Seguinos en redes

Economía

El plan económico de Biden haría a todas las familias más pobres en 6.500 dólares para el fin de su mandato

Según las estimaciones de la Hoover Institution, el plan económico, regulatorio e impositivo del demócrata Joe Biden destruiría los ingresos familiares en el largo plazo y haría la recuperación de la pandemia mucho más lenta. Un candidato corrido al socialismo.

Publicado

en

La progresiva radicalización hacia la izquierda del candidato demócrata Joe Biden pone en peligro la recuperación pos pandemia, y se teme por un fuerte efecto negativo sobre los ingresos promedios.

Biden propone un amplio programa tributario, fuertemente contractivo, que busca revertir una gran parte de las reformas realizadas por Trump y, a su vez, promueve un histórico aumento en la presión fiscal como no se veía desde mediados del siglo XX. 

Un nuevo estudio de la Hoover Institution revela el impacto perjudicial que podría tener este tipo de políticas sobre la economía norteamericana, especialmente si se tiene en cuenta la enorme necesidad de recuperar terreno perdido a causa de la pandemia.

Según el informe, la economía de Estados Unidos se está recuperando a un ritmo sustancialmente superior al que se había estimado, y esta situación de repunte se mantendría en el tiempo independientemente de quién sea el ganador en las elecciones de noviembre.

Sin embargo, se alerta sobre una posible ralentización de la recuperación si se toman medidas en contra del normal desarrollo del mercado, del mismo modo en que ocurrió entre 2009 y 2013 en la administración Obama, cuando los aumentos impositivos y los programas fiscales imprudentes atrasaron los beneficios de la mejoría económica.   

Ad

Del mismo modo, el modelo de Biden tendría resultados similares a los de Obama, aunque sus propuestas son comparativamente mucho más drásticas a las que había presentado Obama durante su administración. 

El informe de Hoover señala que la ralentización no solo se verá marcada por las tasas impositivas que proponen los demócratas, sino también por el enorme marco regulatorio que pretenden aprobar, revirtiendo importantes beneficios que habían sido delegados en el sector energético. 

Este estudio intenta describir el impacto de los impuestos corporativos dentro de los incentivos de la economía, y se analizaron casos históricos en los cuales este tipo de medidas fueron aplicadas.

La conclusión fue pesimista: el plan de Biden (de aprobarse tal cual es presentado hoy) reduciría el empleo de tiempo completo en un 3%, el capital social en un 15%, y el ingreso por habitante perdería un 8% de su tamaño potencial. Estas cifras proyectan caídas en el crecimiento potencial previstas para el año 2030, es decir, en el largo plazo.

Simpatizantes de Trump ya identifican al candidato Biden con el socialismo.

Ad

Si las estimaciones del informe de Hoover son comparadas con las que tiene la Oficina de Presupuesto del Congreso (que supone una continuidad del modelo tributario de Trump), el “efecto Biden” llevaría a disminuir en US$ 6.500 el ingreso familiar promedio norteamericano.

Entre el aumento en las tasas marginales del impuesto a la renta, y el aumento considerable del impuesto corporativo (del 21% al 28%), se prevé un importante incremento en los costos de capital y un golpe al consumo (atado a los ingresos individuales). 

Si bien Joe Biden negó enérgicamente la instalación de una agenda extremista-ecologista conocida como “Green New Deal”, lo cierto es que sus medidas regulatorias sobre los servicios energéticos sí que tendrán un costo importante para la sociedad.

Ad

El plan energético demócrata reduciría la productividad de los factores en el sector, entre un 1% y un 2% para el total de la economía

Por otro lado, los planteos reformistas en el sistema sanitario conducirían a la pérdida de incentivos para trabajar, y esto podría traducirse en un aumento de la presión fiscal sobre los que efectivamente permanecen en el mercado laboral. 

Durante la administración Obama, iniciativas como la “Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio” provocaron incentivos negativos en el mercado laboral, y ocasionaron un crecimiento anémico en la tasa de actividad del trabajo. 

La recuperación en el mercado laboral post-subprime se vio boicoteada por las iniciativas de Obama. La tasa de desocupación bajaba (en parte) por los retiros en el mercado laboral, y la recuperación de puestos de trabajo fue suavizada.  

Durante la administración Trump, la tasa de actividad en el mercado laboral norteamericano volvía a crecer, y sin que esto se tradujera en una mayor tasa de desocupación, porque la creación de trabajo era más que compensatoria con el ingreso de nuevas personas activas. 

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Fondo de olla: Pesce afirmó que el Banco Central está utilizando los recursos del swap chino

Publicado

en

En medio de la corrida contra los depósitos en dólares, el presidente del Banco Central volvió a asegurar que no se están usando los encajes, si no que se está usando el swap chino.

Las reservas internacionales del Banco Central están al borde de desaparecer, incluso contabilizando la posición de oro y los Derechos Especiales de Giro (DEGs) proporcionados por el FMI. El sistema de cepo cambiario se vuelve cada vez más insostenible y demanda una urgente devaluación del tipo de cambio oficial.

El presidente del Banco Central, el radical kirchnerista Miguel Ángel Pesce informó a la prensa que el swap con China fue efectivamente activado, y que se dispondrán de estos recursos para seguir cubriendo el déficit de reservas hasta que se haya consumido el paquete por completo.

El swap chino es una posición que solo puede ser utilizada con el aval del Banco Popular Chino y cuya denominación es en yuanes, no en dólares. Para continuar financiando al déficit del cepo cambiario el BCRA deberá canjear los yuanes por dólares, en una operación que no resulta gratuita.

Además, desde el momento de su utilización el swap se convierte en una deuda formal con China que, como cualquier otra deuda, deberá pagarse y tampoco constituye una operación libre de riesgos.

Los más recientes anuncios de Pesce responden a dos cuestiones: la constante intervención deficitaria sobre el mercado cambiario y el temor de los ahorristas con respecto a los depósitos en dólares.

Solamente en las últimas 9 ruedas cambiarias el Banco Central acumuló pérdidas por US$ 1.159 millones, la peor racha en tres años de operaciones. No se registraba una pérdida de reservas tan violenta desde agosto de 2019.

En las últimas 20 jornadas perdió 1.386 millones de dólares, y el nivel de reservas netas con la posición de oro y los DEGs asciende a solo US$ 1.936 millones, mientras que las reservas netas líquidas ya están en terreno negativo sin estos elementos. La importación de energía a través del cambio oficial se torna insostenible.

En segundo lugar, las reservas también están expuestas a una reciente corrida contra los depósitos en dólares en los bancos. Ya salieron 1.000 millones de dólares de los bancos entre el 21 de junio y el 2 de agosto. Los ahorristas temen por la seguridad jurídica de sus ahorros y no confían en el Gobierno kirchnerista.

Pesce prometió que no se usarán, ni tampoco se usaron, los encajes en dólares resguardados en el Banco Central precisamente para respaldar los depósitos en dólares de los ahorristas y para cubrir cualquier tipo de corrida. Pero sus afirmaciones no son creíbles.

Los anuncios de Pesce contradicen la realidad, pues en ningún momento se explica el fuerte déficit de divisas por casi US$ 6.000 millones que surge al excluir los DEGs y la posición de oro de las reservas netas.

Aún incluyendo la posición de oro como un activo líquido, ya que pueden efectuarse swaps y acuerdos REPO para facilitar su uso sin necesidad de venderlo, el desequilibrio continúa siendo descomunal.

Lo que realmente sospechan los ahorristas y los mercados es que el BCRA “tomó prestado” los encajes en dólares para respaldar depósitos, incluso hasta el 50% de los mismos, esperando que la activación del swap con China permita recomponer esos fondos tomados al cabo de un cierto tiempo, e ignorando u ocultando al público la desprotección que se produjo en ese lapso. Las palabras de Miguel Pesce no cosecharon ni la más mínima credibilidad y la corrida contra los depósitos en dólares persiste. 

Seguir Leyendo

Brasil

Bolsonaro eliminó la inflación: Los precios minoristas bajaron un 0,7% en el mes de julio

Publicado

en

El IBGE anunció que la inflación interanual cayó casi 2 puntos porcentuales entre junio y julio. La variación del mes fue negativa por primera vez desde 2020, y fue la deflación mensual más importante desde 1980.

El ajuste fiscal y la restricción de la oferta monetaria están concretando resultados en el combate de la inflación en Brasil. El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) confirmó oficialmente que los precios minoristas relevados en el IPC tuvieron una baja del 0,68% en el mes de julio.

Es la primera vez que Brasil registra deflación mensual desde abril y mayo de 2020, pero a diferencia de aquel entonces, esta vez se produce en el marco de una expansión de la actividad económica medida por el IBC-Br (también del IBGE) en contraste con la aguda recesión inducida por la pandemia.  

Además, la deflación mensual de julio de 2022 fue la más importante registrada en toda la serie histórica del IBGE comenzada en 1980. Pero considerando las estadísticas históricas del Banco Central de Brasil, que comienzan en 1939, la deflación mensual resulta incluso la más pronunciada desde junio de 1957.

La baja registrada en julio responde, en mayor medida, a la fuerte reducción de los precios de los combustibles. Entre otras razones, el Gobierno impulsó un cambio de precios relativos mediante una quita de impuestos a la energía, lo cual contribuyó a abaratarla con respecto al resto de los precios. También se observaron rebajas importantes en el gas (-15,48%) y los precios del Etanol (-11,38%).

Pero además de las políticas coyunturales, también se registró deflación en otros sectores de la economía sin exposición a medidas puntuales. El transporte bajó un 4,5% en julio, los precios de las viviendas cayeron un 1,5% y la electricidad bajó un 5,78%.

Otros rubros continuaron registrando inflación, pero moderando sus aumentos. La indumentaria marcó una suba mensual del 0,58% contra junio, la salud subió un 0,49%, y los alimentos y bebidas aumentaron un 1,3%. Este último rubro registró la mayor variación de todas.

La inflación interanual acumulada de 12 meses cerró el mes de julio en el 10,07%, y registró una fuerte desaceleración con respecto al 11,89% medida al término del mes de junio. La inflación interanual retornó al mismo nivel que tenía en diciembre del año pasado, y los mercados esperan que continúe bajando hasta el 7% interanual para fin de año.

Inflación minorista de Brasil entre 2019 y 2022.

Las razones de la caída sostenida de la inflación en Brasil

Las variaciones mensuales del IPC siguen un camino de moderación desde abril de 2022, después del pico de hasta 1,62% registrado en marzo. Las medidas fiscales tomadas por el Gobierno de Jair Bolsonaro y la política monetaria del Banco Central contribuyeron a bajar la inflación.

El déficit fiscal primario del Gobierno federal fue completamente eliminado a partir de enero de 2022, añadiendo en resultado del balance del Banco Central (el déficit cuasi-fiscal). Prácticamente la totalidad de los desequilibrios fiscales del Estado se explican por la factura de intereses (casi 5% del PBI).

Añadiendo el resultado fiscal de los Estados locales y las municipalidades de Brasil, se registra un holgado superávit primario del 1,3% del PBI en el sector público consolidado, el más elevado desde 2014.

La disciplina fiscal tiene por objetivo anclar las expectativas inflacionarias, garantizando que los desequilibrios del Estado no se van a financiar en el futuro con emisión monetaria. Esta señal es suficientemente fuerte como para reactivar la demanda de dinero y bajar la inflación. El programa económico impulsado por Paulo Guedes resulta objetivamente creíble a través del tiempo.

Por otra parte, el Banco Central de Brasil liderado por Roberto Campos Neto actúa de forma completamente independiente, y marcó un fuerte aumento de la tasa de política monetaria SELIC hasta el 13,75% desde el pasado día miércoles. La autoridad monetaria dispone de sus propias metas, y resulta creíble su promesa de no financiar al Tesoro. 

Seguir Leyendo

Economía

Inflación de julio subió un 7,7% en la Ciudad de Buenos Aires y la inflación ya llegó al 69% interanual

Publicado

en

Los precios minoristas marcaron la suba mensual más drástica en lo que va del año, y anticipa un dato extremadamente negativo para el promedio federal.

La Dirección de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires confirmó que los precios minoristas tuvieron un incremento promedio del 7,7% en julio, con respecto al mes anterior.

Es la cifra más alta en lo que va del año y la más extrema en toda la medición histórica disponible en los registros de la Ciudad, siendo que comenzó a medirse en 2012 en respuesta a la falsificación estadística del INDEC intervenido en aquel entonces.

La inflación interanual alcanzó el 69,2% en julio, en comparación con el mismo mes del año 2021. Nuevamente, la variación interanual es la más alta de la que se tenga algún registro en la serie histórica de la Ciudad.

En lo que va del 2022 los precios minoristas de la Capital Federal acumularon un aumento del 44,1%, una cifra holgadamente superior a la que se registraba en el mismo período, pero del año pasado.

Solamente en concepto de alimentos y bebidas no alcohólicas, se registró un aumento mensual 7,7%, una variación idéntica al promedio general. Este rubro explicó cerca de 1,36 puntos básicos del promedio.

Los servicios de recreación y cultura experimentaron los aumentos más drásticos y subieron hasta 13,3% solamente en un mes. Los precios en hoteles y restaurantes subieron un 12,3%, los servicios de cuidado personal y protección social aumentaron 9%, la indumentaria aumentó 9,4%, la educación un 7,3% y la salud un 5,1%, entre otros rubros con gran incidencia.

Este indicador resulta de especial importancia, no solamente para medir el poder adquisitivo de los residentes en la Ciudad de Buenos Aires sino también porque funciona como una suerte de anticipo a lo que será el dato oficial a nivel nacional. Los mercados esperan que el promedio de inflación mensual a nivel federal sea incluso más alto que en CABA, y llegue hasta el 8%.

El panorama para agosto resulta aún peor. Las medidas impulsadas por Sergio Massa no lograron captar la confianza de los mercados, ni revertir la desmonetización de la economía o anclar las expectativas inflacionarias para fin de año.

La consultora LCG estima que la inflación se aceleró en la primera semana de agosto, y solo los alimentos marcaron una suba del 2,14% en este período, marcando así un fuerte aumento de 1,08 puntos con respecto a la variación de la última semana de julio.

Se espera terminar el año 2022 con un nivel de inflación interanual de entre el 79% y el 85%, según los pronósticos de las consultoras Rubinstein y Ferreres respectivamente. No se registraba un nivel de inflación tan violento desde diciembre de 1991. 

Seguir Leyendo

Tendencias