Conecte con nosotros

Economía

El fracaso del estatismo: las empresas públicas perdieron 3.380 millones de dólares en los últimos 12 meses

Publicado

en

Las empresas del Estado registran un creciente déficit operativo que compromete el futuro de la sociedad. Se calcula que el Gobierno destinará casi el 20% del déficit primario esperado en 2021 solamente para cubrir los desequilibrios de las empresas públicas.

El déficit de las empresas del Estado sigue creciendo y se perfila como una nueva amenaza para el equilibrio de las cuentas públicas. El déficit operativo total que debió cubrir el Estado en los últimos 12 meses alcanzó un monto por US$ 3.376 millones.

La trayectoria alcista de los desequilibrios se torna especialmente preocupante. En los primeros 10 meses de 2019 el déficit de las empresas públicas llegó al 0,3% del PBI.

En el mismo período de 2020 el resultado deficitario llegó al 0,5% y finalmente hasta octubre de 2021 el déficit llegó al 0,7%, lo que equivaldría al 20% de todo el déficit primario esperado para fin de año. El Gobierno sigue sin ofrecer ningún tipo de medida correctiva.

Los desequilibrios se concentran principalmente en Aysa, Aerolíneas Argentinas, IEASA, Cammesa y Correo Argentino. La herencia de las estatizaciones no solamente generó importantes pérdidas por juicios internacionales, sino que implica un fuerte desequilibrio corriente con el cual se deberá lidiar de forma indefinida.

Considerando el déficit en dólares, prácticamente toda la corrección financiera entre 2018 y 2019 fue violentamente revertida entre 2020 y lo que va del 2021. Las “gestiones racionales” de las empresas públicas no lograron nunca suprimir su desequilibrio, y tampoco pudieron marcar un precedente capaz de trascender a través de las administraciones de destino signo político.

La falta de privatizaciones y liquidaciones generó una enorme inestabilidad sobre el déficit de largo plazo. No existe ningún mecanismo por el cuál se garantice una cierta estabilidad en las cuentas de las empresas del Estado, incluso a pesar de las mejoras en eficiencia y transparencia producidas en la gestión anterior.

Inicialmente, y según el Presupuesto presentado por Guzmán para este año, el déficit operativo de las empresas públicas debió alcanzar los $ 460.923 millones, pero en pleno año electoral el Gobierno expandió fuertemente las partidas presupuestarias y ahora consumirán cerca de $ 700.000 millones. Esto representa un verdadero despilfarro de recursos en medio de la peor crisis económica y social de los últimos años.

Si se suman la totalidad de los costos para cubrir los diferentes subsidios económicos a empresas privadas de servicios públicos, el Estado debió desembolsar 16.000 millones de dólares en los últimos 12 meses. El congelamiento de las tarifas públicas desequilibró las finanzas del Estado.

Cabe destacar que estas pérdidas siderales se producen al mismo tiempo en que el Gobierno restringe la compra de dólares y sigue estrangulando el mercado cambiario mediante el cepo.

Economía

Nuevo disparo del dólar blue: alcanzó un nuevo récord histórico a $219

Publicado

en

La brecha cambiaria con el dólar oficial se amplia cada vez más.

El dólar blue vuelve a sorprender con un nuevo récord histórico este viernes alcanzando los $214 para la compra y a $219 para la venta.

De todos los aumentos, este ha sido el mayor que la divisa dio en un día desde el 10 de noviembre cuando la cotización aumentó $5,50 en 24 horas.

Durante esta semana la divisa comenzó en $209 y la termina con $10 más, dejando una brecha con el dólar mayorista de 109,90%. Por otro lado, en la mayor parte del país, el blue alcanza hasta los $221.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza este domingo 5 de diciembre

Qué sucederá con el riesgo país

Con esta situación que se vive actualmente con el dólar en el último día hábil de la semana, el riesgo país alcanzó los 1914 puntos y señala un máximo desde la reestructuración de deuda que realizó el Gobierno en 2020.

Por otra parte, antes de las 16 horas, los bonos argentinos en dólares perdían entre 0,3% (AL30D) y 4,6%.

Seguir Leyendo

Economía

El Gobierno endurece el cepo y buscará ampliar la documentación tributaria requerida para operar

Publicado

en

Las entidades financieras y los agentes bursátiles podrán solicitar previamente declaraciones tributarias a aquellos clientes que busquen entrar al mercado de capitales. En la práctica, se teme que los organismos de control terminen imponiendo por la fuerza lo que originalmente constituye un lineamiento optativo.

En medio de la progresiva sangría de reservas y el agotamiento del cepo cambiario, el Gobierno dispuso más medidas para seguir estrangulando a las operaciones sobre el mercado legal.

La Unidad de Información Financiera (UIF), por medio de la Resolución 6/2022, dispuso que las entidades financieras como bancos o aseguradoras, así como los agentes bursátiles, podrán solicitar a sus clientes declaraciones tributarias específicas para poder acceder al mercado cambiario legal.

En concreto, las documentaciones tributarias solicitadas serán sobre Ganancias y Bienes Personales, ambos impuestos que tienen un enorme peso como proporción de los recursos totales que percibe el sector público.  

Aún si, si bien se plantea como un criterio que deberá adaptarse a las preferencias de cada entidad financiera con sus clientes, los mercados especulan con que las medidas terminen por imponerse de forma forzosa en las operaciones diarias. Los organismos de control tendrán un mayor peso para disuadir a las entidades financieras para que soliciten, en la práctica, estas declaraciones tributarias a sus clientes.

Las medidas suponen añadir un control adicional sobre el acceso al dólar MEP (que se obtiene en la bolsa de valores) y el dólar Contado con liquidación. Esto podría desembocar en un nuevo aumento de la brecha cambiaria, que actualmente se acerca al 100%.

La resolución fue impulsada por el ultra-kirchnerista Juan Carlos Otero, en un intento por seguir limitando el acceso a los dólares por parte de los argentinos, y contener la profundización de la pérdida de reservas internacionales.

Otero alegó que las disposiciones buscan fortalecer las herramientas de control sobre el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, pero lo cierto es que estos lineamientos ya estaban abordados en la reglamentación anterior de la UIF sancionada en 2017, y el objetivo real de las medidas es sencillamente imponer una nueva traba para la compra de dólares.

El Gobierno justificó, además, que el marco normativo anterior determinado por el macrismo había desarticulado completamente el control sobre todo tipo de operaciones de origen ilegal, pero nuevamente esta fue una declaración exagerada para justificar el endurecimiento burocrático del cepo.

Seguir Leyendo

Economía

Una familia necesitó $76.146 en diciembre para no ser pobre

Publicado

en

Representa un aumento del 40% en relación al año anterior.

El costo de la canasta básica total, que define el umbral de la pobreza en la Argentina, subió 40,5% a lo largo de 2021, casi diez puntos menos que la inflación general promedio, que fue del 50,9%.

El informe dice que la canasta básica alimentaria (CBA) –que marca el nivel de la indigencia- subió 3,9% en diciembre, respecto de noviembre, y 45,3% a lo largo de todo el 2021. Y la canasta básica total (CBT) escaló 3% en diciembre y 40,5% en un año.

Con las subas, la canasta alimentaria para una familia tipo (un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años) ascendió a 32.963,69 pesos y la canasta básica total ascendió a 76.146,13 pesos.

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) se define como el conjunto de alimentos que satisfacen ciertos requerimientos nutricionales, y cuya estructura refleja el patrón de consumo de alimentos de la población de referencia.

Y la Canasta Básica Total (CBT), se obtiene mediante la ampliación de la CBA considerando los bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etcétera) consumidos por la población de referencia.

Fuentes oficiales aclararon que la diferencia entre los aumentos que registraron la CBA y la CBT respecto del Índice de Precios al Consumidor (IPC) –que marca la inflación general- responde a que no se computan los mismos productos. “Son canastas distintas”, dijeron.

Para el IPC, por ejemplo, el rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas se incrementó un 50,3% a lo largo de 2021 y el de “vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” avanzó solo 28,3%.

Seguir Leyendo

Trending