Ad

Lunes 30 de Noviembre, 2020🌞21ºC en Buenos Aires

Dólar Blue: $155

-0.64%

Dólar Solidario: $112,45

+0.29%

Riesgo país: 1378

+10

Dólar B. Nación: $86,5

+0.29%

Dólar Mayorista: $81,31

+0.3%

Bitcoin: $19447,24

+6.9%

Merval: $54572,54

-1.54%

Bovespa: $108964,62

-1.46%

Dow Jones: $29598,42

-1.04%

S&P 500: $3618,37

-0.55%

Nasdaq: $12193,9

-0.1%

Soja Chicago: $429,44

-1.93%

Soja Rosario: $346,5

0%

Petróleo WTI: $45,3

-0.51%

Petróleo Brent: $47,59

-1.22%

Oro: $1775,7

-0.35%

09/11/2020

9 de noviembre: El día que cayó el Muro de la Desesperación y el Desquicio

El día que hoy se conmemora lleva a una pregunta más actual que nunca. ¿Qué tan desesperado y desquiciado tiene que estar un gobierno y sus políticos para dividir a una ciudad entera con un muro?

Portada

Por Tomas Sahagún, para La Derecha Diario


Muchas veces -todavía en 2020- escucho a socialistas orgullosamente recitar: "Hay que separar a la sociedad entre los que militamos por los trabajadores y entre los que militan por las empresas...", y cierran con una duda irónica con aires de grandeza "... a ver cuál sociedad será más próspera". Esta separación de modelos que proponen, ya existió y se llamó Muro de Berlín.

El fin de la Segunda Guerra Mundial implicó, entre tantas cosas, el comienzo de la Guerra Fría que dividía al mundo en capitalismo (liderado por los Estados Unidos) y comunismo (encabezado por la Unión Soviética) y la disolución de la Alemania Nazi para la posterior separación en partes de un país devastado económica, social y políticamente. 

La distribución geográfica de Alemania fue entre los países vencedores de la Guerra: Estados Unidos, Reino Unido, Francia y la URSS. Éste último tenía a la capital, Berlín, dentro de su parte de la distribución. Por este motivo, se decidió otra vez dividir a la misma Berlín en 4 distintos sectores formando un bloque capitalista (EE.UU., Reino Unido y Francia) en el lado oeste y un bloque comunista (URSS) del lado este.

Desde 1949 hasta 1961, alrededor de 2 millones de alemanes migraron de la parte oriental de Berlín a la occidental ya que se veía con mejores ojos y más oportunidades a las ideas que promulgaba el capitalismo occidental

Para evitar un mayor éxodo de personas y ante la imposibilidad de ofrecer una mejor condición de vida para los berlineses del este, el Presidente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, en aquel entonces Nikita Kruschev, inició la Operación Rosa y mandó a dividir las calles de Berlín con una construcción, evitando cruzarlas libremente, dando inicio así al Muro de Berlín que separó familias, amistades, relaciones y dejó a sus habitantes cómo presos sin poder elegir el estilo de vida que querían llevar. 

El muro se fue perfeccionando y lo que empezó siendo tan solo unos alambres de púas se fue convirtiendo en verdadero muro de 45km de longitud con una losa de 3 metros de altura y un perímetro de 155km, cercas electrificadas, minas, sistemas de alarmas, perros policías y torres armadas dispuestas a matar a quien intente cruzar al lado occidental sin permiso. 

Ad


Durante los 28 años de la existencia del muro, alrededor de 5.000 berlineses pudieron escapar, más de 200 murieron en el intento y miles fueron heridos y arrestados. 

El 9 de noviembre de 1989, por primera vez en 28 años las autoridades de la Alemania Oriental iban a autorizar el cruce de manera restrictiva y moderada. Sin embargo, miles de personas tomaron fuerzas y cruzaron de manera forzada, muchos empezaron a romper el muro. 

Aquel 9 de noviembre, Alemania volvió a sonreír, la tiranía y el autoritarismo dejaron de ser los protagonistas y reinó la libertad de cada alemán y sobre todo, de aquellos que habían sufrido el atropello y la imposición de un sistema que sólo demostró traer hambre, miseria y muerte en cada lugar del mundo en dónde se implementó. 

Ad

Volviendo a la pregunta del principio: ¿Qué tan desesperado y desquiciado tiene que estar un Gobierno y sus referentes para dividir a una ciudad entera con un muro?

Pienso dar una respuesta: Mucho. En ambos grandes defectos, la desesperación y el desquicio.

Desde 1961 a 1989 lo padeció la Berlín Oriental. Hoy en día, con la misma desesperación y el mismo desquicio que produce el socialismo prolongado lo padecen Cuba o Corea del Norte, entre otros países. 

Espero, ansioso y esperanzado, que los pueblos de todas estas naciones que viven en tiranía, se levanten en nombre de la amada libertad cómo nosotros, los argentinos, nos hemos levantado tantas veces y nos seguiremos levantando cuando sea necesario. 


Hoy, a 31 años de su caída, intento homenajear humildemente por escrito tanta valentía y tanto coraje.


¡Suscribite a la Newsletter!

Todas las semanas, un resumen de lo más importante, con notas y reportajes exclusivos.

Imagen de la newsletter

Ad

Ad

Ad

Ad

Logo

Unite a nuestro equipo

Economía...
La Derecha Diario 2020 © Todos los derechos reservados
Diseño y desarrollo por