Seguinos en redes

Economía

¿Dónde está el crecimiento? La producción industrial cayó un 0,2% en septiembre y la construcción se desplomó un 2,9%

Publicado

en

Los indicadores mensuales de alta frecuencia arrojan resultados adversos frente a la dramática escasez de divisas y el alza inflacionaria. La economía de Alberto Fernández y Cristina Kirchner es cada vez más anémica. 

Los últimos informes publicados por el INDEC confirmaron que la actividad industrial desestacionalizada obtuvo una caída del 0,2% al término del mes de septiembre, acumulando así tres meses consecutivos de completo estancamiento. 

El Índice de producción industrial manufacturero (IPI) obtuvo un crecimiento de hasta el 4,2% interanual en comparación con septiembre del año pasado, el valor más bajo para una variación anual en 5 meses. 

Asimismo, el INDEC anunció que la actividad de la construcción registró un fuerte derrumbe del 2,9% solamente en septiembre, después de haber caído hasta un 2,3% en el mes de agosto y 1,9% en mayo. 

La actividad en este sector opera en los niveles más bajos registrados desde el pasado mes de marzo, acorde a la serie del Indicador sintético de la actividad de la construcción (ISAC). La construcción obtuvo un crecimiento interanual del 5,2% en el acumulado de 12 meses, pero nuevamente la tendencia no fue satisfactoria porque constituye el registro más moderado desde abril. 

Pese a la recuperación de los indicadores presentados a partir de la segunda mitad del año 2020, tanto la actividad industrial como la construcción aún operan en niveles similares a los que tenían en 2018, un año marcado por la recesión tras los máximos de 2017. 

El principal factor explicativo para la ralentización de la actividad económica es actualmente la escasez de divisas que provoca el sistema de control de cambios. El tipo de cambio artificialmente apreciado encarece las exportaciones y limita la entrada dólares al país, al mismo tiempo en que se ven abaratadas las importaciones.

Las regulaciones establecidas desde la aduana comercial y el Banco Central boicotean sistemáticamente la importación de insumos básicos para sostener la producción, con un claro objetivo de reservas en vista al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El desempeño anémico de la economía kirchnerista sobre la industria y la construcción suele ser catalogado como “efecto serrucho”, ya que se observan ligeros aumentos seguidos por caídas inmediatas y compensatorias, una situación que ya se prolonga por 4 meses. 

Economía

La economía de Macron: La actividad se estanca en el tercer trimestre y vuelve a crecer el déficit fiscal

Publicado

en

La economía francesa solamente se expandió un 0,2% al término del tercer trimestre del año, mientras que la inflación volvió a acelerarse y alcanzó el nivel más alto desde 1985. El déficit fiscal consolidado del Estado francés volvió a aumentar al 4,1% del PBI en septiembre. 

El programa económico del presidente Emmanuel Macron muestra signos evidentes de agotamiento. La falta de reformas estructurales sobre la economía con la mayor carga tributaria de Europa arroja un costo muy caro en términos de crecimiento y estabilidad.

La economía francesa solamente logró un muy tenue crecimiento del 0,2% en el tercer trimestre del año, en comparación con los tres meses precedentes hasta junio. Incluso registró una ligera caída del 0,2% durante el primer trimestre, y solamente se acumuló un crecimiento del 1,11% con respecto a la situación de pre-pandemia

Asimismo, la actividad manufacturera de Francia no logró crecer prácticamente nada desde octubre del año 2020, y de hecho no logró recuperarse del impacto de la pandemia. La crisis energética tiene un rol preponderante para explicar el estancamiento de la actividad económica. 

Se trata de uno de los peores resultados dentro de la Eurozona, junto con Alemania y España (siendo este último país el que registró los peores resultados). El estancamiento del tercer trimestre se produce al mismo tiempo en que Francia sufre una nueva aceleración inflacionaria de los precios minoristas.

La inflación interanual francesa escaló al 6,5% en el acumulado anual del mes de octubre, el resultado más elevado registrado desde enero de 1985. Se conforma una situación de estanflación por primera vez en más de tres décadas. 

Así como ocurre en muchos países, el problema inflacionario francés responde a la falta de credibilidad en la estabilización de las finanzas públicas y la moderación del stock de deuda

Lejos de llevar tranquilidad a los mercados, el presidente Macron decidió llevar adelante políticas fiscales expansivas en plena crisis inflacionaria. Se abandonó la corrección del déficit fiscal, y el desequilibrio consolidado del Estado francés representó el 4,1% del PBI al término del tercer trimestre

El gasto público dejó de bajar y se estabilizó en el 57,3% del PBI en el tercer trimestre, mientras que los ingresos totales no lograron crecer al ritmo necesario como para compensar la suba de las erogaciones. 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que el déficit primario de Francia no solamente no bajará en 2023, sino que se incrementará del 3,4% del PBI al 4,1% en el acumulado anual. De la misma manera, el déficit financiero total aumentará del 5,1% al 5,6% del producto durante el año próximo

La falta de disciplina fiscal provocará, según el FMI, provocará que el stock de deuda pública bruta aumente constantemente hasta superar el 118% del producto para el año 2027

Si no resulta creíble el financiamiento genuino de la masiva cantidad de bonos que deberá colocar el Estado francés, los mercados podrían descontar un rescate monetario del Banco Central Europeo (una política de flexibilización cuantitativa para comprar la deuda) y las expectativas inflacionarias podrían terminar por desanclarse en consecuencia

PBI real y gasto público consolidado de Francia desde 1999.

Seguir Leyendo

Brasil

Cuentas en orden: Las privatizaciones de Bolsonaro generaron un fuerte superávit fiscal en Brasil

Publicado

en

El Gobierno federal registró un fuerte superávit primario del 0,9% del PBI, superando holgadamente las metas fiscales previstas para fin de año. La privatización de empresas estatales y la reducción del gasto público fueron los principales factores explicativos para la mejoría de las finanzas públicas. 

La administración de Jair Bolsonaro logró sobrecumplir las metas fiscales pautadas para fin de año. Las estadísticas provistas por el Banco Central de Brasil y el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) sugieren que el Gobierno federal alcanzó un superávit primario del 0,88% del PBI al término del mes de octubre, uno de los resultados más equilibrados registrados desde mediados del 2014.

Asimismo, y contabilizando la partida por intereses de deuda pública, el sector público federal tuvo un déficit acumulado de 12 meses en torno al 4,15% del PBI para el término del mes de octubre. El resultado financiero del fisco fue el más equilibrado desde septiembre de 2014.

El superávit primario es un factor fundamental para preservar la disciplina fiscal, ya que permite trazar un sendero sostenible para la deuda pública, abonar los intereses asociados y conseguir fondos para refinanciar permanentemente las obligaciones. 

El sector público consolidado (el Gobierno federal y los Estados locales) obtuvo un superávit primario del 1,8% del PBI en octubre de 2022. El resultado superó ampliamente a la meta del -0,6% propuesta por el ministro Paulo Guedes a principios del año, ya que se esperaba que la reducción en el impuesto a los productos industrializados tuviera un impacto mayor sobre la caída de la recaudación.

La disciplina fiscal fue liderada por la administración central que encabeza Bolsonaro, ya que este sector del Estado registró un fuerte superávit de hasta R$ 30,3 mil millones en octubre, contra un resultado deficitario de R$ 3,9 mil millones por parte de los Gobiernos locales y las municipalidades. 

La mayor parte del superávit federal fue explicado por el ingreso extraordinario de las privatizaciones. El proceso de transferencia de activos y pasivos desde el sector público hacia el sector privado que atravesó Brasil en los últimos años fue el más importante desde la década de 1990. 

Las privatizaciones no solo permitieron mejorar la calidad de los servicios brindados a los usuarios y desmonopolizar actividades, sino que también significaron importantes ingresos para las arcas públicas. Las empresas estatales que aún se conservan dentro de la esfera estatal acumularon un superávit del 0,1% del PBI en el acumulado anual de octubre.

El mayor crecimiento del PBI durante el tercer trimestre del año también dinamizó la captación de recursos tributarios entre los impuestos que responden directamente al comportamiento de la actividad económica, siendo el IVA el más importante de ellos.

Seguir Leyendo

Economía

De las ganancias por privatizaciones a las pérdidas por las estatizaciones: La herencia de 20 años de modelo kirchnerista

Publicado

en

Las incesantes nacionalizaciones y apertura de nuevas empresas estatales dejaron como saldo un profundo déficit sobre la espalda de la sociedad. El Estado empresario se multiplicó desde 2003 y se abandonaron los beneficios por las privatizaciones de los 90s. 

20 años de crecimiento constante en el conglomerado de empresas bajo la órbita estatal provocaron la vuelta de los desequilibrios que se creían ya superados en la década de 1990. El déficit operativo de las empresas estatales representó el 0,8% del PBI en el acumulado anual de octubre, el resultado más desequilibrado en 30 años.

El instituto IDESA estima que el costo de las empresas estatales para la sociedad es aún mayor si se contabilizan las transferencias corrientes del sector público, que no se incluyen en el déficit operativo. 

Solamente para el Presupuesto 2023 los subsidios totales a las empresas públicas ascenderán al 1,2% del PBI, una cifra que supera al gasto federal en asignaciones familiares (AUH) y el Programa Alimentar, puestos juntos. Las prioridades del sector público se encuentran completamente desencajadas de la realidad.

Contrariamente al escenario actual, las privatizaciones de los años 90 no solamente le devolvieron los servicios públicos a la sociedad y lograron eliminar los déficits, sino que además permitieron la captación de ingresos significativos para las arcas públicas. Los ingresos por privatizaciones promediaron el 0,3% del PBI entre 1993 y 1999, y superaron el 0,8% del producto al momento de la venta de YPF en 1999

El efecto de las privatizaciones y las estatizaciones entre 1993 y 2022.

Una a una, las más importantes empresas estatales creadas o nacionalizadas desde 2003

Gestión Néstor Kirchner

  • 2004: Correo argentino, Energía Argentina (ENARSA)
  • 2006: Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), AR-SAT
  • 2007: Astilleros TANDANOR

Gestión Cristina Fernández de Kirchner

  • 2008: Aerolíneas Argentinas, Operadora Ferroviaria, Administración de infraestructuras ferroviarias
  • 2009: Ferrocarril Trasandino Central, Radio y Televisión Argentina SA
  • 2010: Centro de Ensayos de alta tecnología (CEATSA), Fábrica Argentina de Aviones (FADEA)
  • 2012: Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) por el 51% del paquete accionario
  • 2013: Belgrano Cargas y Logística, Administración de RRHH ferroviarios
  • 2014: Playas ferroviarias de Buenos Aires
  • 2015: Ferrocarriles Argentinos, Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA)

Gestión Mauricio Macri

  • 2016: Contenidos Públicos S.E
  • 2017: Corredores viales
  • 2019: Fabricaciones Militares S.E

Gestión Alberto Fernández

  • 2020: Estatización de rutas nacionales con peaje, intento de nacionalización de Vicentin
  • 2021: Hidrovía Paraná-Paraguay, Transporte de ferrocarril de cargas
  • 2022: Eliminación de las concesiones privadas por contratos de obra pública PPP

La más reciente ofensiva del kirchnerismo apunta a la estatización de las represas de energía hidroeléctrica tras el vencimiento de los contratos de concesión en agosto de 2023, un proyecto del ala dura del oficialismo presentado por el fanático kirchnerista Oscar Parrilli. 

La profundización del modelo kirchnerista revitalizó los mismos problemas que atravesó el país durante la segunda mitad del siglo XX. Las empresas del Estado no fueron administradas eficientemente por ningún Gobierno, y cada vez se hace más necesario la reinstalación del debate por la privatización

Seguir Leyendo

Tendencias