Conecte con nosotros

Asia

¿Se viene la primer guerra de Biden? El Presidente estadounidense amenazó con “tomar acción” contra Myanmar tras el Golpe de Estado

La Casa Blanca de Joe Biden amenazó al nuevo gobierno militar de Myanmar tras el golpe de Estado que depuso a Aung San Suu Kyi, y no descartó sanciones económicas y una invasión directa al país asiático.

Publicado

en

A pesar de los fuertes rumores que circulaban los días anteriores, en la noche del domingo y la mañana de este lunes 1ro de febrero, la calma en las calles de Myanmar fue interrumpida por un rápido y organizado golpe de Estado contra la primer ministro Aung San Suu Kyi de parte de las Fuerzas Armadas del país.

El motivo fue el resultado de las polémicas elecciones del pasado 8 de noviembre de 2020, en la que el gobierno de Suu Kyi fue acusado de llevar a cabo un masivo fraude electoral contra el partido opositor, que tenía el respaldo del Ejército.

En un par de horas, los militares tomaron las principales ciudades del país y arrestaron al Presidente, la Primer Ministra, casi una decena de miembros del gabinete nacional y varios líderes y referentes políticos afiliados al oficialismo, llevandolos a bases militares como prisioneros.

Para evitar la difusión de mensajes de protesta o subversión en su contra, el Ejército intervino y controló también las emisoras de radio y televisión y bloqueó por varias horas el internet.

A su vez, por las vías de la prensa militar, los nuevos líderes nacionales anunciaron la formación de un gobierno de transición por un año, tiempo máximo en el que prometer llamar a elecciones libres y dejarán el poder.

Militares cortando una ruta de acceso a una carretera de importancia nacional tras el golpe de Estado.

Ad

Las reacciones extranjeras no tardaron en llegar, y en pocas horas las Naciones Unidas (ONU) expresaron su preocupación y exigieron la liberación de la mandataria.

La respuesta del país fronterizo India no fue tan contundente, y a pesar de que expresaron su “profunda preocupación”, afirmaron que están observando los hechos y que piden a los militares que mantengan la paz en el país y no quiebren la división de poderes.

Por su parte, Tailandia expresó un mensaje neutral y poco contundente como el de la India y afirmó que están atentos a ver en que desembocan los hechos. 

Sin embargo, hubo un país que se salió totalmente del molde de los comunicados de países asiáticos. Filipinas, fuerte potencia regional en Asia del Sur, apoyó la actuación de los militares y afirmó que no es un golpe de Estado si no un “exitoso movimiento de ajedrez”.

Ad

En Estados Unidos, un país que fue clave en posicionar a Aung San Suu Kyi como Primer Ministra en 2015 durante el mandato de Obama, el nuevo gobierno obamista reaccionó de la peor manera posible.

Lejos de llamar al diálogo o mantenerse neutral, el gobierno de Biden calificó el golpe como un “asalto directo a la democracia de Myanmar” y amenazó con “tomar acción” contra el país y aplicar graves sanciones a los militares si no abandonan el poder de “forma inmediata”, y liberando a todos los detenidos.

Más temprano, el Secretario de Estado, Antony Blinken, había amenazado en un comunicado conjunto con Australia, Japón, Canadá, Reino Unido y la Unión Europea la liberación de los prisioneros.

Del otro lado del charco, China aseguró que están monitoreando la situación y pidieron la liberación de Suu Kyi, una aliada suya, aunque tampoco condenaron al nuevo gobierno militar.

Dentro de las Fuerzas Armadas de Myanmar hay una fuerte creencia que China fue parte instrumental del fraude electoral llevado a cabo por Suu Kyi, y el nuevo Jefe de Gobierno militar, Min Aung Hlaing, buscará recuperar la soberanía entregada a China en los últimos años.

Ad

China y el Tatmadaw (el nombre del Ejército de Myanmar) habían tenido históricamente una buena relación. Sin embargo, en los últimos años el dictador chino Xi Jinping comenzó a apostar por Suu Kyi, entendiendo que la mandataria gobernaría el país vecino por los próximos años.

De todos modos, también hay rumores de una reunión el mes pasado entre el máximo diplomático de China, Wang Yi, y Min Aung Hlaing, donde el General le habría informado que si no podían exponer el fraude, ellos darían el golpe.

Tal vez los chinos no dieron ningún permiso expreso al General para dar el golpe, pero el liderazgo militar pensó que podrían hacer que Beijing saliera en su defensa de todos modos

El cálculo del alto mando militar sería que China rara vez pierde la oportunidad de expandir su influencia en Asia a expensas de Estados Unidos, por lo que sin importar quien gobierne el país, China apoyará un gobierno expresamente contrario a los intereses de Washington D.C.

Beijing podría resentirse de verse obligado a apoyar los diseños políticos internos de un Estado cliente como Myanmar, y podría estar abierto a cooperar para derrotar al Tatmadaw, lo que en el peor de los casos conduciría a que Myanmar se retirara una vez más al completo aislamiento, pero más probable a una restauración de la Constitución democrática y el gobierno civil, a raíz de lo que probablemente serán protestas públicas masivas sin parar durante las próximas semanas“, escribió Azeem Ibrahim, corresponsal de FP en Asia.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Filipinas

El boxeador y senador filipino de derecha Manny Pacquiao será candidato a presidente en 2022

Publicado

en

El famoso boxeador profesional y senador filipino de derecha Manny Pacquiao será candidato a presidente en las elecciones 2022. Pacquiao forma parte del partido del actual presidente Duterte pero está enfrentado a él mismo, ya que lo acusa de corrupto y personalista.

Desde las altas esferas de la política filipina hay una certeza y es que el boxeador profesional, ahora senador e influyente político de apenas 42 años Manny Pacquiao, será candidato a presidente en las elecciones de 2022.

Pacquiao lidera la facción interna rival al actual presidente Rodrigo Duterte, a quién acusa de corrupto y personalista. Dentro del Partido Democrático Filipino-Poder Popular, también conocido como PDP-Laban, la facción anti-Duterte ya nombró a su apuesta para 2022, quién no dudó en aceptar.

El PDP-Laban, a pesar de ser auto-denominado de izquierda, gobierna hoy en día como un partido en la práctica de derecha, algo que confunde muchas veces a los extranjeros interesados en la política filipina. Tanto Duterte como Pacquiao son considerados de derecha populista en cuanto a su pensamiento, y ambos apoyan a la Coalición por el Cambio, la actual alianza de gobierno en la que hay partidos desde la izquierda socialista hasta la derecha nacionalista.

Pacquiao, que entró en la política en 2010 siendo electo Miembro de la Cámara de Representantes, se enfrentará a una dura campaña en la que potencialmente tenga de principal opositora a la abogada Sara Duterte, hija del presidente Duterte, y ferviente defensora de su gestión.

Rodrigo Duterte (izquierda al frente) y Manny Pacquiao (derecha al frente).

Justamente, Duterte padre volverá a ser candidato, pero no a presidente sino que a vice-presidente, ya que la ley electoral no permite al presidente desde 2016 postularse a una re-elección. En el país oceánico el presidente y el vicepresidente se eligen por separado, por lo que se podría dar el caso de que Pacquiao sea electo presidente y el actual presidente sea su vice, a pesar de sus fuertes disputas. A su vez, un muy posible escenario sería que la presidencia quede conformada por Sara Duterte, y la vice-presidencia por su padre.

La campaña de Pacquiao se enfocará en un doble uso de su trayectoria en el boxeo utilizando frases como “golpeando a la corrupción”, la cuál usó en sus previas elecciones. En lo ideológico, Pacquiao es un ferviente devoto del evangelismo cristiano, conservador, contrario al matrimonio igualitario, liberal en lo económico y militante de la contundente y exitosa guerra contra las drogas que llevó a cabo el actual mandatario.

A su vez, fundó y lidera el Movimiento Campeón del Pueblo (auto-referencia), un partido que se considera demócrata cristiano, conservador y de derecha. El MCP es presidido por su esposa, Jinkee Pacquiao, que tiene una larga trayectoria de militancia política en la derecha liberal.

El 8 de octubre el plazo para presentar candidaturas cierra y la campaña rumbo a las elecciones del 9 de mayo de 2022 empezará con furor.

Seguir Leyendo

Corea del Sur

Corea del Sur probó exitosamente su primer misil balístico lanzado desde un submarino

Publicado

en

En el marco de un gran incremento de la militarización de la península coreana, el gobierno del sur anunció la prueba exitosa de un SLBM, un poderoso misil balístico que es lanzado desde submarinos y que convierte al país en el octavo del mundo en tener dicha tecnología desarrollada y a disposición.

Corea del Sur probó con éxito un misil propio lanzado desde un submarino -  Infobae

La semana pasada, la Agencia para el Desarrollo de Defensa de Corea del Sur logró lanzar el primer misil balístico de industria nacional desde el submarino sur-coreano Dosan Ahn Chang-ho, convirtiéndolo en el primer submarino apto para lanzar SLBMs del país, y el octavo del mundo.

El Dosan Ahn Chang-ho cuenta con 6 tubos de lanzamiento verticales y el nuevo tipo de misil que se le cargará tendrá un alcance de vuelo de 500 kilómetros. Esta tecnología solo la poseía hasta el momento Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China, India y Corea del Norte.

Las autoridades gubernamentales afirmaron que buscarán producir en grandes cantidades el Hyunmoo 4-4, como fue bautizado el nuevo armamento. A diferencia de los misiles balísticos típicos, estos son más difíciles de identificar ya que son expulsados desde abajo del agua para ejecutar ataques sorpresa.

Este desarrollo militar se da en el contexto de una escalada de tensiones con Corea del Norte, quien desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca ha vuelto a activar sus centrales nucleares y a probar su armamento balístico.

El gobierno surcoreano empezó a implementar este año el Plan de Defensa 2022-2026 que tiene como objetivo aumentar fuertemente las capacidades militares, sobre todo defensivas, del país.

Con esta mira, el plan dotará al Ejército de un aumento de presupuesto de 273 mil millones de dólares, además de que se buscará aumentar el presupuesto del Ministerio de Defensa un 4,5% en 2022, lo que lo haría superar los 47.000 millones de dólares.

Seguir Leyendo

Myanmar

Desde el exilio, la oposición llama a la guerra civil en Myanmar contra el gobierno militar del Tatmadaw

Publicado

en

El Gobierno de Unidad Nacional de Myanmar le ha declarado la guerra a la Junta Militar que gobierna el país asiático desde febrero y distintos grupos paramilitares ya han dado su apoyo al llamado comenzando con los choques armados.

Imagen

El Gobierno de Unidad Nacional de la República de la Unión de Myanmar (NUG, por sus siglas en inglés), el cual está en el exilio luego del golpe de Estado que tuvo lugar el 1ro de febrero de este año, ha llamado a los birmanos a levantarse en una “guerra defensiva popular” contra la dictadura del Tatmadaw, nombre por el cual se conoce a las fuerzas armadas en el país del sudeste asiático.

La situación recuerda a muchos a Venezuela, donde un sector político mantiene el poder de facto a través del Ejército, mientras un político de la oposición le disputa la presidencia.

Así, este 7 de septiembre, el presidente encargado Duwa Lashi anunció que lanzaría una campaña de rebelión armada contra las Fuerzas Armadas birmanas.

Sin embargo, la situación de Myanmar es muy particular. Los partidos del NUG habían logrado recuperar la democracia en 2010, pero su acercamiento a China desde entonces y sus nulas intenciones de frenar los genocidios étnicos que ocurrían y todavía ocurren en el interior del país, llevó a que las Fuerzas Armadas decidan tomar el poder nuevamente.

En un documento oficial, el NUG ha declarado el estado de emergencia y la guerra de resistencia total, llamó a los rebeldes que se habían entrenado clandestinamente a levantarse en armas, a los empleados del Estado a no presentarse a sus labores, y a las etnias guerrilleras a empezar ataques contra la dictadura.

Si bien la semana pasada los militares habían pedido un cese al fuego para poder permitir la labor de los trabajadores humanitarios, ningún grupo rebelde lo aceptó, debido a la percepción común de que tal cese al fuego solo serviría para que los militares pudieran ganar tiempo.

El miércoles tres grupos étnicos armados muy importantes anunciaron que se plegaban a la ofensiva del NUG: el Ejército de la Alianza Democrática Nacional de Myanmar, nacionalistas de Kokang, una región de mayoría étnica china han; el Ejército para la Independencia de Kachin; y el Ejército de Liberación Karen. Se han reportado enfrentamientos de estas tres fuerzas, junto con las Fuerzas de Defensa Popular, del NUG, contra el Tatmadaw.

Desde el golpe de Estado en febrero, distintas organizaciones de derechos humanos han reportado que más de 1.000 personas han sido asesinadas por la junta militar, principalmente opositores a su régimen.

Hasta el momento, no se tienen novedades del ex presidente Win Myint y la ex consejera de Estado Aung San Suu Kyi, quien tenía el poder real en Myanmar y era considerada la “madre de la democracia” en el país. Ambos fueron detenidos durante el golpe y su ubicación actualmente es desconocida.

Suu Kyi estuvo en cautiverio durante 21 años, desde 1989 hasta el 2010, como presa política del Tatmadaw, en el anterior gobierno militar que tuvo el importante país asiático. En ese tiempo ganó un Premio Nóbel de la Paz y fue ungida como una de las luchadoras por la democracia más prominentes del mundo por medios occidentales.

Pero cuando fue liberada y llegó al poder a través de su partido, la Liga Nacional por la Democracia, su gobierno democrático mantuvo la gran mayoría de las mafias y la corrupción del gobierno militar, y a su vez se disparó la inseguridad, la economía empezó a debilitarse y los conflictos étnicos en el interior del país solo empeoraron.

Su acercamiento a China en 2015 fue la gota que rebalsó el vaso, y Suu Kyi perdió gran parte del apoyo popular que mantuvo por tantas décadas como el ícono de la democracia en el país. Hoy la situación de Myanmar es de caos total, y enfrentamientos armados característicos de una guerra civil ya han comenzado.

Aung San Suu Kyi, la jefa de gobierno depuesta, junto al dictador chino Xi Jinping.

En muchos puntos del país asiático se han producido protestas en favor del Gobierno de Unidad y en contra de los militares, aunque han sido recibidas por contra protestas que han desenvuelto en caos social y extensiones de la guerra civil.

También se han producido aglomeraciones en los bancos y supermercados para retirar dinero y comprar víveres, mientras la economía se desploma. Asimismo, ante la posibilidad de que sean llamados a servir, muchos jóvenes en edad militar están dejando sus hogares y buscando dónde esconderse.

La Junta Militar por su lado ha negado en un documento oficial haber aceptado el alto al fuego pedido por el enviado especial de la ASEAN, la “Unión Europea” asiática, a Myanmar, con el objetivo de no tener que dar respuesta a la influyente organización regional por reprimir este nuevo y peligroso foco de conflicto.

Imagen
Llamado del NUG a las armas

Seguir Leyendo

Trending