Seguinos en redes

Argentina

Los horrores que el radicalismo elige no recordar: El Corralito de Alfonsín y la pesificación forzosa de Illia

Publicado

en

A 131 años de la fundación de la Unión Cívica Radical, los dirigentes evitan hablar de las peores facetas de las presidencias radicales.

Este domingo se cumplieron 131 años de la fundación de la Unión Cívica Radical (UCR) por Leandro N. Alem, originalmente conocida como la “Unión Cívica Anti Acuerdista”, en rechazo a un pacto de la Unión Cívica con el Partido Autonomista Nacional (PAN) para una fórmula presidencial “de unidad” para las elecciones de 1892.

Esa fuerza política, que se constituyó como el partido con la ideología más extremista del momento en contra del entonces gobierno conservador, se cambió el nombre a Unión Cívica Radical el 2 de julio, en contraposición de la Unión Cívica Nacional, de Mitre, una fuerza política mucho más moderada.

Desde entonces, el partido se ha mantenido a lo largo de la historia como la fuerza política más tradicional de Argentina, dejando muy lejano las ideas extremistas de Alem. Sin embargo, a lo largo de los diferentes gobiernos que conformaron en el último siglo, han provocado verdaderos horrores económicos y sociales en el país.

Los principales dirigentes radicales en todo país destacaron el rumbo histórico del partido, pero decidieron ignorar deliberadamente algunos de los episodios más dramáticos de la historia económica argentina llevados a cabo por presidencias radicales.

La expropiación de los depósitos en dólares en la presidencia de Illia

El programa integral del presidente Arturo Umberto Illia se caracterizaba por un feroz estatismo económico, junto con un diagnóstico muy poco convencional acerca de la situación heredada en 1963.

Hacia diciembre de 1963, el ministro de Economía radical, Eugenio Blanco, lanzaba la receta económica auspiciada por la plataforma oficial del radicalismo: control de precios y tarifas públicas, cepo cambiario con un límite de compra de hasta US$ 50 por mes, y la anulación de contratos petroleros con empresas privadas para que YPF recuperara el monopolio absoluto.

El programa dio indicios de agotamiento a mediados de 1964, cuando la inflación minorista se enquistaba en el 23% interanual y la mayorista subía hasta el 26%, 3 puntos por encima de diciembre de 1963.

Además, y como sucede en la actualidad, el país atravesaba una profunda crisis de vencimientos por el pago de deuda pública externa. Los violentos controles cambiarios impedían la acumulación de reservas, aún a pesar de que el Gobierno radical restringía severamente las importaciones.

La falta de acceso al mercado externo de divisas provocó que los bancos no pudieran estar en condiciones para afrontar los depósitos en dólares, que alcanzaban los US$ 200 millones en 1964. El Gobierno radical decidió, por decreto, pesificar compulsivamente los depósitos de los ahorristas al tipo de cambio vigente en el mercado libre (y no el oficial).

Del mismo modo en que lo hizo Eduardo Duhalde en 2002, las medidas de Illia destruyeron el poder adquisitivo de los ahorristas que habían depositado su confianza y sus ahorros en dólares al sistema bancario.

El fracaso del Plan Austral y el “Corralito” de Alfonsín

Después de una primera hiperinflación hacia fines de 1984, el entonces presidente radical Raúl Alfonsín anunciaba su Plan Austral para poner fin a la inflación. El programa incluía la reducción del déficit fiscal con un drástico aumento de impuestos y retenciones, mientras que al mismo tiempo reemplazaba al “peso argentino” por el austral, y se establecían controles de precios, salarios y tarifas públicas.

A pesar del aumento de las cargas sociales a la seguridad social, el impuesto a las Ganancias, las retenciones y los aranceles de importación, el déficit fiscal no se eliminó y para 1987 el programa se encontraba virtualmente agotado en una nueva crisis de estanflación.

Hacia abril de 1989, y después del fracaso del segundo programa de estabilización en la primavera de 1988, la inflación superaba el 460% interanual y el sistema bancario se encontraba al borde del colapso.

El presidente Alfonsín y su ministro de Economía, Juan Vital Sourrouille en 1985.

A causa de la pésima reputación del Gobierno y su programa, las expectativas inflacionarias se dispararon y la demanda de australes se derrumbó. Esto provocó un pánico de los ahorristas, que dejaron de confiar en el ajuste de las tasas de interés y buscaron retirar sus fondos bancarios para rápidamente transformarlos en dólares y así protegerse de la inflación.

El Gobierno de Alfonsín estableció un estricto límite al retiro de fondos de los bancos, lo que se conoce formalmente como “Corralito”, para evitar el colapso del sistema financiero, de la misma manera en que lo hizo Fernando De la Rúa en 2001.

“Hacia fines de abril de 1989, ante la perspectiva de un estallido hiperinflacionario, las autoridades monetarias argentinas introdujeron severas restricciones al retiro en efectivo de los depósitos bancarios. Esto provocó temporalmente el surgimiento de un sistema monetario bipapélico en el que circularon dos monedas: el austral billete y el austral cheque”, explicaba el CEMA en octubre de 1990.

En medio del caos, el Presidente radical huyó del Gobierno y transfirió el poder en julio de 1989 al entonces Presidente electo Carlos Menem, que debió hacerse cargo de la conducción del Poder Ejecutivo. 

Argentina

“La transformación no para”: En 14 años el PRO duplicó el gasto público y cuadruplicó la deuda en la Ciudad

Publicado

en

Desde 2008 el tamaño del sector público de CABA creció constantemente a lo largo de la gestión del PRO. En 14 años, solamente hubo 2 con superávit fiscal, mientras la deuda pública cuadriplicó su tamaño.

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta ya no oculta sus ambiciones para lanzarse a la carrera presencial en 2023, y promete extender el proyecto político del PRO a todo el país.

En 14 años de gestión entre diciembre de 2007 y lo que va del año 2022, el Gobierno porteño encabezado por el PRO llegó a duplicar el tamaño del sector público. Según los datos de la Dirección General de Estadística y Censos de CABA, el gasto público pasó de representar el 5,4% del PBG en 2007 hasta llegar al 10,55% en 2020, y cayendo ligeramente en torno al 9% para 2021 según datos provisorios.

En promedio, el tamaño del sector público había sido del 4,8% del PBG entre 1983 y 2007, con ligeras fluctuaciones de grado y forma conforme a los sucesivos cambios de signo político. Entre 2008 y 2021 el promedio ascendió al 8%, casi duplicando al período anterior.

Erogaciones totales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entre 1983 y 2021.

A partir de 2016 se produce un salto importante en las erogaciones debido al traspaso de la policía federal a jurisdicción local, provocando que el gasto en defensa y seguridad aumentara inmediatamente del 0,4% al 1,5% del PBG. Pero incluso excluyendo estos gastos, el sector público local del 5% al 9% del PBG entre 2008 y 2020.

La cantidad de empleados públicos (considerando todos los rubros) creció un 29% desde 2008, principalmente en el sector de la educación estatal. Pero al mismo tiempo la población de la Capital Federal solamente creció un 6% en ese período.

Los mayores presupuestos y la ampliación de obligaciones no se vieron contrarrestados con mayores fuentes de recaudación, como hubiera sido verdaderamente responsable. En los 14 años de la gestión del PRO solamente en 2 de ellos se registró superávit financiero, incluyendo los intereses de deuda pública. En los 14 años anteriores, 7 de los mismos habían registrado superávit financiero.

Resultado fiscal financiero del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entre 1993 y 2021.

Visto desde otra manera, el déficit financiero del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires promedió un resultado positivo del 0,05% del PBG entre 1994 y 2007, mientras que en los 14 años de gestión del PRO se registró un déficit promedio del 0,4% del PBG.

La manera para financiar los desequilibrios fue la toma de deuda pública interna y externa. En total, la deuda pública del Gobierno porteño pasó de representar el 1,5% del PBG en 2007 para llegar a un pico de 7,1% en 2020, aunque bajando ligeramente en 2021.

La irresponsabilidad fiscal fue cubierta con colocaciones de deuda, aunque hasta ahora fue siempre sostenible debido a su relación moderada en comparación con los ingresos tributarios propios. 

Seguir Leyendo

Argentina

La justicia federal investiga a Emilio Durand por la entrega irregular de tablets en un acto político en Salta

Publicado

en

El senador provincial aliado de Sáenz y Larreta repartió computadoras del Enacom como premio a quien bailara en un evento que organizó en el Delmi.

El senador provincial Emiliano Durand, soldado del gobernador Gustavo Sáenz y aliado de Larreta en Salta, quedó en el centro de la polémica por entregar en un acto político tablets del Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) que fueron compradas por el Estado Nacional para repartirse a a la población más vulnerable según un estricto programa de planes sociales.

El legislador sin embargo repartió los equipos en un evento que convocó en el Delmi, sin aplicar los procedimientos de selección de beneficiarios que deben seguirse en los programas sociales del organismo nacional.

Todo esto lo vamos a ir publicando en el Facebook, hacemos una gran foto con gente bailando y divirtiéndose. Al que tome la cámara y esté bailando… le damos una tablet“, se escucha decir a Durand en medio del acto en los videos que se compartieron en redes sociales.

Por el momento, no se sabe cómo esas tablets llegaron a las manos del senador peronista, pero se especula que las recibió directamente del Enacom, lo que marcaría un caso de corrupción de alto calibre que involucra tanto al Gobierno provincial como al Nacional, y eso investiga a partir de hoy la justicia federal.

Según pudo corroborar La Derecha Diario, las tablets son del programa “Conectando con Vos“, que tiene el objetivo de “promover el acceso equitativo a tecnologías de la información y la comunicación“. Tiene un total de 140 mil equipos y un presupuesto de 3.500.000 pesos.

Pero según la resolución 448/2021 del Enacom, que regula la distribución de los dispositivos, solo pueden recibirlos los beneficiarios de programas sociales, de las becas Progresar o Conectar Igualdad, además de jubilados, empleadas domésticas, integrantes de clubes de barrios, desempleados o personas que cobren el seguro de desempleo, monotributistas sociales, personas que viven en algún asentamiento incluido en el Registro Nacional de Barrios Populares y trabajadores en relación de dependencia que perciban una remuneración bruta menor o igual a dos salarios mínimos vital y móvil.

En ningún momento del evento “Salta Emprende“, que encabezó Durand, se verificó que las personas recipientes de estas tablets estuvieran en las mencionadas categorías. De todos modos, incluso si hubieran estado, la transferencia debe realizarse directamente desde el Enacom u otro organismo del Estado, no un senador provincial.

Consultado sobre la entrega de esta tecnología, el director del Enacom, Gonzalo Quilodrán, advirtió en medios radiales que la metodología fue ciertamente irregular.

Ese, claramente, no es el procedimiento y hablaremos con las autoridades del caso“, advirtió, y anticipó que se comunicaría con el Ministro de Gobierno de Salta, Ricardo Villada, ya que el organismo nacional firma convenios con las provincias para que hagan llegar las computadoras a quienes las necesitan, pero la entrega se debe hacer en el marco de un programa del Poder Ejecutivo y se deben cumplir requisitos de trazabilidad y transparencia.

En tanto Ricardo Villada aseguró ayer, tras un acto oficial, que desconocía lo que pasó por “no haber estado en el lugar”. Sin embargo, admitió que “las tablets que entrega el Enacom están destinadas a gente de bajos recursos“.

Luego, pidió a los periodistas consultar “a quien organizó el evento”, tirándole la pelota a Durand, quien podría enfrentar serios cargos judiciales por este lamentable acto de clientelismo.

Seguir Leyendo

Argentina

Bullrich versus Carrió: “Se tiene que terminar la impunidad de la palabra. Da un espectáculo degradante”

Publicado

en

A través de un hilo de Twitter, la presidente del PRO cuestionó en duros términos a la líder de la Coalición Cívica por sus dichos sobre la alianza de dirigentes de Juntos por el Cambio con Massa.

La presidente del PRO, Patricia Bullrich, cuestionó el show de denuncias de Elisa Carrió, quien en su vuelta al foco público lanzó durísimas críticas a otros dirigentes de Juntos por el Cambio. La ex Unión por Todos dijo que la líder de la Coalición Cívica “da un espectáculo degradante”, pidió “terminar la impunidad de la palabra” y remató: “No vale más eso de que porque es Carrió nadie la enfrenta“.

A través de un explosivo hilo de Twitter, Bullrich reaccionó a las polémicas declaraciones de Carrió. “Como presidenta del PRO no puedo ver con buenos ojos el espectáculo degradante de Elisa Carrió, al golpear a dirigentes de Juntos por el Cambio objetando sus conductas éticas”, escribió. “Y esto sin mirar la propia y la de sus aliados. Basta, Carrió”, lanzó.

Carrió asegura que la incorporación de Sergio Massa al Gabinete cuenta con el apoyo detrás de escena de varios dirigentes de Juntos por el Cambio, que estarían “traicionando” a la postura opositora en connivencia con el nuevo “super-ministro”.

Se tiene que terminar la impunidad de la palabra”, exigió la titular del PRO, y se solidarizó con otros dirigentes de peso de Juntos por el Cambio, cuestionados por la ex diputada. “Degradar a Gerardo Morales, presidente de la UCR y gobernador de Jujuy, a Cristian Ritondo, presidente del Bloque PRO de la Cámara de Diputados, a Emilio Monzó, diputado nacional por Juntos por el Cambio”, objetó.

En el mismo sentido, cuestionó las denuncias realizadas contra otras figuras de la coalición, como al ex ministro Rogelio Frigerio, el legislador y exfuncionario suyo en el Ministerio de Seguridad, Gerardo Milman, y al diputado radical Facundo Manes. “Para defender posiciones de poder de su fuerza, no es aceptable”, espetó.

“Aunque no siempre coincida con ellos en sus posiciones, no aceptaré el insulto a nuestros dirigentes, ni a otros que conforman nuestra coalición. No vale todo. No vale eso de que ‘porque es Carrió nadie la enfrenta’”, agregó la exministra de Seguridad.

Bullrich exigió que esta vez no se le deje pasar a Carrió sus bombásticas denuncias y expresó que puede debilitarse la coalición por estos planteos. “Como presidenta del PRO digo basta y no me callo. La unidad es la herramienta más potente contra el kirchnerismo”, afirmó. Y amplió: “Quien atente contra ella pone en riesgo la construcción del cambio que sueñan millones de argentinos”.

En declaraciones a LN+Carrió había dicho que las internas de Juntos por el Cambio se ordenaron entre los que están con Massa y los que no. El empoderamiento de Massa limpió la coalición, entre los que querían hacer neoperonismo y los que estaban más cerca del radicalismo y del PRO“, aseguró.

Además, acusó a varios de los dirigentes mencionados de tener negocios ilegales con Massa y los allegados al ex presidente de la Cámara de Diputados. “Tienen que tener reglas decentes, no pueden tener más negocios”, sostuvo la líder cívica.

En ese sentido, reveló un diálogo duro que tuvo con Mauricio Macri. “Le dije que yo estoy harta de que haya doble juego, y voy a hablar. Y él me dijo que tengo razón“, dijo y agregó: “Macri llegó a presidente porque lo bajamos a Massa“.

Seguir Leyendo

Tendencias