Seguinos en redes

Economía

De Reagan a Trump, los recortes impositivos más grandes de la historia de los Estados Unidos

Publicado

en

La mayor parte de las rebajas impositivas de los últimos años fueron impulsadas por presidentes republicanos. Las políticas fiscales del lado de la oferta favorecen activamente el crecimiento de la economía a largo plazo.

Frente a un posible cambio de signo político en Estados Unidos para el año 2024, con un gobierno demócrata en niveles de rechazo históricos, el debate sobre la reforma de los impuestos volvió a estar en el centro de la discusión en el país.

En este contexto, los datos indican que los presidentes estadounidenses que eliminaron trabas impositivas y regulatorias sobre la oferta agregada, lograron mayores tasas de crecimiento, y también favorecieron la expansión de la economía a largo plazo.

Tasa impositiva sobre las ganancias para personas físicas en Estados Unidos.

Los recortes de Ronald Reagan

La reforma fiscal de la administración Reagan es considerada la más ambiciosa de la historia estadounidense, con un costo fiscal estimado en el 2,9% del PBI desde el año 1981. La reforma Reagan impulsó las siguientes medidas:

  • Rebaja de la tasa máxima del impuesto a los ingresos individuales (incluyendo los dividendos) del 70% al 50%
  • Rebaja de la tasa promedio para personas físicas del 34,7% al 25%
  • Disminución de la tasa sobre ganancias de capital del 14,75% al 10,7%
  • La tasa más alta del impuesto a la herencia se redujo del 70% al 50% desde 1984

Más tarde, la reforma tributaria de 1986 profundizó las rebajas, simplificó el sistema impositivo para afianzar la eficiencia y desalentar la evasión, y marcó un fuerte énfasis en las empresas.

  • La tasa marginal máxima para ingresos individuales y dividendos cayó del 50% solo el 28%
  • Se rebajó de 25% a 21,5% la tasa promedio para todas las escalas en individuos
  • El impuesto de sociedades fue rebajado del 51% al 39%
Reagan explicando su reforma impositiva en los años 80s.

La reforma de Donald Trump

Considerada una de las más importantes de la historia moderna, involucró un profundo esfuerzo fiscal para rebajar la presión sobre las empresas y la iniciativa privada. La mayor parte de los recortes aún continúan en vigencia, y caducarán en 2025 si el Congreso no discute su modificación y/o posible prórroga.

La Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de 2017 adoptó las siguientes disposiciones:

  • La tasa marginal a las ganancias individuales cayó del 39,6% al 37%
  • Se unificaron todas las alícuotas del impuesto de sociedades en una tasa reducida del 21% (antes de la reforma alcanzaba un máximo del 38%)
  • Se duplicaron las deducciones del impuesto a los ingresos para personas físicas y sobre el impuesto a la herencia
  • Se recortó 1 punto porcentual la tasa sobre las ganancias de capital de largo plazo al 14%
El presidente Trump firmando la reforma impositiva de 2017.

Las reformas de John F. Kennedy y Lyndon B. Johnson

Una de las muy contadas excepciones en las que Gobiernos demócratas decidieron rebajar impuestos a gran escala aconteció durante la década de 1960. Poco antes de su repentina muerte, el presidente Kennedy presentó un proyecto para bajar los impuestos en enero de 1963, aunque siguiendo una lógica de corte keynesiana bajo la influencia del economista Walter Heller.

El proyecto fue rescatado y finalmente concretado por su sucesor, el presidente Lyndon Johnson, con vigencia a partir del año 1964. Las principales medidas fueron las siguientes:

  • Rebaja de la tasa máxima del impuesto a los ingresos de personas físicas del 91% al 70% por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, y se aplicó la misma rebaja para la distribución de dividendos
  • Rebaja de la tasa promedio aplicable a ingresos individuales del 59% al 42%
  • El impuesto de sociedades cayó del 52% al 48% sobre los ingresos más elevados
  • La tasa impositiva promedio para las empresas cayó del 41% al 35%
  • El impuesto sobre las ganancias de capital caýo del 17,2% al 15%

Las reformas de George W. Bush

El presidente Bush rescató las recomendaciones del economista Milton Friedman y en sus dos primeros años de gestión desplegó dos importantes leyes para bajar los impuestos: Ley de Reconciliación de Crecimiento Económico y Desgravación Fiscal de 2001 y más tarde la Ley de Reconciliación de Desgravación Fiscal de Empleos y Crecimiento con vigencia desde 2003.

Las medidas buscaron compensar el efecto de la crisis financiera provocada por la burbuja de las punto.com, y estimular el crecimiento de largo plazo.

  • Se rebajó el impuesto máximo a los ingresos individuales del 39,6% al 35% hasta 2003
  • La tasa media del impuesto a los ingresos cayó del 30% al 24,33%
  • Los dividendos dejaron de gravarse exclusivamente con la tasa general del impuesto a los ingresos: se creó la división de “dividendos ordinarios” gravados a una tasa más baja similar al de las ganancias de capital de largo plazo
  • El impuesto sobre las ganancias de capital de largo plazo se rebajó del 18% al 10% entre 2001 y 2009
  • La tasa máxima del impuesto a la herencia se redujo del 55% al 45%
El presidente Bush firmando la reforma para bajas los impuestos.

Las reformas de la administración Nixon

La presidencia de Richard Nixon recuperó las rebajas fiscales que habían sido dispuestas por su antiguo contrincante John Kennedy. Su reforma fiscal contó con el apoyo y la asesoría del economista Milton Friedman. Se tomaron las siguientes medidas:

  • Se redujo la tasa promedio del impuesto a las ganancias de personas del 42,6% al 39,8%
  • La tasa más alta del impuesto de sociedades se redujo del 52,8% al 48%
  • El promedio impositivo para todas las empresas cayó del 38,5% al 35%
  • Se aumentó el mínimo no imponible del impuesto a personas físicas de US$ 600 a US$ 750 (el primer aumento desde la Segunda Guerra Mundial)

La mayor parte de la reforma de Nixon simplemente revirtió los últimos aumentos impositivos aprobados por Lyndon B. Johnson para financiar la guerra en Vietnam y el proyecto de “Gran Sociedad” en los últimos años de la década de 1960.

Las rebajas tributarias de Harding y Coolidge en los dorados años 20s

La vuelta del Partido Republicano al poder revirtió la mayor parte de las reformas fiscales que había aprobado el presidente Woodrow Wilson tras la Primera Guerra Mundial. La administración Harding aprobó las siguientes medidas:

  • La tasa impositiva máxima para personas individuales cayó del 73% al 58% en 1922
  • El promedio impositivo para la totalidad de los ingresos individuales se redujo del 35,6% al 33%
  • Se dividió en dos el impuesto a las ganancias de capital: la tasa sobre las ganancias de corto plazo cayó del 72% al 57%, mientras que la de largo plazo se redujo de 73% a solo el 12,5%

La administración del presidente Calvin Coolidge continuó con las rebajas impositivas de su predecesor. Esta época se conoce comúnmente como los “felices años 20s”, marcada por un fuerte crecimiento económico y progreso social. Coolidge tomó las siguientes medidas:

  • La tasa sobre las ganancias de capital de corto plazo se rebajó del 57% al 25%
  • El impuesto más alto a los ingresos personales se redujo del 58% al 25%
  • La tasa impositiva promedio para personas físicas cayó del 33% al 13,9%
  • El impuesto más alto para sociedades cayó del 13% al 11% hasta 1929

Economía

Cambio de época: Luego de la aprobación de la Ley Bases, Wall Street recomienda invertir en acciones y bonos de la Argentina

Publicado

en

El aumento de los precios en los títulos soberanos ha llevado a diferentes entidades a calificar esta situación como una "oportunidad de compra", debido a las buenas perspectivas que se abren a partir de la Ley Bases.

Como era de esperarse, la aprobación de la Ley Bases fue recibida con entusiasmo en el mercado, provocando fuertes incrementos que también se reflejaron en los informes distribuidos por los bancos de Wall Street a sus clientes. Estos informes resaltaron mejoras en las perspectivas económicas y recomendaron la inversión en activos argentinos.

El primero en actualizar a los inversores sobre los eventos en Argentina fue JP Morgan, que no solo se enfocó en la aprobación de las leyes discutidas recientemente en el Senado, sino también en el anuncio simultáneo del acuerdo con el Banco Popular de China para renovar el swap, despejando vencimientos por casi USD 5.000 millones previstos para los próximos meses. Esta noticia alivió tensiones previas en el mercado y contribuyó significativamente al alza observada después de la votación.

Aunque JP Morgan mantuvo un tono más medido y descriptivo en lugar de emitir juicios de valor, otras entidades mostraron un entusiasmo mayor. Un ejemplo destacado fue el banco brasileño Bradesco, que prácticamente instó a sus clientes a invertir en activos locales.

El Bank of America había anticipado esta recomendación incluso antes de conocerse el resultado legislativo. En su informe titulado "Argentina: momento de comprar tras la fuerte corrección en los precios de los bonos", destacó que las recientes caídas en los precios de los bonos soberanos ofrecían una oportunidad de compra. Esperaban que alguna forma de la ley fuera aprobada, lo cual podría actuar como un catalizador para las ganancias, y acertaron también al prever la renovación del swap con China.

La misma noción de "oportunidad" fue enfatizada por una entidad brasileña, que opinó que "muchos inversores que aún no tienen posiciones en Argentina y están esperando una oportunidad, podrían encontrar esta como una buena opción".

Según la perspectiva del Bradesco, la aprobación de las leyes, a pesar de las modificaciones introducidas por los legisladores y de lo ajustado de la votación, representó un resultado positivo para el Gobierno. Destacaron que, a pesar de las dificultades numéricas, se evidenció una evolución favorable en la capacidad del Gobierno para aprobar su primera ley, un logro que parecía imposible hace apenas tres meses.

En ese sentido, los analistas del Bradesco afirmaron que "el Gobierno sale fortalecido en el sentido político, que a nuestro juicio era el tema más delicado, y también socialmente por la elevada violencia de los manifestantes, que fue criticada por la mayoría de los grupos políticos y que debería reforzar la aprobación del Gobierno". En línea con este punto de vista, el JP Morgan también destacó los incidentes ocurridos fuera del Congreso, señalando que los mercados están atentos a todos estos aspectos.

Por otro lado, desde una perspectiva macroeconómica, se espera que el flujo de noticias continúe siendo positivo para Argentina, incluyendo aspectos como la inflación, el aspecto fiscal, el swap con China y el acuerdo con el FMI. Este último punto es especialmente relevante, ya que el desembolso del FMI podría impulsar positivamente la economía argentina. Además, se prevé una posible reducción en la brecha cambiaria, impulsada por mejores expectativas entre los agentes económicos.

Esta visión global de las entidades financieras coincide con la expresada por diversos analistas locales, como Eric Rotandale de Puente, quien también destacó las negociaciones en curso con el FMI y su impacto potencialmente positivo en los mercados financieros argentinos.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Economía

Argentina sobrecumple las metas del programa con el FMI y aprueban un desembolso de USD 800 millones 

Publicado

en

Gracias al enorme trabajo del Gobierno de Milei, el Directorio del FMI aprueba la 8va revisión del programa con Argentina, desembolsando cerca de 800 millones de dólares para fortalecer las reservas.

Se ha aprobado la octava revisión del Programa de Facilidades Extendidas en curso con Argentina, lo que permite la liberación de un desembolso de 600 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG), aproximadamente equivalentes a USD 790 millones. Este monto supera la próxima obligación de pago al FMI en julio de 2024, que asciende a cerca de USD 645 millones.

El pago programado para julio representa la última amortización dentro del marco del programa actual, el cual finaliza en noviembre de 2024. A partir de esa fecha y durante los siguientes dos años, hasta septiembre de 2026, Argentina no enfrentará más vencimientos de amortización de principal con el FMI.

La decisión del Directorio del FMI se produce en un contexto en el cual las políticas económicas implementadas por la actual administración han conducido a un cumplimiento superior de las metas cuantitativas establecidas en la séptima revisión del Programa. Estas metas incluyen la acumulación de Reservas Internacionales netas del Banco Central de la República Argentina (BCRA), el equilibrio fiscal del Sector Público y el financiamiento monetario del Tesoro.

La acumulación de Reservas Internacionales Netas (RIN) por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA) alcanzó los USD 9 mil millones al 31 de marzo (a precios del programa), superando significativamente la meta establecida para esa fecha de USD 6 mil millones. Este exceso, junto con el crecimiento observado en los meses siguientes, ha llevado a una recuperación acumulada de USD 11,3 mil millones hasta la fecha actual, cantidad que se verá aumentada próximamente con el desembolso aprobado de USD 790 millones.

Dado que el nivel actual de acumulación de reservas ya supera la meta original para todo el segundo trimestre (que era de USD 9,2 mil millones al 30 de junio de 2024), se ha decidido elevar la meta del segundo trimestre a USD 10,9 mil millones, manteniendo intacta la meta anual original de USD 9,7 mil millones para el 31 de diciembre de 2024.

En consonancia con las normativas vigentes para el pago de importaciones y la estacionalidad del comercio exterior del país, previstas en la séptima revisión, la octava revisión del programa establece una reducción en la acumulación de RIN durante el tercer trimestre del año, ajustada a un nivel (incrementado en esta revisión) de USD 8,7 mil millones, seguida de una recuperación en el cuarto trimestre.

El compromiso firme del Gobierno con la implementación inmediata de un ancla fiscal fue crucial para lograr la estabilidad macroeconómica. El equilibrio financiero del Sector Público No Financiero alcanzado desde este año ha eliminado la necesidad crónica de financiar el déficit fiscal a través del endeudamiento neto del Tesoro o la emisión monetaria. El objetivo de equilibrio financiero establecido en el Acuerdo se logró en un tiempo récord.

Partiendo de un déficit financiero del 4,6% del PIB en 2023, en el primer cuatrimestre de este año se registró un superávit primario del 0,7% del PIB y un superávit financiero del 0,2% del PIB. Este resultado se alcanzó mediante una combinación de reducción permanente de gastos y aumentos temporales de impuestos. El gasto primario se redujo un 32% interanual en términos reales, con disminuciones del 85% interanual en gastos de capital, del 76% interanual en transferencias corrientes discrecionales a provincias y del 43% interanual en otros gastos corrientes.

El equilibrio fiscal se logró sin descuidar a los sectores más vulnerables, fortaleciendo de manera significativa los programas sociales que llegan directamente a los beneficiarios, sin intermediarios. En particular, la Asignación Universal por Hijo aumentó un 335% entre noviembre de 2023 y junio de 2024, lo que representa un incremento estimado del 90% en términos reales. La Tarjeta Alimentar y el programa Primeros Mil Días de Vida también experimentaron aumentos reales estimados del 4% y 470%, respectivamente, durante el mismo período.

En cuanto a las jubilaciones, excluyendo el bono, se registró un aumento estimado del 3% en términos reales, como resultado del incremento del 12,5% otorgado en abril y la implementación de una actualización automática por inflación con un rezago de dos meses, conforme al Decreto de Necesidad y Urgencia 274/2024 del Poder Ejecutivo Nacional. Se espera que las jubilaciones continúen aumentando en términos reales debido al proceso de desinflación en curso.

Finalmente y, en un contexto de rigurosa disciplina fiscal, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) logró implementar un cambio drástico en la política monetaria. Mientras que en los 12 meses anteriores al 10 de diciembre de 2023 el BCRA había financiado al Tesoro, de manera directa e indirecta, con $50 billones (a precios de junio de 2024), estos flujos fueron revertidos bajo la nueva administración. Al finalizar el primer trimestre, el financiamiento monetario neto del BCRA al Tesoro se situó en -$2,1 billones corrientes, superando la meta trimestral que establecía un límite de $0.

Este saldo representa una reducción en la cantidad de pesos en circulación, contribuyendo así a fortalecer el balance del BCRA. Sin embargo, no refleja completamente el impacto monetario total de las operaciones del Tesoro. Actualmente, la meta de financiamiento monetario neto al Tesoro sigue siendo negativa (-$82 mil millones corrientes), y el efecto contractivo total de las acciones del Tesoro se traduce en una absorción de pesos por parte del BCRA que supera los $17 billones, lo cual contribuye al proceso de desinflación.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Argentina

Las acciones y bonos argentinos abrieron con subas del 13% por la aprobación de la Ley Bases, se desploma el Riesgo País y cae el dólar

Publicado

en

Los inversores en Wall Street celebran la primera victoria legislativa del Gobierno de Javier Milei, a pesar de los intentos de algunos políticos para tirar abajo la Ley Bases y el Paquete Fiscal.

Los activos bursátiles argentinos abrieron con fuertes subas en las primeras horas del jueves tras la aprobación de la Ley Bases y el Paquete Fiscal en el Senado Nacional. Los títulos de deuda mostraron alzas de 4%, y las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street subieron hasta 13%, lideradas por el sector bancario. El riesgo país se desploma, situándose en 1.404 puntos básicos a las 11:20 horas.

La reacción era esperada por los especialistas. "Esperamos que la sanción en el Senado de la Ley Bases se traduzca en un rally hoy. ¿Hasta qué nivel? Es muy difícil precisarlo y no creemos que sea tan sencillo como pronosticar los máximos previos, pero es seguro que puede recortar las bajas producidas por la incertidumbre de las últimas semanas", preveía el informe diario de la consultora Outlier.

"Habrá que ver también cómo procesa los cambios el mercado, sobre todo los introducidos en el paquete fiscal, que pueden condicionar la concreción de algunos anuncios recientes y extender el suspenso algunas semanas más hasta que se defina nuevamente en Diputados", agregó el reporte.

El índice S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires subió un 3%, alcanzando los 162.000 puntos, mientras que entre los ADR y acciones de compañías argentinas negociadas en dólares en Wall Street, las alzas alcanzaban hasta el 13%, con Banco Supervielle a la cabeza, seguido por Banco Macro (+8%).

Los inversores también consideraron favorablemente el anuncio del Banco Central respecto a la renovación total del swap de monedas pactado con China, que postergó por un año vencimientos por USD 5.000 millones que debían pagarse en junio y julio.

"Vemos como positivo lo ocurrido en el Senado durante la madrugada de hoy dado que la mayoría de los artículos de las leyes fueron aprobados con cambios relativamente benignos. Si bien el rechazo de la reforma de Bienes Personales y Ganancias genera ruido, cabe mencionar que fueron rechazados con mayorías simples, con lo cual los diputados pueden insistir con su redacción original con una mayoría simple. En lo que refiere a Ganancias, los senadores patagónicos votaron en contra, y sus diputados tuvieron un comportamiento similar cuando votaron en abril, con lo cual esperamos que el gobierno pueda revertir esto", dijo Ezequiel Zambaglione, jefe de investigación de Balanz Capital.

"En cuanto a otros cambios, estos se ven marginales a priori y no deberían cambiar mucho el programa del gobierno. Creemos que este escenario es positivo para los precios, y podríamos ver subas en los Globales en torno al 3-5% durante la jornada de hoy. Si en Diputados se logra insistir con la redacción original de Ganancias, creemos que los precios van a llegar a tocar nuevamente sus máximos recientes", agregó Zambaglione.

"El mercado tenía grandes dudas con la renovación del swap chino y si el Gobierno iba a poder aprobar la Ley Bases con solo seis senadores. Despejadas estas dudas, aun con una ley con matices y muy distinta a la original, la rueda en Wall Street arranca con subas", dijo Mariano Marcó del Pont, de Silver Cloud Advisors.

"Más allá de la importancia del paquete fiscal y su tratamiento en particular, la expectativa se concentraba en la aprobación de la Ley Bases en general como señal de soporte político", coincidió el economista Gustavo Ber. "Dicha aprobación, junto a la renovación del swap y la expectativa de pasos que se están dando camino a una salida del cepo, podrían volver a generar una reacción positiva entre los operadores, especialmente tras la toma de ganancias reciente", agregó el especialista.

Entre los bonos soberanos, se destacaban grandes movimientos de los papeles regidos por la Ley de Nueva York, generalmente primeros en reaccionar y los más atados al humor de los inversores globales.

"Se rechazaron los 22 artículos que modificaban los impuestos de Ganancias y Bienes Personales. No obstante, como el rechazo no alcanzó los dos tercios, el oficialismo tendría la posibilidad de restituir ambos impuestos cuando el proyecto vuelva en segunda revisión a la Cámara de Diputados, donde se deberán ratificar el resto de las modificaciones", explicó un informe de Mariva Research.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias