Seguinos en redes

Economía

El plan de Caputo para dolarizar la economía: Reestructuración del Banco Central, desregulación y ajuste fiscal de shock

Publicado

en

La consultora Bull Market Brokers anticipó algunas de las medidas que podrían ser adoptadas a partir del 10 de diciembre bajo el liderazgo de Luis Caputo en el Ministerio de Economía. Se pretende acelerar los tiempos para la concreción de la dolarización del país, sin incurrir en costos traumáticos ni violación de contratos con el sector privado.

A partir del 10 de diciembre comienza una nueva etapa reformista bajo el Gobierno de Javier Milei, y con un objetivo muy claro: avanzar hacia la dolarización de la economía y dar muerte al proceso inflacionario.

El plan de estabilización inicial será conducido por el economista y experto en finanzas Luis Caputo, nominado al frente del Ministerio de Economía, uno de los cargos más importantes de la administración sino incluso el más importante.

La consultora Bull Market Brokers publicó, en base a comentarios trascendidos, algunos de los lineamientos que podrían llegar a desplegarse por la administración de Milei y Caputo. El “Plan Caputo” buscará acelerar los tiempos para la concreción de la dolarización, y para ello será necesario reestructurar el Banco Central, flexibilizar las regulaciones del mercado cambiario para su posterior liberalización, y llevar a cabo una estricta señal de disciplina fiscal.

Reestructuración del Banco Central

Uno de los aspectos fundamentales para que pueda llevarse a cabo una dolarización ordenada y sin violación de contratos con privados es el saneamiento del Banco Central, una institución que quedó en ruinas después de los cuatro años de gestión kirchnerista. Se calcula que el saldo de reservas netas ya habría superado un rojo de por lo menos US$ 11.000 millones.

En principio, el Plan Caputo buscará destrabar fondos del exterior en una suma de por lo menos US$ 25.000 millones. Según dejó trascender la consultora, una posibilidad consiste en articular un swap con letras intransferibles por bonos soberanos de Medio Oriente con plazos de 2 a 7 años. 

Esta operación podría implicar el ofrecimiento de algún tipo de garantía, como por ejemplo los recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES, siguiendo una estrategia similar a la que había ideado Emilio Ocampo. La consultora sugiere que la operación de swaps podría destrabar un monto de entre US$ 12.000 y US$ 15.000 millones de dólares.

Asimismo, el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) también podría ser de gran utilidad. A diferencia de otros programas ofrecidos en garantía al FMI, la dolarización promete resultados muy concretos en materia de estabilización. El FMI podría aportar hasta US$ 3.000 millones adicionales en una primera etapa hasta marzo de 2024, y también se estudia la posibilidad de habilitar los recursos del Fondo de Resiliencia (aproximadamente otros US$ 1.600 millones).

Por su parte, las entidades agropecuarias prometieron una liquidación de exportaciones por US$ 5.000 millones a través del cambio oficial (el cepo no se levantará inmediatamente), pero para que esto sea posible el dólar deberá ajustarse a una paridad más competitiva.

Habiéndose destrabado estos fondos la dolarización es más factible a un tipo de cambio de mercado, cercano a los $1.000 según sugiere la consultora (aunque realmente es imposible anticiparlo). Los pasivos remunerados del BCRA totalizan los US$ 25.000 millones a una cotización de $1.000, mientras que la base monetaria representa US$ 7.000 millones. 

Caputo lograría retener fondos por US$ 23.000 millones, y buscaría además un acuerdo con los bancos privados locales (principales tenedores de los pasivos remunerados) para una operación de canje voluntario con letras y bonos del Tesoro. A partir del mes de febrero de 2024 podría prepararse el lanzamiento de una ley para el cambio de régimen monetario y cambiario.

Posible “Perdón Popular de Mercado”

Dadas las características recesivas que podría conllevar los primeros meses de aplicación del programa económico de Milei, una posibilidad para contener estos efectos podría ser la puesta en marcha del llamado “Perdón Popular de Mercado” que formuló el economista Carlos Rodríguez, con el objetivo de que salgan a la circulación una gran cantidad de dólares que los argentinos mantienen guardados en el colchón. Esto podría dinamizar la inversión para compensar, al menos parcialmente, la caída del consumo publico

La propuesta consiste en ofrecer “vales” que habilitan el blanqueo (con la exención automática de pagar cualquier tipo de impuesto) por una cierta suma de dólares, y la apertura de un mercado secundario de vales para que estos puedan intercambiarse. 

Aquellos usuarios con mayor “necesidad de blanqueo” podrían remunerar a aquellas personas que no disponen de fondos en dólares para hacerlo. En otras palabras, la “ganancia” del Perdón Popular de Mercado no se la quedaría el Estado sino que iría a los estratos de la sociedad con ingresos más bajos.

Existe un gran potencial para este programa. La consultora Bull Market Brokers señaló que solamente en el país existen tenencias de dólares por US$ 113.000 millones en cash guardados en el colchón, de los cuales el 50% no están declarados por el peso confiscatorio del Estado. También existen otros US$ 72.000 millones en el exterior.

Desregulación progresiva del mercado cambiario

El Plan Caputo apuntaría a una rápida eliminación de las siguientes normativas sobre el sistema cambiario dispuestas por el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores (CNV):

  • A7072 Restricción a la transferencia a bancos (límites de 1 a 5 por mes)
  • A7340 Restricción a la transferencia a bancos si clientes hicieron Dólar MEP
  • RG-979 Parking de 5 días deuda ley extranjera y 30 días sin poder aplicar los USD a
  • otros instrumentos post realizar MEP.
  • RG-969 Rulo CI vs 48hs (BCRA no operaría mas, no tiene mas sentido la normativa)
  • RG-959 Restricción para comprar MEP teniendo caución tomadora / SENEBI cartera propia
  • A7609 Cobertura de empresas agrarias en MEP no afectará estrategia cambiaria.
  • A7606 Prohibición de comprar dólares para quienes reciben subsidios
  • RG-957 Permiso previo de parking
  • RG-953 Obligación para carteras propias por operar únicamente en BONAR

También se estudia un salto cambiario del dólar oficial (el que perciben los exportadores) sobre la zona de los $650, lo cual implicaría una devaluación superior al 70% con respecto al dólar exportador actual. Es una condición indispensable para asegurar la liquidación del campo. A partir de este salto inicial, se iniciaría un proceso de convergencia gradual para unificar todas las paridades cambiarias a lo largo del año 2024.

Existen una serie de obstáculos que deberán abordarse, como el efecto del Impuesto PAIS sobre la compra de divisas y el tipo de cambio efectivo para la mayor parte de las importaciones, especialmente para bienes suntuarios que son alcanzados con una tasa del 30%.

Ajuste fiscal de shock como ancla

El Plan Caputo prepara un fuerte ajuste fiscal apuntando a lograr la eliminación total del déficit primario del Sector Público Nacional para el primer año de gestión, sobre un nivel de desequilibrio estimado en los 3 puntos del PBI para el cierre de 2023. 

El objetivo integral será la concreción del déficit financiero cero (un ajuste equivalente a los 5 puntos del PBI), pero la consultora privada sugiere que aún con fuertes esfuerzos fiscales, lo más probable es que el resultado financiero continúe marcando un ligero déficit hasta 2025.

A estos efectos se propone un fuerte recorte de transferencias discrecionales, gastos en obra pública (licitación de obras en curso y privatización de obras futuras), un ambicioso programa de privatizaciones sobre las empresas deficitarias del SPN, la racionalización de la planta de personal del Estado, y la reducción de subsidios económicos a través del rediseño de los pliegues de licitación con la empresas reguladas.

Economía

Se desploma la inflación: Los precios mayoristas subieron solo un 2,7% al cierre del mes de junio, el valor más bajo en años

Publicado

en

El dato del INDEC anticipa una posible caída en la variación mensual de los precios minoristas de julio, pese a la fuerte corrección de tarifas y precios regulados que está llevando adelante el Gobierno.

En línea con lo esperado por el equipo económico, la tasa de inflación se aproxima cada vez más al ritmo de la devaluación mensual programada por el Banco Central. El INDEC informó que el Índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró un aumento de sólo el 2,7% en el mes de junio, retrocediendo con respecto al repunte de 3,5 puntos porcentuales observado en el mes anterior. 

Dentro del IPIM, los productos fabricados en el país marcaron un repunte del 2,7% (en línea con el dato general), mientras que los bienes importados solo subieron un 2,2% en el mismo período

Cabe destacar que la mayor parte del incremento de los precios mayoristas obedece a una necesaria corrección de precios relativos, ya que la energía eléctrica en este segmento del mercado repuntó hasta un 18,8% en junio.

El precio de los productos manufacturados al por mayor solo aumentó un 2% en ese mismo mes. El IPIM que mide el INDEC acumuló un aumento del 50,5% en lo que va del año 2024, principalmente concentrado en el primer trimestre.

Todos los relevamientos oficiales sobre los precios mayoristas registraron importantes rebajas del ritmo de la inflación, sin excepción. El Índice de precios básicos al por mayor (IPIB), que excluye el efecto impositivo sobre el precio de los bienes y servicios relevados, marcó una suba de sólo el 2,5% mensual.

Por su parte, el Índice de precios básicos del productor (IPP), que solo considera a la producción local, registró un repunte del 2,6% en junio, nuevamente concentrado en el aumento de la energía eléctrica.

La inflación mensual continúa su convergencia hacia la tasa de devaluación del tipo de cambio oficial, a partir del régimen de crawling-peg establecido por el Banco Central (a razón del 2% por mes) tras el salto devaluatorio de diciembre.

El Gobierno de Javier Milei logró desarmar exitosamente la hiperinflación latente que parecía estar apunto de estallar en diciembre del año pasado. Por aquel entonces, los precios mayoristas llegaron a aumentar hasta un 54%, prácticamente alcanzando la definición técnica de “hiperinflación” según los manuales convencionales de economía. No se veía un nivel tan extremo de inflación desde antes del comienzo del Plan de Convertibilidad en febrero de 1991, y una cifra similar a la que se registró en marzo de 1976.

El equipo económico presidido por Luis Caputo estableció una fuerte ancla fiscal como mecanismo para disciplinar las expectativas de inflación y atacar el problema de raíz, al mismo tiempo en que se sinceró el tipo de cambio, se compraron más de 17.000 millones de dólares desde diciembre, y se reformó completamente el diseño de política monetaria del Banco Central en tiempo récord.

Con la concreción del sexto superávit financiero consecutivo desde enero, el Sector Público Nacional (SPN) consiguió transformar un déficit que en diciembre de 2023 representaba el 3% del PBI a un superávit equivalente a 1 punto del PBI respectivamente. Todo esto considerando el saldo fiscal acumulado de los 12 meses en cada período. No se registraba una consolidación fiscal semejante desde el primer Gobierno de Carlos Menem.

Seguir Leyendo

Economía

Recuperación económica: La actividad creció 2,3% en mayo y puso fin al colapso económico que había disparado el Massazo

Publicado

en

El INDEC dio a conocer este jueves su Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), el cual mostró un crecimiento de la actividad económica del 2,3% en mayo, siendo 1,3 puntos arriba de abril.

La actividad económica creció en mayo un 2,3% interanual gracias, entre otras cosas, al aporte del sector agropecuario, interrumpiendo una racha de seis meses consecutivos de caída y marcando la primera suba desde el inicio del Gobierno de Javier Milei

Estos datos surgen del informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) difundido este jueves. El organismo también reportó un aumento del 1,3% respecto a abril en la medición desestacionalizada. El encargado de generar estos datos es el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), que el Indec publica mensualmente.

En la medición interanual, seis sectores de actividad que componen el EMAE registraron aumentos en mayo, destacándose Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (+103,3%) y Electricidad, gas y agua (+11,0%). El repunte general de la actividad se debe al sector agropecuario, que fue el de mayor incidencia.

Otro sector que contribuyó al crecimiento fue el de explotación de minas y canteras, impulsado por el incremento en la producción de Vaca Muerta.

En contraste, nueve sectores de actividad registraron caídas en la comparación interanual, destacándose Construcción (-22,1%) e Industria manufacturera (-14,2%). Junto con Comercio mayorista, minorista y reparaciones (-11,41% interanual) restaron 4,6 puntos porcentuales al crecimiento interanual del EMAE.

Eugenio Marí, economista jefe de la Fundación Libertad y Progreso, señaló que el EMAE de mayo confirmó que el punto más bajo de la actividad económica se habría alcanzado en abril.

De cara al futuro, la reducción de la inflación, la relativa recuperación del crédito interno y el dinamismo de los sectores más competitivos establecen una base para que continúe el rebote,” indicó Marí.

Sin embargo, para reactivar los motores del crecimiento y romper con la tendencia al estancamiento generado por el gobierno kirchnerista, es necesario estabilizar la situación monetaria, reducir la brecha cambiaria, y dar señales claras de una rápida unificación del mercado de cambios. Esto es crucial para aprovechar el ingreso de inversiones del Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) y dar un impulso a la actividad en la segunda mitad del año", añadió Marí.

El Gobierno de Javier Milei y el Fondo Monetario Internacional (FMI) trabajan, desde la última negociación técnica, con un escenario base que prevé una caída del PBI este año del 3,5%, lo cual es unos 0,75 puntos porcentuales más grave que las estimaciones de hace un trimestre. El mercado, medido a través del Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), espera un desplome algo mayor, del 3,8%. Sin embargo, y hasta el momento, los datos parecerían mostrar otra cosa.

En el mismo sentido, los resultados del Panorama Mensual del Trabajo Registrado de mayo 2024 confirman la recuperación de los salarios del sector privado formal en un 3,9%, la suba intermensual más alta registrada desde el año 2009.

Este dato está en línea con el informe de abril sobre la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE), que mostró un aumento del 16,1% respecto al mes anterior, frente a una inflación mensual del 8,8%, lo que implica una mejora real del 7,3%.

El salario real promedio del empleo asalariado formal del sector privado creció un 3,9% en abril con respecto al mes anterior, marcando el aumento mensual más alto desde enero de 2009.

Entre diciembre de 2023 y abril de 2024, la capacidad de compra del salario medio del empleo registrado aumentó en 6 puntos porcentuales. En cuanto a la evolución mensual del empleo asalariado registrado en el sector privado, se observó un crecimiento del 0,5% en el sector de Hoteles y restaurantes y del 0,4% en Explotación de minas y canteras en abril de 2024. A nivel provincial, el empleo registrado privado aumentó un 2,7% en Misiones, un 0,6% en Neuquén y un 0,3% en Río Negro.

Por otro lado, en enero y febrero, la cantidad de trabajadores en el monotributo creció un 1,8% y un 0,5%, respectivamente. En total, durante el trimestre analizado, la cantidad de personas en el monotributo aumentó un 1,4%, sumando 28 mil trabajadores adicionales.


Seguir Leyendo

Economía

Emisión cero: El BCRA elimina la emisión endógena generada por los pasivos remunerados y la inflación tiene los días contados

Publicado

en

El Directorio del Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció la creación de la "Letra Fiscal de Liquidez" (LeFi) para abordar los desafíos fiscales y consolidar la emisión cero.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA), a través de la Comunicación A 8060, ha decidido suspender la operación de pases pasivos a partir del 22 de julio. Esta medida implica que la Letra Fiscal de Liquidez (LeFi) se establecerá como el principal instrumento para gestionar la liquidez en el sistema bancario. La introducción de la LeFi forma parte de un esfuerzo continuo para fortalecer el balance del BCRA y eliminar la emisión monetaria generada de los pasivos remunerados.

El Director del BCRA explicó que esta nueva herramienta estará indexada a la tasa de política monetaria comunicada por el banco central. "Las entidades financieras podrán adquirir la LeFi diariamente y vender total o parcialmente su tenencia al BCRA", afirmó. Además, destacó que este mecanismo asegura una adecuada gestión de la liquidez según las necesidades económicas.

La migración de los pasivos remunerados hacia deuda del Tesoro Nacional, iniciada en mayo con la emisión de Letras a tasa fija por parte del Ministerio de Economía, ahora se completa con la implementación de la LeFi. Este avance representa un paso significativo hacia la eliminación de fuentes de emisión monetaria endógena, que han afectado negativamente la política monetaria y los esfuerzos por controlar la inflación. El Ministerio de Economía señaló que "el costo financiero del excedente de pesos será asumido de ahora en adelante por el Tesoro Nacional".

Para cubrir el costo financiero que pueda surgir, el Ministerio de Economía realizará un depósito en el Banco Central. Este proceso busca minimizar las distorsiones que los pasivos remunerados han causado en la política monetaria y refuerza el compromiso del BCRA de continuar reduciendo estas fuentes de emisión. Según el Directorio del BCRA, "la Letra Fiscal de Liquidez tendrá un plazo máximo de 1 año y solo podrá ser negociada entre las entidades financieras y el BCRA".

Además, el Directorio del Banco Central aseguró que la Letra Fiscal de Liquidez no será considerada para el límite de Financiamiento al Sector Público no Financiero, lo que permitirá una mayor flexibilidad en la gestión de la deuda pública y en la administración de la liquidez del sistema bancario. "Esto refleja el firme compromiso del BCRA de sanear su balance y fortalecer la estabilidad económica", destacaron desde la entidad.

En términos técnicos y operativos, la Comunicación A 8060 detalla que la Letra Fiscal de Liquidez se valorará a su valor técnico y no contará para el límite de financiamiento asignado al sector público no financiero. Las entidades financieras podrán operar diariamente con el BCRA, comprando y vendiendo la Letra Fiscal de Liquidez según sus necesidades de liquidez.

Esta iniciativa del BCRA forma parte de una estrategia más amplia para abordar el problema del déficit fiscal acumulado durante años y la consiguiente necesidad de esterilizar el excedente de pesos emitidos para financiarlo. Con la migración de los pases existentes a instrumentos del Tesoro Nacional, se pretende mejorar la eficacia de la política monetaria y avanzar significativamente en la lucha contra la inflación.

"El objetivo es asegurar que la reducción de los pasivos remunerados se traduzca en una menor presión sobre la política monetaria y en un control más eficiente de la inflación", explicó el Ministerio de Economía. La medida también busca reforzar la confianza en los instrumentos financieros del país y proporcionar un marco más estable para las operaciones bancarias.

Las entidades financieras han acogido con interés esta nueva herramienta y se han adaptado rápidamente a las disposiciones del BCRA. Esto refleja una transición ordenada y controlada, un elemento clave para el éxito de esta política.

Como se destaca en la Comunicación A 8060, la LeFi se convierte en un instrumento esencial para el BCRA en su gestión de liquidez y en sus esfuerzos por sanear su balance de manera sostenible sin impactar negativamente la economía a corto plazo. Esta medida se enmarca dentro de un conjunto más amplio de políticas destinadas a mejorar la estabilidad macroeconómica del país y a fortalecer la capacidad del BCRA para cumplir con sus objetivos.

La transición al uso de la LeFi supone un cambio estructural en la forma en que el BCRA maneja sus pasivos y administra la liquidez, con el objetivo de crear un entorno más previsible y estable para el sistema financiero argentino.


Seguir Leyendo

Tendencias