Seguinos en redes

China

Fracaso y papelón de Macron en China: Fue a rendir pleitesía a Xi Jinping y volvió con las manos vacías

Publicado

en

El presidente de Francia viajó a Beijing en busca de negociar "mano a mano" con Xi Jinping sin la influencia de Washington para acabar con la guerra en Ucrania, pero el dictador comunista chino lo manipuló a su gusto y tuvo que regresar a París sin logros concretos.

Emmanuel Macron está intentando desesperadamente llenar el vacío de poder que deja Joe Biden como presidente de los Estados Unidos. Aprovechándose de su incapacidad para cumplir el rol de regulador de las relaciones internacionales, como vienen siendo todos los mandatarios norteamericanos desde la caída del Muro de Berlín, el líder francés viajó a Beijing el pasado miércoles con el objetivo de negociar de igual a igual con el dictador chino Xi Jinping.

Sin embargo, en su visita de tres días a la capital china, quedó más claro que nunca que Macron no está a la altura de las circunstancias, y debió regresar a Francia con las manos vacías y promesas vagas que todos saben que el Partido Comunista Chino no cumplirá.

En la agenda de Macron estaba como primer punto disuadir a China de apoyar la invasión rusa de Ucrania, creyéndose que si lograba persuadir a Xi donde Biden no tuvo éxito ganaría un tremendo capital político. Desde ya, logró lo imposible: fracasar más que el propio anciano presidente estadounidense.

"Sé que puedo contar con usted para llevar a Rusia a entrar en razón y a todos a la mesa de negociaciones", le dijo Macron a Xi durante la reunión bilateral que tuvieron fuera del Gran Palacio del Pueblo. "La agresión rusa en Ucrania ha asestado un golpe a la estabilidad internacional", completó.

Además, Macron señaló que Rusia había "puesto fin a décadas de paz en Europa" y que encontrar una "paz duradera" que respetara las fronteras internacionalmente reconocidas era "un tema importante para China, tanto como lo es para Francia y para Europa".

Por su parte, Xi aseguró que China estaba lista para "emitir un llamado conjunto" con Francia para que la comunidad internacional "ejerza moderación" y "evite tomar medidas que puedan provocar que la crisis se deteriore aún más" y, de este modo, lograr "conversaciones de paz lo antes posible".

Sin embargo, no han habido novedades sobre este tema y todo parece que China no firmará el comunicado de Francia o en el mejor de los casos, dará un mensaje interno en medios estatales chinos. Según el portavoz de Macron, "las discusiones entre los líderes fueron francas y constructivas", mientras que China las describió como "amistosas" y "profundas".

Xi y Macron se dan la mano en una ceremonia de firma en el Gran Palacio del Pueblo

En su visita a China, Macron también le pidió a Xi que presione a Rusia para que cumpla con las normas internacionales sobre no proliferación de armas nucleares, donde nuevamente el dictador chino reivindicó con palabras vacías el llamado a conversaciones de paz y la oposición al uso de armas nucleares. Xi dijo que todos los países deben respetar los compromisos de no usar armas nucleares y que "no se debe librar una guerra nuclear", pero en su declaración se negó a mencionar a Rusia.

El mandatario francés quiso rendirle pleitesía al líder supremo del Partido Comunista Chino, pensando que con esto podría ponérselo de su lado, pero falló en entender que el régimen chino solo entiende demostraciones de fuerza y se burla de quienes se arrodillan ante ellos.

Antes de finalizar, Xi Jinping se aprovechó de la situación y reiteró que las "preocupaciones legítimas de seguridad" de "todas las partes" deben tenerse en cuenta, lo cual supone un guiño a los intereses rusos.

Xi mencionó que quiere llamar al presidente ucraniano Volodimir Zelenski “en el momento adecuado”. Desafortunadamente, el momento nunca parece ser el adecuado. No han hablado desde que comenzó la guerra, lo cual muestra el absurdo del intento europeo por congraciarse con Beijing. A la vez que se intenta hacer pasar por mediador, Xi se reúne con Vladimir Putin, el agresor, y evitar hablar con Zelenski, la víctima en el conflicto.

Ambos mandatarios tuvieron una reunión trilateral con la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, más tarde durante el jueves. En su discurso de apertura, Von der Leyen dijo que para que se restablezca la paz "necesitamos que Rusia ponga fin a su invasión y retire sus tropas de Ucrania".

Por ello, señaló que, "como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, hay una gran responsabilidad y esperamos que China desempeñe su papel y promueva una paz justa, que respete la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, una de las piedras angulares de la carta de la ONU".

La participación de Von der Leyen en la cumbre en Beijing deja más dudas que respuestas, y los símbolos hablan por sí solos. En primer lugar, la máxima líder europea aceptó viajar a Beijing tras recibir una invitación de último minuto de Macron.

Además, su recepción fue mucho más fría que la de Macron. Tenía un itinerario limitado y ninguna invitación al banquete organizado por Xi para los representantes franceses.

Por último, la mesa en la que discutieron Xi, Macron y Con der Leyen fue colocada de manera tal que los tres estaban separados por una gran distancia, lo cual, en la arena internacional, dice mucho de la temperatura de las relaciones. Como si esto fuera poco, recientemente, los medios estatales chinos la han atacado por ser una "marioneta estadounidense".

Reunión trilateral entre Emmanuel Macron, Xi Jinping y Ursula von der Leyen en una mesa dispuesta de tal manera que los separa ampliamente a los tres

China siempre intenta enmarcarse como un agente de paz, pero sus intereses rara vez se alinean con la no proliferación bélica. Recientemente, Xi propuso un plan de paz de 12 puntos para la crisis de Ucrania. Sin embargo, el plan ha sido rechazado en gran medida por Occidente debido a la negativa de China a condenar a Rusia por invadir a su vecino.

No solo que China se ha negado a condenar la invasión rusa, sino que también ha continuado estrechando sus lazos económicos y diplomáticos con el Kremlin durante el último año, incluida una visita de Estado de Xi a Moscú el mes pasado.

Esto deja claro dos cosas: que la prioridad de Xi siempre van a ser los intereses de su régimen, y que la guerra de Ucrania le sienta cómoda por el momento. Por un lado, desvía la atención de los países occidentales del Indo-Pacífico y, por el otro, proporciona grandes beneficios económicos en términos de hidrocarburos baratos traídos desde Rusia.

Básicamente, después de más de un año de guerra y un masivo paquete de sanciones contra Rusia, China está financiando efectivamente la invasión de Putin a través de un comercio especial con los rusos, créditos preferenciales para Moscú e inversiones en infraestructura en todo el país.

"Se avecina un cambio que no ha sucedido en 100 años y estamos impulsando este cambio juntos", dijo Xi en alusión a su relación con Rusia. "China todavía ve a Europa como un polo independiente en un mundo multipolar, y apoya sus esfuerzos para lograr la autonomía estratégica", dijo en su conferencia de prensa. Esto deja claro que el objetivo de Xi es tratar de alejar a Europa de Estados Unidos, y ve y utiliza a Macron como una herramienta útil para ese propósito.

Xi Jinping y Emmanuel Macron caminan delante de las tropas durante una ceremonia oficial en el Gran Palacio del Pueblo

China

Medios internacionales difunden rumores sobre un posible derrame cerebral sufrido por el dictador chino, Xi Jinping

Publicado

en

En el marco del "Tercer Pleno" del Partido Comunista Chino, una periodista independiente china que lucha por la libertad del país, afirmó que el dictador Xi Jinping habría sufrido de un accidente cerebrovascular.

Recientemente se ha difundido un rumor sobre un supuesto derrame cerebral del dictador comunista de China, Xi Jinping, durante el "Tercer Pleno del PCC", generando un gran debate y controversia en las redes sociales.

Este tipo de especulaciones no son nuevas en relación con la salud de líderes políticos prominentes, y en este caso, se han difundido principalmente a través de plataformas digitales como YouTube, donde la periodista independiente y activista por la libertad, Jennifer Zeng, ha desempeñado un papel central.

Jennifer Zeng es conocida por su activismo contra la represión de la dictadura china y por divulgar información crítica sobre las políticas del Partido Comunista Chino, especialmente en lo que respecta a los derechos humanos y la libertad de expresión.

Su canal de YouTube, "Inconvenient Truths", se ha convertido en un medio a través del cual comparte testimonios personales, informes de derechos humanos y críticas al régimen comunista. En el pasado, Zeng ya había logrado difundir información que posteriormente el régimen chino tildó como "falsa".

En el caso específico del supuesto derrame cerebral de Xi Jinping, Zeng afirmó inicialmente que el presidente chino había sufrido un accidente cerebrovascular durante las reuniones del Tercer Pleno del Comité Central del Partido Comunista. Estas afirmaciones se difundieron rápidamente a través de sus seguidores y otros medios alternativos, pero pronto fueron desmentidas por las autoridades comunistas.

Addam Butto, periodista de Forexlive, expresó "cautela al informar sobre estos rumores", reflejando el miedo constante que sufren los periodistas. La reputación de Zeng por difundir información crítica de la dictadura china no ha parado de aumentar, a pesar los constantes ataques por parte de las autoridades, que buscan censurarla.

En contraste con los rumores, las fuentes de la dictadura china, y diversas fuentes de medios "oficiales", que están bajo el control del Partido Comunista Chino, han negado todos los rumores y confirmaron que Xi Jinping "se encuentra en buen estado de salud".

Afirmaron que "sufrió un tropiezo durante las reuniones", pero que "no hubo ninguna indicación de un problema de salud grave como un derrame cerebral". Según las fuentes chinas, el dictador chino continuó participando activamente en las discusiones del Tercer Pleno, donde se está elaborando un plan integral para la dirección política de China en los próximos cinco años, con un enfoque particular en la economía y otros asuntos clave.

La salud de los líderes políticos, especialmente en naciones donde hay censura en la información, como es el caso de la República Popular China, es un tema de interés global y a menudo genera especulaciones y rumores.

A pesar de que las autoridades hayan negado los rumores de un derrame cerebral, la realidad es que, hasta el momento, no han difundido ninguna foto o video que demuestre lo contrario, debido al fuerte hermetismo de la reunión.

La dictadura china está pasando por momento difíciles en términos económicos y, en caso de que los rumores se confirmen, esto les complicaría aún más la situación.


Seguir Leyendo

China

El Partido Comunista Chino amenaza con la pena de muerte a los "separatistas" de Taiwán que reclaman libertad

Publicado

en

La dictadura china acusa de "separatistas" a todas aquellas personas que defiendan la libertad, la democracia y la independencia de Taiwán, y amenaza con aplicarles la pena de muerte.

La República Popular China ha amenazado con aplicarle la pena de muerte a todas aquellas personas que sean consideradas "separatistas independentistas de Taiwán", intensificando la presión política a pesar de que los tribunales chinos no tienen jurisdicción sobre la isla, que está gobernada democráticamente.

La dictadura china considera a Taiwán como parte de su propio territorio y ha expresado fuertes críticas hacia el presidente Lai Ching-te, quien asumió el cargo de manera democrática el mes pasado, calificándolo de "separatista". En respuesta, China ha realizado ejercicios militares y otras acciones hostiles desde la elección de Lai en enero.

Desde entonces, Taiwán ha protestado por el aumento de la presión china, que incluye maniobras militares frecuentes, sanciones económica y patrullajes de guardacostas cerca de las islas controladas por Taiwán y cercanas a China.

Según la agencia estatal china de noticias Xinhua, las nuevas directrices establecen que los tribunales, fiscales y fuerzas de seguridad públicas y estatales de China deben "castigar severamente a los independentistas de Taiwán por dividir el país e incitar a cometer delitos de secesión, de acuerdo con la ley, y defender resueltamente la soberanía nacional, la unidad y la integridad territorial".

Estas directrices fueron publicadas en conformidad con las leyes vigentes, incluida la ley antisecesión de 2005, según informó la agencia de propaganda del régimen chino.

La ley antisecesión de 2005 proporciona a China la "base legal" para tomar medidas militares contra Taiwán en caso de que se declare independiente o parezca estar a punto de hacerlo.

Sun Ping, funcionario del Ministerio de Seguridad Pública de China, declaró en Beijing que la pena máxima por el "crimen de secesión" es la muerte. "La afilada espada de la acción legal siempre estará en alto", amenazó.

Hasta el momento, no ha habido una respuesta inmediata por parte del Gobierno democrático de Taiwán. Un funcionario mencionó a Reuters que aún estaban evaluando el contenido de las nuevas medidas a tomar.

Las directrices detallan lo que se considera un delito merecedor de castigo, incluyendo la promoción de la entrada de Taiwán en organizaciones internacionales donde ser reconocido como Estado es requisito, mantener "intercambios oficiales externos", y "suprimir" partidos, grupos y personas que abogan por la "reunificación".

Además, las normativas agregan una cláusula que podría interpretarse ampliamente, abarcando "otros actos que pretendan separar a Taiwán de China".

Lai Ching-te ha expresado repetidamente su disposición a entablar conversaciones con China, pero estas propuestas han sido rechazadas. Insiste en que únicamente el pueblo de Taiwán tiene el derecho de decidir su propio futuro.

China ha tomado medidas legales previas contra funcionarios taiwaneses, como la imposición de sanciones a Hsiao Bi-khim, quien fue embajador de Taiwán en Estados Unidos y actual vicepresidente de la isla.

Sin embargo, tales castigos tienen poco efecto práctico, dado que los tribunales chinos carecen de jurisdicción en Taiwán. El Gobierno de Taiwán rechaza las reclamaciones de soberanía de Beijing y mantiene una postura de independencia política y democracia, conceptos que al régimen chino no le gusta. Además, los altos funcionarios taiwaneses, evitan visitar China debido a las tensiones políticas y la falta de reconocimiento mutuo entre ambos gobiernos.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

China

La ONU se pone del lado de la dictadura china y afirma que "Taiwán es una provincia de China"

Publicado

en

Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de las Naciones Unidas, declaró que "Taiwan es una provincia de China", en un claro gesto de apoyo a la dictadura de Xi Jinping.

Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, declaró que Taiwán es una provincia de China. En una conferencia de prensa, Dujarric enfatizó que la ONU se rige por la "resolución de la Asamblea General de 1971″, y añadió que las observaciones reflejan la postura del propio organismo respecto a la isla como provincia del gigante asiático.

El 25 de octubre de 1971, la 26ª sesión de la Asamblea General de la ONU aprobó, por una mayoría abrumadora, la Resolución 2758, que decidió devolver todos sus derechos a la República Popular China y reconocer a los representantes de su Gobierno como los únicos legítimos ante esta entidad internacional.

Esto se da en un contexto en donde China presentó una queja formal por la visita de funcionarios estadounidenses a Taiwán. "China presentó una queja formal ante Estados Unidos y tomará todas las medidas necesarias para defender su soberanía e integridad territorial en respuesta a la visita de McCaul. Esta visita viola el ‘principio de una sola China’ y los comunicados conjuntos firmados entre ambos países", indicó la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mao Ning.

Según Mao, Washington no está cumpliendo con su compromiso de "mantener únicamente relaciones no oficiales" con la isla, además de "enviar una señal equivocada a las fuerzas separatistas que buscan la independencia de Taiwán" con esta visita.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Michael McCaul, afirmó este lunes que Taiwán recibirá armamento equipado "con la última tecnología" dentro de un paquete de ayuda militar valorado en 2.000 millones de dólares.

En una escalada de tensiones, la dictadura China realizó ejercicios militares en la cercanías de Taiwán, con el objetivo de ejercer presión política para poder lograr sus objetivos imperialistas, que conllevan la invasión de Taiwán y la eliminación de todo régimen democrático que defienda la libertad y autonomía de las personas.

El Ministerio de Defensa de Taiwán informó que 15 navíos de guerra de la Armada china, junto con 16 embarcaciones de la Guardia Costera china y 42 aeronaves militares chinas fueron avistadas cerca de la isla principal de Taiwán y sus islas periféricas más pequeñas.

"Debemos manifestar nuestra condena hacia este comportamiento que perjudica la paz y la estabilidad en la región", expresó Sun Li-fang, portavoz del Ministerio de Defensa de Taiwán, durante la sesión informativa.

Li Xi, portavoz del Comando del Teatro Oriental del Ejército Popular de Liberación de China, afirmó que los recientes ejercicios representaron un "duro castigo" para las "fuerzas independentistas de Taiwán". Además, dijo que sirvieron como "una severa advertencia contra la interferencia y provocación por parte de fuerzas externas", refiriéndose específicamente a Estados Unidos.

Además, el régimen chino se sintió agraviado por la afirmación de Lai de que "ambas partes eran iguales" (había mencionado que "no están subordinadas entre sí") y por su énfasis en la identidad democrática de Taiwán, así como por sus advertencias contra las amenazas provenientes de China.

Por su parte, la ONU en vez de defender a los paises libres del mundo, vuelve a mostrar su apoyo a los regímenes autoritarios, poniéndose del lado de la dictaduras más asesinas de la historia de la humanidad, y traicionando a un país independiente que sufre las constantes amenazas y agresiones de la dictadura de Xi Jinping, que busca eliminar todo rastro de libertad y autonomía que tanto caracteriza a la isla de Taiwán.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias