Seguinos en redes

China

China anuncia una base militar en Cuba y suenan las alarmas en Estados Unidos por la cercanía de los misiles

Publicado

en

El colapso de la hegemonía de Estados Unidos de la mano de Biden es tan grande que parece que está en camino de reavivar el peor momento de la Guerra Fría: La Crisis de los Misiles.

La Crisis de los Misiles Cubanos de octubre de 1962 fue el momento de máxima tensión entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante el apogeo de la Guerra Fría, y el periodo en el que las dos superpotencias más cerca estuvieron de un conflicto nuclear a gran escala.

Aquella crisis, que se la adjudica a un mes en concreto pero estuvo años en desarrollo, comenzó cuando el primer ministro soviético Nikita Khrushchev llegó a un acuerdo secreto con el dictador cubano Fidel Castro para colocar una base militar soviética en Cuba.

El gobierno del entonces presidente demócrata John F. Kennedy, quien estaba más ocupado en pelear internamente con las agencias de inteligencia que le ocultaban información y actuaban bajo su propia voluntad incluso desafiando la autoridad presidencial, no pudo hacer nada para detener este trato.

Y parece que esta vez, otro gobierno demócrata disfuncional y política extranjera de una superpotencia que se está acercando a su ocaso, volverán a causar el mismo conflicto. The Wall Street Journal informó este martes que Cuba y ahora China, la nueva potencia comunista, están negociando para establecer una base militar china

Si bien el desencadenante en 1962 fue que Khrushchev decidió colocar ojivas nucleares en la base militar que se encontraba a solo 144 kilómetros de las costas de Florida, por ahora no hay información acerca de qué tipo de equipamiento se instalará en la isla comunista, aunque es esperable que tenga misiles por lo menos convencionales.

Las conversaciones se encuentran en una etapa avanzada en este momento, según el periodista del Journal, Warren P. Strobel, y podrían cerrarse en las próximas semanas. Según el reporte, la base militar de China ya tiene locación, estará en la costa norteña de la isla, en las afueras de Havana, a 156 kilómetros de Key West; e incluso ya se sabe cuánto pagará China por el espacio, un número que rondaría los mil millones de dólares.

El único movimiento del gobierno de Biden hasta ahora ha sido tratar de convencer a los dirigentes cubanos por la vía diplomática de que consideren que hacer un trato con China podría afectar su soberanía nacional. Por supuesto, el Partido Comunista Cubano se debe haber reído de esto, puesto que vienen vendiendo la soberanía del país hace décadas.

Según el reporte del Journal, el gobierno de Estados Unidos está "sumamente preocupado" por esta situación, ya que una nueva instalación militar podría proporcionar a China una plataforma para albergar tropas de forma permanente en la isla y ampliar su recopilación de inteligencia, incluida la escucha electrónica contra los equipos estadounidenses en las costas de Florida.

Lo más preocupante para Estados Unidos: la instalación planificada es parte del "Proyecto 141″ de China, una iniciativa del Ejército Popular de Liberación para expandir su base militar global y su red de apoyo logístico.

Sin hablar que como 1962, China tendría una base de avanzada desde donde disparar misiles contra Estados Unidos en caso que estallara una guerra entre las dos naciones, o más realista, en caso de que necesite disuadir de represalias cuando invada Taiwán en los próximos años.

Según informes citados por el General retirado Jack Keane, China ya tiene importantes ventajas militares sobre Estados Unidos. "China tiene una ventaja militar. Tienen más barcos, más aviones, más misiles ofensivos y defensivos que los que tiene Estados Unidos. Pero más importante, tienen unidad nacional y determinación en sus objetivos estratégicos, mientras que a Estados Unidos la atraviesa una grieta política que no la deja actuar", aseguró el general de 4 estrellas.

China

El creador del puntaje social en China ofrece su sistema para que sean implementados por los gobiernos de izquierda en Occidente

Publicado

en

Lin Jinyue propuso que el sistema de créditos sociales sea implementado en Estados Unidos y en Europa para mitigar las protestas de la ciudadanía.

El régimen comunista chino atraviesa una de sus peores crisis económicas en décadas. Sin embargo, las flaquezas financieras no han interferido con sus objetivos políticos, y actualmente el Partido Comunista Chino (PCCh) está buscando exportar sus mecanismos de control social a Occidente.

En una entrevista de archivo a Lin Jinyue, quien se reconoce como uno de los primeros diseñadores teóricos del sistema de puntaje de crédito social en China, explicó cómo el régimen está planificando para que el mundo entero debería adoptar este sistema de vigilancia que asigna una calificación a cada ciudadano y lo recompensa o castiga dependiendo su afinidad al partido.

Es el mejor método para mantener a raya a esas personas molestas que no están de acuerdo con el gobierno”, expresó sin tapujos. "Espero que lo podamos exportar a los países capitalistas. Creo que Francia debería aplicar nuestro sistema, no tendrían tantas protestas en la calle", dijo entre risas.

En ese contexto, se jactó de que si en Francia lo hubiesen adoptado no hubieran existido las protestas de los "Chalecos Amarillos", que "tanto daño le hizo a la economía y a la cohesión social del país".

El sistema de crédito social utiliza la tecnología de reconocimiento facial y la inteligencia artificial (IA) y se emplea para controlar a los cerca de 1.400 millones de personas en un sistema totalitario y comunista a lo largo de todo el territorio chino y ahora también en Hong Kong.

El régimen también lo utiliza para castigar a los disidentes o personas que el PCCh considera una "amenaza", desde opositores políticos hasta creyentes religiosos, por ejemplo los inocentes practicantes de Falun Dafa, disciplina perseguida desde el año 1999 en China, y víctima de uno de los peores genocidios del mundo.

Esta pesadilla distópica, empezó a ser lentamente implementada en el mundo occidental debido a las grandes manifestaciones ciudadanas en contra de los mandatos de vacunación y las restricciones Covid.

Estados Unidos, un bastión de la libertad y los derechos humanos en el escenario internacional, ahora ha implementado pasaportes sanitarios, que impulsaron que si no estás vacunado tenés menos derechos que otras personas.

Canadá es otro de estos países, que a través de un programa llamado "La ambición digital de Canadá", el gobierno de Justin Trudeau planea digitalizar todos los servicios gubernamentales internos y de cara al público con un sistema basado en la nube impulsado por inteligencia artificial, incluidas monedas digitales, crédito social, y condición de vacunación.

"Qué comes, qué compras, a qué juegas, con quién te reúnes, qué religión profesas… el gobierno lo sabrá todo con la digitalización e inteligencia artificial al estilo del PCCh. Inclusive una persona sin teléfono celular no podría acceder por ejemplo a comprarse los medicamentos que necesite", asegura el diario Mundo Libre en un artículo sobre este tema.

Seguir Leyendo

Argentina

Base China en Neuquén: Los vecinos denuncian un hermetismo total y efectivos militares en suelo argentino

Publicado

en

Un especial de TN logró grabar por primera vez las caras de los operarios de la base espacial china, y son miembros del Ejército Popular de Liberación, la rama militar del Partido Comunista Chino.

En medio del desierto neuquino, la Estación de Espacio Lejano China aparece como un punto de extrema curiosidad para los locales que viven en las zonas lindantes. Si bien la base tiene fines científicos, o al menos eso prometieron cuando Cristina Kirchner en 2012 les cedió el terreno por 50 años, la estación depende del Ejército Popular de Liberación del Partido Comunista Chino.

Esto queda clarísimo para los vecinos de la zona, que denuncian que la base, que supuestamente debería tener solamente 8 científicos chinos operando allí dentro, tiene mucho movimiento militar. China se escuda en que la Administración Nacional Espacial China (CNSA) que opera la base es una rama de sus Fuerzas Armadas, y por eso todos los operarios son integrantes del Ejército.

Pero esto no convence a los expertos: Argentina tiene múltiples bases espaciales de otros países, pero todas son operadas de manera remota, y el personal en las bases siempre son de nacionalidad argentina, y en general empleados de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). En este caso, militares chinos son volados desde el continente asiático a la Argentina para operar la estación.

En este caso, si bien la CONAE y el Ministerio de Defensa argentino pueden hacer inspecciones de la base, prácticamente nunca se ha hecho, y definitivamente nunca se ha hecho por un gobierno no alineado al kirchnerismo, que tomó la decisión original de cederle territorio nacional.

Si bien la Embajada china ha asegurado que cualquier argentino puede pedir una visita guiada de la estación, por el momento nadie lo ha hecho. El equipo de TN intentó hacerlo esta semana, pero fue tajantemente rechazado.

Un notero de TN logró acercarse hasta el portón principal, y al tocar un timbre, apareció un oficial de la policía neuquina que tienen una garita justo fuera de la base para tomar los datos del periodista. Tras consultar por unos minutos, el policía quedó grabado diciendo que era necesario solicitar un permiso a la embajada de China en la Argentina.

Mientras el periodista hablaba con el policía, se captó a dos militares chinos que habían salido del “hotel” que existe dentro del complejo llegar en un auto blanco hasta la puerta para averiguar qué era lo que sucedía. Casi sorprendidos por encontrarse con un periodista, le informaron a que el pedido de ingreso correspondía a la CONAE, el órgano nacional dependiente de Jefatura de Gabinete que está a cargo de las inspecciones técnicas a la base.

En un breve diálogo de unos 10 minutos y en un español muy básico, estas dos personas aseguraron que, aunque vestían atuendos militares, no eran soldados sino ingenieros, que lo único “que se hace en la estación es estudiar la luna”, y confirmaron que no hay argentinos viviendo en la base espacial.

La grabación de TN se trata de la primera vez que se ve el rostro de las personas que allí trabajan. Ambas personas fueron confirmadas como miembros del Ejército Popular de Liberación, la rama militar del Partido Comunista Chino, creadas en 1927 por Mao Tse Tung.

Las preocupaciones de los vecinos

“No sabemos cuántos son, prácticamente no los vemos en el pueblo, no interactuamos con ellos, es todo muy hermético”, relató Alfredo “Chucho” Garrido, exconcejal de Las Lajas, un pequeño municipio a 50 kilómetros de la estación espacial que es el pueblo más cercano que hay de la base.

Garrido continuó explicando: "El camino de tierra que se desprende de la Ruta 40 y que lleva hasta la base espacial no tiene ninguna señalización de la instalación. No hay carteles, indicaciones ni mucho menos banderas chinas, algo que sí se podía ver durante los años de construcción. Las cámaras de seguridad empiezan a estar a la vista a unos 70 metros del predio. La vigilancia es total".

Los elementos que hacen que haya dudas en torno a la estación radica en el contexto en el que fue firmado el proyecto, la falta de control y la falta de saber realmente el uso que se le da a la antena y los beneficios que esta antena traía para todos los neuquinos no son tales”, aseguró Nicolás Montero, concejal de Neuquén.

Por su parte, Martín Pedemonte, docente universitario y referente político de la región de Zapala, aseguró que originalmente las autoridades provinciales y nacionales habían prometido a los pueblos lindantes que la base traería beneficios económicos para los locales. "El impacto económico que tuvo en Neuquén fue casi nulo”, sentencia.

Prometieron mayor movimiento económico, que las escuelas iban a poder usar el gimnasio, que iba a haber más servicios y movimiento de turismo y educación, pero nada se vio reflejado”, concluyó.

Seguir Leyendo

China

Atraparon a un chino intentando entrar a una base militar en California y sospechan que se trata de un espía comunista

Publicado

en

Crecen las sospechas de una masiva infiltración de espías chinos en suelo estadounidense. Solo en los últimos 6 meses, ingresaron a Estados Unidos unos 22.000 chinos indocumentados vinculados al Partido Comunista Chino.

Un ciudadano chino sin los documentos para estar en los Estados Unidos fue atrapado intentando ingresar a una base militar del Cuerpo de Marines en California. Según confirmaron autoridades locales, el hombre condujo hasta la base en auto e intentó escabullirse.

Al ser encontrado por los marines, se negó a salir y debió ser removido por la fuerza tras un enfrentamiento. "A pesar de que el personal de seguridad de la instalación le pidió que saliera por la puerta Cóndor, el individuo entró en la instalación sin autorización. Las autoridades militares fueron notificadas inmediatamente y detuvieron al individuo", dijo un portavoz del Comando de Entrenamiento y Educación del Cuerpo de Marines. 

Según reportes del canal de noticias local News Channel 3, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (USCBP, por sus siglas en inglés) verificó el arresto, revelando que el individuo se encontraba en el país ilegalmente.

El agente jefe de patrulla de la USBP, Gregory K. Bovino, recurrió a la plataforma de redes sociales X para compartir una foto del individuo detenido, enfatizando que el individuo ingresó a la base sin permiso e ignoró las órdenes de salir.

"Aún se están investigando el propósito y la intención detrás de sus acciones", escribió Bovino, a medida que surgen fuertes interrogantes acerca de la persona detenida. El hecho de que haya logrado entrar sin documentos, y haya sabido la ubicación de la base y haya logrado acercarse en auto y luego saber las vías de ingreso para intentar hacerlo de manera sigilosa, despierta severas dudas acerca de si se trata de un espía del Partido Comunista Chino (PCCh).

Si bien este tipo de infiltraciones de espionaje quedaron en el pasado, y hoy en día China concentra sus ataques en hackeos cibernéticos contra la infraestructura de los Estados Unidos, los republicanos en el Congreso vienen denunciando hace años una alta cantidad de ciudadanos chinos en el país que han sido identificados como parte de la inteligencia del PCCh.

La base militar estadounidense en Guam, por ejemplo, enfrenta serias preocupaciones de seguridad nacional después de informes de un número cada vez mayor de ciudadanos chinos que ingresan ilegalmente a la isla

El presidente de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Mark Green, expresó su preocupación por esta tendencia creciente y afirmó: "Simplemente no sabemos con qué propósito vienen estos individuos".

Los inmigrantes chinos son actualmente el grupo de más rápido crecimiento que intenta cruzar la frontera sur hacia los Estados Unidos, infiltrándose dentro de las grandes caravanas de inmigrantes latinoamericanos.

Fox News informó recientemente sobre más de 22.000 encuentros de este tipo desde el 1 de octubre del año pasado, lo que generó preocupación entre los funcionarios estadounidenses sobre una posible infiltración de personas alineadas con los intereses del Partido Comunista Chino.

Seguir Leyendo

Tendencias