Seguinos en redes

Brasil

Bolsonaro derrota a la inflación: Por segundo mes consecutivo bajaron los precios en Brasil

Publicado

en

Los precios minoristas registraron la segunda caída mensual consecutiva, y la inflación interanual bajó al 8,73%, el nivel más bajo desde junio del año pasado. La abrupta caída de la inflación se produce al mismo tiempo en que la economía acelera su tasa de crecimiento.

El Banco Central de Brasil y el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) confirmaron que el Índice de precios minoristas se desplomó un 0,36% en el mes de agosto, en comparación con el mes anterior. Es la segunda rebaja consecutiva para el nivel de precios, después de haber observado una primera caída de hasta el 0,68% en julio.

En los primeros 8 meses del año, Brasil acumuló un aumento de precios de hasta un 4,39%, una cifra extraordinariamente baja en comparación con estándares internacionales. La inflación acumulada de Brasil es inferior a la de Estados Unidos, Canadá e incluso la Unión Europea (UE).

La inflación interanual cayó al 8,73% en comparación con el nivel de precios registrado en agosto del año pasado. Solamente desde el mes de junio, este indicador disminuyó en más de 3 puntos porcentuales y, de continuar con esta tendencia, para fin de año se podrá cumplir exitosamente la meta oficial del Banco Central situada en el 3,5% interanual (con un margen de tolerancia de 1,5 puntos).

Los mercados respondieron a la baja de la inflación en agosto, y ajustaron positivamente sus expectativas. La inflación esperada para diciembre cayó del 7,11% al 6,61% interanual, una cifra que se acerca cada vez más a la pauta máxima de 5% interanual establecida por la autoridad monetaria.

El dato efectivamente recabado se produjo a partir de una fuerte deflación en las tarifas del transporte (-3,37%), servicios de comunicaciones (-1,1%) y combustibles (-10,28%) con un gran nivel de incidencia sobre el promedio general.

Al igual que julio, en agosto la rebaja sobre los combustibles lideró la incidencia para el desplome de la inflación general. Los impuestos no explican los ciclos inflacionarios, y su efecto está vinculado al precio real de los bienes y servicios. Sin embargo, la desgravación tributaria de Bolsonaro fue tan significativa que el shock nominal sobre los precios del combustible alteró la variación mensual del IPC entre julio y agosto.

Inflación mensual y anual en Brasil, bajo la gestión de Jair Bolsonaro.

Los precios de los alimentos y bebidas aumentaron solamente un 0,24% con respecto a julio, logrando así un nivel de variación mensual similar al que tenían en 2019. Los rubros que no fueron afectados por las rebajas impositivas también comienzan a registrar estabilidad de precios, lo cual refleja el éxito de la disciplina fiscal y monetaria en Brasil.

El Gobierno federal impulsó un fuerte ajuste fiscal y consolidó el mayor superávit primario registrado desde 2014. Esta determinación anula la posibilidad de un esquema de “dominancia fiscal” sobre la política monetaria, y funciona como un ancla para los precios porque garantiza de manera creíble que la deuda pública del Gobierno será financiada con resultados fiscales positivos (presentes o futuros) y no con emisión monetaria.  

Al mismo tiempo, el presidente del Banco Central de Brasil, Roberto Campos Neto, impulsó una drástica elevación de las tasas de interés a corto plazo. La tasa SELIC aumentó al 13,75% anual y adquirió las características de la famosa y recomendable “regla de Taylor”.

La disciplina monetaria pudo establecerse con plena libertad a raíz de la reforma impulsada por el presidente Bolsonaro, que dota a la autoridad monetaria de completa independencia a la hora de tomar decisiones. 

Brasil

Bolsonaro lo hizo: 10 millones de brasileños salieron de la pobreza en 2020 según el Banco Mundial

Publicado

en

A contracorriente de lo que ocurrió en la mayoría de las economías del mundo, la tasa de pobreza de Brasil cayó en 2020 y llegó al nivel más bajo de la historia. En 2021 se recobró el crecimiento y la pobreza vuelve a caer a partir de 2022. 

La medición de la pobreza elaborada y publicada por el Banco Mundial, a partir de ingresos en moneda constante y ajustable por poder adquisitivo, determinó que Brasil concretó una drástica reducción hacia el año 2020. 

Bajo la administración de Jair Bolsonaro la tasa de pobreza medida bajo una línea de 10 dólares PPP de 2017 cayó del 40,5% en 2018 al 39,7% en 2019, y 34,4% para el término de 2020

La adopción de políticas de asistencia social focalizadas y, en mayor medida, el rechazo a un cierre generalizado de la economía a nivel federal contribuyeron a generar un resultado diametralmente opuesto al que se registró en la mayoría de los países en el mundo. 

Bajo esta línea de medición, el Banco Mundial estima que desde 2019 y hasta 2020 un total de 11,7 millones de personas salieron de la pobreza en Brasil, y 10,7 millones solamente en 2020

La tasa de pobreza medida en los US$ 8 PPP de 2017 bajó del 23% en 2018 al 23% en 2020, la medición para los US$ 5 PPP pasó del 17% al 10%, y la pobreza más extrema ubicada en los 2,25 dólares diarios bajó del 5,6% al 2% en el mismo período. 

La aplicación de las reformas estructurales como parte del Consenso de Washington en la década del 90 permitió que Brasil obtuviera un importante despegue económico entre 1994 y 2014. Las privatizaciones, la apertura comercial, la estabilidad de precios y la disciplina fiscal fueron los factores explicativos del holgado crecimiento. 

Pobreza en Brasil entre 1981 y 2020.

Valiéndose de estas reformas el entonces presidente Lula da Silva capitalizó para sí mismo todos y cada uno de los beneficios del Consenso de Washington, pero deteriorando progresivamente los motores que hacían posible esa situación. Esta situación fue similar a lo que ocurrió con otros presidentes contemporáneos como Néstor Kirchner en Argentina o Evo Morales en Bolivia

Lejos de formar parte de un logro del socialismo del siglo XXI o el Foro de Sao Paulo, fue la reforma económica liberal en la década de 1990 la protagonista para que 41,76 millones de brasileños pudieran salir de la pobreza entre 1992 y 2014, y 35 millones a partir de 2004. 

Tras 11 años de Gobierno y contrarreforma del PT, Brasil sufrió una severa crisis económica y financiera entre 2015 y 2016, bajo el Gobierno socialista de Dilma Rousseff. El Banco Mundial estima que la pobreza trepó del 38,8% en 2014 al 41,6% en 2016, y casi 7 millones de brasileños cayeron bajo ese umbral medido a partir de los 10 dólares PPP

A diferencia de lo que ocurrió en las primeras presidencias de Lula, Bolsonaro no heredó una organización económica reformada y funcional, sino que heredó la tarea de volver a encaminar a la economía brasileña por el sendero de las reformas estructurales.

Seguir Leyendo

Brasil

Plan Platita: Bolsonaro adelanta el pago de ayudas sociales de octubre para antes del ballotage

Publicado

en

Las transferencias del programa Auxilio Brasil y Vale Gás se adelantarán para antes del 30 de octubre, fecha en la que se enfrentará con Lula en segunda vuelta. Las medidas no comprometen la disciplina fiscal sobre las finanzas públicas y servirán para contrarrestar el mensaje socialista del PT. 

El Gobierno de Jair Bolsonaro anunció un cambio en las fechas para el pago de transferencias por el programa “Auxilio Brasil”, previsto anteriormente para fines de octubre. El cronograma original establecía el pago de ayudas sociales de forma escalonada entre el 18 y el 31 de octubre, y bajo el nuevo esquema se percibirán entre el 11 y el 25 de este mes

De esta manera, el presidente brasileño busca contrarrestar el relato de campaña de Lula que su gobierno no se preocupa por la pobreza, un punto de campaña que este domingo quedó claró que sigue presente en la sociedad, especialmente en los estados más pobres como los del Nordeste, donde Lula arrasó.

Se trata de un programa de ayuda social creado bajo la administración de Bolsonaro que reemplazó al antiguo “Bolsa Família” introducido por Lula da Silva, además de juntarlo con otros cuatro planes sociales que existían cuando llegó al poder, creando un solo pago social fuera de las manos de los movimientos sociales o sindicatos.

A diferencia del programa anterior, Auxilio Brasil contempló un fuerte recorte previo del gasto público para costearlo, en lugar de subir impuestos, tomar deuda o emitir dinero como hizo en su momento el ex presidente Lula.

Este plan social además fue legislado junto a un sistema de vouchers educativos para que los incentivos a la inscripción escolar favorezcan al mismo tiempo la competencia por la calidad de las instituciones de educación privadas

El nuevo programa de ayuda social de Bolsonaro garantiza una mayor integración de la sociedad brasileña. Bajo el sistema de Lula las familias de bajos ingresos estaban obligadas a adquirir servicios de educación exclusivamente estatales, y no disponían de plena libertad para elegir qué tipo de educación brindar a sus hijos. El nuevo programa propuso darles a familias de bajos ingresos la libertad de elegir

La reprogramación de los pagos no implicará ningún cambio en el monto de los gastos presupuestados para el mes de octubre y, por lo tanto, tampoco afectará el programa fiscal de Paulo Guedes en vigor de la disciplina fiscal. El nuevo cronograma se limita a cambiar la aplicación de los fondos presupuestados para octubre, pero no su ampliación

El programa económico del ministro Guedes recuperó el equilibrio fiscal de las cuentas públicas. Brasil registra el superávit primario más importante desde junio de 2014, habiendo déficit únicamente por el pago de intereses de deuda y su refinanciación constante. 

Los recortes impositivos no condicionaron el ordenamiento de las finanzas del Estado, y fueron más que compensados con recortes presupuestarios. Esto constituyó el pilar del programa económico, ya que se garantizó el fin de la dominancia fiscal sobre la política monetaria y el afianzamiento de la credibilidad. 

Seguir Leyendo

Brasil

Joven fanático de Bolsonaro en Minas Gerais se convierte en el diputado más votado de las elecciones en Brasil

Publicado

en

Es el más votado de este ciclo electoral y el tercer diputado más votado de la historia de Brasil, con 1,46 millones de votos. Es el primero en alcanzar este récord en el estado de Minas Gerais.

El actual concejal de Belo Horizonte, el bolsonarista Nikolas Ferreira, resultó electo este domingo como diputado federal por Minas Gerais a sus 26 años, pero a su vez rompió otro récord: se convirtió en el diputado más votado de este ciclo electoral, y en el tercero más votado de la historia.

Candidato por el Partido Liberal (PL) de Bolsonaro, Ferreira tenía más de 1,46 millones de votos al 99% del escrutinio, según información del Tribunal Superior Electoral (TSE).

Cabe recordar que en Brasil se vota de manera electrónica, y no existen las boletas completas, por lo que se le presenta al votante primero la opción de votar por Bolsonaro o Lula, luego por las opciones a gobernador, a senador y finalmente a diputados. En cada caso el elector puede votar a quien quiera, aunque pertenezcan a distintos partidos. Esto quiere decir que los votos registrados son completamente suyos y no son parte de ningún arrastre de otro candidato.

Ferreira no fue el diputado más votado en la historia de Brasil. Ese récord aún lo sostiene Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, cuando fue reelecto a la Cámara de Diputados con 1,84 millones de votos en 2018 por Sao Paulo; y segundo se ubica todavía Enéas Carneiro, del derechista PRONA, cuando fue electo por 1,57 millones de votos en 2002, también en el estado paulista.

Sin embargo, Ferreira obtuvo esta masiva cantidad de votos en Minas Gerais, un estado con 20 millones de personas, a diferencia de Sao Paulo que tiene más de 45 millones, por lo que el récord, en términos comparativos, es realmente histórico.

¿Quién es Nikolas Ferreira?

Antes de ser electo concejal de Belo Horizonte, Nikolas Ferreira era famoso por sus opiniones que vociferaba en redes sociales, compartiendo sus visión sobre los diferentes sucesos políticos de Brasil. Con 22 años y tras la aparición de Bolsonaro en la política nacional, Ferreira decidió entrar en política y arrasó: ya había sido el concejal más votado de la historia de la capital minera.

Tras su elección, estalló a la fama cuando el propio presidente Jair Bolsonaro le regaló un rifle AR-15 para Navidad, agradeciéndole por su militancia política. “¿Te imaginas recibir nada menos que un rifle por Navidad, amigos míos?”, dijo Nikolas Ferreira en una transmisión por Instagram, mientras abría el estuche del arma. 

Al sacar el rifle de la caja, afirma que puede tener el arma gracias a Bolsonaro y las reformas en la ley de armas que recién había introducido el presidente derechista. “Gracias al gobierno de Bolsonaro, puedes recibirlo como regalo de Navidad”.

Cristiano, conservador y defensor de la familia“, como él mismo se describe, se hizo bastante famoso por sus discusiones con el izquierdista Andre Janones (Avante), quien se postulaba a la reelección como diputado federal por Minas Gerais. Después de Ferreira, Janones fue el segundo candidato más votado del estado.

Popular en las redes sociales, el ahora diputado encontró en este espacio una manera convincente de hablar con su electorado. En Twitter, Nikolas Ferreira tiene más de 1 millón de seguidores; en TikTok acumula más de 1,8 millones y, en Instagram, son más de 878 mil.

Muy cercano a los líderes bolsonaristas de la Direita Minas, es aliado político de Bruno Engler (PL), actual diputado estatal de Minas Gerais. Celebró la victoria en las redes sociales: “Oficialmente, el diputado federal más votado en la historia de Minas Gerais tiene nombre: Nikolas Ferreira”, escribió.

Este año, Nikolas publicó un libro llamado “El cristiano y la política“. En su biografía, Ferreira afirma que está en contra de las agendas progresistas y pretende profundizar en temas como el emprendimiento, la libre portación de armas y la educación financiera.

Seguir Leyendo

Tendencias