Seguinos en redes

Argentina

El cambio de modelo que hundió a la Argentina: De la reforma menemista a la revolución kirchnerista

Publicado

en

La vicepresidente Cristina Kirchner intentó defenderse de las acusaciones por la causa Vialidad, y aseguró que sus dos gobiernos fueron los mejores en las últimas décadas. Sin embargo, los resultados obtenidos sentencian el experimento kirchnerista en contraste con la bonanza económica de los 90s.

Aunque sin ninguna conexión con las acusaciones jurídicas, la vicepresidente Cristina Fernández Kirchner trató de defenderse de todas las imputaciones contra ella en la Causa vialidad, y reivindicó enérgicamente sus dos administraciones entre 2007 y 2015.

Según la Vicepresidente, su experiencia en la presidencia del país “fue la mejor en décadas”, tras producirse una suerte de contrarreforma al modelo implementado por el peronismo en los 90s. Sin embargo, los resultados obtenidos a lo largo de sus dos administraciones son anémicos en comparación a los que se registraron durante la reforma menemista.

El presidente Carlos Menem condujo al peronismo para que se adoptaran las necesarias reformas estructurales sobre la economía argentina, entre ellas el ajuste del Estado, la apertura comercial, la disciplina monetaria y fiscal, la privatización de los servicios públicos y la desregulación para liberar las fuerzas productivas del país.

El kirchnerismo supuso un retroceso con todas las reformas. El modelo terminó de consolidarse en las dos administraciones de Cristina Kirchner a partir de la expropiación de las AFJP (2008), YPF (2012), Aerolíneas (2008) e incluso los ferrocarriles (2015), la intervención del Banco Central en 2010, el desmantelamiento de las reglas fiscales a partir de 2011, y las restricciones cambiarias y comerciales a partir de 2012.

El modelo menemista contra el modelo kirchnerista

A pesar de los dichos de Cristina Kirchner, el crecimiento per cápita del país fue completamente obliterado en los 8 años de su gestión. El ingreso por habitante de Argentina no creció prácticamente nada en los 97 meses de la gestión desde diciembre de 2007, mientras que el país acumuló una bonanza del 30% en el mismo período de la gestión de Carlos Menem.

El modelo kirchnerista alcanzó un máximo en el crecimiento del nivel de vida hacia mayo de 2011, consolidando un alza de tan solo el 6% en la presidencia de Cristina Kirchner. El máximo registrado para el modelo menemista se alcanzó en junio de 1998 y se acumuló un crecimiento del 39%, seis veces más que con el kirchnerismo.

Crecimiento del ingreso por habitante con Carlos Menem y Cristina Fernández Kirchner.

Lo mismo ocurre si se releva la producción industrial. Según la serie histórica de datos medida por la consultora Orlando Ferreres & Asociados, así como el IPI industrial del INDEC a partir de 1994, el crecimiento industrial bajo el modelo menemista fue drásticamente superior a todo el crecimiento producido en los mandatos de Cristina Kirchner.

Con una fuerte apertura arancelaria y eliminando todas las restricciones cuantitativas, la actividad industrial creció un 48% en los primeros 97 meses de la gestión menemista, con un aumento máximo de hasta 58% en junio de 1998. En la gestión de Cristina Kirchner se produjo una caída del 1%, y un tenue crecimiento del 10% hasta noviembre de 2011 (el máximo registrado para la actividad industrial).

La sustitución de importaciones forzada por el régimen de declaraciones juradas anticipadas (DJAI) no produjo ningún tipo de resultado positivo sobre la actividad industrial. En contraste, la apertura comercial permitió la importación de bienes de capital que modernizaron el aparato productivo y dieron inicio a la “revolución productiva” que Menem prometió en campaña.

Crecimiento de la industria nacional con Carlos Menem y Cristina Fernández Kirchner.

El famoso “salariazo” prometido en la campaña electoral justicialista de 1989 también fue una realidad observada en los hechos. El salario real promedio para los trabajadores (en todos los sectores del mercado laboral) aumentó un 54% en 97 meses de gestión de Carlos Menem, contra un pequeño incremento de solo 6% en la gestión de Cristina Kirchner.

Crecimiento del salario real con Carlos Menem y Cristina Fernández Kirchner.

La inflación fue un factor fundamental para erosionar el poder adquisitivo de los salarios y del dinero. El Plan de Convertibilidad de Domingo Cavallo logró terminar con la inflación en Argentina, a partir de 1993 cayó a un solo dígito y para 1999 era negativa.

En contraste, la gestión de la actual Vicepresidente comenzó con un 12% de inflación y terminó con casi 28% en 2015, no sin antes registrar un máximo de 41% durante la recesión del año 2014. La persistente emisión monetaria para financiar los desequilibrios del Tesoro reintrodujo el problema inflacionario en el país.

Evolución de la inflación con Carlos Menem y Cristina Fernández Kirchner.

Las estadísticas sobre el mercado laboral tampoco señalan ninguna ventaja significativa en favor de la gestión de Cristina Kirchner, según el índice oficial de empleo privado mensual que elabora el INDEC.

Solamente en la segunda gestión de Menem los puestos de trabajo privados aumentaron en un 7,2% hasta junio de 1998, y para el término de su gestión el alza se moderó al 4% tras la recesión de 1999. En promedio, la cantidad de empleos privados creció a razón del 1% por año.

Entre diciembre de 2007 y noviembre de 2011 el empleo privado creció un 7,6%, y hasta 7% considerando los primeros 49 meses de gestión (equivalente al segundo mandato de Menem). Sin embargo, el crecimiento acumulado del empleo privado siguió estancado en el 6,9%, lo cual arroja un crecimiento cercano al 1% por año. Contrariamente al relato político del kirchnerismo, su modelo económico no presentó ventajas significativas para el trabajo privado. 

Crecimiento del empleo privado Carlos Menem y Cristina Fernández Kirchner.

Argentina

Ola de tomas de Escuelas en CABA: Estudiantes de izquierda tomaron el Pellegrini y otras 12 secundarias

Publicado

en

Los alumnos se manifiestan en reclamo de viandas, infraestructura y en rechazo a las prácticas laborales que legisló Larreta. El gobierno porteño denunció a sus padres y les reclamará $1,5 millón por cada día que no tengan clases.

La escuela pública Carlos Pellegrini fue tomada este miércoles, y se suma a las tomas de colegios en la Ciudad de Buenos Aires y de esta manera ya son 12 los establecimientos educativos afectados por las protestas de estudiantes de izquierda.

La toma del Pellegrini sin embargo le da una proyección nacional a las tomas, ya que se trata de la primera institución que no depende del gobierno porteño que es secuestrada por el centro de estudiantes, que está en manos del kirchnerismo.

Los estudiantes, tanto del Pellegrini como de las otras escuelas porteñas, reclaman mejores viandas, obras edilicias y se manifiestan en contra de las prácticas laborales en empresas que legisló recientemente Larreta en la Ciudad para los estudiantes del último año.

Si bien piden cambios en la legislación porteña, como el pedido de que se apruebe el proyecto de Ley Integral del Derecho a la Alimentación Adecuada en las Instituciones Educativas, presentada por la legisladora porteña del Frente de Todos, Ofelia Fernández; el Pellegrini depende de la UBA, una institución cuyos recursos provienen del Presupuesto Nacional, por lo que no se entiende el reclamo contra Larreta.

Entre otras cosas, la ley comunista de Ofelia promueve la universalización y gratuidad de la asistencia alimentaria escolar, que las frutas y verduras sean producidas por cooperativas agroecológicas y la prohibición de que las empresas que fueron multadas por un mal servicio puedan proveer alimentos.

Los estudiantes también rechazan las prácticas laborales obligatorias en empresas y organizaciones. Algunos de los manifestantes aseguran que los hacen “llevar café” o “lavar vajilla“, y que no se está cumpliendo el objetivo de que aprendan sobre la vida laboral que sin dudas enfrentarán luego de salir de la secundaria.

La ministra de Educación porteña Soledad Acuña asegura que el kirchnerismo está detrás de las tomas de escuelas. La funcionaria planteó este miércoles: “La semana pasada nos enteramos que algunas escuelas tenían dirigentes de Ctera y legisladores del Frente de Todos que alentaban a los chicos a tomar las escuelas”, en declaraciones a radio La Red.

Acuña dijo que se trata de “una medida político partidaria de cara a un año electoral”, que la medida la llevan adelante “un grupo minoritario” de estudiantes y que “la mayoría está conforme con las prácticas de las empresas”.

El Gobierno porteño denunció penalmente el lunes a los padres de los chicos que mantienen la medida de fuerza y les reclamará $1,5 millón por cada día de protesta a cada familia. Larreta está enfocando todo su tiempo en la organización de la campaña presidencial del 2023, y a diferencia de otros años, decidió avanzar con dureza para terminar rápidamente con las tomas.

Paola, la madre de una chica que asiste a cuarto año del “Lengüitas”, dijo en declaraciones a Arriba Argentinos que tanto ella como su hija rechazan las tomas de colegios y que la joven “puede quedar libre si la medida dura más de siete días”, ya que el Gobierno rechazó también perdonar las faltas durante estos días.

La inexplicable toma del Pellegrini

En medio de las protestas, Micaela Güera de Souza, la presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, llamó a tomar la escuela, y rápidamente se le prohibió la entrada a autoridades, padres o policías.

Micaela habló desde la puerta del lugar con LA NACIÓN y afirmó que con la institución tomada por las alumnas y los alumnos “no puede entrar ninguna autoridad”, y que esa decisión incluye a la rectora. “La medida de lucha es sin autoridades, es por y para los estudiantes. Por eso ningún adulto puede entrar sin previo aviso”, agregó la adolescente.

Además, confirmó que a los alumnos que ya están adentro, el Centro de Estudiantes no les permite abandonar la toma. Con un candado en una de sus manos para cerrar el portón, la joven señaló al respecto: “Tenemos un candado propio. Lo compramos porque a la noche no se puede salir”. Y agregó, en diálogo con Radio Mitre: “Las puertas las cerramos ayer a las 23; por lo tanto, nadie puede entrar ni salir hasta las 8 de la mañana”.

No se entiende qué le reclama el Pellegrini al Gobierno porteño, ya que su institución, aunque queda físicamente en la Ciudad de Buenos Aires, depende de la UBA, la cual en última instancia, depende de lo que decide Nación.

Cómo se organizó la toma en el Pellegrini: El profesionalismo de terroristas adolescentes

Ayer por la tarde, después del horario de clases, se llevó adelante una asamblea en la escuela presidida por el Centro de Estudiantes. Según un mensaje que le llegó a uno de los estudiantes que no participó de la toma, los que presiden el Centro tomaron lista de los presentes, una clara amenaza para incentivar que los estudiantes se sumen a la toma.

Si sale toma/pernocte”, lee el mensaje, que aclara “19:30 reunión conducción con familias” y “20hs preparativos de cena (delegadxs [sic] porfa armen lista de quienes van a cenar patys así sabemos cuántos hacer, avisen quienes son vegetarias y traigan plata) pueden traer su comida también“.

Como se planificó, a las 19.30 hubo una reunión con las familias de los adolescentes para ponerlas al tanto de la medida que comenzaba a implementarse “en solidaridad” de otras escuelas que sí dependen de la Ciudad. Luego, a las 21hs se proyectó el partido de Argentina con Jamaica, que ganó la Selección por 3 a 0.

A las 23, los propios estudiantes cerraron el candado del portón de entrada de la institución para volver a abrirlo recién esta mañana, cuando hablaron con la prensa. “Femi ayuda, a confirmar y sumar pibaes!” concluye el mensaje. Cabe recordar que en 2017, una alumna denunció que abusaron de ella durante una toma del Colegio Nacional de Buenos Aires

Seguir Leyendo

Argentina

Nuevo ataque terrorista mapuche: Incendiaron una cabaña en Villa Mascardi que tenía custodia de Gendarmería

Publicado

en

Las cabañas Los Radales, que ya había sido atacada en agosto, fue incendiada nuevamente junto con la casilla de Gendarmería que estaba protegiéndola.

Los terroristas mapuches siguen promoviendo la violencia en el sur del país. Esta vez, atacaron la cabaña Los Radales en Villa Mascardi, incendiándola hasta sus cimientos. El complejo está ubicado en las inmediaciones del precio que ocupa ilegalmente la lof mapuche Lafken Winkul Mapu, quienes están buscando expandir el territorio que controlan.

El propietario contó a la prensa que es el tercer ataque que sufre en el año, luego de ser incendiada en agosto, pero esta es la primera vez que sufre destrucción total de su medio de vida. Las cabañas incluso tenían custodia de Gendarmería, debido al último ataque.

Pero los soldados no pudieron frenar el ataque, ya que antes de avanzar sobre el complejo de cabañas, los terroristas arrojaron objetos incendiarios a la casilla de Gendarmería, en la que había tres uniformados de guardia y un galpón con herramientas.

Esto es gravísimo, ya no es un ataque a un particular, es un ataque a las fuerzas nacionales, es una demostración que creen que no hay límites en su reclamo”, dijo Luis Dates, dueño de las cabañas atacados, al diario Río Negro. Además, agregó que el nuevo ataque fue perpetrado por un “grupo más numeroso que otras veces”, lo que indica que “la amenaza está creciendo“.

Según Dates, los agresores encapuchados “quemaron un puesto de Gendarmería que habían puesto para el resguardo de la propiedad y de los vecinos que viven en la zona”. La casilla con los uniformados fue colocada hace dos semanas, a unos 50 metros de distancia de la ruta nacional 40.

Por suerte, Dates no estaba en el predio en el momento del ataque y, como el complejo había sido atacado hace un mes y medio, tampoco había huéspedes.

El último ataque que sufrió Dates en su propiedad, en agosto, provocó la reacción del Gobierno local que, al frente de la ex kirchnerista Arabela Carreras, le pidió a la Casa Rosada, más precisamente al ministro de Seguridad Aníbal Fernández, que envíe a las Fuerzas Armadas a la zona para poner fin al conflicto.

Si bien Nación se negó en un primer momento, sucesivos ataques llevaron al gobierno kirchnerista a dar una respuesta, pero los pocos efectivos enviados a la zona poco pueden hacer para frenar la escalada de violencia del terrorismo mapuche.

Diego Frutos, presidente de la Junta Vecinal de Villa Mascardi y dueño de otra propiedad que fue vandalizada, le dijo a la prensa esta semana que el envío de Gendarmería es un show que no tiene el objetivo de ayudar a los vecinos.

Nación dijo que envió muchos agentes y lo único que hicieron fue traer cerca de Mascardi un puesto de Gendarmería que estaba en los alrededores de Bariloche. Es todo una mentira”, aseveró.

Seguir Leyendo

Argentina

Régimen laboral insostenible: Se paraliza la producción de neumáticos en todo el país

Publicado

en

Argentina paralizó totalmente la producción de neumáticos, poniendo en jaque a la industria automotriz. El boicot a la producción responde a un conflicto con el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático que ya acumula 4 meses. 

La legislación laboral argentina y la excesiva colectivización de las negociaciones laborales dan cada vez más indicios de agotamiento productivo. A raíz de un sabotaje del Sindicato Único de Trabajadores del Neumático (Sutna), los tres principales fabricantes de neumáticos del país se encuentran completamente inactivos, en perjuicio de la industria nacional y especialmente la automotriz. 

La empresa internacional Bridgestone anunció el cese de sus operaciones en Argentina hasta tiempo indeterminado, siendo este el primer precedente de la paralización industrial. Más tarde, dos competidoras más importantes, Pirelli y Fate, liquidaron todas sus operaciones en el país por el bloqueo sindical. 

Con el apoyo de algunos grupos de la izquierda extremista y violenta nucleados en el Polo Obrero, el sindicalismo exigió remuneraciones mensuales de hasta $400.000 brutos, algo que no solo supera a los salarios de convenio negociados anteriormente sino que además duplica los salarios vigentes, y supera holgadamente al promedio salarial nacional. 

La legislación laboral argentina desalienta las negociaciones por empresa y alienta negociaciones colectivas e ineficientes, dificultando así el proceso productivo. Por otra parte, las regulaciones sobre la contratación y el despido de trabajadores, así como los altos costos laborales sobre la remuneración salarial, son algunos factores que tornan completamente inviables a las exigencias sindicales planteadas. 

El resultado de la falta de flexibilidad laboral es la paralización de la producción. Además del efecto sobre la industria automotriz, la principal industria damnificada por el paro, también se genera una fuerte presión para los precios internos a los consumidores en términos reales.

A partir de las circunstancias, los precios de los neumáticos a nivel local subirán más que la inflación debido a un fuerte encarecimiento en relación a otros bienes y servicios. 

Yo no puedo pensar que en la situación general del país, con los problemas de ocupación que hay, esto sea un problema salarial exclusivo. Hay otras razones que tienen que ver con factores de poder, de ver cómo se instalan dentro del sistema sindical y dentro del sistema político. El precio de todo esto lo paga el trabajador y el consumidor”, advirtió Javier Madanes Quintanilla, CEO de Fate. 

Los efectos negativos también alcanzarán al Banco Central. Ante la falta de insumos nacionales, la demanda de insumos importados tenderá a crecer y, con ello, la necesidad de adquirir importaciones a través del cambio oficial a costa de perder reservas internacionales. 

Seguir Leyendo

Tendencias