Seguinos en redes

Economía

Brasil pone en orden sus cuentas: El déficit fiscal cayó al 4,7% del PBI y ya es el más bajo desde 2014

Publicado

en

Sin aumentar un solo impuesto, Paulo Guedes logró reducir casi 10 puntos de déficit fiscal luego de la catástrofe que fue el 2020 por la pandemia y las cuarentenas. El déficit acumulado en los primeros 10 meses del año cayó un 67%.

Según los últimos datos publicados por el Banco Central de Brasil y divulgados por el Gobierno, Brasil registró un déficit acumulado de 12 meses equivalente al 4,72% del PBI en octubre.

Este resultado comprende al sector público consolidado, considerando no solamente al Gobierno federal sino también a los gobiernos regionales y municipales. También se incluyen intereses de deuda pública. Por lo que es un dato muy alentador.

Sin contabilizar los intereses de deuda del sector público, y eliminando las trasferencias y contribuciones internas entre los distintos niveles de Gobierno, Brasil registró un déficit primario global del 3% del PBI.

Los resultados registrados constituyen una nueva señal de optimismo en cara a la estabilización de las finanzas públicas, pues el déficit fiscal consolidado fue el más bajo desde octubre de 2014.

Aún a pesar del shock por la pandemia, Brasil logró volver a recuperar la misma tendencia bajista sobre el déficit que había anteriormente.

Bolsonaro había impulsado una fuerte reducción del déficit cuando llegó al poder en 2019, que tuvo que ser interrumpida por la crisis que generó la pandemia. Sin embargo, este dato indica que Brasl ya retornó a la vía de la prudencia del gasto público, ya que no subió ni un impuesto en casi 3 años de gobierno.

Es aún más destacable esta hazaña, ya que Bolsonaro tuvo que coordinar la disciplina fiscal no solo en el Gobierno federal si no que con los distintos Gobiernos regionales.

El Gobierno federal debió hacerse cargo de una gran cantidad de gastos adicionales por cuestiones sanitarias, fueron aprobadas diversas rebajas tributarias sobre los ingresos, y soporta casi la totalidad de la carga financiera por intereses de deuda pública.

De esta forma, el déficit financiero del Gobierno federal alcanzó el 5,8% del PBI en octubre, mientras que el resultado primario deficitario fue solamente del 1,39% del PBI, retornando a los niveles que tenía en 2019. La diferencia entre ambas cifras es explicada por la enorme carga de intereses de duda pública.

El ministro Paulo Guedes, doctor en Economía por la Universidad de Chicago y principal ideólogo del plan económico liberal de Bolsonaro.

El Ministerio de Economía, dirigido por Paulo Guedes, debió emprender un fuerte ajuste fiscal para erradicar el desequilibrio generado por la pandemia en 2020, llegándose a registrar un déficit financiero federal del 13,8% del PBI en diciembre del año pasado. Para llegar a un resultado en torno al 5,8% en octubre de 2021, se impulsó un profundo recorte del gasto público.

Los gastos del Estado federal efectivamente determinados por la política fiscal de Guedes, sin intereses de deuda exógenos, pasaron de representar el 26,7% del PBI en noviembre de 2020 hasta llegar al 19,6% del producto en septiembre de este año, retornando a los niveles que había en 2019 y eliminando todo el exceso de gastos provocado por la pandemia.

El ordenamiento de las cuentas públicas es un elemento crucial para finalmente estabilizar las expectativas inflacionarias y forma parte de las principales prioridades del Gobierno de Bolsonaro en vista al 2022.

China

Se desploman las ventas al consumidor en China mientras se profundiza la crisis económica

Publicado

en

El comercio minorista registró una fuerte caída acumulada del 3% desde el mes de enero, y una retracción del 0,7% hacia el término de octubre. El crecimiento industrial del gigante asiático se desacelera junto con la inversión inmobiliaria y la demanda de activos fijos. 

Los objetivos de crecimiento propuestos por el régimen de Xi Jinping para el año 2022 difícilmente puedan cumplirse a la luz de los últimos datos de alta frecuencia para la economía del país. El índice desestacionalizado de las ventas minoristas registró una fuerte caída del 0,68% en el mes de octubre, el derrumbe más importante observador desde marzo.

Se observan evidentes signos de desaceleración y agotamiento del modelo económico basado en el endeudamiento doméstico. El comercio minorista acumuló una caída del 3% desde enero, y de esta forma volvió a perder la tendencia de crecimiento que mantuvo entre agosto de 2020 y febrero de este año. 

Asimismo, el shock provocado por la pandemia en enero de 2020 provocó la pérdida de la tendencia de crecimiento registrada a lo largo del año 2019, por lo que el dinamismo real de la economía china es cada vez más decepcionante. 

Crecimiento de las ventas minoristas de China desde 2019.

La industria manufacturera, otro sector con un gran peso dentro de la generación de valor bruto del país, creció un 0,33% en el mes de octubre y de esta manera desaceleró notoriamente su expansión en comparación a las variaciones de pre-pandemia. La industria china registra el crecimiento más bajo de los últimos 30 años.

Aún las cifras oficiales publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas de China confirman que la actividad inmobiliaria se desplomó un 8,8% interanual en octubre de 2022. Se trata del sector más endeudado no solo en el país asiásico sino en la economía mundial. 

El crecimiento de las inversiones en activos fijos (bienes de capital) creció un 0,12% en el mes de octubre, y desaceleró su tasa de crecimiento interanual del 6,1% en el primer trimestre al 5,8% entre enero y septiembre

En respuesta, la dictadura china presionó por un mayor impulso crediticio a partir de los bancos controlados por el Estado. Asimismo, el Banco Popular de China disminuyó la tasa de política monetaria del 3,7% al 3,65% nominal anual desde septiembre, y mantuvo esta relación sin cambios hasta la actualidad con el fin de estimular el crédito doméstico a cualquier costo. 

La tasa de interés interbancaria del país se mantiene fluctuante entre el 2,5% y el 3% nominal anual, mientras que el interés cobrado por la retención de depósitos en los bancos persiste en solamente el 0,35%. 

Seguir Leyendo

Economía

Biden levanta restricciones a la dictadura chavista y permite que Chevron invierta en Venezuela

Publicado

en

Los demócratas desbarataron la política de presión y tolerancia cero que había impulsado el expresidente Trump para la dictadura de Nicolás Maduro. Chevron tendrá autorización para llevar a cabo operaciones extractivas con la petrolera estatal PDVSA. 

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos dirigido por Janet Yellen confirmó que el gobierno de Biden ha decidido autorizar el levantamiento parcial de sanciones económicas contra la dictadura chavista, iniciada durante la administración del ex presidente Donald Trump.

De esta manera, el gobierno demócrata traiciona a un importante sector del voto latino que había depositado su confianza en Biden para defender la democracia en Venezuela. Esto se evidenció en la elección legislativa del pasado 8 de noviembre, donde los inmigrantes venezolanos en Florida votaron masivamente por el Partido Republicano.

Esta decisión, además, se trata de un cambio de rumbo completamente opuesto al impulsado por el expresidente Donald Trump, quien ideó una política de presión económica y severas sanciones por la violación sistemática de derechos humanos, con el objetivo de frenar la expansión de Maduro dentro y fuera de Venezuela

Oficialmente, el objetivo de las nuevas medidas que relajan las presiones a la dictadura chavista será propiciar un “alivio al sufrimiento del pueblo venezonalo” supuestamente devenido de las sanciones, pero lo cierto es que el alivio solo expandirá los bolsillos de la dictadura, que podrá aprovechar la mejor posición económica para consolidarse en el poder y posponer cualquier solución democrática.

Estados Unidos saluda y apoya la reapertura de las negociaciones entre la Plataforma Unitaria y el régimen de Maduro, como parte de nuestra política de larga data de apoyar la restauración pacífica de la democracia, elecciones libres y justas, y el respeto a los derechos y libertades de los venezolanos”, expresó el Departamento del Tesoro en un comunicado oficial.

Lo que la Casa Blanca no menciona es que el verdadero propósito del levantamiento de restricciones es favorecer el dinamismo del volúmen de petróleo importado hacia Estados Unidos, particularmente desde Venezuela, para lograr una rebaja en los precios domésticos.

Tras el estallido del conflicto entre Rusia y Ucrania, el petróleo venezonalo se perfiló como una posible alternativa frente a la escasez del suministro ruso y las restricciones a la oferta impuestas desde la OPEP. Es así que, como parte del levantamiento de sanciones, Biden le otorgó un permiso a la importante empresa Chevron, la cual ahora tendrá vía libre para volver a iniciar actividades en conjunto con la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), aunque con ciertas limitaciones cuantitativas. 

Esta medida llega en un momento de máxima tensión en Venezuela, donde la economía chavista volvió a derrumbarse a partir del tercer trimestre del año, después de un aparente repunte económico en los últimos meses.

La producción petrolera se desplomó un 9% desde entonces, la actividad económica dejó de crecer hacia el mes de junio, y los precios minoristas tuvieron un aumento promedio del 14,43% entre agosto y octubre. 

El potencial exportador de la economía venezolana se ve fuertemente condicionado por la pésima organización interna. El levantamiento de restricciones no garantiza realmente la provisión de un abastecimiento petrolero relevante para Estados Unidos.

Seguir Leyendo

Economía

Milagro griego: El gobierno de derecha salió de la crisis, logra el equilibrio fiscal y profundiza su programa de privatizaciones

Publicado

en

El déficit fiscal consolidado del país disminuyó al nivel más bajo en nueve trimestres y se aproxima al equilibrio para el año 2023. La administración de Mitsotakis se compromete con la disciplina fiscal y profundizará su agenda de privatizaciones. 

Bajo la dirección del primer ministro derechista Kyriakos Mitsotakis la economía de Grecia registra el balance fiscal más equilibrado en 9 trimestres. Concretamente el déficit fiscal total (contabilizando intereses de deuda pública) significó el equivalente al 2,31% del PBI en el segundo trimestre de 2022.

Se acumula una fuerte reducción de los desequilibrios fiscales de más de 10 puntos del producto desde el primer trimestre del año pasado. Sin los servicios de deuda Grecia ya arribó al completo equilibrio primario de sus finanzas públicas, algo que facilita la refinanciación y la sostenibilidad de su abultada deuda pública. 

El Gobierno de derecha espera poder llegar al equilibrio financiero para el año 2023, posibilitando así una reducción en el stock de deuda y restaurando la confianza en el país, un hecho que apuntaría a rebajar la prima de riesgo sobre la tasa de interés doméstica, después de la brutal crisis económica que sufrió Grecia en 2008.

Resultado fiscal consolidado de Grecia entre 2014 y 2022.

La reducción del déficit fue explicada casi exclusivamente por un fuerte ajuste del gasto público. Tras el shock provocado por la pandemia, el tamaño del Estado se incrementó del 47,8% del PBI al 62% en los primeros 3 meses del 2021. El programa fiscal de Mitsotakis logró rebajar el peso de las erogaciones hasta el 52,7% del PBI hacia el primer semestre de 2022, y seguirá bajando en 2023 y 2024.

La recaudación total permaneció en niveles relativamente estables en términos del producto, oscilando entre el 49% y el 50% desde el primer trimestre de 2020 y el segundo de este año. 

En vista al año 2023 el Gobierno de Mitsotakis confirmó que se profundizará la agenda de las privatizaciones. Las autoridades ya anunciaron la privatización del aeropuerto de Kalamata, junto con un proyecto que compromete la venta de otros 21 aeropuertos de la esfera estatal

Asimismo, se anunció una reforma integral sobre el sistema de salud para permitir una “privatización periférica”. Esto supone un crecimiento del peso del sector privado en los servicios de salud, y su participación en el sistema integral del país. 

La reforma de la salud eliminó las regulaciones para que los hospitales públicos puedan contratar a médicos privados por tiempo parcial. La desregulación también otorga a los profesionales de la salud en el sector público la posibilidad de ejercer consultas privadas,y prestar servicios en clínicas privadas

La privatización periférica y la mayor desregulación del sistema sanitario no solamente mejoran las perimétricas para la eficiencia de los servicios prestados, sino que también agregan más derechos y posibilidades laborales para los profesionales involucrados en el sector.

Seguir Leyendo

Tendencias