Ad

Martes 20 de Octubre, 2020🌙15ºC en Buenos Aires

Dólar Blue: $181

+1.69%

Dólar Solidario: $107,25

0%

Riesgo país: 1432

+30

Dólar B. Nación: $82,5

0%

Dólar Mayorista: $77,52

0%

Bitcoin: $11755,99

+2.05%

Merval: $49162,13

+0.28%

Bovespa: $98657,65

+0.35%

Dow Jones: $28195,42

-1.44%

S&P 500: $3426,92

-1.63%

Nasdaq: $11478,88

-1.65%

Soja Chicago: $387,65

+0.48%

Soja Rosario: $325

+1.09%

Petróleo WTI: $40,84

-0.1%

Petróleo Brent: $42,5

-1%

Oro: $1901

+0.01%

13/10/2020

¿La peor temporada de NBA en la historia? La final tuvo un 66% menos de espectadores que el 2019

Concluyó una nueva temporada de la NBA donde el básquet pasó a un segundo plano para dar paso a la politización anti-Trump, contratos con el Partido Comunista Chino y la violencia que dieron como resultado números negativos récords en audiencia.

Portada

Los Ángeles Lakers lograron imponerse definitivamente en la serie final de la septuagésimo cuarta temporada de la NBA con un resultado de 4 a 2 ante Miami Heat, alzando así el tan ansiado título tras diez años de sequía. El sexto partido, el cual definió la serie, fue 106 a 93 en favor de los Lakers. 

Sin embargo, los ojos no se centraron en el resultado, si no en los pésimos niveles de audiencia que tuvieron los partidos, a causa de la obscena politización que está teniendo la liga, más en un año electoral cuando muchos espectadores utilizan el basquet para distenderse de una ajetreada discusión política constante. 

Según ShowBuzzDaily, en su pico máximo, la final tuvo solo 6 millones de espectadores. Si de comparaciones se trata, el sexto partido final de NBA que consagró a Toronto Raptors en 2019, obtuvo según Sports Media Watch 18 millones de espectadores, es decir, el triple que el sexto partido que consagró al equipo de LeBron James este año.

A la misma hora de la Final se disputó un encuentro de la temporada regular de NFL, escaso de relevancia, entre Vikings y Seahawks. En números de ShowBuzzDaily, dicho partido recolectó un total de 12 millones de espectadores, el doble en comparación a la consagración de los Lakers.


Ad

Estas desastrosas cifras no fueron circunstanciales, si no que vienen acaeciendo desde que la invasiva propaganda de Black Lives Matter se adueñó de la liga de básquet. 

Pero sin ir muy lejos, las calificaciones de la primera final fueron las más funestas de la historia: promedió los 4 millones de espectadores, que, según Sport Media Watch, es la calificación más baja y menos vista de la historia registrada. Parangonando con la misma final de la temporada pasada, la rebaja fue del 48%.

El segundo juego también fue desastroso, y la caída con respecto a la misma final de la temporada 2018/19 fue del 68%. El partido tuvo 4,5 millones de espectadores y una calificación de sólo el 1,9 de rating.

La situación, por demás compleja, obligó al comisionado de la NBA, Adam Silver, y su equipo, a tomar cartas en el asunto. 

En una entrevista con ESPN, Silver confirmó que la liga se deshará de los lemas de Black Lives Matter y la Justicia Social, principal causa de las bajas calificaciones de rating. Si bien no se desapegó de su opinión favorable a la causa, admitió lo exacerbado que fueron al expresarlo, olvidándose del deporte.

“Mi sensación es que habrá un regreso a la normalidad, que esos mensajes se dejarán en gran parte para que se entreguen por el suelo. Y entiendo a esas personas que dicen: 'Estoy de tu lado, pero quiero ver un partido de baloncesto'”.


Ad

Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos, no dejó de expresar su descontento en repetidas ocasiones sobre este escenario. En una entrevista radial reciente con el periodista Rush Limbaugh, elogió el nivel de LeBron James pero reprochó su uso del deporte como instrumento de su verborragia política. Además, aseguró no saber quién está jugando la final y no conocer a nadie que la esté viendo como efecto de esto, no por desconocer el deporte, del cual es un gran admirador, pero por la terrible intrascendencia que ha adoptado la liga. 

Es un gran jugador de baloncesto, pero la gente no quiere ver a un tipo así. No quieren ver eso... Él es un odiador", dijo Trump sobre James y añadió: "No quieres sentarte, ver un partido de baloncesto y luego ver a alguien que te odia". Más adelante, continuó: "La NBA se ha vuelto tan política que a nadie le importa más .. ¡Ni siquiera sé quién está jugando en la final!". Y concluyó: "No conozco a nadie que esté viendo la NBA".

Posterior al sexto partido de la final, con un link de una nota del medio Breitbart que habla de los pésimos números de audiencia, el Presidente neoyorkino bromeó por Twitter con que “tal vez lo estuvieran viendo en China”.


Ad

Pero, ¿por qué Trump trae a China a colación? Diferentes voces vienen hablando de la relación muy profunda que conlleva la NBA, encabezada por LeBron James, y el Partido Comunista Chino.

La NBA es una empresa, y así como tantas compañías en Estados Unidos, su unión con el mercado interno chino es enorme. En los últimos años, mientras en Estados Unidos venden una imagen de inclusión, diversidad, y críticas a las voces de derecha antes y después de los partidos, en China solo muestran los partidos, y lograron una gran audiencia en el país asiático, con voluptuosos contratos con el régimen.

Yendo un año hacia atrás, el jugador de los estrella de Los Ángeles decidió criticar a Daryl Morey, gerente de los Houston Rockets, saliendo en defensa del régimen chino, a consecuencia de un tweet de Morey donde apoyaba la libertad de Hong Kong. Esta situación enojó mucho a la dirigencia totalitaria china, y como represalia ante “el agravio” decidió dejar de transmitir por su canal estatal CCTV a la NBA.

Todo esto perjudicó económicamente a la NBA, a lo que se vio obligada a pedir perdón y demandar por favor la vuelta de los sponsors chinos quitados. Para esto, por ejemplo, se censuraron las frases como 'FreeHongKong' en las tribunas. Las clemencias surtieron efecto un año después: ESPN comunicó el 9 de octubre, previo al juego 5° de la final, que CCTV volvería a transmitir los partidos de la liga para China, reiterando “su postura consistente sobre la soberanía nacional”.

Los festejos de los hinchas de los Lakers terminaron igual que las marchas Antifa o Black Lives Matter, con violentas manifestaciones en las calles, destruyendo autos y locales en la vía pública. Según el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), se arrestaron 76 simpatizantes tras realizar actos delictivos y vandálicos. Aproximadamente 30 edificios fueron dañados y 8 agentes del orden resultaron heridos.

El pueblo estadounidense demostró que para ellos, actualmente, el deporte y la política son asuntos separados y, cuando se unen, ellos reaccionarán para socavarlo. El comisionado Adam Silver pareció entenderlo, aunque resta saber la opinión de LeBron que está de festejo por el título y por ser MVP gracias a jugar al básquet, no a hablar de política. 

"No se dan cuenta de que (la gente) no quiere eso; tienen suficiente política con tipos como yo", advertía hace semanas Donald Trump.  

 


¡Suscribite a la Newsletter!

Todas las semanas, un resumen de lo más importante, con notas y reportajes exclusivos.

Imagen de la newsletter

Ad

Ad

Ad

Ad

Logo

Unite a nuestro equipo

Economía...
La Derecha Diario 2020 © Todos los derechos reservados
Diseño y desarrollo por