Conecte con nosotros

China

Cumbre virtual entre Xi Jinping y Joe Biden por Taiwán: “El que juega con fuego se quema”

Publicado

en

Los líderes de China y Estados Unidos mantuvieron una cumbre virtual sobre asuntos comerciales, cambio climático y, lo más importante, Taiwán.

El presidente Joe Biden y el dictador Xi Jinping mantuvieron el pasado 15 de noviembre una reunión virtual pública de 10 minutos y luego una privada de alrededor de 3 horas, en la cual desde hubo un acercamiento diplomático entre ambos países abordando de manera oficial algunos de los temas que involucran a las dos superpotencias.

Pekín comunicó que fue un encuentro “constructivo”, aunque casi una semana después todavía no se conoce ningún anuncio importante ni algún acuerdo en conjunto ni se espera que se alcancen resultados destacables.

El Presidente de los Estados Unidos intentó mostrarse amigable con China, buscando un acercamiento al mandatario comunista y acercando las partes en los asuntos que los competen.

Me parece que nuestra responsabilidad como líderes de China y Estados Unidos es garantizar que la competencia entre nuestros países no se desvíe hacia el conflicto, intencionado o no, sólo una competencia sencilla y directa” expresó Biden.

Algunos de los temas que trascendieron

Si bien no hubo una gacetilla de la reunión, los distintos gobiernos dejaron trascender temas de importancia a destacar. Según la Casa Blanca, Biden presionó a Xi por el abuso a los uigures que China está ejecutando en el noroeste del país, y que el Congreso de Estados Unidos recientemente condenó como “genocidio y crímenes contra la humanidad“.

Por otro lado, la Casa Blanca asegura que Biden exigió una mayor participación de China en la lucha contra el cambio climático, luego de que Xi Jinping no asistiera a la cumbre climática en Glasgow.

Ambos mandatarios avalaron la agenda globalista y consensuaron que deben luchar contra el cambio climático, a pesar de que China ocupa por lejos el primer puesto en cuanto a la emisión de CO2, que según los “catastrofistas climáticos” es la principal causa del calentamiento global.

Por parte de Pekín, aseguran haberle exigido a Biden que no intervenga en su disputa con Taiwán. Xi Jinping le habría dicho a Biden que “el que juega con fuego se quema”, y pidió que cesen los patrullajes de la séptima flota por el estrecho que conecta a los dos países.

Este mensaje claro del dictador chino marca la cancha y deja en claro las intenciones del gigante asiático para con su isla vecina, que Estados Unidos cada vez parece menos decidida a defender.

En China se habla del “efecto Afganistán”, y los principales diarios de la dictadura aseguran que si el Ejército rojo desciende sobre Taiwán, a Estados Unidos no le quedará otra opción que hacer las valijas y huir.

China

China asegura tener menos de 100.000 casos de Covid tras 2 años de pandemia con una población de 1.400 millones

Publicado

en

China ha informado solo el 0,05% del número total de casos globales de Covid-19 a pesar de representar el 19% de la población mundial.

Uno de los datos que más sorprende a la población mundial cuando analiza los números de la pandemia, que este mes cumple dos años, es el registro de casos en China.

La combinación de alta transmisibilidad y baja mortalidad convirtió al SARS-CoV-2 en un patógeno perfecto para una pandemia, a diferencia de otros virus más letales que nunca llegan a esparcirse por todo el mundo justamente por su alta tasa de fatalidades, como es el caso del MERS o el Ébola.

En dos años, la pandemia de Covid-19 se ha extendido por todo el mundo y ha causado más de 250 millones de infecciones y 5 millones de muertes, a pesar de los esfuerzos sin precedentes para detenerla.

El virus apareció por primera vez en Wuhan, China, bajo condiciones que todavía no se tienen del todo claras, y la teoría de que se fugó de un Laboratorio de Virología es una hipótesis que cada vez toma más fuerza.

Lo extraño es que esta enfermedad respiratoria de alta transmisibilidad solo ha contagiado hasta la fecha a 99.083 personas en China. Dado que su población supera los 1.400 millones de habitantes, solo un 0,007% de los chinos se han contagiado de coronavirus, certeramente el nivel de contagios más bajo del mundo.

Comparando con el resto del mundo, a pesar de que China representa el 19% de la población mundial, solo ha reportado 0,05% del número total de casos globales, una estadística que no se justifica en las medidas sanitarias, que han sido incluso más laxas en territorio chino que en otros países del mundo, como Australia o Alemania.

El ex presidente Trump contó que durante el 2020, le sorprendió ver la brutalidad con la que China impuso una cuarentena en Wuhan, prácticamente aislándola por casi un año del resto del país, pero que tardó meses en cerrar los vuelos de Wuhan al resto del mundo. Según dijo en una reciente entrevista en el programa de Hannity en Fox News, “China cerró el acceso de Wuhan al resto de China pero no al resto del mundo”.

Esta frase de Trump se puede comprobar empíricamente, aunque en realidad la restricción no fue a Wuhan si no que a toda la provincia de Hubei. Lo que resulta extraño es que en esta región, que acapara a 58,5 millones de personas, hubo tan solo 68.311 casos hasta la fecha, una tasa de contagios menor al 0,11%. También, un número irrisorio comparado a otros países.

Según las autoridades del Partido Comunista Chino, las vacunas Sinovac y Sinopharm han sido un éxito rotundo. China actualmente hace testeos masivos de toda la población una vez por mes, y mantiene tasas de negatividad arriba del 99,9%, o al menos eso informa.

Las vacunas chinas han sido utilizadas ampliamente en Sudamérica y en Europa, con resultados paupérrimos. Poco hizo la vacuna para reducir los contagios de la variante Delta, ni tampoco las muertes. El dato es lapidario, más personas murieron en 2021 por Covid que en 2020, cuando no existía la vacuna y el sistema de salud en todos los países del mundo estaba supuestamente colapsado.

Desde la introducción de la vacuna, no se percibe una caída signficativa del promedio de casos, por el contrario, desde que en 2021 muchos países del mundo relajaron las cuarentenas, las vacunas no frenaron los contagios y la suba en la actividad vino acompañada por una suba de casos proporcional.

Casos nuevos por día de Covid-19 en todo el mundo.

Las muertes también subieron. En 2021 murieron 3,35 millones de personas por Covid, mientras que en 2020 solo fallecieron 1,88 millones.

Si la vacuna no tiene un efecto por ahora significativo en la reducción de la cantidad de muertes, y la transmisibilidad del virus se da más fuerte en países más densamente poblados, ¿por qué China no registra prácticamente casos?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), dirigida por el apologista de la dictadura comunista Tedros Adhanom, ha repetido en varias ocasiones que los datos que salen de China son verdaderos y no están falsificados, pero no hay una explicación fehacible para los números de la pandemia en China basados en la ciencia.

Lo más probable es que las autoridades del Partido Comunista Chino estén escondiendo casos, proveyendo información falsa a la OMS y evitando una auditoría a través del lobby y cuantiosas cantidades de dinero.

La otra opción es que el virus chino no sea tan contagioso como se lo publicita en Occidente, con muchos casos de gripe común o neumonía de la comunidad mal calificadas como Covid-19, probablemente por mala calidad de tests PCR.

Sea cual sea la realidad, los números en China no cierran, y debería llevarse a cabo una profunda investigación para entender mejor esta pandemia que ha revolucionado el mundo en dos cortos años.

Muertes por día por Covid-19 en todo el mundo.

Seguir Leyendo

China

China censuró al diario conservador español ABC tras reportar sobre los desaparecidos de Xi Jinping

Publicado

en

El diario español alineado al PP fue finalmente censurado en China, después de más de 15 años operando desde Pekín.

La página web del diario español ABC, uno de los más importantes del país europeo, fue censurada el pasado 28 de noviembre en todo el territorio chino, después de que se publicara una crónica sobre las desapariciones de personajes famosos por orden del dictador Xi Jinping.

El corresponsal de ABC en Asia desde 2005 y con base en Pekín, Pablo Díez, confirmó este lunes a la agencia Efe que la edición digital del periódico, hasta ahora accesible, “desde ayer no se puede abrir” salvo empleando una aplicación VPN que sortea la censura.

No hemos recibido ninguna notificación oficial pero todo apunta a que se debe a dos artículos publicados durante el fin de semana”, explicó el periodista en referencia a dos textos de su autoría: un perfil del mandatario chino incluido en un artículo que hablaba sobre dictadores comunistas y un reportaje sobre famosos que desaparecieron temporalmente tras tener problemas con el régimen comunista chino.

Este último, titulado «En China puede desaparecer cualquiera», recopilaba los casos de celebridades que desaparecieron temporalmente en el pasado por sus problemas en el régimen, tiempo en el que fueron amenazados de muerte y torturados para volver a alinearse a los mandamientos del Partido Comunista.

Entre ellos destacan magnates como Jack Ma, fundador de Alibaba, la tenista Peng Shuai, artistas como Ai Weiwei, actrices como Fan Bingbing y hasta el anterior jefe de la Interpol, Meng Hongwei, condenado el año pasado por corrupción.

La situación de ABC en China era extraña. El medio es considerado conservador o de centroderecha en España, donde defiende más que nada al Partido Popular (PP), pero no estaba censurado en la nación comunista. Al revés que los medios El País o El Confidencial, de extrema izquierda, que tienen sus accesos bloqueados desde adentro de China hace varios años.

La censura siempre es triste y por desgracia en China estamos viendo que cada vez es más frecuente”, dijo el periodista que había logrado informar desde atrás de la cortina de hierro china por más de 15 años.

Díez consideró que aunque este tipo de situaciones es “siempre triste” para los medios, lo es “mucho más para el país que censura porque priva de un canal de información a sus propios ciudadanos”.

En sus 17 años en el gigante asiático, el corresponsal lamenta haber visto “la censura y la represión en aumento” en China, en especial desde la llegada al poder de Xi Jinping, quien dio marcha atrás con muchas libertades que se habían dado en la década del 90 en el país tras la caída de la Unión Soviética.

“Y ahora nos ha tocado a nosotros”, agregó el periodista. El año pasado, Diez recibió el Premio al Mejor Corresponsal otorgado por el Club Internacional de Prensa de España por su trayectoria en Asia y su cobertura de la dictadura y de la pandemia de coronavirus en el país asiático.

Además de numerosos medios de comunicación, las autoridades chinas mantienen también bloqueado el acceso a las principales redes sociales y de comunicación occidentales, entre ellas las plataformas Facebook, Twitter, YouTube, Instagram y la aplicación de mensajería WhatsApp.

Seguir Leyendo

China

Uganda podría perder su único aeropuerto internacional: la nueva víctima de la “trampa de la deuda” de China

Publicado

en

China está a un paso de asumir el control del único aeropuerto internacional de Uganda por incumplimiento de pagos, luego de caer en la conocida “trampa de la deuda” de China en un ejemplo de manual de la Nueva Ruta de la Seda.

Uganda succumbs to China's debt trap but the ordeal may not last long

Esta semana, Uganda se convirtió en la nueva víctima de la letra chica de la “Belt and Road Iniciative” (o “Nueva Ruta de la Seda”), perdiendo el control de su único aeropuerto internacional, el Aeropuerto Internacional de Entebbe, en un caso de manual del funcionamiento de la “trampa de la deuda” de China.

China está prestando dinero a países subdesarrollados en todo el mundo, con especial foco en África, para que construyan puertos, aeropuertos, rutas y ferrocarriles. Este dinero se presta intencionalmente a países con nula capacidad de repago, y cuando no pueden devolver el dinero, el Partido Comunista toma control de las obras construidas.

Uganda no es el primero en caer en esta “trampa” pero sí es el caso más paradigmático. El presidente Yoweri Kaguta Museveni recibió con brazos abiertos el préstamo otorgado en 2015 por el Banco de Exportación-Importación (EXIM) de China, por un valor de 207 millones de dólares con el bajo interés de 2% anual, destinado exclusivamente para la expansión del aeropuerto de Entebbe.

El préstamo llegó con un período de vencimiento de 20 años, incluido un período de gracia de siete años. Era una “ganga” y el mandatario ugandés aceptó sin dudarlo. Pero China ya había hecho las cuentas y no había manera que Uganda devuelva este dinero.

Esta semana Museveni trató de renegociar el préstamo, pero sin éxito. La “clausula tóxica” se disparó y todo el aeropuerto nacional está a punto de pasar a manos chinas.

Según se informa, una declaración de la Autoridad de Aviación Civil de Uganda (UCAA) sugirió que algunas disposiciones del Acuerdo de Financiamiento con China exponían al Aeropuerto Internacional de Entebbe y otros activos de Uganda a ser embargados y asumidos por prestamistas chinos tras un arbitraje en Beijing.

China's debt trap strategy: Uganda set to lose its only international  airport to Beijing, World News | wionews.com

La Nueva Ruta de la Seda: una trampa para los países subdesarrollados

Pero si el tipo de interés es bajo, ¿Cuál es el problema? La “extorsión” está en que China obliga a los países subdesarrollados y beneficiarios de estas inversiones a renunciar a la cláusula de inmunidad internacional que protege a activos nacionales a caer en manos de otro país.

Uganda, como tantos otros países en África y Asia, se “autocondenó” a que China pueda tomar posesión del aeropuerto en caso de un impago reiterado de la deuda y sin ningún arbitraje de por medio.

El contrato del préstamo exige que cualquier disputa entre las partes deberá ser resuelta por la Comisión de Arbitraje Comercial y Económico Internacional de China, y no los tribunales internacionales que suelen intervenir en estas situaciones.

China, a través de estos contratos, que no son públicos y no se tienen ni siquiera todos los detalles de las clausulas, estipula quedarse con el 51% del control de la infraestructura construida en el programa en caso de que no puedan cumplir con el pago de las deudas, una jugada que le termina saliendo totalmente beneficiosa a la potencia asiática.

El gigante asiático está adquiriendo activos nacionales de decenas de países en todo el mundo con esta política, y a fin de cuentas busca crear un sistema de comercio internacional exlcusivamente manejado por infraestructura controlada por china.

Varios países ya han tenido que renunciar sus activos nacionales a China después de no poder reembolsar los préstamos comerciales firmados con prisa o sin el debido escrutinio.

El presidente de China, Xi Jinping (derecha), le da la mano al presidente de Uganda, Yoweri Kaguta Museveni, antes de una reunión en el Gran Salón del Pueblo en Beijing el 6 de septiembre de 2018. Foto / AFP

La “Belt and Road Iniciative”, mediáticamente conocida en español como la “Nueva Ruta de la Seda”, fue presentada por el dictador chino Xi Jinping en 2013, con la intención de renovar y amplificar viejos caminos comerciales e invertir en infraestructura a lo largo del mundo para interconectar de manera naval, aérea y terrestre al gigante asiático con el resto de las naciones y así generar una interdependencia global para con China.

Las modalidades en las que China desarrolla esta iniciativa pueden ser variadas, ya sea construyendo infraestructuras desde cero, aumentando o mejorando la infraestructura ya existente como puede ser por ejemplo la expansión de un aeropuerto, dando préstamos económicos y también haciendo inversiones en empresas públicas o privadas de países en vías de desarrollo.

De los 33 países del mundo que están en actualmente en riesgo de perder activos nacionales por su deuda, 25 entran en el esquema del BRI chino.

Entebbe airport expansion works going according to plan – Aviation  Authority – Civil Aviation Authority
El Aeropuerto Internacional de Entebbe es el único aeropuerto internacional de Uganda y maneja más de 1,9 millones de pasajeros al año.

Previendo la posible crisis, el gobierno de Uganda había enviado una delegación de funcionarios a China a principios de marzo de este año, en un intento de renegociar las cláusulas del acuerdo de préstamo.

Sin embargo, el acuerdo fracasó y el país no tuvo éxito ya que China se negó a alterar los términos originales del acuerdo.

Con la clausula a punto de entrar en efecto, el ministro de Finanzas de Uganda, Matia Kasaija, compareció ante el Parlamento y se disculpó con el Poder Legislativo por el “mal manejo” del préstamo multimillonario.

La Embajada de China en Uganda ha empezado el usual lavado de imagen. Con una serie de tweets y notas pagas en diversos medios importantes, afirman que lo de la trampa de la deuda es un “bombo publicitario” que “no tiene base fáctica”, y que China aboga por los mejores intereses de los países donde presta plata.

La misma táctica ya se ha implementado en el pasado, y cuando la Embajada empieza con estas publicaciones, la experiencia indica que la toma de posesión de los activos es inminente.


Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario

Seguir Leyendo

Trending