Seguinos en redes

China

Xi Jinping será reelecto como líder supremo de China: Los 10 años del dictador comunista más poderoso desde Mao

Publicado

en

El hiper personalista dictador de China se convertirá este domingo en el primer líder comunista en gobernar el país por más de dos períodos, y al completar el tercer mandato habrá gobernado más de 16 años, solo comparable con Mao Zedong.

El próximo 16 de octubre se celebrará el 20º Congreso Nacional del Partido Comunista Chino, en el cual se oficializará la relección de Xi Jinping como líder supremo de la nación más poblada del mundo. Esto consolidará aún más su poder, extendiendo su legado a un tercer mandato de 5 años, algo sin precedentes en China desde Mao Zedong.

El Partido Comunista Chino (PCCh) tiene 90 millones de miembros que votan a través de sus 2.296 delegados, quienes seleccionarán un nuevo comité central compuesto por casi 200 miembros de pleno derecho. Estos son quienes determinarán el nuevo liderazgo central del Politburó y su comité permanente, el órgano decisorio más poderoso del partido.

En esta ocasión, todo indica que Xi Jinping será reelecto como Secretario General del Partido Comunista, un cargo que está directamente ligado con el Estado chino y quien al ocupar esta silla ejerce de facto como Jefe de Estado. A pesar de que desde la muerte de Mao, en 1976, ningún otro líder había conseguido el apoyo para reelegir por segunda vez al frente del Politburó, Xi parece que lo logrará sin problemas.

Incluso se está hablando que en el Congreso se le puede llegar a otorgar el título de Presidente del Partido Comunista Chino, un cargo que va por encima del Secretario General que se suspendió en 1982 y que una vez ocupó el propio Mao Zedong.

En las internas por suceder a Mao, Deng Xiaoping logró el apoyo de otros dirigentes comunistas “retirando” el titulo de presidente del Partido, y se auto-relegó a Secretario General, un cargo que estaba visto como inferior y que no tenía una connotación de poder absoluto, si no el primero entre pares.

Sin embargo, por primera vez en 40 años, el Congreso del Partido Comunista tratará una moción presentada por los más cercanos colaboradores de Xi para ungirlo nuevamente en el cargo de presidente. Cabe recordar que en 2018, la Constitución de China fue reformada para incluir el “pensamiento de Xi Jinping”, nombrandolo de manera directa en reiterados artículos, y poniéndolo al mismo nivel que Mao.

Asamblea Popular Nacional de China.

Xi Jinping: El líder supremo de China

Habiendo asumido en 2012, Xi Jinping consolidó rápidamente su poder tomando el control de todas las verticales de la estructura de poder. Actualmente es simultáneamente Secretario General del Partido Comunista Chino (PCCh), Presidente de la Comisión Militar Central (CMC) y presidente de la República Popular China. (PRC). Así, se convirtió en el líder político supremo indiscutible de China.

En sus 10 años de mandato hasta el momento, uno de los pilares fundamentales de su gobierno fue la reforma y modernización sistemática de la Defensa y las Fuerzas Armadas. Hoy, China proyecta a nivel marítimo y aeroespacial ambiciones globales, lo que la ha puesto a punto para pelear cabeza a cabeza con Estados Unidos y su hegemonía ya degradada.

Otro de los pilares fundamentales de su gobierno fue la presentación y desarrollo agresivo de la Belt and Road Iniciative (apodada en español, Nueva Ruta de la Seda), la cual ha permitido influencia directa en gobiernos de países en Asia, África y América Latina.

Xi habilitó una agresiva política de préstamo de dinero a países quebrados del Tercer Mundo. Este dinero estaría destinado a construir infraestructura de transporte, como puertos, aeropuertos, ferrocarriles y demás. Pero la estrategia nunca fue financiera si no política, y a lo largo de la última década China se ha apropiado de infraestructura clave en todo el mundo por el impago de deudas.

Política Exterior

En cuanto a política exterior, Xi también adoptó una postura más agresiva que sus antecesores. De hecho, China nunca había avanzado tanto en el plano internacional desde la muerte de Mao.

Desde 2012 a la fecha, China ganó territorio disputado contra India, impuso su supremacía en el Mar de China Meridional con la construcción de islas artificiales, invadió y anexó a Hong Kong, y mantiene a Taiwán al borde de una guerra.

Este último es uno de los pilares de su régimen, y una de las posturas que más apoyo interno le ha ganado. En China se habla abiertamente que antes del fin de la década, Taiwán estará gobernada por el Partido Comunista Chino.

Débil oposición internacional

En cuanto a la oposición internacional a Xi, la creación del QUAD en 2007 por el japonés Shinzo Abe e impulsado por Donald Trump y Narendra Modi en 2017 no ha tenido todavía la suficiente fuerza para frenar la influencia de China en la región.

El QUAD (Estados Unidos, Japón, India y Australia) sigue siendo una alianza no-militar, pero el tamaño de las economías y la composición y fuerza de los ejércitos de los miembros es enorme y si quisieran, podrían frenar los intentos expansionistas de Xi. El AUKUS, compuesto por Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, se maneja en una dinámica similar.

Políticas de control económico

Además, en la última década China se consolidó como la fábrica del mundo, hoy concentrando casi el 20% de toda la producción de bienes del mundo en su territorio.

Esto fue acompañado por una política de dumping ideada por Xi Jinping, que implica entregar masivos subsidios desde el Estado a productos de empresas chinas para que puedan penetrar en mercados occidentales, destruyendo completamente la competencia local. Esta medida es un plan a largo plazo para que China sea aún más indispensable en la cadena de bienes a nivel global.

Control interno

A nivel interno, Xi consolidó a lo largo de los años su dominio sobre el partido y el pueblo chino. Desde su campaña masiva contra la corrupción con la cual se cargó a todos los funcionarios que se le oponían, logró obligar a las empresas privadas a tener miembros del partido en sus directorios, una política de Mao que Deng había abolido.

También re-introdujo los sistemas de vigilancia civil que se habían flexibilizado después de las protestas en Tiananmen en 1989, pero esta vez combinándolos con tecnología de punta que le permite al Estado saber dónde está cada uno de los millones de chinos en todo momento, al menos en las grandes ciudades.

Sistema de Crédito Social

Además, fue responsable de implementar el sistema de crédito social que había ideado su antecesor, Hu Jintao, extendiéndolo a todo el país en tan solo una década. Bajo este sistema, todos los ciudadanos chinos tiene un “puntaje” que puede subir o bajar dependiendo de su lealtad al partido.

Cuando el puntaje es muy alto, las personas califican para mejores universidades, mejores trabajos e incluso a puestos importantes dentro del Partido. Pero si el puntaje es muy bajo, las personas no pueden tomar transporte público, pierden sus trabajos, sus lugares en universidades e incluso pueden ir presos.

Persecución religiosa y genocidio uigur

Otro pilar de estos 10 años de Xi en el poder ha sido el genocidio uigur, una minoría étnica musulmana que vive en la provincia norteña de Xinjiang, que el régimen comunista se ha dedicado a asesinar sistemáticamente, en un intento de “limpieza étnica” y “chinazificación“, que también se ha extendido a otros grupos religiosos, especialmente a los cristianos.

Según The Associated Press, Xi libró la supresión sistemática más severa del cristianismo en el país desde que la libertad religiosa se incorporó a la constitución china en 1982. Esto ha implicado “destruir cruces, quemar biblias, cerrar iglesias y ordenar a los seguidores que firmen papeles renunciando a su fe”.

Muchos curas han mudado sus iglesias a la clandestinidad, mientras que otros han pactado con el régimen, accediendo a ubicar fotos de Mao Zedong y Xi Jinping al mismo nivel que la cruz con Jesús.

Pandemia Coronavirus

Por último, no puede faltar mencionar la pandemia del COVID-19, los polémicos experimentos en el Laboratorio de Virología de Wuhan, y la brutal e inhumana respuesta a la situación epidemiológica, que lamentablemente fue replicada en varios países del mundo durante el 2020 y el 2021 con cuarentenas que no se habían visto ni siquiera en los peores momentos de la Peste Bubónica en la Edad Media.

En un nuevo mandato, la profundización de su hiper personalismo y el totalitarismo comunista es una grave amenaza para el resto del mundo. Durante la década del ’80 y ’90, China estuvo a un paso de dar vuelta su sistema opresivo y liberar su política y su economía, como hicieron otros países de la región, pero la irrupción de Xi en 2012 retrocedió a China al apogeo del comunismo totalitario que ni Mao apoyaba en los últimos días de su régimen.

Se espera que Xi gobierne por lo menos hasta 2028, y en ese período el dictador ha prometido terminar de erradicar la población uigur, consolidar el control sobre Hong Kong, expandir sus tentáculos a todos los países del mundo, con especial atención a Latino América, y sin dudas, invadir Taiwán.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

China

Apple apagó la mensajería de los iPhone de los manifestantes en China para ayudar a contener las protestas

Publicado

en

La empresa californiana puso un bloqueo a los usuarios de AirDrop en China después de que los manifestantes lo usaran para difundir carteles oponiéndose al dictador Xi Jinping y al régimen chino.

Se cumple un mes desde que estallaron protestas a lo largo de todo China de manifestantes en contra de la política de “COVID cero” que implementó el dictador Xi Jinping, con las medidas sanitarias más fuertes hasta el momento.

Esto, sumado a la fuerte recesión que atraviesa el país desde el año pasado, ha llevado a protestas en los distritos más industriales de China, incluso en la fábrica de Foxconn, en Zhengzhou, donde opera la línea de producción de Apple más grande del mundo, y sus trabajadores se han declarado en huelga el mes pasado.

Y es aquí donde entra en escena el gigante de la tecnología de California, quien, según un reporte de Business Insider, ha estado trabajando junto al Partido Comunista de China para apagar los servicios de mensajería y transferencia de datos entre los iPhone de los manifestantes.

Apple no solo inhabilitó iMessage para los manifestantes, algo que ya había hecho en Hong Kong cuando China avanzó sobre su soberanía en 2020, si no que por primera vez apagó completamente la función de AirDrop.

AirDrop es un servicio de Apple a los usuarios de iPhone que permite compartir rápidamente archivos como imagenes, videos o audios, y suele ser utilizado como una red de mensajería cuando el Partido Comunista apaga el internet cuando se lanza a reprimir las manifestaciones.

Ya a principio de mes, Apple había instalado un límite de tiempo en el que podes recibir archivos por AirDrop para los usuarios en China. Este límite fue puesto en 10 minutos en la primera semana de noviembre y fue achicándose gradualmente hasta que el lunes los usuarios reportaron que directamente ya no se podían recibir o enviar archivos.

Servicio de AirDrop, exclusivo de los teléfonos de Apple.

Los cambios fueron introducidos en la actualización iOS 16.1.1, según la revista especializada 9to5Mac, lo cual introdujo este límite de tiempo en la configuración. “Es importante notar que esta restricción se basa en el hardware en lugar del software. Esto significa que solo los modelos de iPhone comprados en China se ven afectados por la actualización“, aseguró el medio.

AirDrop había sido usado para compartir carteles que llamaban a manifestarse en contra de Xi Jinping y el régimen chino, además de videos en contra del Partido Comunista, que el año pasado celebró los 100 años desde su creación.

A principios de este mes, Apple le dijo a Bloomberg que tiene la intención de implementar esta configuración a nivel mundial para “evitar el intercambio de archivos no deseados“, una excusa que ya están preparando para replicar el modelo en otros países del mundo.

Seguir Leyendo

China

Se desploman las ventas al consumidor en China mientras se profundiza la crisis económica

Publicado

en

El comercio minorista registró una fuerte caída acumulada del 3% desde el mes de enero, y una retracción del 0,7% hacia el término de octubre. El crecimiento industrial del gigante asiático se desacelera junto con la inversión inmobiliaria y la demanda de activos fijos. 

Los objetivos de crecimiento propuestos por el régimen de Xi Jinping para el año 2022 difícilmente puedan cumplirse a la luz de los últimos datos de alta frecuencia para la economía del país. El índice desestacionalizado de las ventas minoristas registró una fuerte caída del 0,68% en el mes de octubre, el derrumbe más importante observador desde marzo.

Se observan evidentes signos de desaceleración y agotamiento del modelo económico basado en el endeudamiento doméstico. El comercio minorista acumuló una caída del 3% desde enero, y de esta forma volvió a perder la tendencia de crecimiento que mantuvo entre agosto de 2020 y febrero de este año. 

Asimismo, el shock provocado por la pandemia en enero de 2020 provocó la pérdida de la tendencia de crecimiento registrada a lo largo del año 2019, por lo que el dinamismo real de la economía china es cada vez más decepcionante. 

Crecimiento de las ventas minoristas de China desde 2019.

La industria manufacturera, otro sector con un gran peso dentro de la generación de valor bruto del país, creció un 0,33% en el mes de octubre y de esta manera desaceleró notoriamente su expansión en comparación a las variaciones de pre-pandemia. La industria china registra el crecimiento más bajo de los últimos 30 años.

Aún las cifras oficiales publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas de China confirman que la actividad inmobiliaria se desplomó un 8,8% interanual en octubre de 2022. Se trata del sector más endeudado no solo en el país asiásico sino en la economía mundial. 

El crecimiento de las inversiones en activos fijos (bienes de capital) creció un 0,12% en el mes de octubre, y desaceleró su tasa de crecimiento interanual del 6,1% en el primer trimestre al 5,8% entre enero y septiembre

En respuesta, la dictadura china presionó por un mayor impulso crediticio a partir de los bancos controlados por el Estado. Asimismo, el Banco Popular de China disminuyó la tasa de política monetaria del 3,7% al 3,65% nominal anual desde septiembre, y mantuvo esta relación sin cambios hasta la actualidad con el fin de estimular el crédito doméstico a cualquier costo. 

La tasa de interés interbancaria del país se mantiene fluctuante entre el 2,5% y el 3% nominal anual, mientras que el interés cobrado por la retención de depósitos en los bancos persiste en solamente el 0,35%. 

Seguir Leyendo

China

Históricas protestas en China: Trabajadores de la fábrica Foxconn de Apple hacen paro indefinido

Publicado

en

El Partido Comunista pierde a los obreros y operarios de fábrica. Reclaman mejores condiciones laborales, fin de la política de “COVID cero” y el pago al día de los salarios.

China atraviesa las peores protestas en 30 años, desde las manifestaciones en la Plaza de Tiananmen. En esa oportunidad fueron los estudiantes los que se rebelaron contra, pero ahora la disconformidad llegó a quienes se supone son la columna vertebral del régimen comunista: los obreros.

Trabajadores de la fábrica Foxconn, en la provincia de Zhengzhou, están en huelga desde el martes. Se trata de la fábrica más grande de China, donde la norteamericana Apple produce prácticamente todos los iPhone.

El mes pasado miles de trabajadores habían renunciado en protesta por las pésimas condiciones laborales y las medidas sanitarias por el COVID, que “hacía imposible hacer el trabajo“, según denunciaron.

Pero ahora, los trabajadores que quedaron también se unieron a las protestas, y en vez de renunciar tomaron la fábrica y se declararon en huelga hasta que el Partido Comunista derogue la política de “COVID cero” en las empresas.

En la noche del miércoles, tras una jornada de protestas, el régimen chino envió a la policía, vestidos de pies a cabeza con trajes de aislación, para reprimir brutalmente a los manifestantes. La represión no tuvo éxito, y los trabajadores decidieron replegarse a la fábrica y encerrarse allí.

Las protestas se extendieron hasta el jueves, cuando un hombre que se identificó como el secretario del Partido Comunista a cargo de los servicios comunitarios en Foxconn apareció en un video viralizado artificialmente en la plataforma Weibo instando a los manifestantes a retirarse, asegurándoles que sus demandas serían satisfechas.

El video logró que este viernes, algunos manifestantes decidieran volver a trabajar, pero otros volvieron a salir de la fábrica para continuar con las protestas. Sin embargo, esta vez las fuerzas policiales los enfrentaron con mayor violencia, y se llevaron a cientos de personas arrestadas. El Partido Comunista delcaró que la huelga había sido levantada, pero en redes sociales los manifestantes aseguran que siguen protestando y la producción todavía sigue frenada.

El estatus de China como potencia exportadora se basa en fábricas como la de Foxconn que ensamblan los productos electrónicos, juguetes y otros bienes de consumo del resto de mundo. Esto lo logran con trabajo casi esclavo, con jornadas laborales de dos turnos por persona y con pagas miserables.

Si bien estas condiciones laborales en los 80s les permitieron a los chinos capitalizarse y elevar su nivel de vida, los sueldos de obreros y operarios se mantienen estancados en la última década, y desde la llegada de Xi Jinping al poder, los líderes del Partido Comunista cada vez se llevan una mayor tajada.

Apple advirtió que las entregas del nuevo iPhone 14 se retrasarían después de que miles de trabajadores se declaran en huelga. Si bien en ningún momento se frenó completamente la producción, dado que Foxconn emplea a más de 200.000 personas y los protestantes solo lograron tomar una parte de la masiva fábrica.

Seguir Leyendo

Tendencias