Seguinos en redes

Economía

Con Massa en el Ministerio de Economía, el salario real cayó al nivel más bajo de los últimos 16 años

Publicado

en

Medido en dólares constantes, el salario cayó al umbral más bajo desde la hiperinflación de 1989. El deterioro del poder adquisitivo de los ingresos es actualmente la principal causa explicativa detrás del aumento de la pobreza.

Pese al discurso de los economistas del oficialismo, el nivel de los salarios no sólo acumuló una fuerte caída durante los 4 años de gestión de Alberto Fernández y Sergio Massa, sino que además retrocedió al nivel más bajo en décadas medido en términos reales. Los pesos cada vez alcanzan para comprar menos bienes y servicios, por lo que el valor del trabajo se deteriora.

A partir de la medición de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que captura los salarios de los trabajadores del sector formal (privado y público), el salario real cayó oficialmente al nivel más bajo de los últimos 16 años.

El salario real se desplomó un 30% desde mayo de 2013, un 6% en comparación con diciembre de 2019 (desde la vuelta del kirchnerismo al poder), y acumuló una caída superior al 8% en términos reales desde que Sergio Massa asumió el Ministerio de Economía, más que compensando el ligero aumento registrado durante la gestión del exministro Martín Guzmán.

La mayor parte de la caída del poder adquisitivo de los salarios durante la administración de Massa se produjo desde el shock devaluatorio de agosto, acumulándose un derrumbe del 8,5% con respecto al valor del salario real de julio. Con esta nueva caída, los salarios ya pueden comprar menos bienes y servicios en comparación a lo que rendían en diciembre de 2001.

Si se analiza el Índice de Salarios que mide y publica el INDEC, la caída salarial es aún mayor porque ya no solo se tienen en cuenta a los trabajadores registrados, sino también al enorme sector informal que afecta a más del 36% de los asalariados y a casi la mitad de los empleados en la Argentina.

Todas las métricas salariales se deterioraron sin ninguna excepción a lo largo de la gestión de Sergio Massa, y en particular en los últimos 4 años de administración kirchnerista. La recuperación salarial prometida jamás apareció. La inflación devoró todos y cada uno de los aumentos pactados en paritarias, así como también las sumas fijas que Massa autorizó en el mes de septiembre. Nada fue suficiente para compensar el aumento de los precios.

El economista ultra-oficialista Daniel Schteingart trató de mostrar una supuesta recuperación salarial sin precedentes desde el año 2003, y afirmó que el poder adquisitivo de los salarios actuales resulta hasta un 45% superior que en la década de 1990, pero sus resultados fueron rápidamente cuestionados y deslegitimados.

En este sentido, el economista Luciano Cohan, ex Subsecretario de Programación Macroeconómica y vinculado a la Consultora Ecolatina, desmintió públicamente a Schteingart mostrando los errores (abiertamente intencionales) en los que incurre para llegar al resultado que prefiere mostrar.

En primer lugar, al computar los ingresos brutos y no los netos de impuestos, se omite completamente la participación creciente de los impuestos al trabajo en los últimos 20 años. Por otra parte, como la proporción de asalariados privados disminuyó en relación al total de los empleados (ganó participación el sector público, el trabajo informal y el trabajo por cuenta propia), esto hace que la mediana de los ingresos que se computan sea sobre deciles cada vez más altos. También se omite la inflación intra-mensual de la serie de datos.

Queda en evidencia que, bien medido, el salario real es aún más bajo del que había en el año 2001 y durante la década de 1990. Asimismo, si el salario se lo midiera en términos de poder de compra de dólares constantes, se llegaría al resultado más bajo desde la hiperinflación de 1989. Esto se debe fundamentalmente a la profunda devaluación de la moneda en los últimos años, y el mayor tipo de cambio real compatible con una macroeconomía completamente desorganizada. 

Economía

Argentina sobrecumple las metas del programa con el FMI y aprueban un desembolso de USD 800 millones 

Publicado

en

Gracias al enorme trabajo del Gobierno de Milei, el Directorio del FMI aprueba la 8va revisión del programa con Argentina, desembolsando cerca de 800 millones de dólares para fortalecer las reservas.

Se ha aprobado la octava revisión del Programa de Facilidades Extendidas en curso con Argentina, lo que permite la liberación de un desembolso de 600 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG), aproximadamente equivalentes a USD 790 millones. Este monto supera la próxima obligación de pago al FMI en julio de 2024, que asciende a cerca de USD 645 millones.

El pago programado para julio representa la última amortización dentro del marco del programa actual, el cual finaliza en noviembre de 2024. A partir de esa fecha y durante los siguientes dos años, hasta septiembre de 2026, Argentina no enfrentará más vencimientos de amortización de principal con el FMI.

La decisión del Directorio del FMI se produce en un contexto en el cual las políticas económicas implementadas por la actual administración han conducido a un cumplimiento superior de las metas cuantitativas establecidas en la séptima revisión del Programa. Estas metas incluyen la acumulación de Reservas Internacionales netas del Banco Central de la República Argentina (BCRA), el equilibrio fiscal del Sector Público y el financiamiento monetario del Tesoro.

La acumulación de Reservas Internacionales Netas (RIN) por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA) alcanzó los USD 9 mil millones al 31 de marzo (a precios del programa), superando significativamente la meta establecida para esa fecha de USD 6 mil millones. Este exceso, junto con el crecimiento observado en los meses siguientes, ha llevado a una recuperación acumulada de USD 11,3 mil millones hasta la fecha actual, cantidad que se verá aumentada próximamente con el desembolso aprobado de USD 790 millones.

Dado que el nivel actual de acumulación de reservas ya supera la meta original para todo el segundo trimestre (que era de USD 9,2 mil millones al 30 de junio de 2024), se ha decidido elevar la meta del segundo trimestre a USD 10,9 mil millones, manteniendo intacta la meta anual original de USD 9,7 mil millones para el 31 de diciembre de 2024.

En consonancia con las normativas vigentes para el pago de importaciones y la estacionalidad del comercio exterior del país, previstas en la séptima revisión, la octava revisión del programa establece una reducción en la acumulación de RIN durante el tercer trimestre del año, ajustada a un nivel (incrementado en esta revisión) de USD 8,7 mil millones, seguida de una recuperación en el cuarto trimestre.

El compromiso firme del Gobierno con la implementación inmediata de un ancla fiscal fue crucial para lograr la estabilidad macroeconómica. El equilibrio financiero del Sector Público No Financiero alcanzado desde este año ha eliminado la necesidad crónica de financiar el déficit fiscal a través del endeudamiento neto del Tesoro o la emisión monetaria. El objetivo de equilibrio financiero establecido en el Acuerdo se logró en un tiempo récord.

Partiendo de un déficit financiero del 4,6% del PIB en 2023, en el primer cuatrimestre de este año se registró un superávit primario del 0,7% del PIB y un superávit financiero del 0,2% del PIB. Este resultado se alcanzó mediante una combinación de reducción permanente de gastos y aumentos temporales de impuestos. El gasto primario se redujo un 32% interanual en términos reales, con disminuciones del 85% interanual en gastos de capital, del 76% interanual en transferencias corrientes discrecionales a provincias y del 43% interanual en otros gastos corrientes.

El equilibrio fiscal se logró sin descuidar a los sectores más vulnerables, fortaleciendo de manera significativa los programas sociales que llegan directamente a los beneficiarios, sin intermediarios. En particular, la Asignación Universal por Hijo aumentó un 335% entre noviembre de 2023 y junio de 2024, lo que representa un incremento estimado del 90% en términos reales. La Tarjeta Alimentar y el programa Primeros Mil Días de Vida también experimentaron aumentos reales estimados del 4% y 470%, respectivamente, durante el mismo período.

En cuanto a las jubilaciones, excluyendo el bono, se registró un aumento estimado del 3% en términos reales, como resultado del incremento del 12,5% otorgado en abril y la implementación de una actualización automática por inflación con un rezago de dos meses, conforme al Decreto de Necesidad y Urgencia 274/2024 del Poder Ejecutivo Nacional. Se espera que las jubilaciones continúen aumentando en términos reales debido al proceso de desinflación en curso.

Finalmente y, en un contexto de rigurosa disciplina fiscal, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) logró implementar un cambio drástico en la política monetaria. Mientras que en los 12 meses anteriores al 10 de diciembre de 2023 el BCRA había financiado al Tesoro, de manera directa e indirecta, con $50 billones (a precios de junio de 2024), estos flujos fueron revertidos bajo la nueva administración. Al finalizar el primer trimestre, el financiamiento monetario neto del BCRA al Tesoro se situó en -$2,1 billones corrientes, superando la meta trimestral que establecía un límite de $0.

Este saldo representa una reducción en la cantidad de pesos en circulación, contribuyendo así a fortalecer el balance del BCRA. Sin embargo, no refleja completamente el impacto monetario total de las operaciones del Tesoro. Actualmente, la meta de financiamiento monetario neto al Tesoro sigue siendo negativa (-$82 mil millones corrientes), y el efecto contractivo total de las acciones del Tesoro se traduce en una absorción de pesos por parte del BCRA que supera los $17 billones, lo cual contribuye al proceso de desinflación.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Argentina

Las acciones y bonos argentinos abrieron con subas del 13% por la aprobación de la Ley Bases, se desploma el Riesgo País y cae el dólar

Publicado

en

Los inversores en Wall Street celebran la primera victoria legislativa del Gobierno de Javier Milei, a pesar de los intentos de algunos políticos para tirar abajo la Ley Bases y el Paquete Fiscal.

Los activos bursátiles argentinos abrieron con fuertes subas en las primeras horas del jueves tras la aprobación de la Ley Bases y el Paquete Fiscal en el Senado Nacional. Los títulos de deuda mostraron alzas de 4%, y las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street subieron hasta 13%, lideradas por el sector bancario. El riesgo país se desploma, situándose en 1.404 puntos básicos a las 11:20 horas.

La reacción era esperada por los especialistas. "Esperamos que la sanción en el Senado de la Ley Bases se traduzca en un rally hoy. ¿Hasta qué nivel? Es muy difícil precisarlo y no creemos que sea tan sencillo como pronosticar los máximos previos, pero es seguro que puede recortar las bajas producidas por la incertidumbre de las últimas semanas", preveía el informe diario de la consultora Outlier.

"Habrá que ver también cómo procesa los cambios el mercado, sobre todo los introducidos en el paquete fiscal, que pueden condicionar la concreción de algunos anuncios recientes y extender el suspenso algunas semanas más hasta que se defina nuevamente en Diputados", agregó el reporte.

El índice S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires subió un 3%, alcanzando los 162.000 puntos, mientras que entre los ADR y acciones de compañías argentinas negociadas en dólares en Wall Street, las alzas alcanzaban hasta el 13%, con Banco Supervielle a la cabeza, seguido por Banco Macro (+8%).

Los inversores también consideraron favorablemente el anuncio del Banco Central respecto a la renovación total del swap de monedas pactado con China, que postergó por un año vencimientos por USD 5.000 millones que debían pagarse en junio y julio.

"Vemos como positivo lo ocurrido en el Senado durante la madrugada de hoy dado que la mayoría de los artículos de las leyes fueron aprobados con cambios relativamente benignos. Si bien el rechazo de la reforma de Bienes Personales y Ganancias genera ruido, cabe mencionar que fueron rechazados con mayorías simples, con lo cual los diputados pueden insistir con su redacción original con una mayoría simple. En lo que refiere a Ganancias, los senadores patagónicos votaron en contra, y sus diputados tuvieron un comportamiento similar cuando votaron en abril, con lo cual esperamos que el gobierno pueda revertir esto", dijo Ezequiel Zambaglione, jefe de investigación de Balanz Capital.

"En cuanto a otros cambios, estos se ven marginales a priori y no deberían cambiar mucho el programa del gobierno. Creemos que este escenario es positivo para los precios, y podríamos ver subas en los Globales en torno al 3-5% durante la jornada de hoy. Si en Diputados se logra insistir con la redacción original de Ganancias, creemos que los precios van a llegar a tocar nuevamente sus máximos recientes", agregó Zambaglione.

"El mercado tenía grandes dudas con la renovación del swap chino y si el Gobierno iba a poder aprobar la Ley Bases con solo seis senadores. Despejadas estas dudas, aun con una ley con matices y muy distinta a la original, la rueda en Wall Street arranca con subas", dijo Mariano Marcó del Pont, de Silver Cloud Advisors.

"Más allá de la importancia del paquete fiscal y su tratamiento en particular, la expectativa se concentraba en la aprobación de la Ley Bases en general como señal de soporte político", coincidió el economista Gustavo Ber. "Dicha aprobación, junto a la renovación del swap y la expectativa de pasos que se están dando camino a una salida del cepo, podrían volver a generar una reacción positiva entre los operadores, especialmente tras la toma de ganancias reciente", agregó el especialista.

Entre los bonos soberanos, se destacaban grandes movimientos de los papeles regidos por la Ley de Nueva York, generalmente primeros en reaccionar y los más atados al humor de los inversores globales.

"Se rechazaron los 22 artículos que modificaban los impuestos de Ganancias y Bienes Personales. No obstante, como el rechazo no alcanzó los dos tercios, el oficialismo tendría la posibilidad de restituir ambos impuestos cuando el proyecto vuelva en segunda revisión a la Cámara de Diputados, donde se deberán ratificar el resto de las modificaciones", explicó un informe de Mariva Research.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Brasil

Lula lleva al déficit fiscal de Brasil al segundo nivel más alto de la historia, solo por detrás de la pandemia

Publicado

en

Es el nivel más elevado registrado para cualquier administración con la sola excepción del período de emergencia sanitaria acontecido entre 2020 y 2021. Las arcas públicas brasileñas fueron completamente desequilibradas por el programa económico del socialismo, abandonando cualquier atisbo de moderación política.

La administración del presidente Lula da Silva convalidó abiertamente un importante giro hacia la izquierda extremista, muy a diferencia de lo que ocurrió durante sus primeras dos presidencias. El socialismo abandonó toda la moderación que aparentaba tener durante la campaña electoral del 2022, traicionando nuevamente al electorado brasileño.

Las finanzas públicas del Gobierno federal fueron completamente desequilibradas en cuestión de unos pocos meses. El déficit financiero ascendió a los R$ 41.325 millones de reales al término del mes de abril, y alcanzó un récord histórico de hasta R$ 182.995 millones en diciembre del año pasado.

Asimismo, el resultado acumulado de los últimos 12 meses marcó un déficit financiero en torno a los R$ 843.315 millones. Nunca antes se había visto algo así con la sola excepción del período de pandemia, en un contexto de emergencia sanitaria y cuarentenas organizadas por los Estados locales.

El déficit fiscal expresado en millones de reales corrientes acumuló un crecimiento del 92,1% entre enero de 2023 y abril de 2024, prácticamente se duplicó en los primeros 16 meses de gestión de la izquierda brasileña.

En otras palabras, la política fiscal del Gobierno de Lula provocó un daño a las finanzas públicas que es perfectamente comparable con el que aconteció durante la peor crisis sanitaria de los últimos 100 años

El Gobierno de Lula asumió la dirección de Brasil con un superávit primario que representaba el 0,56% del PBI en enero de 2023. En el mismo mes, el resultado financiero marcaba un rojo equivalente al 4,32% del PBI respectivamente.

Pero al cabo de 15 meses de administración socialista, el resultado primario se convirtió en un déficit que superó el 2,5% del PBI en abril de 2024, mientras que el déficit financiero se profundizó aún más hasta llegar a los 7,6 puntos del producto bruto. Prácticamente la totalidad del esfuerzo fiscal del Gobierno anterior fue dilapidado rápidamente por la nueva administración.

Todo esto responde a una agresiva estrategia expansiva desde el punto de vista de las erogaciones, mientras que desde el punto de vista de la recaudación los nuevos impuestos establecidos desde 2023 no representaron ninguna ganancia significativa para las arcas del Estado federal.

La pésima situación fiscal en Brasil está presionando por un nuevo deterioro de las cuentas externas y el déficit de cuenta corriente (la diferencia entre lo que ingresa y lo que gasta un país). La principal vía de financiamiento del déficit fiscal es el endeudamiento, tanto interno (limitando el crédito al sector privado) como externo (agudizando el desequilibrio de cuenta corriente).

Seguir Leyendo

Tendencias