Seguinos en redes

Argentina

El prontuario de Hernán Lacunza: De ser funcionario de Néstor Kirchner a defaultear la deuda en pesos con Macri

Publicado

en

El exministro criticó con dureza a Milei por tener peronistas en sus listas, pero el propio Lacunza es peronista y fue funcionario de primera línea de Néstor y Cristina Kirchner entre 2005 y 2010.

El economista Hernán Lacunza, quien lideraba el equipo económico de Horacio Rodríguez Larreta y hoy es el principal nexo entre Patricia Bullrich y Carlos Melconian, levantó su perfil público en los últimos días con brutales y mentirosos ataques contra Javier Milei, acusándolo de llevar peronistas en sus listas y de tener ideas "absurdas" e "impracticables".

Pero mientras Milei nunca ocultó que La Libertad Avanza es un movimiento que incluye tanto a peronistas como antiperonistas (ejemplificado a la perfección llevando a un Menem y a un Benegas Lynch en sus listas), Lacunza tiene un pasado cuasi delictivo que ha estado intentando ocultar.

Lacunza comenzó su carrera política en 2002 cuando el entonces presidente peronista Eduardo Duahlde lo designó como Director del Centro de Economía Internacional, un organismo de la Cancillería Argentina durante la gestión de Carlos Ruckauf.

Sería revalidado en el cargo tras la llegada de Néstor Kirchner al poder en 2003, y siguió trabajando para el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto a pesar de la designación del comunista Rafael Bielsa como Canciller.

Su lealtad al kirchnerismo sería recompensada, y sería el propio Néstor Kirchner quien, en marzo del 2005, lo designaría como Economista en Jefe del Banco Central, recomendado por el propio Martín Redrado, por entonces presidente de la entidad monetaria y actualmente asesor económico de Massa.

Estaría a cargo del área de Economía del BCRA por exactamente tres años, hasta que en abril del 2008, la propia Cristina Kirchner, que había recién asumido la presidencia, lo ascendiera al cargo de Gerente General del Banco Central.

Como Gerente General, sería parte de la ampliamente considerada como la peor gestión del Banco Central de toda la historia, donde Redrado desesperadamente apuntaría a mantener estable el tipo de cambio a través de una masiva expansión de la emisión monetaria.

Para mantener estable el tipo de cambio el BCRA, Redrado y Lacunza emprendieron una agresiva emisión de pesos que usarían para comprar todos los dólares que ingresaban al país, oscilante entre el 4% y el 7% del PBI hasta 2007.

Esto generó una masiva masa monetaria que se mantenía contenida por una alta demanda de pesos, pero esto pronto caería con la crisis del 2008, cuando todos los agentes económicos buscaban defenderse de la crisis comprando dólares.

Conscientes de este problema, Redrado y Lacunza impulsaron un proceso de esterilización a partir de la colocación de letras (principalmente Lebacs), buscando retirar el sobrante de pesos del mercado para que su política no produjera inflación.

Pero el plan falló estrepitosamente. No solamente fueron incapaces de frenar la inflación a corto plazo, si no que esta medida derivó en la reaparición del problema inflacionario en el país, y a partir del 2007 en el estancamiento de la actividad económica. A su vez, empezó la bola de Lebacs, predecesora de la bomba de Leliqs que hoy amenaza con una hiperinflación en Argentina.

Finalmente, Cristina volaría a Redrado de su cargo y anunciaría la intervención del Banco Central en enero del 2010 colocando a la economista ultra-kirchnerista Mercedes Marcó del Pont, lo cual llevó a una situación aún peor; el resto de la historia es conocida.

Lacunza dejaría la entidad junto a Redrado, y volvería al sector privado, después de condenar a la miseria al país, y servirle en bandeja el Banco Central a economistas kirchneristas de extrema izquierda.

Tras fundar la consultora Empiria y trabajar asesorando a diferentes funcionarios, en diciembre de 2013 sería designado como Gerente General del Banco Ciudad de Buenos Aires durante el gobierno de Mauricio Macri en la Ciudad, en un intento del entonces líder del PRO por incorporar peronistas anti-K a su gestión.

Continuaría en el cargo al frente del Banco Ciudad hasta que, en diciembre de 2015, María Eugenia Vidal lo convoca para que se haga cargo del Ministerio de Economía de la Provincia de Buenos Aires. Su designación no fue casual, si no que fue parte de un acuerdo entre Vidal, Sergio Massa y los intendentes kirchneristas para poner un funcionario "afín" a las ideas peronistas.

Bajo su gestión, lejos de lo que Vidal había permitido en campaña, implementó una estrategia de corte gradualista que postergó el ajuste fiscal por un lapso de 12 meses hasta 2017 en las cuentas provinciales, poniendo al gasto público en un camino de crecimiento insostenible.

La brecha se cerró con nuevo endeudamiento y la Provincia de Buenos Aires pasó a tener una de las tasas de deuda más altas de su historia, en línea con la estrategia que seguí en aquel entonces el Gobierno nacional para salir de la crisis que empezó a gestarse a finales de ese año.

La Provincia de Buenos Aires logró arribar a un superávit primario equivalente al 0,6% del PBG para el año 2019, pero la gestión de Lacunza jamás recuperó el equilibrio financiero total (incluyendo el pago de los intereses de deuda) y dejó un rojo de 0,5 puntos del PBG al final de su gestión.

Para llegar a estos resultados, la propia ex gobernadora Vidal admitió que su administración subió o creó por lo menos 19 impuestos, por idea de Hernán Lacunza, para subir la recaudación. Un ejemplo del golpe tributario de Vidal y Lacunza fue el establecimiento de impuestos al juego y las apuestas online en diciembre del año 2018.

La única rebaja significativa que se produjo durante su mandato fue sobre el impuesto de Ingresos Brutos (IIBB), acorde al pacto fiscal firmado en el año 2017, pero quedó tapado por la suba masiva de otros tributos, y terminó siendo discontinuado a partir de 2019.

Pero el paso más recordado de Lacunza por la función pública comenzó el 11 de agosto del 2019, una semana después de las PASO de ese año, donde Alberto Fernández le ganaría por casi 20 puntos al entonces presidente Mauricio Macri.

El batacazo kirchnerista descolocaría completamente al entonces ministro de Economía Nicolás Dujovne, quien le presentó la renuncia una semana después, tras uno de los peores crash económicos de la historia del país. La Bolsa porteña cayó 37,9% y el dólar saltó un 19% en 24 horas. A lo largo del mes, la divisa acumularía un alza del 35,8%.

Lacunza fue elegido nuevamente en un pacto entre Macri y Alberto Fernández, como ministro de "transición", cuando quedaba claro que el kirchnerismo volvería al poder y desde el Frente de Todos le pedían a Macri que contuviera la subida del dólar reinstaurando el cepo y las retenciones al campo.

En vez de luchar, Macri aceptaría los pedidos de Alberto Fernández, y le ordenaría a Lacunza que "se ensuciara las manos". Rápidamente, el ministro de Economía bonaerense tomaría el control del Palacio de Hacienda Nacional, impondría controles de cambios extremos limitando la compra de dólares a 200 unidades por mes, subiría las retenciones a la soja que ya había reintroducido en 2018, y anunciaría el impago de deuda en pesos.

Sí, así como lo leíste. Hernán Lacunza, que tenía total control de la máquina de emitir pesos y sin perspectivas de subir la inflación en su gobierno ya que se iría en menos de tres meses, decidió hacer un default de la deuda pública en pesos, declarándola "imposible" de pagar, un hecho que destruyó la confianza que hasta ahora lograba mantener el sector público en este mercado.

El llamado “reperfilamiento de los vencimientos de la deuda doméstica" tenía el objetivo de evitar el uso de más emisión monetaria para financiarlos en el corto plazo, pero a largo plazo esto condicionó gravemente la facilidad del Tesoro nacional para hacerse de pesos con acreedores locales.

Argentina

Hoy comienzan las indagatorias de los terroristas que intentaron llevar a cabo un golpe de Estado durante los disturbios en el Congreso

Publicado

en

Los 35 arrestados en la jornada del miércoles comparecerán ante la jueza María Romilda Servini por delitos relacionados con el orden público, sedición y el agravante de acciones terroristas.

Hoy por la mañana, los 35 terroristas detenidos por los disturbios y destrozos ocurridos el miércoles pasado en la zona del Congreso, durante la votación de la Ley Bases impulsada por el gobierno de Javier Milei, comenzarán a ser indagados en los tribunales de la avenida Comodoro Py. El expediente está a cargo de la jueza María Romilda Servini y el fiscal Carlos Stornelli, según confirmaron fuentes judiciales.

En la jornada de ayer, Stornelli los acusó por delitos contra el orden público, sedición y el agravante de acciones terroristas, en concordancia con la posición pública expresada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien decidió no presentar una querella a pesar de esta imputación. Posteriormente, Stornelli solicitó sus prisiones preventivas.

En el operativo del miércoles participaron 1500 efectivos, incluyendo personal de la Policía de la Ciudad y las cuatro fuerzas federales, según estimaciones de fuentes oficiales. Durante el operativo, diputados como Carlos Castagnetto, Eduardo Valdés y Leopoldo Moreau fueron afectados por gases lacrimógenos, mientras intentaban defender a los delincuentes. Además, ocho policías resultaron heridos con lesiones leves. Diez manifestantes violentos fueron atendidos en hospitales porteños como el Castagneto y el Ramos Mejía debido a queratitis ocular provocada por gas pimienta o golpes de tonfas. Jorge Macri, jefe de Gobierno porteño, estimó en 278 millones de pesos los costos de las reparaciones por los destrozos ocasionados.

Los acusados, 13 de ellos detenidos por la Policía Federal y otras fuerzas federales, y los otros 22 por la fuerza porteña, fueron arrestados en flagrancia por una variedad de delitos, según información proveniente de fuentes policiales durante las horas de la protesta. Lucas Ezequiel Bálsamo y Dylan Gustavo Gómez, ambos desempleados y vecinos de Isidro Casanova en La Matanza, fueron apresados por la Policía Federal Argentina (PFA) bajo la acusación de robo de pertenencias metálicas de un auto incendiado. David Sica, de 33 años, se encontraba en situación de calle según su propio testimonio.

Cristian Fernando Valiente, de 41 años y originario de Buenos Aires, ex trabajador de un supermercado chino, fue arrestado con una lata de gas antitumultos fabricada por Fabricaciones Militares. Según fuentes policiales, Valiente había sido detenido previamente en comisarías porteñas por presuntos robos y posesión de estupefacientes.

Patricia Daniela Calarco Arredondo, de 39 años y residente en Llavallol, empleada de una empresa marplatense, fue detenida por presuntamente incendiar una serie de bicicletas propiedad del Gobierno porteño. Aún no se ha especificado qué delitos específicos se les imputarán a cada uno de los detenidos, aunque se conoce el planteo general de Stornelli al respecto. Hasta el momento, se desconoce si entre los acusados se encuentran los terroristas que incendiaron rápidamente el vehículo de Cadena 3 durante el intento de golpe de Estado, ni si han sido identificados.

En horas de la protesta, circuló entre jefes policiales una lista que incluía más de 50 organizaciones que participaron en las manifestaciones. La mayoría de los mencionados eran sindicatos, partidos de izquierda y organismos de derechos humanos, a los cuales pertenecen varios de los detenidos, muchos de ellos sin antecedentes previos en comisarías porteñas.

Juan Ignacio Spinetto, detenido por la Policía de la Ciudad, es delegado del sindicato docente ADEMYS. El sindicato expresó en sus redes sociales: "Libertad inmediata a Juan Ignacio Spinetto, afiliado y delegado de nuestro sindicato. Basta de perseguir a los que luchan".

Sasha Jazmín Lyardet, de 24 años y residente en Pilar, Nicolás Mayorga y Camila Juárez Oliva son estudiantes de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), según confirmó Carlos Greco, rector de la institución.

Nicolás Mayorga es estudiante de Ciencias Políticas. Sasha Jazmín Lyardet también es parte del MST, integrado en el Frente de Izquierda, que ha emitido un comunicado en redes sociales pidiendo su liberación.

En su planteamiento, el fiscal Stornelli dictaminó que el caso analiza las acciones y conductas "en algunos casos bajo una posible forma organizada, tendientes a incitar a la violencia colectiva contra las instituciones, imponer sus ideas o combatir las ajenas por la fuerza o el temor, infundir temor público y provocar tumultos o desórdenes, al mismo tiempo que se erige como un posible levantamiento contra el orden constitucional y la vía democrática, con el propósito de perturbar y/o impedir, aunque sea temporalmente, el libre ejercicio de las facultades constitucionales de los representantes de la Cámara Alta del Congreso, quienes estaban en sesión."


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Argentina

Milei avanza con la Motosierra: En solo seis meses, echó a 20 mil empleados públicos que fueron identificados como ñoquis

Publicado

en

Se pasó la motosierra por todos los ministerios, siendo el de Capital Humano, la cartera más grande del Estado, el de mayor número de contratos cancelados.

Desde la toma de posesión en diciembre hasta el mes de mayo, el Gobierno de Javier Milei despidió a 18.019 empleados estatales, marcando un hito durante los primeros seis meses de su administración.

Los despidos ocurrieron a lo largo de todas las dependencias del Estado, y se redujo la plantilla de aproximadamente 72.000 empleados públicos a 53.981, aunque el plan es continuar con los recortes hasta llegar a aproximadamente 30 mil.

La ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, fue la funcionaria que más recortes hizo: canceló 4.930 contratos relacionados en su ministerio, que abarca las secretarías de Trabajo, Educación, Cultura y Niñez y Familia.

El titular de Economía, Luis "Toto" Caputo, ocupa el segundo lugar en la lista: despidió a 3.195 empleados, pertenecientes a 15 secretarías como las de Transporte, Energía, Obras Públicas, Finanzas e Industria. Además, asumió la mayoría de las dependencias del ex ministro de Infraestructura Guillermo Ferraro, donde también hubo recortes.

El ministro de Salud, Mario Russo, redujo la cantidad de empleados estatales en su organismo en 1.656, mientras que el ex jefe de Gabinete Nicolás Posse, despidió a 1.249 durante su corto mandato. El ministro de Defensa, Luis Petri, no renovó 759 contratos. Por su parte, Guillermo Francos, en su paso como Ministro del Interior, despidió a 574 trabajadores.

Particularmente en presidencia, Javier Milei y la secretaria General, Karina Milei, llevaron a cabo un recorte de 421 empleados contratados en las áreas de la Casa Rosada.

Por último, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dio de baja 331 contratos, el ministro de Justicia, Mariano Cúneo Libarona, desplazó a 251 trabajadores, y la ministra de Relaciones Exteriores, Diana Mondino, hizo lo propio con 220 empleados.

Uno de los mayores recortes se hizo en las empresas públicas, donde los interventores despidieron 4.432 contratados, en consonancia con el esfuerzo por privatizar algunas de ellas.

Esta reducción de personal afectó únicamente a trabajadores con contratos anuales, que el Gobierno había extendido por tres meses en dos ocasiones, en diciembre y marzo. Las bajas de personal permanente fueron mucho menores en comparación, ya que la ley del Empleo Público impide estas desvinculaciones.

Es por eso que el Gobierno se enfoca en el artículo 52 de la Ley Bases, que establece un marco normativo para la reducción del personal de planta permanente de la Administración General de la Nación.

El proyecto propone que los empleados afectados queden un año con goce de sueldo mientras esperan ser reubicados en caso de estar vinculados a organismos eliminados o modificados. También permite al Ejecutivo no pagar indemnizaciones en casos donde se hayan encontrado irregularidades, como el incumplimiento del horario, inasistencias injustificadas y abandono de tareas.

Este cambio también contempla la posibilidad de transferir empleados de la Nación a las provincias y ofrece una indemnización equivalente a un mes de sueldo por cada año de servicio o fracción mayor de tres meses, tomando como base la mayor remuneración del último año.

La Casa Rosada busca implementar la reforma del Estado a través de las facultades extraordinarias otorgadas a Milei, las cuales le permitirían modificar y eliminar organismos de la administración central o descentralizada creados por ley o por decreto.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Argentina

Milei se reunió con la directora del FMI en el G7: Hablaron sobre la importancia de salir urgente del cepo cambiario

Publicado

en

El encuentro tuvo lugar durante la cumbre del G7, justo después de que el organismo aprobara las metas de Argentina debido al "sobrecumplimiento" de la mismas. Según se informó, "fue una reunión muy productiva".

En el marco de su participación como invitado a la cumbre del G7, el presidente Javier Milei se encontró este viernes con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, con quien nuevamente dialogó sobre el exitoso programa económico en curso y el objetivo del Gobierno de levantar el cepo, una medida que también había sido solicitada por la institución financiera. "Fue una reunión muy productiva", informaron.

En el exclusivo complejo hotelero Borgo Egnaza, donde se celebra desde el jueves la reunión de los líderes de los países más avanzados del mundo, el mandatario argentino conversó en privado con la líder del organismo internacional de préstamo.

El encuentro se retrasó debido al aplazamiento generalizado de todas las actividades programadas para el día, pero finalmente tuvo lugar según lo previsto y en un contexto favorable para Milei, quien recientemente aseguró la aprobación de la Ley Bases en el Senado y está logrando exterminar la inflación.

Además, este encuentro tuvo lugar un día después de que el Fondo Monetario Internacional anunciara que su equipo técnico aprobó la octava revisión del programa de Facilidades Extendidas (EFF) de Argentina y se aprobara un desembolso cercano a los 800 millones de dólares para el país.

En la Oficina del Presidente, la cuenta oficial que divulga actividades y comunicados del Gobierno, se compartió un breve video del encuentro en el que Milei y Georgieva intercambian algunas palabras:

En este momento, el Gobierno está buscando avanzar en una nueva negociación con el FMI con el fin de acelerar la eliminación del cepo e impulsar la recuperación económica.

En relación a este tema, de hecho, hubo coincidencia, ya que el mismo viernes la subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional, Gita Gopinath, le recomendó a la administración libertaria a través de un comunicado a flexibilizar la política cambiaria, reducir los subsidios y ampliar el impuesto a las Ganancias.

Se han logrado avances significativos hacia el logro de un equilibrio fiscal general y ahora es crucial mantener las metas conseguidas. Debe continuarse con los esfuerzos para reformar el impuesto a la renta personal, racionalizar los subsidios y los gastos tributarios, y fortalecer los controles del gasto”, expresó la funcionaria del FMI.

Milei y Georgieva se habían encontrado unas horas antes en la sala donde se llevó a cabo la sexta sesión de trabajo conjunto del grupo, que se centró principalmente en discusiones sobre inteligencia artificial y sus posibles riesgos, así como en temas de energía y las relaciones con África y los países del Mediterráneo.

En esa ocasión, ambos tuvieron una charla breve y relajada, incluso se sacaron una foto juntos con sonrisas. Más tarde, se reunieron nuevamente para la foto tradicional de la familia ampliada en una de las plazas del complejo.

Para la imagen, Milei se posicionó en el extremo derecho de la tarima, donde también estaban otros líderes invitados como el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa; el presidente de Kenia, William Ruto; el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan; el presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune; y el presidente de Mauritania, Mohamed Ould Ghazouani.

Además, estaban presentes el primer ministro de India, Narendra Modi; el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán; el Rey Abdalá II bin Al Hussein de Jordania; el Papa Francisco; Kristalina Georgieva y el presidente del Banco Mundial, Ajay Banga, junto con todos los miembros del G7.

La última vez que Milei y Georgieva se encontraron fue el 17 de enero pasado, durante el Foro Económico de Davos, donde el Presidente reafirmó su compromiso político de implementar un sólido plan de ajuste para combatir la inflación y reducir el déficit fiscal.

Desde entonces hasta la fecha actual, el gobierno ha logrado cumplir con su objetivo. Según datos del Indec, el índice de precios mayoristas ha mostrado una tendencia a la baja, con el último dato registrado en mayo que indicó un aumento del 4,2%, el menor en 2 años.

Además, durante la única hora disponible para los encuentros oficiales, Milei también sostuvo una reunión bilateral con Ajay Banga, quien lidera el Banco Mundial. Estaba previsto que mantuviera otras dos reuniones bilaterales, una con Meloni y otra con Macron, aunque no se confirmó si finalmente tuvieron lugar.

El presidente argentino ya había encontrado previamente a la primera ministra italiana, quien lo invitó a la cumbre y lo recibió con un cálido abrazo a su llegada. El último encuentro con ella había sido el 12 de febrero pasado en Roma, como parte de una gira que también incluyó una visita al Vaticano, donde fue recibido por el Papa Francisco en audiencia.

Las últimas actividades del Presidente en Italia serán de relajación: por la noche, tiene planeado asistir a un espectáculo musical a cargo del renombrado cantante Andrea Bocelli y a un show de baile, seguido de un brindis y una cena organizada por Meloni en uno de los restaurantes de Borgo Egnazia.

El sábado por la mañana, a las 8:30 hora local (3:30 en Buenos Aires), Milei y su equipo abordarán nuevamente el avión presidencial para dirigirse a Zúrich. Desde allí, viajarán por carretera hasta la ciudad de Bürgenstock para participar en la Cumbre Global por la Paz, organizada por el presidente de Ucrania, Volodomir Zelensky.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias