Seguinos en redes

Economía

De Pablo detalla las claves de la crisis económica Argentina: recuperación, inflación, dólar y deuda

El economista Juan Carlos De Pablo detalló los diferentes indicadores que muestran el futuro de la economía Argentina. La pobre recuperación, el shock inflacionario, la suba del dólar y el problema de la deuda.

Publicado

en

El reconocido economista y escritor, Juan Carlos de Pablo, encontró espacio para dar su siempre esperado análisis económico sobre la actualidad argentina, durante un encuentro Webinar, organizado por Planexware.
En la reunión, planteada para empresarios del sector privado, De Pablo destacó que “esta realidad en la que estamos inmersos depende de decisiones tanto públicas, privadas como colectivas para salir adelante”.

“Los números sanitarios son los peores de los que tuvimos hasta ahora desde que empezó la cuarentena, pero hay una realidad y es que la gente ya está muy cansada del confinamiento”, añadió. 

También hizo hincapié, una vez más, en las flexibilizaciones que se vienen dando “tanto por derecha como por izquierda”, en referencia tanto a las salidas clandestinas como a las permitidas por el Gobierno, y definió a la cuarentena como un concepto “cualitativo”, cuyo final carece de importancia.
Desde su punto de vista, el futuro es incierto, y está sujeto a una serie de variables inter-conectadas entre el sector público y el sector privado, así como el comportamiento de la gente a nivel individual y colectivo. 
Este comportamiento de las personas estaría íntimamente ligado al colapso de la situación social ante la depresión económica.

Ad

La recuperación

Dos indicadores a tener muy en cuenta son el nivel de producción y el nivel de ventas. En este sentido y, aunque los números siguen bastante alejados respecto al 2019 (año que ya de por sí fue recesivo), se observa una marcada recuperación desde el mes de abril hasta el día de la fecha.

“En materia de producción, lo peor ya pasó”

El economista destacó que la caída mensual en abril fue “el piso” del shock por el aislamiento, y por eso destacó que el peor escenario ya quedó en el pasado. Además, se mostró muy optimista con respecto a la rapidez de la recuperación. 

Sin embargo, todavía no alcanza. La actividad permanece en niveles muy inferiores a los que se registraron el año pasado, y las consultoras privadas estiman una caída promedio del 12% para este año, una de las más grandes de la historia.

Ad

La inflación

A medida que se vaya flexibilizando la cuarentena, cada familia se va a preguntar cuánto dinero necesita y cuánto le sobra, y buscarán sacarse esos pesos excedentes de encima, sea gastándolos en bienes o en ahorros en divisas extranjeras, lo cual va a generar una alta presión inflacionaria.

Si el gobierno pretende convencernos de que nos quedemos con todos los pesos, va a ser muy difícil. La probabilidad de un fogonazo inflacionario es alta“, advirtió De Pablo.

Con la progresiva normalización de la economía, se podría vislumbrar un repunte en la actividad, pero la amenaza inflacionaria llegaría para quedarse. Las atípicas condiciones que impone la realidad actual, desaparecerían en el futuro y dejarían de contener a la inflación.
En otras palabras, la inflación está pero no se ve porque muy pocos estuvieron o están produciendo y menos aún comprando, a excepciones de bienes esenciales como los alimentos, que a su vez también tienen fuertes controles de precios. Si no se puede convalidad un aumento de precios no se va a registrar inflación en ese período, pero sí lo hará en el próximo donde la actividad se haya normalizado.
De Pablo habló de un “shock inflacionario”, y le asignó una alta probabilidad de ocurrencia. El accionar del Gobierno podría determinar si el shock será amortiguado, o si se convertirá en un nuevo trauma para la economía argentina. 

Ad

El Dólar

Para De Pablo, el Banco Central no está en condiciones, al menos en el corto plazo de poder hacer algo realmente significativo con respecto a la brecha cambiaria. Advirtió sobre la imposibilidad de tomar decisiones apresuradas en esta materia. 

Este Gobierno tiene una visión administrativa de los dólares. Sabe que tiene cada vez más reservas libres, sabe que no se va a poder endeudar por eso le empieza a poner el pie a las exportaciones”, describió.

Calificó al Gobierno de “almacenero”, respecto a su manejo con el billete verde, pues se intenta conciliar de alguna manera a la política monetaria y cambiaria, de la mano con las restricciones naturales que dispone el Banco Central. 

En el corto plazo, el economista considera imposible que se levanten las restricciones al acceso de la moneda estadounidense, por lo que la brecha cambiaria se mantendrá en el tiempo.

Fuente: BAE Negocios. 

Ad

La Deuda

De Pablo opinó sobre el impacto de la negociación de la deuda en la economía. Por un lado, destacó que siempre “hay un plan”, aunque éste se limite a algo implícito sobre un conjunto de medidas. 
Si bien el arreglo con los bonistas ayuda a la normalización de la Argentina, el economista aclaró que esto no necesariamente garantizará el alivio financiero que tanto se espera. Es decir, las variaciones en el tipo de cambio y el faltante de divisas, continuarán su rumbo a pesar del acuerdo.
El otro punto a destacar es la relación entre el Fondo Monetario Internacional y Argentina, que parecería estar en una posición favorable para el equipo de Guzmán. 

Si el Gobierno le plantea al FMI una grosería, el organismo se la va a tener que aguantar. No va a poder hacer nada. El problema es la mala lectura que haga el oficialismo de esto y salga a decir que sus ideas están funcionando“, concluyó. 

Al finalizar, fue consultado sobre el gasto público, y De Pablo aseguró no ver ningún esfuerzo para poner en orden las cuentas públicas. Según estimó, la mitad de la expansión fiscal que llevó a cabo el gobierno es por el COVID-19.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Se derrumba la actividad industrial de la eurozona por la crisis energética

Publicado

en

El índice PMI de producción industrial se contrajo por octavo mes consecutivo ante la crisis energética y la llegada del invierno al viejo continente. Las políticas ecologistas impiden encontrar una solución productiva.

La calificadora S&P Global determinó que el Índice de gerentes de compra (PMI) de la eurozona volvió a caer por octavo mes consecutivo. El indicador cayó a los 48,4 puntos al término del mes de septiembre, registrando así el valor más bajo de los últimos 20 meses e incluso inferior al que se registraba en febrero de 2019.

Se trata de una medición que arroja un crecimiento negativo cada vez que la puntuación permanece por debajo de 50. Mide el desempeño del sector industrial, y se deriva de una encuesta sobre 3,000 empresas manufactureras, y se consideran datos nacionales de Alemania, Francia, Italia, España, Países Bajos, Austria, República de Irlanda y Grecia, entre otros países. 

La caída industrial ascendió al 2,4% solamente en septiembre, y el valor efectivo de la puntuación del índice se mantuvo por debajo de las expectativas de mercado, que esperaban alcanzar un piso de 48,5 puntos para el mes. 

No se registraba una contracción similar sobre la actividad fabril desde junio del año 2020, pero descartando el efecto de este shock excepcional, la drástica caída industrial es la más severa desde el año 2013. 

Las perspectivas para la economía europea son particularmente malas ya que se espera una mayor profundización de la tendencia recesiva a partir de noviembre y con la llegada del invierno.

La crisis energética en consecuencia al cese del suministro ruso no puede paliarse con fuentes productivas alternativas, ya que las severas políticas tributarias y regulatorias de la Unión Europea impide la generación de energías convencionales alternativas

El PBI de los 19 países que adoptan oficialmente al Euro como moneda se mantuvo en crecimiento hasta el segundo trimestre de este año, pero el panorama se torna pesimista para el término de los últimos 6 meses de 2022. 

La inflación interanual promedio sobre los países de la eurozona alcanzó el 10% en septiembre, el valor más elevado desde el nacimiento del Euro en 1998. Los mercados apuestan por un mayor enfriamiento de la economía debido a la debida reacción del Banco Central Europeo (BCE) a lo largo del segundo semestre, permitiendo fuertes correcciones sobre la tasa de política monetaria de corto plazo. 

Se conforma así un delicado escenario ceñido por la inflación de origen fiscal, el desequilibrio de las finanzas públicas europeas y la crisis energética más importante de las últimas décadas. 

Seguir Leyendo

Brasil

Plan Platita: Bolsonaro adelanta el pago de ayudas sociales de octubre para antes del ballotage

Publicado

en

Las transferencias del programa Auxilio Brasil y Vale Gás se adelantarán para antes del 30 de octubre, fecha en la que se enfrentará con Lula en segunda vuelta. Las medidas no comprometen la disciplina fiscal sobre las finanzas públicas y servirán para contrarrestar el mensaje socialista del PT. 

El Gobierno de Jair Bolsonaro anunció un cambio en las fechas para el pago de transferencias por el programa “Auxilio Brasil”, previsto anteriormente para fines de octubre. El cronograma original establecía el pago de ayudas sociales de forma escalonada entre el 18 y el 31 de octubre, y bajo el nuevo esquema se percibirán entre el 11 y el 25 de este mes

De esta manera, el presidente brasileño busca contrarrestar el relato de campaña de Lula que su gobierno no se preocupa por la pobreza, un punto de campaña que este domingo quedó claró que sigue presente en la sociedad, especialmente en los estados más pobres como los del Nordeste, donde Lula arrasó.

Se trata de un programa de ayuda social creado bajo la administración de Bolsonaro que reemplazó al antiguo “Bolsa Família” introducido por Lula da Silva, además de juntarlo con otros cuatro planes sociales que existían cuando llegó al poder, creando un solo pago social fuera de las manos de los movimientos sociales o sindicatos.

A diferencia del programa anterior, Auxilio Brasil contempló un fuerte recorte previo del gasto público para costearlo, en lugar de subir impuestos, tomar deuda o emitir dinero como hizo en su momento el ex presidente Lula.

Este plan social además fue legislado junto a un sistema de vouchers educativos para que los incentivos a la inscripción escolar favorezcan al mismo tiempo la competencia por la calidad de las instituciones de educación privadas

El nuevo programa de ayuda social de Bolsonaro garantiza una mayor integración de la sociedad brasileña. Bajo el sistema de Lula las familias de bajos ingresos estaban obligadas a adquirir servicios de educación exclusivamente estatales, y no disponían de plena libertad para elegir qué tipo de educación brindar a sus hijos. El nuevo programa propuso darles a familias de bajos ingresos la libertad de elegir

La reprogramación de los pagos no implicará ningún cambio en el monto de los gastos presupuestados para el mes de octubre y, por lo tanto, tampoco afectará el programa fiscal de Paulo Guedes en vigor de la disciplina fiscal. El nuevo cronograma se limita a cambiar la aplicación de los fondos presupuestados para octubre, pero no su ampliación

El programa económico del ministro Guedes recuperó el equilibrio fiscal de las cuentas públicas. Brasil registra el superávit primario más importante desde junio de 2014, habiendo déficit únicamente por el pago de intereses de deuda y su refinanciación constante. 

Los recortes impositivos no condicionaron el ordenamiento de las finanzas del Estado, y fueron más que compensados con recortes presupuestarios. Esto constituyó el pilar del programa económico, ya que se garantizó el fin de la dominancia fiscal sobre la política monetaria y el afianzamiento de la credibilidad. 

Seguir Leyendo

Economía

Díaz Ayuso avanza con una histórica desregulación económica sobre la Comunidad de Madrid

Publicado

en

La presidente de la Comunidad de Madrid anunció la eliminación de casi cuarenta procedimientos administrativos y barreras legales sobre la actividad empresarial dentro de la región. 

El Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Isabel Díaz Ayuso en representación del Partido Popular (PP), continúa apostando por una agenda diametralmente contraria a la de Pedro Sánchez a nivel nacional. 

Ayuso aprobó una histórica desregulación sobre la actividad empresarial, sobre la cual se eliminan casi 40 certificaciones, procedimientos legales, inscripciones, autorizaciones previas y comunicaciones que desalentaban la radicación de empresas en la comunidad. 

La nueva Ley de Mercado Abierto estipula que las empresas y los profesionales en la Comunidad de Madrid no tendrán ninguna otra imposición adicional solo por el hecho de operar dentro de la región, y se limitarán a cumplir las determinaciones dispuestas por el Estado nacional.

Entre otros beneficios, quedan eliminadas regulaciones como la certificación adicional de productos ecológicos a la hora comerciar en el mercado minorista, o la inscripción al Registro Inmobiliario de la Comunidad de Madrid para sociedades realizan estos trámites en otras jurisdicciones. 

Se eliminan todas y cada una de las regulaciones, trámites y permisos previos sobre la actividad en residuos no peligrosos de construcción y demolición de obras, se liberaliza completamente el asentamiento de laboratorios en la Comunida de Madrid, y se determina la libre operación de actividades profesionales sin burocracia previa (como el caso de los veterinarios o los tatuadores). 

El nuevo marco normativo entró en vigor a partir del 1 de octubre, y garantiza un mayor dinamismo del PBI regional por un monto equivalente de hasta 4.000 millones de euros. Las proyecciones apuntan a que la economía podría responder a la desregulación con una expansión cercana al 1,6%, un hecho con el potencial para generar 50.000 nuevos puestos de trabajo en la Comunidad de Madrid

De esta manera, y bajo el liderazgo de Ayuso, Madrid se convirtió en la primer comunidad autónoma en haber desregulado completamente las cadenas adicionales sobre la oferta en su jurisdicción. 

En lo que va de su administración, la presidente Ayuso también impulsó la desregulación inmobiliaria a través del cambio de la Ley de Suelo para favorecer la concesión de permisos urbanísticos, y el Decreto Ómnibus por medio del cual se eliminaron cargas administrativas obsoletas que se heredaban del siglo pasado.

Seguir Leyendo

Tendencias