Seguinos en redes

Colombia

El comunista Gustavo Petro prepara una reforma para estatizar las jubilaciones privadas en Colombia

Publicado

en

El narco-presidente colombiano propone expropiar los recursos de las administradoras de fondos de pensiones para financiar su programa económico.

Siguiendo sus muy poco convencionales promesas de campaña, el presidente Gustavo Petro propone lanzar una nueva reforma previsional para Colombia. Los cambios involucran una ofensiva contra el sistema de capitalización individual que actualmente opera en el país. 

Hasta ahora, Colombia funcionaba con sistema previsional mixto y competitivo, en el cual las empresas administradoras de fondos de pensiones competían entre sí para ganar el favor de los usuarios, y dentro de ellas la administradora estatal Colpensiones, con fondos del Estado para cubrir jubilaciones no contributivas y subsidios. 

Petro propone unificar el sistema en perjuicio del ahorro y la capitalización del país. En sistema competitivo sería virtualmente reemplazado por uno sustentado sobre los pilares: el establecimiento de un haber mínimo por $500.000 mensuales de carácter no contributivo, y la cotización forzosa a Colpensiones sobre la base de entre 1 y 4 salarios mínimos

El nuevo sistema unificado tendría un peso mayoritario controlado por el Estado, en contraste con la hegemonía de la capitalización individual privada que rige actualmente. Las administradoras privadas seguirán operando con la reforma, y se descarta de plano una expropiación total como en Argentina o Venezuela

Sin embargo, si bien las AFP podrían seguir operando tras la reforma previsional de Petro, la opción para cotizar en la capitalización individual quedaría reservada exclusivamente para aquellas personas con ingresos superiores a los 4 salarios mínimos, que según el Presidente podrán elegir libremente a qué sistema destinar sus aportes sobre el excedente de dicho monto

Según las estimaciones del propio Gobierno, cerca de un 90% del total de los aportantes colombianos entrarán en la categoría de la cotización estatal a Colpensiones, por lo que en la práctica el sistema previsional del país estará casi totalmente controlado por el Estado

La mayor cantidad del ahorro que hoy se ve capitalizado con las AFP y convertido así en inversión y crédito para la actividad económica, se verá casi totalmente agotado y consumido para financiar haberes previsionales en la actualidad. 

Así como en Chile, en Suecia o en Perú, los fondos acumulados en la capitalización individual son la fuente primordial del mercado de capitales local, y el origen de la financiación de una gran parte de proyectos de inversión y puestos de trabajo. Todo esto se verá completamente abortado. 

Por otra parte, la reforma promete garantizar un mayor poder adquisitivo para las pensiones no contributivas en el presente, pero compromete el poder adquisitivo de las futuras

Los haberes previsionales futuros dentro del sistema estatal no podrán valerse rendimientos por activos (ya que se disminuye la capitalización del ahorro) o de una mayor cantidad de cotizantes (debido al envejecimiento poblacional natural). En consecuencia, el sistema propuesto por Petro enfrentará los mismos problemas generacionales que un sistema de reparto tradicional

Colombia

Maduro le pide a Petro que abra las fronteras entre Venezuela y Colombia, cerradas para contener al narco

Publicado

en

Bajo una fachada de acuerdo comercial, el chavismo quiere que se abran las fronteras entre Táchira y Santander para poder establecer los envíos de drogas.

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, propuso este martes al flamante presidente colombiano, Gustavo Petro, crear una Zona Económica Especial (ZEE) binacional para vincular la región fronteriza que conecta al estado venezolano del Táchira con el departamento colombiano del Norte de Santander.

“Vamos a proponerle al presidente, Gustavo Petro, la construcción de una gran zona económica, comercial y productiva entre el Norte de Santander y el estado Táchira, completa. Una zona binacional de desarrollo económico, comercial y productivo. ¡Ha llegado la hora de que lo construyamos!“, señaló Maduro durante un encuentro con empresarios en Caracas.

El mandatario venezolano agregó que la ZEE comenzaría como un ensayo que luego se puede replicar en otras regiones fronterizas con Colombia que están en los estados Zulia, Apure y Amazonas.

Si bien Maduro lo trata de enmascarar como una apertura comercial, la realidad es que quiere desmilitarizar las fronteras para poder liberar los envíos de drogas. En las últimas décadas el gobierno de Colombia militarizó la frontera con Venezuela, no solo para frenar las incursiones de las FARC si no para blindar al país del masivo narcotráfico del Cartel de los Soles, que opera desde territorio venezolano.

Desde hace ya unos años que el régimen chavista prácticamente no se preocupa por recolectar impuestos en bolívares, si no que su principal financiación proviene de la venta de drogas en la región en dólares. Esto les ha permitido disminuir considerablemente la emisión de moneda, y ha llevado a una disminución de la hiperinflación.

Por esta razón, Maduro pidió a los empresarios presentar su propuesta de ofertas para comerciar con Colombia, una fachada para poder reabrir el comercio de narcóticos. “La apertura económica y comercial con Colombia va, y yo le digo a los empresarios: ¿Qué vamos a venderle a Colombia? Yo quiero tener la oferta exportadora para Colombia, quiero verla, y ellos la tienen lista, me consta“, dijo Maduro.

El dictador venezolano también dijo que para iniciar el flujo comercial entre ambos países, se está preparando un plan “sólido y sin perturbaciones” que dejó a cargo de la vicepresidente y ministra de Economía y Finanzas, Delcy Rodríguez.

Tras la asunción del comunista Gustavo Petro a principios de agosto, Caracas y Bogotá adelantan una agenda para la reconstrucción de las relaciones bilaterales en toda su amplitud, luego de permanecer rotas por años mientras el uribismo estuvo a cargo del Gobierno colombiano.

De esta manera, se espera que Colombia se vuelva a convertir en un paraíso narco, y Venezuela sume un aliado fundamental en su pulseada por recuperar su influencia política en la región. La “brisa bolivariana” que empezó Hugo Chávez en 1999 resultó en una total captura del poder político sudamericano, dejando en 2006 a toda la región en manos del Foro de Sao Paulo, a excepción de Chile y Colombia.

Hoy son Chile y Colombia los dos países que primero calleron ante esta nueva “brisa bolivariana”, y tanto el presidente Boric como el presidente Petro están preparando una agenda vinculada con el indigenismo, el narcotráfico, la abolición del Estado de Derecho como lo conocemos, y una apertura a países como Irán.

Seguir Leyendo

Colombia

El comunista Gustavo Petro acuerda con el Partido Liberal y consolida una super-mayoría en el Congreso

Publicado

en

El Pacto Histórico no se quedará en minoría en el Congreso, y el presidente-electo ya se aseguró el apoyo de distintos partidos opositores para formar un gobierno de coalición.

De cara a la toma de posesión de este 7 de agosto, el comunista ex guerrillero Gustavo Petro ha lanzado una serie de conversaciones con la oposición en busca de gobernabilidad. Las iniciativas del nuevo mandatario necesitarán de la aprobación del Congreso, pero también, requerirán de buenas alianzas para que sean efectivas y consensuadas.

El nuevo mandatario, sostuvo conversaciones con Hernández, Uribe y el histórico “Partido Liberal”, adherente a la internacional socialista. A estos últimos, ya le fueron otorgados cargos a sus políticos de carrera, para que se sumaran a la coalición de gobierno y así obtener, no solo más bancas en las cámaras, sino funcionarios con afinidades y experiencia en la función estatal.

Las alianzas locales no terminan acá, para sorpresa de muchos, el Partido de la Unión por la Gente (Partido de la U) y el histórico Partido Conservador, afirmaron que empezarán el nuevo periodo legislativo respaldando la agenda del Ejecutivo.

Para contextualizar, estos últimos partidos solían ser los grandes representantes de la derecha en Colombia. El primero, fundado por Uribe para su reelección en 2006 (que después heredaría Santos) y el segundo, el más tradicional partido de Colombia que existe desde 1849.

También contará con el apoyo de Alianza Verde, con la que ya tenía afinidades ideológicas. Incluso, uno de sus líderes, Navarro Wolff, compartió participación en la insurgencia comunista de la ex movilizada M19 con Petro. El mismo grupo de guerrilla urbana que protagonizó la toma del Palacio de Justicia en el año 1985.

En esta búsqueda del consenso, el único bando opositor que queda es el Centro Democrático de los actuales uribistas. Sin embargo, no hay que olvidar la reciente reunión entre el expresidente y el entrante, donde aparentemente se limaron asperezas, tanto para impedir que fracasen las negociaciones de la coalición con las otras fuerzas políticas, como para evitar choques que den señales que hagan reaccionar bruscamente al mercado, en vísperas de reformas impositivas.

No obstante, se especula que la oposición que pueda ejercer el Centro Democrático se vea limitada, debido al sesgo político de la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz) y la Comisión de la Verdad. Ambas son de integradas por neomarxistas y simpatizantes al discurso del ex guerrillero.

La preocupación es que pueden manipular la investigación de los falsos positivos que comprometen a Uribe, para disuadir los posibles obstáculos a la aprobación de los proyectos de ley. Uribe ya no es más senador por lo que no tiene fueros y Petro podría usar la libertad del histórico ex presidente como herramienta de negociación.

Como ya se mencionó, fueron asignados varios cargos a modo de dádivas. Los más importantes que le permitirán a Petro cumplir con el objetivo de confiscación impositiva y expropiaciones:

Ministerio de Hacienda y Crédito Público

José Antonio Ocampo (P. Liberal) es un socialdemócrata globalista con el cual se busca implementar los ODS (Objetivos de Desarrollo Sustentable) de la Agenda 2030 de la ONU acompañándolos con reformas económicas clásicas de la nueva izquierda.

Es economista de la Universidad de Columbia, fue asesor económico en Argentina en el CES (Consejo Económico y Social) y también fue Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas.

Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural

Cecilia López Montaño (P. Liberal) se encargará de llevar adelante la reforma agraria que prometió Petro en campaña, además del aumento y la creación de impuestos a la tierra y catastros para facilitar las expropiaciones.

Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

María Susana Muhamad González (Partido Colombia Humana) es una militante del partido oficialista desde la alcaldía de Bogotá, donde fue mano derecha de Petro y secretaria de medio ambiente. Allí dirigió el “Plan de Cambio Climatico”, en el cumplimiento al tratado de París. 

Su inclusión asegura que en este gobierno no habrá fracking para la explotación de hidrocarburos no convencionales, ni glifosato para erradicar cultivos ilícitos. Es importante aclarar que numerosos gobiernos han utilizado la aspersión de este agroquímico para combatir el narcotráfico, ya que el mismo deja inutilizables los cultivos para la producción de cocaína.

El ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, siempre prefirió la lucha contra la producción y el tráfico de drogas enviando avionetas con glifosato a Colombia, pero ahora el gobierno de Duque encontró un obstáculo con Joe Biden, quien bajo la excusa del medioambiente ha desistido con el envío de las avionetas. Ahora, el nuevo gabinete de Petro procurará que esté quien esté en Washington, los cultivos de narcóticos estarán protegidos.

A su vez, la nueva ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible pondrá el ojo en la minería, tala y la transición energética verde, mejor conocido como pasar a ser importador de gas y petróleo venezolano.

Ministerio de Cultura

Patricia Ariza Flórez (P. Unión Patriótica – UP) tomará el control de la cultura. Su partido fue creado en los acuerdos de paz de 1985 con fuerzas guerrilleras de las FARC-EP y el Partido Comunista Colombiano, los cuales integran la coalición oficialista desde el inicio de la campaña.

La tarea de la ministra, será integrar la agenda LGBT y feminista en las expresiones culturales, más específicamente en los niños y en las escuelas.

Ministerio de Relaciones Exteriores

Álvaro Leyva Durán (P. Conservador) acuñado como el “Canciller de La Paz”, tiene experiencia de larga data en negociaciones entre el Estado colombiano y grupos guerrilleros comunistas, desde 1980 a la actualidad. Incluso fue mediador en los acuerdos de desmovilización en 1990 con el grupo terrorista M19, el cual integró Petro.

Asimismo, participó como diputado de la asamblea constituyente de 1991, hecho que es muy atractivo para la nueva presidencia, ya que quieren implementar una nueva constitución y Durán puede ser el mejor asesor para este proceso.

Por otro lado, será el encargado de restablecer las relaciones diplomáticas con Venezuela, trabajar con verificadores de la ONU y el Grupo de Puebla.

Aduana, Comisión de la Verdad

En cuanto a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), en el organismo fiscal está designado Luis Carlos Reyes Hernández, un acérrimo marxista cultural que quiere nacionalizar a los niños.

En la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UAEARIV) estará María Patricia Tobón Yagarí, quien también integra la Comisión de la Verdad en los acuerdos de paz y pertenece al partido indigenista MAIS (Movimiento Alternativo Indígena y Social), que dará un marco legal a la expropiación de tierras. Este partido integra la coalición de gobierno y es firmante del Foro de San Pablo

La Unidad de Restitución de Tierras – URT-, estará al mando de Rangel Giovani Yule Zape, también del MAIS y será el brazo de las expropiaciones y usurpaciones en las zonas productivas.

Los cargos mencionados a la fecha, son los más importantes para la agenda del ex subversivo y como se puede evidenciar, la mayoría fueron cedidos a otros partidos políticos. Esto se debe a que, por una parte, se buscaron perfiles afines con experiencia dentro de la función estatal y, por otro lado, consolidar el consenso. En este sentido fue muy estratégico, ya que después de unas reñidas elecciones, consolidó mayoría en ambas cámaras.

De los 108 asientos en el Senado, el Pacto Histórico se quedó con 20, pero ahora suma los 14 del Partido Liberal, los 8 de la Alianza Verde y otros cuantos de la izquierda ex FARC e indigenistas que lo dejan con 63 bancas. La oposición, solamente englobada en el Partido Conservador, con 15, y el Partido de la U, con 10, se mostraron abiertos al diálogo.

En la Cámara de Representantes, ocurre algo parecido. De las 188 bancas, el Pacto Histórico tiene 28, pero suma a los 33 del Partido Liberal, a los 15 del Partido de la U, los 12 de la Alianza Verde, y más, que deja a Petro con 110 diputados contra 25 de los conservadores.

María Fernanda Cabal

Una de las figuras más relevantes de la política colombiana que se perfila como líder indiscutida de la oposición es la Dra. Maria Fernanda Cabal, actual senadora y la congresista más votada en la historia del país.

Cabal representa a la derecha conservadora, la cual defiende el interés nacional de Colombia, esquema antagónico a la agenda progresista e indigenista que planea implementar Petro.

Políticas que solo derivarán en pobreza, pérdida de libertades y saqueo a la propiedad privada, la misma pesadilla de la cual intentaron escapar los más de dos millones de venezolanos que emigraron al país vecino en busca de un futuro mejor, para encontrarse con la misma historia repetirse.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Colombia

El plan de Petro para expropiar tierras bajo la excusa de la “democratización de terrenos improductivos”

Publicado

en

El comunista Gustavo Petro, que asumirá en agosto, ya trae consigo un modelo expropiador para aplicar desde el día uno que llegue a la Casa de Nariño.

Durante su campaña presidencial, el ex guerrillero Gustavo Petro promovió diferentes consignas de izquierda, pero una de las más populares contemplaba aumentar impuestos a las 4.000 personas más ricas del país.

Sin embargo, su asesor económico, Ricardo Bonilla, no tardó después de la victoria en afirmar que el aumento contemplaría a muchisimas personas más, y en vez del tan marketinero “1% más rico del país”, se buscará efectivamente gravar un porcentaje mayor de la población.

“Estamos hablando de los 4.000 más ricos, pero porque ese fue el dato que dio la misión canadiense, que dijo que el uno por 1.000 de los que declaran renta tienen esas dificultades, pero seguramente cuando se depuren activos vamos a llegar no al uno por mil, sino del 10 por 1.000, o sea que pasaríamos a 40.000” dijo Ricardo Bonilla en entrevista con Mañanas Blu.

No obstante, el plan económico sugiere entre líneas que esta cifra es un piso, dado que pretenden implementar nuevos impuestos no solamente a la renta, sino también al patrimonio. Ya se anunció que la DIAN (sistema fiscal colombiano) hará reformas para cambiar cargas y categorías.

Hay que señalar que el impuesto al patrimonio actualmente rige a partir de fortunas valuadas por 5.000 millones de pesos colombianos (aproximadamente 1,11 millones de dólares); y el objetivo es bajarlo a los 1000 millones (222 mil dólares).

Es importante resaltar en este punto que los montos estipulados se calculan en moneda local y ante la galopante depreciación de la moneda, agravada por el resultado electoral, la base imponible aumentaría más de lo esperado.

Pero la situación va más allá de un avance tributario sobre la clase media, y quienes más preocupados están son los miembros del sector agroproductivo. El nuevo gobierno quiere implementar un impuestazo a extensiones de más de 1.000 hectáreas de tierra, al mismo tiempo que quiere llevar la iniciativa para gravar considerablemente lo que el estado considere como “tierras improductivas”.

En consecuencia, habrá mayores costos marginales para todos los productores, generando así aumentos en la cadena de abastecimiento de los alimentos colombianos. Sin embargo, si se ponen controles de precios, un gran porcentaje de productores eventualmente caerán en la quiebra y sus tierras serán rematadas por el estado.

El nuevo gobierno hará un catastro multipropósito, ya que Petro no esconde que quiere la “democratización” de la posesión de la tierra, para que los exguerrilleros se conviertan en capitalistas y empresarios del campo debido a que siempre los consideró como representantes de la ruralidad. Los medios locales anticipan que quienes firmaron el acuerdo de paz podrían estar dentro de la lista para recibir las tierras improductivas.

Posteriormente al catastro, no solo se fijará la metodología fiscal para la tierra, sino que se impondrá un cambio del uso de la misma, donde se buscará una conversión de ganadería por agricultura, permitiendo revertir aquello a lo que el gobierno-electo define como la inaceptable repartición del suelo colombiano.

Tal como afirmó la nueva ministra de agricultura Cecilia López: “Un millón de familias campesinas tienen menos tierra que una vaca”, queriendo aludir a una supuesta injusta posesión de la tierra y la improductividad que acompañaría.

Buena parte de las tierras dedicadas actualmente a la ganadería serán utilizadas para producción agrícola. Al que tiene una cabeza de ganado en una tierra muy fértil le caerá un impuesto muy alto. Si le dedica una parte a agricultura y otra a una ganadería productiva, eso le da una rentabilidad mucho más alta con la que puede pagar el catastro y, además, tener beneficios”, dijo.

Aunque los proyectos del gobierno entrante requerirán aprobación del Congreso, en los últimos días se vio como Petro sostuvo conversaciones con el fallido candidato presidencial Rodolfo Hernández, con el ex presidente Álvaro Uribe y repartió cargos al histórico y mal llamado “Partido Liberal”, agrupación perteneciente a la internacional-socialista. De esta forma, existen grandes probabilidades de que las iniciativas tengan éxito.

A pesar de haber acogido a más de dos millones de venezolanos (los cuales escapaban de un infierno comunista), el pueblo colombiano lamentablemente no ha comprendido las consecuencias sobre las decisiones de aquellos líderes que responden al Foro de San Pablo.

Así es como la historia vuelve a repetirse: gobiernos socialistas llegan al poder para destruir aquellos nichos que generan riqueza, expropiar tierras y crear hambre y miseria para el pueblo.

Se palpitan tiempos muy oscuros para aquellos países que han optado por elegir presidentes izquierdistas. La situación en casi toda Latino América es pesimista, por ello la reelección de Jair Bolsonaro en octubre de este año es crucial para equilibrar la balanza ideológica de la región.


Por Candela Sol Silva, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias