Seguinos en redes

Economía

Brasil avanza con las privatizaciones: Guedes impulsa la transferencia de propiedades bajo control sindical a empresas privadas

El ministro de Economía Paulo Guedes impulsa un ambicioso proyecto para privatizar un conglomerado de unidades inmobiliarias, así como tierras ocupadas o subutilizadas, que el Estado había delegado al sindicalismo. 

Publicado

en

Con el visto bueno del presidente Jair Bolsonaro, Brasil avanza hacia la privatización y la reforma íntegra del sector público

El ministro Paulo Guedes, anunció un importante paquete de medidas para consolidar el rumbo económico. El plan cosiste en la transferencia de propiedades del Estado ubicadas en áreas centrales de grandes ciudades, hacia empresas privadas que estén dispuestas a realizar inversiones y otorgar dinamismo en la economía

Las empresas que se muestren dispuestas a participar en la liquidación de las propiedades, deberán ofrecer un paquete de inversión en materia de políticas públicas equivalente al monto de las propiedades en cuestión. De esta manera, se busca una recapitalización por parte de estas empresas en el sector inmobiliario, capital que el Estado brasileño no disponía, y se impedía el uso racional de las propiedades. 

Según las estimaciones del equipo económico de Guedes, se planea lograr inversiones por un monto de 100 mil millones de reales para el 2021. Esta impronta favorable a la privatización de activos inmuebles, buscaría extenderse ampliamente a todas las grandes ciudades de cada Estado de todo Brasil, e incluso a todas las ciudades con más de 500.000 habitantes para el 2022. 

Las tierras que dispone el gobierno federal serían rápidamente licitadas, y los agentes privados tendrían el permiso para explotar económicamente las mismas, a partir de una serie de cláusulas establecidas previamente en la licitación. 

Ad

Hasta ahora, estas tierras y propiedades se encontraban subutilizadas por el Estado o por organizaciones sindicales, o incluso sin ningún tipo de utilización en algunos casos. Brasil destinaba partidas para la financiación y el mantenimiento de estos establecimientos, pero sin ningún tipo de beneficio para los contribuyentes. 

Las cláusulas establecidas en la licitación incluyen el mantenimiento de las propiedades inmuebles en los terrenos, la provisión de obras de infraestructura urbana, la provisión de servicios de interés público y la transferencia directa de unidades inmobiliarias a los beneficiaros

Con la administración privada de estas propiedades, el Estado dejaría de hacerse cargo de los costos que implica su mantenimiento, al mismo tiempo que genera una oportunidad en materia de inversión y capitalización, para ayudar reactivar la actividad económica. 

Se trata de una medida que busca dar un apoyo para posibilitar la recuperación, que ya había mostrado los primeros signos de aparición en el mes de mayo.
Además, el resultado de las inversiones posibilitaría el desarrollo de nuevas y mejores viviendas, destinadas a niveles de ingresos muy diversos dentro de la población. 

Paulo Guedes, el principal impulsor y artífice de la reforma del Estado en Brasil. 

Ad

La ampliación de servicios públicos tales como luz, gas, agua, y telecomunicaciones de la mano de la expansión inmobiliaria, resulta en un beneficio inmejorable para la población de Brasil. 

El producto bruto de Brasil rebotó tímidamente entre mayo y abril, pero lo más importante para el equipo de Guedes es haber encontrado “un piso” en la recesión. Las privatizaciones cumplen la importante función de promover el crecimiento, al mismo tiempo que se reducen las obligaciones del Estado y mejoran las cuentas públicas. 

El ex presidente del Banco Central de Brasil y también ex ministro durante la administración Temer, Enrique Meirelles, había dejado en claro que la privatización será un componente trascendental en la recuperación económica para Brasil, especialmente en los grandes centros urbanos. 

El ministro Guedes espera un repunte importante en la productividad urbana en materia de obras públicas. Contrario al planteo argentino, el plan económico de Bolsonaro centraliza sus esfuerzos en favorecer la inversión para así generar un consumo futuro sostenible, y no al revés. 

Mientras que el gobierno argentino intenta constituir un “New Deal” nacional y popular, elaborado de forma central y planificada, Brasil encara su programa de estabilización a partir de la oferta y las garantías para los capitales privados. En unos años, las diferencias de desarrollo entre los dos países serán notables.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

La economía de Hungría creció un 42% en lo que va de la gestión de Viktor Orbán y se despega del fracaso europeo

Publicado

en

Las reformas estructurales sobre la economía húngara fomentaron el crecimiento y el desarrollo social del país. Entre 2010 y 2022 Hungría creció casi el triple de lo que pudo crecer el promedio de los 19 países que conforman la Eurozona. 

Mientras la mayor parte de los países de la Unión Europea y la Eurozona enfrentan un peligroso estancamiento secular, la economía de Hungría se expande al ritmo más vertiginoso desde la década de 1990, despegándose así del fracaso europeo.

Bajo la administración de Viktor Orbán el país apostó por una profunda agenda de reformas estructurales. El impuesto a las Ganancias para personas físicas dejó de aplicar tasas progresivas y elevadas, y fue simplificado a partir de 2011 en un “Flat Tax” con una alícuota uniforme del 16% hasta 2015 y 15% desde 2016

Los impuestos para las sociedades fueron simplificados y rebajados del 20% al 19% de las utilidades no distribuidas en 2010, y más tarde la alícuota fue llevada a solo el 9% a partir de la reforma tributaria de 2017. Este tratamiento tributario para las empresas es uno de los más competitivos del mundo, y una de las razones por las cuales Hungría se negó a aceptar la aplicación del impuesto corporativo mínimo internacional del 15% como propuso Joe Biden

También se emprendieron reformas para la reducción del tamaño del Estado y la desregulación de la economía. Entre otras reformas, se eliminaron las barreras a la entrada y/o salida de capitales, se desreguló el mercado doméstico de transportes, se determinó la flexibilización de la legislación laboral para garantizar la competitividad del país, y se fomentó la apertura arancelaria del país adoptando la unión aduanera. 

La administración Orbán abogó por una estricta disciplina fiscal, ya que Hungría mantuvo el superávit primario sin excepción entre 2012 y 2019, habiéndose perdido durante el shock provocado por la pandemia en 2020. El déficit del Estado húngaro solamente se explica por el pago de intereses de deuda pública.  

Mientras la Unión Europea apostó por la consolidación de la socialdemocracia y un excesivo arsenal de regulaciones y tasas impositivas, la administración de Viktor Orbán apostó por la aplicación del Consenso de Washington

Los resultados fueron contundentes para cada rumbo elegido. La economía de Hungría acumuló un fuerte crecimiento del 41,5% entre el segundo trimestre de 2010 y el segundo de 2022. El crecimiento para el PBI promedio de la Eurozona alcanzó solamente el 15,1% durante el mismo período. La brecha de crecimiento entre ambas esferas económicas persiste desde el año 2000 y se profundizó a partir de 2010.

Comparación entre el crecimiento del PBI de Hungría y el PBI de la Zona Euro.

Si bien es cierto que el pobre desempeño del crecimiento poblacional es un factor relevante para la explicación del amesetamiento de la expansión económica, no lo es en la comparación entre Hungría y otros países europeos porque la población húngara no crece desde el año 1982. 

La falta de crecimiento poblacional en la Eurozona no puede ser una excusa para explicar su deterioro relativo con respecto a Hungría porque este último país estuvo expuesto al mismo problema demográfico, y al mismo tiempo consiguió elevadísimas tasas de crecimiento. El relativo de Europa es una consecuencia de la aplicación de la socialdemocracia hasta sus últimas consecuencias

La brecha de crecimiento acumulada entre Hungría y la Eurozona, medida por la expansión del PBI desde 1995 como “base 100”, se situó en el 9% para mediados del 2010 y actualmente alcanza hasta el 35% acumulado desde los 90s.

Brecha estructural de crecimiento entre Hungría y la Zona Euro.

Seguir Leyendo

Economía

Se cae a pedazos el modelo kirchnerista: La UCA estima que la pobreza alcanza al 43,1% de los argentinos

Publicado

en

La medición de la pobreza multidimensional de la universidad advierte que 18 millones de argentinos cayeron por debajo de este umbral, y se contabilizan hasta 3,3 millones de personas en situación de indigencia. La marginalidad aumentó en casi 4 puntos desde que Cristina y Alberto asumieron la presidencia.

La organización disfuncional de la economía kirchnerista contribuyó a multiplicar la cantidad de personas que cayeron en la pobreza y la indigencia en los últimos años. El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) confirmó que su medición de la pobreza alcanzó el 43,1% en 2022.

Se trata de uno de los registros más extremos del que se tenga registro, ligeramente por debajo del 44,7% alcanzado en 2020, pero superior al 42,4% registrado durante el año 2021. El estancamiento de la economía y el violento rebrote inflacionario fueron los principales factores explicativos para el aumento de la marginalidad social.

Bajo la administración de Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández la pobreza aumentó del 39,8% al 43,1%, utilizando una medición multidimensional que no solo tiene en cuenta el comportamiento de los ingresos sino también factores estructurales como las necesidades básicas insatisfechas.

La herencia del modelo kirchnerista desembocó en que 18 millones de personas estén actualmente bajo la línea de la pobreza. Asimismo, la tasa de indigencia según la UCA ascendió al 8,1% para 2022 y afectó a 3,3 millones de personas

Estas estadísticas se calculan contabilizando los distintos programas sociales y subsidios tarifarios que reciben millones de personas cada mes, pero que en realidad esconden una situación dramática. 

La UCA estima que sin subsidios ni asistencia social la pobreza llegaría al 51,7% de la población, y hasta el 40,4% de los hogares argentinos. Esta línea de pobreza “subyacente” y propia de las verdaderas condiciones que ofrece la economía, acumuló un aumento de casi 8 puntos porcentuales desde que Cristina Kirchner y Alberto Fernández se hicieron cargo del Gobierno. 

Se acumuló un aumento de 18,8 puntos porcentuales desde el año 2010, momento en el que la economía kirchnerista dejó de crecer, dejó de crear puestos de trabajo y comenzó a experimentar tasas de inflación cada vez más violentas. 

La medición de la UCA añade elementos estructurales que son dejados de lado por los indicadores que releva el INDEC, pero aún utilizando estos últimos la tendencia por el deterioro social no se ve afectada realmente. 

Las estimaciones del economista de la Di Tella, Martín González Rozada, sugieren que la pobreza compatible con la medición del INDEC llegó al 39,7% en el semestre móvil finalizado en octubre, y la administración kirchnerista disparó este indicador un 4,7% contra noviembre de 2019. Sin importar los parámetros que se consideren, resulta evidente el deterioro social bajo la gestión oficialista.

Las características principales del modelo que indujo al fracaso económico social pueden resumirse a las siguientes: una economía proteccionista, controles de precios y distorsión de tarifas, empresas públicas deficitarias, cepo cambiario y controles de capital, desborde inflacionario, déficit fiscal crónico y asfixia regulatoria.  

Seguir Leyendo

Economía

Christine Lagarde declara el fin del anonimato del dinero en efectivo y prepara el lanzamiento del Euro Digital

Publicado

en

La presidente del Banco Central Europeo aseguró que se presentará pronto una propuesta legislativa formal para el establecimiento de un Euro digital. Aseguró que se priorizará el “interés público” por sobre el derecho a la privacidad individual. 

Las recientes declaraciones de la presidente del Banco Central Europeo, la economista francesa Christine Lagarde, despertaron severas críticas en torno al avasallamiento de los Estados en la libertad personal. Lagarde anunció que el anonimato implícito en el dinero en efectivo está próximo a terminarse, y que será completamente erradicado con la instauración de un Euro digital.

El lanzamiento formal del Euro digital aún está en proceso de evaluación, y será necesaria la elevación de un proyecto legislativo para su aprobación definitiva. Sin embargo, Lagarde anunció que el proyecto será presentado prontamente, y tendrá jurisdicción sobre los países que integran la eurozona.

Si bien defendió a la privacidad como un valor necesario para preservar, la presidente del BCE minimizó la cuestión y explicó que el anonimato no debería volver a permitirse. Justificó que el uso del anonimato fomenta el narcotráfico, la evasión de impuestos y la financiación del terrorismo.

El debate entre seguridad y libertad parece zanjado en la Unión Europea: sin lugar a dudas se dejará de lado la libertad. El uso de dinero en efectivo supone una garantía para el ciudadano de que el Gobierno no puede ser capaz de llevar a cabo un monitoreo constante de las finanzas personales.

El riesgo subyacente en la adopción de una moneda digital estatal no está necesariamente asociado a los anuncios explícitos que pronunció Christine Lagarde, sino más bien al arsenal de posibilidades que se abren para los Estados y que, hasta ahora, eran imposibles bajo la circulación de dinero en efectivo. 

Una moneda digital le daría la posibilidad a un eventual Estado para forzar la recaudación de señoreaje, ya que ahora no sólo dispondría del control directo de una gran proporción de la oferta monetaria sino también de la demanda de dinero. Podría limitar el uso de transacciones para apuntalar la base imponible del impuesto inflacionario, es decir, apuntalar la tenencia de dinero aún contra la voluntad de los ciudadanos.

Las posibilidades de maniobra para un Estado autoritario se maximizan con una moneda digital controlada y de curso forzoso. De hecho este tipo de prácticas ya no constituyen una distopía, son una realidad en países autoritarios como China. El Estado chino se reserva el derecho de monitorear transacciones e incluso intervenirlas a discreción si lo considera necesario. 

La opinión pública en países como Alemania muestra una oposición visceral a la adopción de una moneda digital de curso forzoso, ya que este país en particular fue testigo de las consecuencias devenidas de un Estado al cual no se le imponen límites sobre la libertad individual. Las experiencias del nazismo y el comunismo dejaron huella en Alemania para oponerse a medidas de corte orwelliano. 

Seguir Leyendo

Tendencias