exilio desde el golpe, llamó a los birmanos a levantarse en una “guerra defensiva popular” contra la dictadura del Tatmadaw, nombre por el cual se conoce a las fuerzas armadas en el país del sudeste asiático.

La Asociación de Asistencia a los Presos Políticos, que lleva un registro de los muertos, encarcelados y detenidos por los militares, contabiliza 14.847 personas detenidas desde el golpe de Estado y 2.114 asesinadas por los militares.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias