Conecte con nosotros

Economía

A 30 años de la Convertibilidad: Argentina no aprendió la importancia de tener una economía libre de inflación

El 1º de abril, los argentinos podríamos celebrar el 30º aniversario del inicio de la convertibilidad entre el peso y el dólar norteamericano, a una paridad fija de 1 a 1 pero Argentina está anarquizada por la inflación y el déficit fiscal. 

Publicado

en

Este 1º de abril, los argentinos podríamos celebrar el 30º aniversario del inicio de la convertibilidad entre el peso y el dólar norteamericano, a una paridad de 1 a 1. 

Pero en lugar de tal celebración, Argentina está económicamente anarquizada por la inflación y el desorden fiscal, la confianza en el peso es nula, la manipulación política de la moneda es total y el vicio de financiar el gasto público con emisión monetaria es, desde hace años, otra vez la norma.

La Convertibilidad no era un tipo de cambio fijo. Era la forma de separar la política monetaria de la fiscal. Era la forma de sacar las sucias manos de los políticos de nuestra moneda. 

Era la forma de evitar el saqueo permanente de ahorros, jubilaciones y salarios a través del impuesto no legislado de la inflación. Era la forma de obligar a los políticos a hacer explícito cómo pensaban financiar el gasto público. 

Al suprimir la financiación del gasto público con emisión de moneda, la Convertibilidad mejoraba la calidad de nuestra democracia pues impedía que los gobiernos “construyeran poder” mediante la creación de redes clientelares. 

Dice Maquiavelo en “El Príncipe” que una de las formas de asegurar la continuidad del gobierno es contar con el amor del pueblo. Los enemigos de la Convertibilidad tuvieron éxito porque el amor popular por el plan se fue perdiendo

Ad

No se explicó a la gente lo suficiente cuáles eran los beneficios de la Convertibilidad, entre los cuales la inflación nula era solo lo evidente

La clave era la libertad. Libertad para invertir, trabajar, ahorrar, contratar, para entrar y salir del país. Todas libertades que se ven recortadas si no hay una moneda estable. 

El fin de la Convertibilidad no fue inevitable; fue una decisión política. Fue el resultado de la ineptitud de De la Rúa (incapaz de apoyar a López Murphy en su propio gabinete), la deslealtad de Alfonsín (combatió con el slogan “hambre cero” el último intento de sostener la Convertibilidad), la torpeza del FMI (no entregó el financiamiento que había comprometido), la irresponsabilidad de Rodríguez Saá (declaró el no pago de la deuda), el resentimiento de Duhalde (se dio el gusto de anunciar en el Congreso que “la Convertibilidad no existe más”), el egoísmo de la Unión Industrial (deseaba la devaluación), la frivolidad de Remes Lenicov (mientras decía “queremos ser un país normal”, efectuaba una intervención masiva de contratos privados y confiscaba los ahorros con la pesificación forzosa) y la falta de visión del grueso del periodismo y de la “intelectualidad”, quienes lanzaron una campaña de desprestigio tanto en los medios como en la educación.

Más en general, fue por la mediocridad de una dirigencia (política, empresarial, sindical) que no vio (o no le importó) que junto con la Convertibilidad se iba la oportunidad de continuar un proceso de desarrollo sostenido

Ad

En el último momento, eran el patriotismo y la energía de Domingo Cavallo contra todos. Lógicamente, no pudo ganar, aunque estuvo cerca.
La intoxicación que vino después hace aún imposible, incluso inconveniente, intentar reeditar una Convertibilidad.

Pero podemos aprender, al menos, dos lecciones. Una, obvia, es que ni antes ni después de la Convertibilidad los políticos fueron capaces de lograr una economía estable y en crecimiento. 

La segunda es que la libertad económica que simbolizó la Convertibilidad fue un éxito rotundo: 20% de mejora del salario real promedio y 6% de crecimiento medio anual del PBI entre 1991 y 1998, aumento del 43% del ingreso per cápita entre los mismos años, reducción a la mitad del porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza, superación de los crónicos cortes de gas y electricidad, teléfonos funcionando, disponibilidad de crédito, etc. 

La conclusión es evidente: para que Argentina vuelva a transitar una etapa de progreso debe reorganizar su economía sobre la base de la libertad. Quitar el protagonismo a los políticos y dárselo a los trabajadores, autónomos y empresarios. La libertad puede seguir esperando; nuestra vida, no. 


Por Diego Barceló Larran, para La Derecha Diario

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Nuevo disparo del dólar blue: alcanzó un nuevo récord histórico a $219

Publicado

en

La brecha cambiaria con el dólar oficial se amplia cada vez más.

El dólar blue vuelve a sorprender con un nuevo récord histórico este viernes alcanzando los $214 para la compra y a $219 para la venta.

De todos los aumentos, este ha sido el mayor que la divisa dio en un día desde el 10 de noviembre cuando la cotización aumentó $5,50 en 24 horas.

Durante esta semana la divisa comenzó en $209 y la termina con $10 más, dejando una brecha con el dólar mayorista de 109,90%. Por otro lado, en la mayor parte del país, el blue alcanza hasta los $221.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este domingo 5 de diciembre

Qué sucederá con el riesgo país

Con esta situación que se vive actualmente con el dólar en el último día hábil de la semana, el riesgo país alcanzó los 1914 puntos y señala un máximo desde la reestructuración de deuda que realizó el Gobierno en 2020.

Por otra parte, antes de las 16 horas, los bonos argentinos en dólares perdían entre 0,3% (AL30D) y 4,6%.

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno endurece el cepo y buscará ampliar la documentación tributaria requerida para operar

Publicado

en

Las entidades financieras y los agentes bursátiles podrán solicitar previamente declaraciones tributarias a aquellos clientes que busquen entrar al mercado de capitales. En la práctica, se teme que los organismos de control terminen imponiendo por la fuerza lo que originalmente constituye un lineamiento optativo.

En medio de la progresiva sangría de reservas y el agotamiento del cepo cambiario, el Gobierno dispuso más medidas para seguir estrangulando a las operaciones sobre el mercado legal.

La Unidad de Información Financiera (UIF), por medio de la Resolución 6/2022, dispuso que las entidades financieras como bancos o aseguradoras, así como los agentes bursátiles, podrán solicitar a sus clientes declaraciones tributarias específicas para poder acceder al mercado cambiario legal.

En concreto, las documentaciones tributarias solicitadas serán sobre Ganancias y Bienes Personales, ambos impuestos que tienen un enorme peso como proporción de los recursos totales que percibe el sector público.  

Aún si, si bien se plantea como un criterio que deberá adaptarse a las preferencias de cada entidad financiera con sus clientes, los mercados especulan con que las medidas terminen por imponerse de forma forzosa en las operaciones diarias. Los organismos de control tendrán un mayor peso para disuadir a las entidades financieras para que soliciten, en la práctica, estas declaraciones tributarias a sus clientes.

Las medidas suponen añadir un control adicional sobre el acceso al dólar MEP (que se obtiene en la bolsa de valores) y el dólar Contado con liquidación. Esto podría desembocar en un nuevo aumento de la brecha cambiaria, que actualmente se acerca al 100%.

La resolución fue impulsada por el ultra-kirchnerista Juan Carlos Otero, en un intento por seguir limitando el acceso a los dólares por parte de los argentinos, y contener la profundización de la pérdida de reservas internacionales.

Otero alegó que las disposiciones buscan fortalecer las herramientas de control sobre el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, pero lo cierto es que estos lineamientos ya estaban abordados en la reglamentación anterior de la UIF sancionada en 2017, y el objetivo real de las medidas es sencillamente imponer una nueva traba para la compra de dólares.

El Gobierno justificó, además, que el marco normativo anterior determinado por el macrismo había desarticulado completamente el control sobre todo tipo de operaciones de origen ilegal, pero nuevamente esta fue una declaración exagerada para justificar el endurecimiento burocrático del cepo.

Seguir Leyendo

Economía

Una familia necesitó $76.146 en diciembre para no ser pobre

Publicado

en

Representa un aumento del 40% en relación al año anterior.

El costo de la canasta básica total, que define el umbral de la pobreza en la Argentina, subió 40,5% a lo largo de 2021, casi diez puntos menos que la inflación general promedio, que fue del 50,9%.

El informe dice que la canasta básica alimentaria (CBA) –que marca el nivel de la indigencia- subió 3,9% en diciembre, respecto de noviembre, y 45,3% a lo largo de todo el 2021. Y la canasta básica total (CBT) escaló 3% en diciembre y 40,5% en un año.

Con las subas, la canasta alimentaria para una familia tipo (un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años) ascendió a 32.963,69 pesos y la canasta básica total ascendió a 76.146,13 pesos.

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) se define como el conjunto de alimentos que satisfacen ciertos requerimientos nutricionales, y cuya estructura refleja el patrón de consumo de alimentos de la población de referencia.

Y la Canasta Básica Total (CBT), se obtiene mediante la ampliación de la CBA considerando los bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etcétera) consumidos por la población de referencia.

Fuentes oficiales aclararon que la diferencia entre los aumentos que registraron la CBA y la CBT respecto del Índice de Precios al Consumidor (IPC) –que marca la inflación general- responde a que no se computan los mismos productos. “Son canastas distintas”, dijeron.

Para el IPC, por ejemplo, el rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas se incrementó un 50,3% a lo largo de 2021 y el de “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” avanzó solo 28,3%.

Seguir Leyendo

Trending